Vistas a la página totales

martes, 4 de agosto de 2020

Remembranzas históricas que anteceden a la creación de la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional de Colombia





Para el alto mando institucional ha sido motivo de gran preocupación el bienestar del personal de la Reserva Policial, llámese en uso de buen retiro o pensionado, tras este motivo ha emitido directivas e instructivos, documentos mediante los cuales se han dictado una serie de normas al personal en actividad a fin de acrecentar el buen trato a los policías que en un ayer portaran el uniforme verde Oliva y que gracias a su denotado trabajo contribuyeron a forjar una institución eficaz, moderna y reconocida a nivel internacional como lo es nuestra Policía Nacional de Colombia.

Estas remembranzas inician cuando corría el año de 1979, fecha en la cual fungía como Director General de la Policía Nacional el señor Brigadier General Pablo Alfonso Rosas Guarín, quien dispuso crear la Oficina de Coordinación y Orientación del Personal Retirado, oficina que para ese momento fue adscrita a la Secretaría de Información y Prensa de la Policía Nacional y estaría a cargo de prestar un servicio positivo a todo el personal de agentes, suboficiales y oficiales retirados  de la Institución.

La nueva oficina inició labores en el mes de febrero y su sede se encontraba en el edificio de la Cajas de Sueldos de Retiro de la Policía Nacional (CASUR), carrera 7ª No.13-58 segundo piso de la ciudad de Bogotá.

Los retirados encontraban personalmente en esta oficina, una cordial atención, ayuda y orientación para tramitar su documentación ante CASUR o a cualquier otra dependencia de la Policía Nacional, no solamente se suministró formatos sino se les ayudo a su diligenciamiento.

Paralelamente, la Secretaría de Información y Prensa de la Policía Nacional, publicaba un boletín informativo, donde el personal retirado pudiera exponer sus inquietudes, ofrecer sus servicios profesionales y recibir información sobre aquellos organismos del Estado y de la empresa privada que estuvieran interesados en vincular personal policial retirado a sus labores.



Por las calendadas de febrero de 1994, el señor Mayor General Octavio Vargas Silva, persona quien orientaba y dirigía los destinos de las Institución por ese entonces, le ordenó al señor Mayor Humberto Aparicio Navia que organizara una dependencia que en un futuro fuese un organismo adscrito a la Dirección General de la Policía Nacional y que tuviera como objetivo fundamental velar por la integración del personal de la Reserva Policial entre sí y con el personal en actividad.

“Lo difícil fue empezar” lo manifestó en algunos de sus escritos el hoy señor Brigadier General (Honorifico) Humberto Aparicio Navia, pero gracias a la colaboración que en ese entonces obtuvo del alto mando institucional y del personal de oficiales, suboficiales, agentes, no uniformados, directivos de las asociaciones y cooperativas que aglutinaban al personal de la reserva de la Policía Nacional, la incipiente dependencia comenzó a producir sus primeros grandes frutos.


El mayor Aparicio, logró que el mes de septiembre se consagrara a la Reserva Policial, con el fin de exaltar la calidad de quienes cultivaran sus funciones públicas con singular maestría. 

De igual forma gestionó ante el Instituto para la Seguridad Social y Bienestar para la Policía Nacional (INSSPONAL), que se garantizaran estupendos servicios, en áreas de la medicina, recreación, religiosa, deportiva, social, educativa vivienda, con miras a colaborar con el bienestar del personal con asignación de retiro, pensionado o con discapacidad.

Dispuso también, que la Coordinación Nacional de la Reserva Policial, editara cada tres (3) meses un boletín denominado “El Retirado”, medio de divulgación que compartía con el personal de la reserva información de interés colectivo. 

Las principales actividades que realizó la Coordinación Nacional de la Reserva Policial, fueron las siguientes:
  • Expresar en sencillo acto, trimestralmente, el “Adiós al Uniforme”, a quienes pasaran a conformar las filas de la reserva policial.
  • Dar cristiana sepultura con honores del caso, al personal fallecido de la reserva policial.
  • Proyectar cursos de capacitación, conferencias, seminarios etc.
  • Fundar un boletín (mensual) órgano que publicara las inquietudes del orden de la reserva.
  • Visitar a los enfermos y presos de la reserva policial.
  • Celebrar sus cumpleaños.
  • Solicitar sean condecorados a nivel nacional uno o más integrantes de la Reserva Policial, con ocasión del 5 de noviembre.
  • Establecer el premio “El mejor reservista policial”.
  • Velar porque en las unidades policiales se les diera preferencia a las viudas, e integrantes de la reserva policial.
  • Realizar en el mes de septiembre de cada año, una acción cívico policial en pro del personal de la reserva.
  • Preparar al personal activo para su retiro.
  • Establecer un banco de empleo para vincular al personal de la reserva.
  • Vincular al personal de la reserva policial en los actos de índole institucional que tengan como escenario los predios o motivos policiales.
  • Reunirse con las directivas de las asociaciones de policías retirados, en las sedes de los comandos de departamento de policía.
  • Brindar asistencia al personal de la reserva policial que hayan sufrido calamidad, tales como incendios, inundaciones o derrumbes de sus inmuebles, accidentes y otras desgracias.
Otro gran logro del señor Mayor Aparicio al frente de la Coordinación Nacional de la Reserva Policial, fue la creación mediante Resolución 03157 del 14 de junio de 1996, del distintivo especial denominado “Carlos Holguín Mallarino”, con el fin de evocar la fundación de la institución y realzar la vida edificante y ejecutorias del egregio ciudadano.

Este distintivo especial era otorgado a los oficiales, suboficiales, nivel ejecutivo, agentes y no uniformados con asignación de retiro o pensión, que se hicieran acreedores al galardón y a otras personas o instituciones que propendieran por el bienestar de la reserva policial.   

El transcurrir del tiempo le llevó el timonel policial a las manos del señor Mayor General Rosso José Serrano Cadena, quien al recibir la Dirección General de la Policía Nacional, no dudó ni un momento de tomar airoso la bandera, convirtiéndose en líder y consolidar la Coordinación Nacional con el Personal de la Reserva Policial, al hacer pública la Resolución No. 01697 del 31 de mayo de 1997.


La creación de los pilotos de la reserva policial, de la constelación femenina,  de la Asociación Colombiana de Generales en Retiro “ACOGER”, entre otros fueron los primeros peldaños firmes que poco a poco reflejaron el esfuerzo del alto mando policial en beneficio de la Reserva, seguidamente se nombraron monitores de los cursos de oficiales y suboficiales con veinte (20) años en delante de haber egresado de los centros docentes de formación policial, para que fueran puentes de información e integración entre sus compañeros y personal en actividad. 

Posteriormente el señor Mayor General Serrano, impartió instrucciones para lograr que en cada uno de los departamentos de policía y policías metropolitanas, se organizara la respectiva Agrupación de la Reserva Policial, integrada por oficiales, suboficiales, nivel ejecutivo, agentes y personal civil con asignación de retiro o pensión.

El señor Mayor Humberto Aparicio Navia tras sentar las bases de tan consolidada dependencia, fue enviado en comisión de estudios a la Universidad Complutense en Madrid (España).

Para ocupar tan importante cargo, el señor Mayor General Rosso José Serrano Cadena designó al señor Coronel Carlos Alberto Otálora Avendaño como Coordinador Nacional con el Personal de Reserva Policial, a partir del 18 de agosto de 1997.


La filosofía de trabajo del señor Coronel Otálora Avendaño se resumía en “Trabajar unidamente el personal activo con el de la Reserva Policial, forjando cada día la buena imagen de nuestra Institución y de quienes la dirigen, no permitir que nadie ni nada la manche ni lo más mínimo, convertimos los unos y otros en adalíes y fieles defensores de su prestigio, ya que le debemos todo lo que somos, todo lo que tenemos. De esta manera nos sentiremos hasta el último día de nuestra existencia inmensamente orgullosos de ser Policías” “Policía… Toda una vida”.


En el año 2007, cuando asume como Director General de la Policía Nacional el señor Brigadier General Oscar Adolfo Naranjo Trujillo, la Institución define por primera vez una política de integración para la reserva policial basada en los fundamentos descritos en la Ley 48 del 3 de marzo de 1993 “Por la cual se reglamenta el servicio de Reclutamiento y Movilización de la Fuerza Pública”, donde se hace referencia no sólo a las reservas del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, sino también las reservas de la Policía Nacional.


Para el director general, “El personal de la reserva policial debía ser considerado como un patrimonio institucional”, y a partir de ese momento la Policía Nacional en sus líneas generales de política enmarcadas en el direccionamiento policial, basado en el humanismo, tuvo como fundamento reconocer y exaltar a quienes hicieron parte activa de la Institución y que hacían uso de buen retiro o eran pensionados.

Todos ellos tenían un inmenso valor para la policía, si se tenía en cuenta que su experiencia y trabajo contribuyeron a estructurar muchos de los procesos actuales de la Institución y porque necesariamente lideraron y sortearon situaciones que hicieron parte de la vida policial.

Por lo tanto, para el mando institucional era vital mantener y consolidar las relaciones entre el personal activo y el retirado o pensionado, porque basado en su experiencia, ellos eran fundamentales para brindar asesoría cuando se requiera tomar decisiones importantes y para orientar la gestión estratégica institucional.

A partir de ello, y en el marco de la la Resolución No. 02061 del 15 de junio de 2007 que definió la estructura orgánica interna y determinó las funciones de la Dirección de Talento Humano, se dispuso incluir dentro del staff asesor de esta dirección, la Coordinación Nacional de la Reserva Policial.

Poco tiempo después, el director general de la Policía Nacional mediante la Resolución No. 04243 del 26 de noviembre de 2007 , dispuso que la Coordinación Nacional de la Reserva Policial, pasara de la Dirección de Talento Humano a hacer parte de la estructura orgánica de la Subdirección General y le cambió su denominación por “Coordinación Nacional de la Reserva y Apoyo Policial (CORAP)”, además, le asignó mayores funciones y responsabilidades con relación la reserva policial y a los profesionales oficiales de la reserva (estos últimos hasta ese momento venían siendo liderados exclusivamente por la subdirección general). 

La citada resolución en su articulo cuarto (4) establecía lo siguiente: 
“…ARTICULO 4°. COORDINACIÓN NACIONAL DE LA RESERVA Y APOYO POLICIAL.   Es la dependencia de la Subdirección General encargada de promover la sinergia interinstitucional entre la Policía Nacional y la Caja de Sueldos de Retiro (CASUR), las agremiaciones, asociaciones, e integrantes de la Reserva Policial y los profesionales oficiales de la reserva. La Coordinación Nacional de la Reserva y Apoyo Policial tendrá las siguientes funciones:

  1. Servir como enlace de la Policía Nacional con la comunidad de retirados y los reservistas de la Policía Nacional garantizando la permanente comunicación y la generación, promoción y mantenimiento de vínculos interinstitucionales que permitan aprovechar sus experiencias, conocimientos y capacidades en pro del mejoramiento continuo del servicio policial. 
  2. Coordinar todas las actividades y eventos a desempeñar por los Profesionales Oficiales de la Reserva. 
  3. Asesorar al director y subdirector general de la Policía Nacional, en asuntos donde sea necesaria la gestión por parte de la Caja de Sueldos de Retiro (CASUR), las agremiaciones, asociaciones o personas en goce de asignación de retiro o pensión de la Policía Nacional y los profesionales oficiales de la reserva. 
  4. Promover y difundir, las políticas, planes y proyectos propuestos por el Director General de la Policía Nacional de Colombia, tendientes a optimizar la prestación del servicio de policía y mejorar las condiciones de seguridad y convivencia ciudadana, ante la Caja de Sueldos de Retiro (CASUR), las agremiaciones, asociaciones e integrantes de la Reserva Policial y los profesionales oficiales de la reserva.
  5. Informar al mando institucional sobre temas y asuntos de interés para la Policía Nacional, que sean tratados por las diferentes agremiaciones, asociaciones e integrantes de la Reserva Policial y los profesionales oficiales de la reserva.
  6. Elaborar y presentar informes de gestión trimestralmente a la Subdirección General, o cuando sean requeridos por el mando Institucional sobre la ejecución de las actividades ordenadas y las demás propias de sus funciones.
  7. Presentar a la Subdirección General los proyectos y planes de mejoramiento que conduzcan hacer más eficiente la gestión de la coordinación. 
  8. 8. Coordinar con los comandantes de metropolitanas y departamentos de policía, reuniones trimestrales con los representantes de la Caja de Sueldos de Retiro (CASUR), las agremiaciones, asociaciones e integrantes de la reserva policial de su jurisdicción.
  9. 9. Convocar a la comunidad de retirados, reservistas de la Policía Nacional y a los profesionales oficiales de la reserva cuando lo estime necesario el mando institucional.    
  10. 10. Responder por la reserva de la información y los documentos que se manejan y tramitan a través de su conducto.
  11. 11. Propiciar espacios de interacción entre el Mando Institucional con la comunidad de retirados, los reservistas de la Policía Nacional y los profesionales oficiales de la reserva.
  12. Promover y vincular a la comunidad de retirados y los reservistas de la Policía Nacional a las celebraciones, conmemoraciones, eventos y   programas de bienestar que desarrolle la Policía Nacional. 
  13. Coordinar con las instancias institucionales correspondientes los procesos de vinculación y administración de los profesionales que ingresen como profesionales oficiales de la reserva, fomentando la convocatoria de acuerdo a los perfiles profesionales respectivos.
  14. Liderar la administración y vínculo de la Policía Nacional con los profesionales oficiales de la reserva, fortaleciendo su sentido de pertenencia institucional para lo cual formulará anualmente un plan de acción.
  15. Evaluar el desempeño de los profesionales oficiales de la reserva, administrando los estímulos y correctivos de acuerdo a la normatividad vigente.
  16. Recibir y presentar para aprobación del Subdirector General, las solicitudes hechas por las Direcciones, Comandantes de Región, Metropolitanas y Departamentos de Policía, que se cursen con el propósito de recibir de parte de los profesionales oficiales de la reserva consultoría, asesoría o apoyo.  
  17. Coordinar las actividades en las que participarán los profesionales oficiales de la reserva, distintos a las anteriormente descritas, evaluando la pertinencia, impacto y aprovechamiento de las mismas.
  18. Asesorar al mando institucional en cuanto a las actividades y proyectos institucionales en los cuales resulte pertinente la vinculación de profesionales oficiales de la reserva.
  19. Las demás que le sean asignadas de acuerdo con la ley, los reglamentos o la naturaleza de la dependencia…”
Para asumir las funciones establecida en la nueva resolución, fue designado como jefe de la Coordinación Nacional de la Reserva y Apoyo Policial el señor Coronel Carlos Arturo Martínez Díaz, quien emprendió una campaña de difusión en las Asociaciones de policías retirados en todos sus niveles, así como en los medios de comunicación, para integrar activamente su gestión a las labores que realizaban estas organizaciones y promover una cultura institucional basada en el respeto, la admiración y la solidaridad.

A partir de ese momento esa coordinación se encargó de estrechar los vínculos interinstitucionales entre el personal activo y el personal con asignación de retiro o pensión de la Policía Nacional, por medio de las relaciones directas con la Caja de Sueldos de Retiro (CASUR), la Dirección de Sanidad (DISAN), la Dirección de Bienestar Social (DIBIE) y las agremiaciones, asociaciones e integrantes de la Reserva Policial.

Igualmente, promovió la vinculación de las personas que querían ingresar a la institución como Profesionales Oficiales de la Reserva, grupo que a diferencia de los uniformados con asignación de retiro o pensión, no pertenecen a la Policía Nacional en calidad de uniformados activos, sino que incluye a los ciudadanos que ostentan un título universitario y de forma voluntaria o ad honorem se vinculan a la institución a través de cursos especiales diseñados para tal fin.





Cabe anotar, que la vinculación de los Profesionales Oficiales de la Reserva en la Policía Nacional, tiene su fundamento legal en el Decreto 1791 del 14 de septiembre de 2000 "Por el cual se modifican las normas de carrera del Personal de Oficiales, Nivel Ejecutivo, Suboficiales y Agentes de la Policía Nacional" en el Titulo V, Artículo 81 y fue reglamentado mediante la Resolución No. 01574 del 18 de mayo de 2001. 

Con base en lo anterior, la Escuela de Oficiales de Policía "General Francisco de Paula Santander", con más de medio siglo de experiencia en la formación, capacitación y especialización de colombianos y extranjeros en materia de seguridad, abrió sus puertas durante el primer semestre del año 2002 a treinta y tres (33) destacados ciudadanos, quienes conformaron el primer curso de Profesionales Oficiales de la Reserva, personas con un altísimo espíritu de servicio, que dejaron de lado sus múltiples ocupaciones y responsabilidades, para cumplir uno de sus sueños “ ser policías”.

Durante veintidós (22) sábados vivenciaron las etapas de cadete y alférez, desarrollando un proceso de capacitación que enfatizó en el conocimiento de la Institución, en el marco histórico, legal, filosófico, doctrinario y procedimental. 

Esto reforzó su compromiso y vocación de servicio a la patria. Además del proceso académico básico, recibieron capacitación especializada en criminalística, inteligencia, antisecuestro y extorsión, policía comunitaria, operaciones especia¬les, supervivencia, tiro al blanco y lucha antinarcóticos, permitiéndoles, una vez concluidas estas fases, convertirse en los pioneros de esta modalidad del servicio policial.
 
Una vez egresados de la Escuela, estos nuevos oficiales, que se desempeñan a diario como magistrados, fiscales especializados, profesionales destacados, presidentes y gerentes de prestigiosas compañías, abandonan momentáneamente sus tareas, para contribuir al progreso de la Institución, poniendo a su servicio sus conocimientos y experiencia profesional. 

Los aportes de este primer grupo de Profesionales Oficiales de la Reserva fueron tan importante y determinante que, cuando el señor subdirector general, así lo estimó conveniente, ellos les brindaban asesoría estratégica a las direcciones, comandantes de región de policía, policías metropolitanas y departamentos de policía. Así mismo, la Coordinación de la Reserva y Apoyo Policial les estableció actividades en las que resulto pertinente utilizar estos oficiales, evaluando la conveniencia e impacto para la Institución.

Continuando con el desarrollo que tuvo la Coordinación de la Reserva y Apoyo Policial bajo el liderazgo del señor Coronel Martínez, es importante señalar la  creación y puesta en marcha en la página web institucional (WWW.policia.gov.co) de un link que se denominó “Coordinación Reserva Policial”, donde era posible actualizar en línea los datos de los policías en uso de buen retiro o pensión e informarse acerca de las actividades desarrolladas por esta Oficina.

El citado portal web, se convirtió en una herramienta de comunicación de doble vía entre la Oficina y los integrantes de la reserva, permitiendo atender oportunamente sus inquietudes y requerimientos, así como también dar a conocer al mando institucional las sugerencias de la reserva para la promoción de la seguridad y convivencia ciudadana.

Trascurría el primer semestre del año 2011, cuando el Director General de la Policía Nacional señor Mayor General Oscar Adolfo Naranjo Trujillo, mediante un artículo  transitorio de la Resolución No. 01471 del 06 de mayo, dispuso nuevamente que la Coordinación de la Reserva y Apoyo Policial, debía pasar de la subdirección general a integrar el staff asesor de la Dirección de Talento Humano en atención a sus competencias.

Sin embargo, al año siguiente, a través del Memorando No. 270136 SUDIR de fecha 05 de octubre de 2012 el señor Subdirector General de la Policía Nacional, dispuso la presentación de una propuesta o proyecto que permitiera dar importancia y relevancia a la “Coordinación de la Reserva y Apoyo Policial”, por lo tanto al consultarse a diferentes unidades policiales se determinó que dicha coordinación debería volver a ser una dependencia de la Subdirección General y desde ese nivel  se establecieran lineamientos que permitieran optimizar el empleo y control de los Profesionales Oficiales de la Reserva. 

En atención a lo expuesto, se procedió a derogar el artículo transitorio descrito en la Resolución No. 01471 del 06 de mayo de 2011, lo que permitió el retorno de la Coordinación Nacional de la Reserva y Apoyo Policial a la estructura orgánica de la Subdirección General.

Al llegar el año 2017, se dio un hecho trascendental donde el Gobierno nacional promulgó la Ley 1861 del 4 de agosto que reglamentó el servicio de reclutamiento, control de reservas y la movilización, para lo cual en su Título I, DEL SERVICIO DE RECLUTAMIENTO Y MOVILIZACIÓN, artículo 6º . Estableció que el servicio de Reclutamiento y Movilización para el caso de la Policía Nacional estaría a cargo de la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reser¬vas de la Policía Nacional. 
En consecuencia, se expide posteriormente el Decreto 977  del 7 de junio de 2018 reglamentario de dicha Ley, el cual en su Capítulo IV RECLUTAMIENTO Y MOVILIZACIÓN, Sección I DEL SERVICIO DE RECLUTAMIENTO Y MOVILIZACIÓN, artículo 2.3.1.4.1.9 estableció las funciones para la Oficina de Coordinación de Incorporación y Control Reservas de la Policía Nacional, así: 

(…)
  1. Planificar los relevos con auxiliares de Policía en las diferentes unidades a nivel Nacional. 
  2. Informar a la Dirección de Incorporación de la Policía Nacional, las fechas y cantidades para la selección e incorporación de conscriptos que prestarán el servicio militar como auxiliares de Policía. 
  3. Coordinar con la Dirección Nacional de Escuelas los procesos de formación del personal auxiliar de Policía. 
  4. Informar oportunamente a la autoridad militar de reclutamiento sobre el personal desacuartelado del servicio y que no adquieren el derecho para ser reservistas de primera clase, para que definan la situación militar de acuerdo a la Ley. 
  5. Proponer las tablas de organización policial (TOP) para el personal auxiliares de Policía. 
  6. Designar el personal idóneo que apoyara las funciones del Distrito Militar designado por la Dirección de Reclutamiento, para atender la definición de servicio militar en la Policía Nacional y del personal profesional que adquiere el derecho de la definición. 
  7. Coordinar la expedición de las tarjetas de conducta del personal auxiliar de Policía. 
  8. Coordinar y supervisar que se cumplan las tres fases del Servicio Mílitar Especial en los colegios de la Policía Nacional. 
  9. Organizar la reserva policial de acuerdo a los parámetros establecidos en la Ley y la misión institucional…”
Y como era deber de la Policía Nacional acatar lo establecido en las referidas normas, en el año 2019 el señor General Óscar Atehortúa Duque actuando como su director general, dispuso mediante la Resolución No. 01362  del 11 de abril, que la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional que había sido creada en la Ley 1861 del 4 de agosto de 2017, entraría a remplazar la otrora “Coordinación de la Reserva y Apoyo Policial” y en atención a su funcionalidad y competencias quedaría adscrita a la Dirección de Talento Humano como una oficina asesora, encargada de la planeación, organización, dirección y control de todo lo relacionado con la prestación del servicio militar obligatorio en la policía, las reservas policiales y los profesionales oficiales de la reserva de la Policía Nacional.




Para cumplir los grandes retos y propósitos que debía asumir la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional, el alto mando institucional también dispuso nombrar al señor Teniente Coronel Jhon Santos Quintero Lándinez como jefe de esa Oficina, en atención a sus excelentes cualidades profesionales y personales que le permitieron ser escogido como el mejor candidato para ocupar este cargo.



La Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional (RESPOL), para el cumplimiento de todas sus funciones estructuralmente quedo integrada por las Áreas:  Reservas de la Policía Nacional (ARPOL), Servicio Militar (ARMIL) y Alianzas Estratégicas y Conexión de Oportunidades y estas a su vez por seis (6) grupos, ver imagen del organigrama que se anexa a continuación. 





Para conocer más a fondo los objetivos y las funcionalidades de cada una de las áreas y grupos que con forman la estructura orgánica interna de la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional (RESPOL), entraremos a relacionar cada una de ellas:

Área Reservas de la Policía Nacional (ARPOL). Le compete dignificar, fortalecer, integrar y controlar las Reservas de la Policía Nacional, a través del cumplimiento de las siguientes funciones:
  • Gestionar acciones que permitan la dignificación, el fortalecimiento y la integración con las reservas de la Policía Nacional.
  • Coordinar la administración de la Reservas de la Policía Nacional, su división territorial, así como los procesos para su convocatoria en cumplimiento a lo establecido en la ley, los decretos reglamentarios y la misión Institucional.
  • Coordinar la información de la Reserva de la Policía Nacional, con el fin de facilitar el proceso de selección, organización y disponibilidad de la misma.
  • Promover y difundir las políticas, planes y proyectos aplicables a la Reserva de la Policía Nacional, con el fin de contribuir en el cumplimiento de la misión Institucional.
  • Vincular e integrar las Reservas de la Policía Nacional en las actividades, proyecto y programas de interés institucional.
  • Coordinar la administración de los Profesionales Oficiales de la Reserva, generando estrategias que coadyuven en el desarrollo de la misión Institucional.
Apoyando las funciones del Área Reservas de la Policía Nacional (ARPOL), están los grupos: Administración Reservas de la Policía Nacional y el de Profesionales Oficiales de la Reserva.

Grupo Administración Reservas de la Policía Nacional tiene a cargo: 
  • Elaborar los parámetros para la definición, conformación y organización de la Reservas de la Policía Nacional.
  • Diseñar los lineamentos de las convocatorias para la selección, organización, capacitación, entrenamiento y empleo en función de la actividad de las Reservas de la Policía Nacional.
  • Proyectar y actualizar las Tablas de Organización Policial (TOP).
  • Mantener el control de las reservas, según la división territorial establecida por la Dirección General de la Policía Nacional.
  • Verificar y actualizar la información relacionada con el personal de las Reservas de la Policía Nacional.
  • Desarrollar estrategias, planes y programas que permitan la integración del personal que conforma las Reservas de la Policía Nacional.
  • Coordinar la elaboración, revisión y entrega de la Cédula de Identificación Policial para el personal de las Reservas de la Policía Nacional.
  • Coordinar las acciones relacionadas con el personal de Reservistas de Honor en la Policía Nacional.
Grupo Profesionales Oficiales de la Reserva tiene a cargo:

  • Desarrollar estrategias, planes y programas institucionales en los cuales resulte pertinente la vinculación de Profesionales Oficiales de la Reserva.
  • Proyectar los parámetros para la administración del personal de Profesionales Oficiales de la Reserva
  • Promover mecanismos de participación que les permita a los Profesionales Oficiales de la Reserva coadyuvar desde su ámbito profesional, en el desarrollo de la misión institucional.
  • Proyectar los actos administrativos correspondientes a la administración del talento humano de los Profesionales Oficiales de la Reserva.
  • Sistematizar la información relacionada con los Profesionales Oficiales de la Reserva.
  • Coordinar con la Dirección Nacional de Escuelas la realización de los cursos de capacitación y ascenso, así como la actualización de la malla curricular para el personal de Profesionales Oficiales de la Reserva.
Área de Servicio Militar (ARMIL). Realiza las coordinaciones pertinentes para la prestación del servicio militar en la Policía Nacional y cumple las siguientes funciones:

  • Coordinar la administración del personal de Auxiliares de Policía, la división territorial y los procesos para su selección e incorporación en cumplimiento a lo establecido en la ley, los decretos reglamentarios y la misión institucional 
  • Coordinar la actualización de la información de quienes definen su situación militar en la Policía Nacional.
  • Coordinar la planta de Auxiliares de Policía, para organizar y planificar los relevos del personal en las diferentes unidades de la Policía Nacional.
  • Coordinar con la Dirección de Incorporación y Dirección Nacional de Escuelas, las cantidades de Auxiliares de Policía a incorporar y los procesos de formación.
  • Proponer el aumento de planta de Auxiliares de Policía en el territorio nacional, conforme a las necesidades del servicio.
  • Coordinar con la Dirección de Reclutamiento del Ejército Nacional, la realización de la evaluación psicofísica final del personal de Auxiliares de Policía.
  • Coordinar con las unidades policiales a nivel nacional la logística necesaria para la presentación de los Auxiliares de Policía.
  • Coordinar los trámites necesarios para la elaboración y expedición de la tarjeta de reservista de primera clase al personal que define su situación militar en la Policía Nacional.
  • Supervisar la expedición de las tarjetas de conducta del personal de Auxiliares de Policía.
  • Articular con la Dirección de Bienestar Social, la realización de las tres (3) fases del Servicio Militar Especial en los colegios de la policía.
Apoyando las funciones del Área de Servicio Militar (ARMIL) están los grupos: Administración Auxiliares de Policía y el de Tarjetas de Reservista.

Grupo Administración Auxiliares de Policía tiene a cargo: 

  • Diseñar parámetros y lineamientos para la administración del personal de Auxiliares de Policía a nivel nacional de acuerdo a la división territorial.
  • Efectuar las convocatorias para la selección e incorporación de mujeres de acuerdo con los criterios establecidos para el servicio militar obligatorio.
  • Realizar la corrección de planta de Auxiliares de Policía de acuerdo a necesidades institucionales a nivel nacional.
  • Proyectar los requerimientos necesarios a la Dirección de Incorporación y Dirección Nacional de Escuelas para la selección, incorporación y formación del personal para la prestación del servicio militar en la Policía Nacional.
  • Elaborar los proyectos de actos administrativos para la destinación del personal de Auxiliares de Policía.
  • Proyectar los actos de desacuartelamiento que correspondan al Director de Talento Humano.
  • Proyectar las necesidades logísticas para la presentación de los Auxiliares de Policía a las diferentes unidades a nivel nacional.
  • Coordinar el trámite y elaboración de la tarjeta de conducta de los Auxiliares de Policía.
  • Apoya a la Dirección de Bienestar Social en la realización de las tres (3) fases del Servicio Militar Especial en los colegios de la Policía Nacional.
  • Elabora los proyectos de actos administrativos para el reconocimiento del tiempo de servicio militar del personal activo de la Policía Nacional.
  • Asesora a las unidades policiales relacionadas con la prestación del servicio militar en la Policía Nacional.
Grupo Tarjetas de Reservista tiene a cargo:

  • Consolidar la información relacionada con el personal que presta el servicio militar en la Policía Nacional.
  • Solicitar los recursos necesarios para la elaboración de las tarjetas de reservista policial de primera clase.
  • Realizar la inserción de los datos requeridos para la elaboración de la tarjeta de reservista al personal que defina su situación militar en el Policía Nacional, en el sistema de información establecido por la Dirección de Reclutamiento del Ejército Nacional.
  • Coordina la entrega de la tarjeta de reservista de primera clase con las unidades policiales previo a la fecha de licenciamiento del personal de Auxiliares de Policía.
Área de Alianzas Estratégicas y Conexión de Oportunidades (ARAES). Gestiona alianzas estratégicas que permitan lograr la conexión de oportunidades y vinculación del personal que integra la Reserva Policial y que define su situación militar en la Policía Nacional y cumple las siguientes funciones:
  • Establece lineamientos para la realización de alianzas estratégicas que generen la conexión de oportunidades y vinculación del personal que integra la Reserva Policial y que define su situación militar en la Policía Nacional.
  • Presenta las propuestas e iniciativas relacionadas con las alianzas estratégicas en beneficio del personal de las Reservas de la Policía Nacional y quienes definan su situación militar en la Policía Nacional.
  • Actúa como enlace para la conexión de oportunidades y vinculación del personal que integra la Reserva Policial y que define su situación militar en la Institución, así como para las coordinaciones con las entidades responsables de las asignaciones de retiro o pensiones.
  • Coordina la actualización de la información relacionada con las alianzas estratégicas y con los resultados de las mismas en materia de conexión de oportunidades.
  • Mantiene comunicación permanente con las entidades y el personal de las Reservas de la Policía Nacional, con el fin de consolidar la conexión de oportunidades.
  • Desarrolla mecanismos de articulación y sinergia con las entidades responsables de las asignaciones de retiro y pensiones del personal de la Policía Nacional.
Apoyando las funciones del Área de Alianzas Estratégicas y Conexión de Oportunidades (ARAES) están los grupos: Conexión de Oportunidades y el de Coordinación Asignación de Retiro y Pensión.

Grupo Conexión de Oportunidades tiene a cargo: 
  • Desarrolla estrategias para la conexión de oportunidades y vinculación del personal que integra la Reserva Policial y que define su situación militar en la Policía Nacional.
  • Promueve acciones para la integración de las Reservas con la Policía Nacional, así como el fortalecimiento del servicio militar en la Policía Nacional.
  • Articula la participación y vinculación de las Reservas de la Policía Nacional y quienes definieron su situación militar en la Policía Nacional a través de las alianzas estratégicas y conexión de oportunidades que se generen.
  • Verifica y actualiza la información relacionada con las alianzas estratégicas y los resultados de las mismas en materia de conexión de oportunidades y vinculación del personal que integra la Reserva Policial y que define su situación militar en la Policía Nacional.
  • Articula estrategias de cooperación internacional para la generación de conexión de oportunidades que impacten en la vinculación de la Reserva Policial y quienes definan su situación militar en la Policía Nacional.
  • Proyecta los actos administrativos necesarios para ejecutar las alianzas estratégicas para la conexión de oportunidades y vinculación del personal que integra la Reserva Policial y que define su situación militar en la Policía Nacional.
Grupo Coordinación Asignación de Retiro y Pensión tiene a cargo: 
  • Presentar iniciativas estrategias que permitan fortalecer y dar sostenibilidad al sistema de asignación de retiro y de pensión.
  • Articular esfuerzos para dinamizar el proceso de transición del funcionario que culmina su servicio activo, para su vinculación con las entidades responsables de las asignaciones de retiro o pensiones.
  • Proyectar cursos de acción institucional en asuntos que en materia de asignación de retiro o pensión, resulten de interés o impacto para la Policía Nacional.
  • Articula el intercambio de información con las entidades responsables de las asignaciones de retiro o pensiona del personal de la Policía Nacional. 


RESULTADOS OBTENIDOS POR LA OFICINA DE COORDINACIÓN DE INCORPORACIONES Y CONTROL RESERVAS DE LA POLICÍA NACIONAL (RESPOL).

En el escaso tiempo que lleva de creada la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional (RESPOL), se han logrado los siguientes resultados:

Es notable la gestión desarrollada por el señor Mayor General Álvaro Pico Malaver Director de Talento Humano en beneficio del personal de la Reserva Policial, al disponer la adecuación de un espacio físico en el primer piso del edificio de la Dirección General de la Policía Nacional para el funcionamiento de la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional (RESPOL), donde gracias a su libre acceso, se viene atendiendo a todo el personal de la Reserva Policial que requiera actualizar sus datos, obtener información puntual sobre el funcionamiento de la oficina, conocer sobre los beneficios a los cuales tiene derecho en calidad de integrante de la Reserva Policial, Veterano o Reservista de Honor, postularse para aplicar a vacantes de trabajo con instituciones publicas o privadas, obtener constancias de reconocimiento de tiempo de servicio militar, entre otros aspectos.



Se estableció una alianza con la Caja de Sueldos de Retiro (CASUR) que permitió obtener la base de datos que esa entidad tiene del personal de la Reserva Policial, la cual se viene confrontando y monitoreando permanentemente con el Sistema de Información para la Administración del Talento Humano – SIATH, con el objeto de contar con información actualizada que permita conocer de manera cierta cuantos oficiales, suboficiales, nivel ejecutivo, agentes y auxiliares de policía en calidad de reserva tiene la Institución, su ubicación territorial, sus datos biográficos, sus cualidades profesionales o técnicas para futuros empleos, etc.




Información que además, servirá como insumo al momento que se disponga por parte del Director General de la Policía Nacional adelantar las acciones que conlleven a la elaboración y expedición de la Nueva Cédula de Identificación Policial, de la cual, ya se tiene establecido un prototipo y las características de seguridad que este debe tener.




Fueron nombrados en todas las policías metropolitanas y departamentos de Policía del país, funcionarios responsables de asumir las funciones que al nivel desconcentrado se deben desarrollar con el personal de la reserva policial. 

En cumplimiento a la Ley 14 del 15 de enero de 1990, la oficina a través del Grupo Administración Reservas de la Policía Nacional viene coordinando las acciones que conlleven al nombramiento del personal de la Reserva Policial como Reservistas de Honor en la Policía Nacional, para ello, asesora y recibe la documentación que se requiere para tal fin como lo son: 

Por medalla al valor
  1. Formatos diligenciados.
  2. Fotocopia de la cedula de ciudadanía 150%
  3. copia de certificado antecedentes procuraduría y contraloría.
  4. Copia acto u orden Administrativa de Retiro 
  5. 3 fotografías 3x4 fondo azul en traje de corbata
  6. Copia decreto o resolución donde se otorga la distinción 
  7. Breve narración de los hechos que dieron lugar a la condecoración.
Por disminución de la capacidad psicofísica (25% o más) 
  1. Formatos diligenciados.
  2. Fotocopia de la cedula de ciudadanía 150%
  3. Antecedentes procuraduría y contraloría.
  4. Copia acto u orden Administrativa de Retiro 
  5. 3 fotografías 3x4 fondo azul en traje de corbata
  6. Informativo administrativo por lesiones (debe estar calificado en el literal C, es decir, En el servicio como consecuencia del combate o en accidente relacionado con el mismo, o por acción directa del enemigo).
  7. Copia Junta Medico Laboral (con certificado de ejecutoria donde indique que no se modificó la respectiva junta o declaración juramentada en notaría donde indique que está conforme a la Junta Médica Laboral y no convocó a Tribunal Médico) o Tribunal Médico.
Información que es enviada al Ministerio de Defensa Nacional para que, en atención a su competencia, mediante resolución los nombre como “Reservista de Honor”, así como también, proponerlos para que mediante ceremonia especial les sea impuesto el Botón de “Reservista de Honor”. 

Se elaboró el proyecto de resolución por el cual se crea y reglamenta el Botón de la Reserva Policial para ser otorgado a los oficiales, suboficiales, personal del nivel ejecutivo, agentes y no uniformados con asignación de retiro o pensión, que se hagan acreedores al galardón y a otras personas o instituciones que propendieran por el bienestar de la reserva policial; así como también la implementación de las insignias del grado en metal a pequeña escala para ser usadas por el personal integrante de la reserva de la Policía Nacional.


Se creó en la página web (https://respol.policia.gov.co:8080/) que permite obtener información general de la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional, también para que las empresas públicas o privadas oferten sus vacantes y para que los integrantes de la Reserva Policial  actualicen su perfil laboral y accedan a las ofertas de empleo presentadas por los aliados estratégicos.





Igualmente, la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional cuenta actualmente con una fan pague en Facebook, donde se puede acceder a través del link https://www.facebook.com/Oficina-Reserva-Policial-Direcci%C3%B3n-General-113330573385502, convirtiéndose en una herramienta de comunicación de doble vía entre la oficina y los integrantes de la reserva, suministrándole información oportuna  y veraz sobre temas de índole institucional o de su importancia. 





Un gran hito histórico alcanzado por la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional, a través del Área de Servicio Militar, fue la incorporación y posterior juramento de bandera de 243 mujeres quienes por primera vez en Colombia prestan el servicio militar como auxiliares de policía de forma voluntaria. 







En enero 25 de 2020, ingresó el Curso 05 de Profesionales Oficiales de la Reserva con un total de 57 aspirantes, quienes iniciaron su periodo de formación en la Escuela de Cadetes de Policía “General Francisco de Paula Santander”. 




Igualmente se dio inicio al curso de ascenso para otros 23 profesionales oficiales de la reserva, quienes se recibieron sus respectivos grados el día 23 de diciembre de 2019 y un hecho de trascendencia fue la entrega de placas policiales a este grupo de Profesionales Oficiales de la Reserva quienes se convierten en el primer grupo en recibirlas. 


En búsqueda de la identidad corporativa de la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional, el señor Mayor General (RP) Carlos Alberto Pulido Barrantes donó a la oficina la autoría de las letras del Himno de la Reserva Policial.






En 2020, con motivo de la pandemia mundial generada por el Covid - 19 y con la llegada de este virus a Colombia, la Oficina de Coordinación de Incorporaciones y Control Reservas de la Policía Nacional, inició múltiples campañas a través de las cuales logró conseguir varias toneladas de ayudas alimentarias que fueron distribuidas por los integrantes de la oficina y los profesionales oficiales de la reserva a las personas más necesitadas de los barrios marginales de la ciudad de Bogotá.






También se logró adquirir elementos de bioseguridad con el apoyo de los Profesionales Oficiales de la Reserva del Curso 05, para ser entregados al personal sanitarios del Hospital Central de la Policía Nacional, quienes diariamente se enfrentan a COVID-19 para salvaguardar la vida del personal activo y de la reserva policial que resulta  afectado por este virus.  




Finalmente cierro esta remembranza, retrotrayéndome en la historia para traer del olvido un escrito que en honor a los integrantes de la Reserva Policial, hizo el señor mayor (RP) Humberto Aparicio Navia cuando era el Coordinación Nacional de la Reserva Policial, el cual transcribo a continuación.

HONOR A LA RESERVA POLICIAL

Tú policía, que ayer lleno de ilusiones y con ansias de servir, luciste el verde oliva señal de esperanza y de gloria, tú que a diario saboreaste la hiel, la ingratitud, tú que escuchaste los clarines de sol radiante al colocar en tu pecho preseas sin par, tú que sembraste como humilde labrador la paz por doquier, tú que reíste a la vera del camino, tú que enseñaste el amor a los humanos y criaturas del señor, tú que en las noches de estío y en los días febriles de la vida protegiste, tú que supiste entregar tus años juveniles en aras del deber, tú que al correr del tiempo cansado pero altivo traspasaste por vez primera las murallas del cuartel el adiós darle a las armas y tú  que allá con Dios velas, yo te saludo…Cuando mañana juntos tú y yo marchemos como la espuma al doblar las campanas de la vieja capilla, te aseguro Policía del ayer que una lagrima de nuestros ojos brotará para regar así el jardín de los que se fueron para no volver. Ven conmigo policía, las estrellas clamarán y desde entonces amigos, el cielo más brillará.


miércoles, 15 de julio de 2020

‘Edificadores de Paz’, monumento en honor a 47.642 policías víctimas del conflicto

En plena Avenida Boyacá con calle 142, en el norte de Bogotá, se levanta el monumento ‘Edificadores de Paz’, en honor a los 47.642 policías de Colombia reconocidos como víctimas del 

conflicto armado que por más de medio siglo enlutó a nuestro país. 


La obra, develada el jueves 23 de noviembre de 2017 por el director general de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas.


Director general de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas


Compilación fotografíca donde se devela el monumento denominado ‘Edificadores de Paz’.









El monumento Edificadores de Paz fue diseñado por la artista y diseñadora gráfica Linda Valentina Barrera y se trata de es una abstracción de un policía protegiendo con sus brazos a Colombia y a sus habitantes. Esta pieza de 2,25 metros de altura por 1,30 m de ancho y 70 centímetros de largo se encuentra justo en el ingreso principal de la Escuela de Posgrados de Policía ‘Miguel Antonio Lleras Pizarro’, situada en el noroccidente de Bogotá.



Linda Valentina Barrera acompañada por el director general de la Policía Nacional, General Jorge Hernando Nieto Rojas y

el Mayor General Álvaro Pico Malaver Director de Unidad Policial para la Edificación de la Paz, UNIPEP.


Con un monumento denominado ‘Edificadores de Paz’, la Policía Nacional les hizo un homenaje este jueves a las víctimas que ha tenido en 126 años de existencia.


Según la Institución, se trata de “47.642 policías (45.526 hombres y 2.116 mujeres) víctimas en medio del conflicto. De ellos, 9.926 (8.988 hombres y 938 mujeres) se encuentran activos, laborando en la Policía Nacional al servicio de los colombianos”.


Se explicó que la Unidad de Víctimas reconoce actualmente a 3.852 policías fallecidos (3.831 hombres y 21 mujeres) y 652 secuestrados (649 hombres y 3 mujeres).


Adicionalmente, la Policía registra 120 desaparecidos (118 hombres y 2 mujeres) con ocasión del conflicto.


El homenaje, que contó con la participación de varios de los familiares de policías que murieron, desaparecieron o quedaron con secuelas del conflicto; de directores eméritos de la Institución, autoridades militares, eclesiásticas y representantes del cuerpo diplomático, también participó la directora de la Unidad para las Víctimas, Yolanda Pinto Afanador. 







“Estamos honrando la memoria de los 3.852 policías fallecidos y rindiendo tributo a 120 desaparecidos y a 9.926 que, pese a las cicatrices del conflicto, siguen portando con honor el uniforme policial”, sostuvo el general Nieto. “También rendimos homenaje a aquellos que desde sus hogares, en compañía de sus respetadas familias, sobrevivieron para vivir la nueva Colombia, la Colombia que ellos ayudaron a construir”. 


El director de la Policía Nacional, general Jorge Nieto, indicó que “cada policía debe sentirse orgullo de su contribución y sacrificio para que hoy estemos cada día más cerca de endosarles a las nuevas generaciones nuestra más valiosa herencia: una Colombia segura y en paz”.



El oficial destacó que desde el 22 de febrero de 2016 se creó la Unidad Policial para la Edificación de la Paz, UNIPEP, que se ha convertido en una pieza necesaria en la seguridad de las zonas veredales y para la implementación paso a paso del Acuerdo de Paz.


Finalmente el general Nieto felicitó a todos los que participaron de esta valiosa iniciativa que exalta y recordará por siempre el importante aporte de miles de hombres y mujeres policías que ofrendaron hasta su vida durante el largo camino hacia la construcción de la paz, entre ellos a la Unidad Policial para la Edificación de la Paz UNIPEP; a los Gestores de Infraestructura Social de la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural y a la Escuela de Posgrados de Policía. 




“Gracias a todos los que ayudaron a esculpir y escribir esta página de la historia de Colombia y de nuestra Policía Nacional, Institución que desde hace 126 años trabaja a diario ‘Por una Colombia Segura y en Paz’”, concluyó el general Nieto.


Fuente documental:

Libro nuestras historias Policía Nacional de Colombia, edición 6, pagina  24 -año 2017


Fotografias tomadas de:

domingo, 26 de abril de 2020

GÉNESIS HISTÓRICA DE LAS PRIMERAS ESPECIALIDADES EN LA POLICÍA NACIONAL




GÉNESIS HISTÓRICA DE LAS PRIMERAS ESPECIALIDADES EN LA POLICÍA NACIONAL


La famosa poetisa Gabriela Mistral decía que “la educación humana especializada, la función intelectual o manual que hace vivir y da de vivir, han crecido enormemente como indicadores del rango del individuo”.

El carácter técnico de la Policía, potencializado en las diversas esferas o modalidades en que se divide su labor, impone la necesidad de la “especialización” dentro de la preparación y formación profesional del personal policial, como factor determinante de eficiencia institucional.

Esta es una verdad de fácil comprobación al conocer la organización de las policías de los países más civilizados del mundo, donde se encuentran especializadas en todos y cada uno de los frentes o ramos del servicio de policía.

En la actualidad las policías de todas partes del mundo se encuentran en marcha hacia una meta de profesionalización completa, mediante disciplinas de trabajo basadas en la “especialización” de sus componentes.

Además, siendo la policía un servicio público, sometido en todo al preciso marco de la Ley, circunscritos sus procedimientos a lo que aconseja la ciencia, y contraria fundamentalmente a la improvisación, es apenas natural que sea necesario distribuir el elemento humano en forma tal que cada componente  del servicio policial, cuente con personal suficientemente preparado  y experimentado en su respectivo campo, propendiendo siempre por obtener la mayor coordinación y eficacia en la acción profesional de conjunto.

En agosto de 1944, el entonces Capitán Alberto Ruiz Novoa, oficial de planta de la Escuela “General Santander” escribió en la Revista de la Policía Nacional (numero 199) un artículo intitulado “la especialización en la Administración” que inició así: “En la actualidad ya no se discute, acerca de la conveniencia de la especialización. Para que haya eficiencia, tiene que haber especialización y uno de los ramos que más está necesitado de eficiencia es la administración pública. En mi opinión, una de las necesidades que afronta la Policía Nacional es la de personal especializado en administración. Así como hay oficiales de fila, especializados en vigilancia, detectives especializados en diversas clases de investigaciones, especialistas en circulación y tránsito, etc., es necesario que haya especialidades en administración”.

Podríamos agregar, que lo importante “no es saber de todo, sino ser diestro en algo”.

Así, estimo, por ejemplo, que los programas de instrucción de Oficiales y Suboficiales, en la etapa técnica o profesional, deben elaborarse con criterio de “especialización”, como el mejor aporte al progreso y al engrandecimiento institucional.

Es de anotar que para ese momento, el Decreto Ejecutivo 1718 (septiembre 1º) de 1943, estableció cursos especiales para la preparación de Oficiales, a raíz de la crisis que se presentó en los mandos de la Institución, contemplando en su artículo 4º que “los oficiales que hayan cumplido satisfactoriamente, tendrán derecho a tomar parte en los concursos que organizará el Gobierno para constituir  comisiones de especialización en Policía que se enviarán a los países extranjeros de más alta técnica policial”.

Más adelante, el artículo 6º del mismo decreto dice: “El Gobierno, por conducto del Ministerio de Educación Nacional, procurará que la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y en las demás facultades de derecho departamentales y privadas, se organicen, con la cooperación con la Dirección General de la Policía, cursos de “Especialización policiva”.

Existen razones de orden científico, intelectual, moral, físico, etc., para imponer la “especialización”. Así tenemos que la “especialización” permite mayor dominio profesional, pues la continua ejecución de una misma tarea proporciona un mayor conocimiento y habilidad en su desempeño: economía de tiempo y de energía, ya que un individuo no trajinado en un oficio determinado, empleará mayor tiempo y esfuerzo en cumplirlo que uno experimentado y diestro, y perfeccionamiento en el ramo respectivo,  porque la dedicación constante a una misma labor hace que quien la practica, tienda a mejorar y tecnificar los medios empleados.

Dice Balmes en “El Criterio”, que “un hombre puede ser sobresaliente, extraordinario, de una capacidad monstruosa para un ramo, con respecto a otros” y que “la perfección de las profesiones depende de la perfección con que se conocen los objetos de ellas”.

Pero con relación a este importante tema, solo quiero hacer una breve reseña histórica de las “especializaciones” dentro de la Policía Nacional existentes para la época de los años 40´s.

A través de la historia, la Policía nacional ha tenido las siguientes “Especializaciones o especialidades”, ciñéndonos al orden cronológico:

  • “Policía de Caballería”, 
  • “Policía de Cárceles”
  • “Policía de Fronteras”
  • “Policía Secreta” 
  • “Bomberos”
  • “Policía de Ferrocarriles”
  • “Policía Sanitaria”
  • “Policía Marítima”
  • “Policía Fluvial”
  • “Policía Petrolera”
  • “Policía de Aduanas”
  • “Policía de Circulación y Tránsito”
  • “Policía Vial”
  • “Policía de Aeropuertos”
  • “Policía de Protección Infantil”


 “POLICÍA CABALLERÍA” O “CARABINEROS”

En 1837 por Decreto 24 de agosto, el Ejecutivo Nacional organizó un “Escuadrón de caballería” dentro de la Guardia Nacional, con una compañía en el Cantón de Buga y otra en el Cantón de Tuluá, con el fin de perseguir con mayor eficacia a los malhechores que merodeaban en esas regiones.

Aunque cuando en las épocas siguientes se encuentran disposiciones referentes al servicio de la Policía Montada, solo en 1893, al Gobierno Nacional, al reorganizar el Cuerpo de Policía, (Decreto 450, enero 31) creó la “Sub-División de Caballería”, con cincuenta (50) Agentes y un (1) Jefe, organizada en forma similar a la “Compañía-Escuadrón”, del Ejército Nacional.

En 1916,  mediante el Decreto 1952 del 15 de noviembre, se ordenó al Director de Policía Nacional organizar y equipar un piquete de Caballería que formaría parte de la División Central y con el objeto de vigilar los alrededores de la ciudad y perseguir con mayor eficacia los ladrones de bestias y ganados, especialmente de noche.




Tal Cuerpo constaría del siguiente personal: Un  (1) Comisario de segunda clase; Un (1) Comisario de tercera clase; un (1) Agentes de primera clase;  dos (2) de segunda y veintidós agentes de tercera clase ; sin embargo la caballería sólo vino a tener existencia definida a fines de 1928, con el nombre de " ESCUADRÓN DE CABALLERÍA"  al mando de un (1) Comisario de 1a clase y con personal designado a las distintas Divisiones, que tuviera la mejor aptitud.


" ESCUADRÓN DE CABALLERÍA"

A partir de  1929, los agentes llevados a las Divisiones para formar el escuadrón de caballería, fueron promovidos de manera definitiva.

La Policía Montada, bajo la denominación de “Carabineros”, fue creada por Decreto 1736 (octubre 15) de 1930, como unidad independiente y con el nombre de “Décima División-Carabineros”, compuesta del siguiente personal uniformado:

 Un Jefe Divisionario
Un (1) Comisario de Primera Clase
Un (1) Comisario de Segunda Clase
Un (1) Comisario de Tercera Clase
Un (1) Agente de Primera Clase
Seis (6) Agentes de Segunda Clase
Ocho (8) Agentes distinguidos de Tercera Clase, y
Setenta (70) Agentes de Tercera Clase 
Un (1) Secretario
Un (1) Administrador
Dos (2) Ayudantes
Un (1) Veterinario
Un (1) Talabartero
Un (1) Herrero
Un (1) Ayudante de Herrero
Dos (2) Palafreneros
Un (1) Sirviente Mayor
Dos (2) Sirvientes inferiores
Un (1) Cuidador de Ganado 
Un (1) Peluquero 

Para esta época, el Cuerpode Carabineros de la Policía Nacional, se constituyó en uno de los principales medios de acción del Gobierno en las zonas rurales, por la forma eficaz, abnegada y altruista en que cumplía su función de protección social.


Cuerpo de Carabineros de la Policía Nacional


Comandante Eduardo Cuevas García organizador de los  Carabineros de la Policía Nacional

La Policía de Carabineros por su gran movilidad que tiene, asegura su intervención en cualquier necesidad de las multitudes en que tiene que intervenir, se ha de una gran rapidez y por consiguiente de mucha efectividad. Enlaza los puestos de vigilancia de a pie y presta su concurso donde quiera que sea necesario con gran eficacia. Se ha calculado que una pareja a caballo desempeña el mismo servicio de 10 agentes a pie.

En Bogotá tiene encomendado la vigilancia nocturna de los territorios extremos a la ciudad, y están a su cargo los siguientes: Vergel, Restrepo, Santander, Bravo Páez, Olaya, 1º de Mayo, Paseo Bolívar, Perseverancia, Alfonso López, Margaritas, Sáenz, Tejada y Ricaurte; vigilan también los Barrios de Teusaquillo, Santa Teresita y el Parque Nacional.

Como auxiliares de circulación, se ha demostrado que son muy importantes sus servicios. Muchos son los casos en que se han capturado choferes que después de cometer graves infracciones o atropellar personas han intentado huir y se han recuperado varios automóviles robados. Para regularizar la circulación en circunstancias de grandes aglomeraciones, tiene más efectividad que los motociclistas de la Policía que no pueden moverse con la misma facilidad que los jinetes.

En atención a que la ciudad ha aumentado en área de población día por día y el desarrollo constante de los barrios nuevos en las afueras demanda de un aumento de las Fuerzas de Policía y por ende de los Carabineros


Cuerpo de Carabineros




“POLICÍA DE CÁRCELES”

Ya en 1841, el Congreso de la República se había ocupado de esta rama del servicio policial, cuando en la ley 8ª (mayo 18) en su articulo 88, dispuso: “El gobierno, seguridad, orden y régimen interno de las cárceles corresponde a los Jefes de Policía”.

Sin embargo, la “Policía de Cárceles” solo fue creada y organizada en 1911, por el presidente Carlos E. Restrepo, mediante Decreto 400 (abril 29) como la “Novena División de la Policía Nacional”, “destinada a la guardia y custodia de los establecimientos de castigo de la República”, siendo integrada inicialmente así:

Dos (2) Comisarios Mayores de Tercera Clase
Cuatro (4) Agentes de Segunda Clase, y
Ciento Veinte (120) Agentes de Tercera Clase

La disposición anotada, en su artículo 2º, facultaba al Director General de la Policía Nacional para distribuir convenientemente entre los establecimientos de castigo, al personal destinado a este servicio.

En el Decreto 420 (mayo 8) del mismo año, aumentó en cinco (5) Comisarios y noventa y seis (96) Agentes la División de Cárceles - cambiándole la denominación de Novena, por la de Séptima-, organizándose definitivamente esta rama del servicio policial.

En  el año de 1914, se expidió un Reglamento para la conducción de presos .

Para los años 40´s, existían ocho (8) Oficiales de Policía como Directores de Cárceles, que figuraban en comisión en el Ministerio de Justicia, por haberse sustraído este servicio a la acción  de la Dirección General de la Policía. 


Primer Carro Prisión de la Policía Nacional

Panóptico de Bogotá 

Reglamento para la conducción de presos


 “POLICÍA DE FRONTERAS”

En 1871, con motivo de los problemas internos que afrontaba Venezuela, el Congreso de Colombia dictó la Ley 22 (abril 11) que organiza la “Policía de Fronteras”, con personal del ejército, (por insuficiencia del personal de la Policía) señalando sus procedimientos, para garantizar la neutralidad colombiana en la zona fronteriza.

Pero fue en 1914, cuando el Presidente Carlos Eugenio Restrepo, por el Decreto 41 (enero 13) -reglamentario de la Ley 100 de 1913- que autoriza al Gobierno para organizar y mantener la “Policía de Fronteras”, cuando se creó y organizó este servicio, con Secciones en los siguientes lugares:

Cúcuta
Arauca
Guajira
Orocué
Tumaco e Ipiales, fijando el personal y asignaciones de cada una de ellas.

En 1924 fue de tal magnitud la importancia de este servicio, que la “Policía de Fronteras” era la encargada de levantar las cartas o croquis de las regiones fronterizas y de recolectar los datos estadísticos para el Estado Mayor del Ejército, según aparece en el informe rendido por el Director General de la Policía, Celerino Jiménez, al Ministro de Gobierno, el 16 de junio del citado año.

En consecuencia, el servicio que prestaba la policía para la citada época en el Amazonas, Nariño y regiones fronterizas de los Departamentos del Meta y Norte de Santander correspondían al de “Policía de Fronteras”, 



“Filiación  prontuaria  de extranjeros expulsados del país 



“POLICÍA SECRETA” O DE “INVESTIGACIÓN”

Algunos historiadores atribuyen al General Francisco de paula Santander, en calidad de vicepresidente de la República, en 1819, la creación de la “Policía Secreta”, aunque de ello no se conozca documento especial que lo atestigüe.

Fue en 1891, cuando el Doctor Carlos Holguín Mallarino, quien, fungiendo como encargado del Poder Ejecutivo, dictó el Decreto 1000 (noviembre 5) orgánico de la Policía Nacional, incluyendo el “Servicio de Seguridad” a cargo de siete (7) Comisarios Mayores de Segunda Clase, como jefes de ese ramo. 


Posteriormente en 1899, el Gobierno expidió el Decreto 230 (mayo 8) creando la “Sección Auxiliar” de la Policía Nacional, destinada a la investigación y descubrimiento de los delitos, persecución y captura de delincuentes, constituyéndose así, rudimentariamente, en el servicio de inteligencia, como una dependencia de la Policía Nacional.


La Policía en la Administración de Carlos E. Restrepo

En 1910 al llegar Carlos Eugenio Restrepo, hombre intachable e ilustre, al solio presidencial, encontró una crisis doctrinaria en la Policía de ese entonces: <urgía, ante todo, rectificar los las medidas que se habían sido tomadas durante los últimos diez años como producto de la descomposición social que la guerra y sus consecuencias impusieron. Era necesario definir nuevamente los principios de la Institución y poner en vigencia el sentido técnico y protector que para ella había propuesto el señor Juan María Marcelino Gilibert>.

Si bien es cierto que el gobierno de Restrepo no fue decisivo en cuanto a la reestructuración doctrinaria del Cuerpo de Policía, tampoco <prolongó el decadente proceso de Policía>, y logró algunos avances dignos de mención. 

Entre las primeras decisiones del presidente Restrepo fue la implementación del Sistema de Identificación Antropométrica  judicial o identificación individual ideado veinte años antes por Bertillon, siendo digno de anotar que Colombia fue uno de los primeros países americanos que adoptó este excelente método que ocupa tan destacada importancia dentro de la Antropolométria.

Pero el mayor acierto policial del gobierno de Restrepo se cuenta la creación del Gabinete Antropométrico para la identificación de delincuentes, en 1911.

Mediante el Decreto 311 de 1914, se organizó la primera Escuelas de Detectives, la cual empezó a funcionar el primero de abril de dicho año.


Es particularmente importante señalar que en la administración de Carlos Eugenio Restrepo se dictó el Decreto 1171 del 22 de diciembre de 1911 que creó la Oficina de Investigación Criminal, a la que señaló competencia para investigar y prevenir los delitos en le ámbito del territorio nacional. tanto la denominación que se le dio a la entidad como las actividades que habría de cobijar, indican un conocimiento cabal de las funciones que un organismo de tal naturaleza debe desarrollar. Su denominación cambia la errónea que atrás se dio a esa función, porque ella es esencialmente del Ejecutivo y no judicial, como hasta la fecha se ha seguido denominando en forma filosófica, semántica y jurídica equivocadamente.


Mediante el Decreto Legislativo 1775 de 25 de octubre de 1926, se reorganizó la Policía Nacional, dividiendo el cuerpo entre grandes grupos:

a)  Policía de Vigilancia y Servicios Técnicos Especiales.
b) Policía Judicial
c) Policía de Detectivismo


Este decreto dictó normas encaminadas a la nacionalización de la Policía Judicial.


Seguidamente, en el año de 1928, se contrató la intervención de la Misión Argentina para asegurar el progreso en materia científica y policial, implementando el sistema dactiloscópico que remplazó la identificación antropométrica. Tal labor fue asignada al profesor argentino Enrique Medina Artola


Medina Artola, implementó el sistema dactiloscópico ideado por el profesor argentino Juan Vucetich en la Policía Nacional, reemplazando así el de identificación antropométrica que en otrora se había utilizado en la Institución.



En 1934, durante el primer gobierno de Alfonso López Pumarejo, se creó por el Decreto 2316 de 1934 en diciembre 7, el Departamento de Identificación, Sección de gran importancia para el buen cumplimiento de la tareas policivas,   donde también se fijó el personal y sus asignaciones así como las dependencias y sus funciones de reseña delictiva y demás servicios de identificación científica, hecho que se logró siendo director de la Policía Nacional el Doctor Andrés Rocha.


En 1938, siendo presidente el Doctor Eduardo santos Montejo y Director de la Policía Nacional el General. Alfredo Azuero Arenas En el año de 1938, se contrataron los servicios de la Primera Misión Norteamericana bajo la dirección de Edgar Thompson, miembro de la Oficina Federal de Investigación en Washington, quien llegó al país el 5 de julio de 1939, con el fin de que estudiara y propusiera la organización técnica que debiera darse al Departamento Nacional de Seguridad..

Al llegar a la Presidencia el doctor  Alberto Lleras Camargo, mediante el Decreto 1717 de 1960 creó el Departamento Administrativo de Seguridad "DAS" el cual vino a sustituir al "Departamento Administrativo del Servicio de Inteligencia "SIC". 

Al  Departamento Administrativo de Seguridad "DAS", se le asignó como principales atribuciones la de ejercer las funciones de Policía Judicial, como auxiliar de la Rama Jurisdiccional y del Ministerio Público, cooperando en la investigación de los delitos; colaborar en el  mantenimiento del orden público bajo la dirección del gobierno y en estrecha colaboración con la Policía nacional; y, llevar el registro de los extranjeros en el territorio nacional y vigilar el cumplimiento de las disposiciones sobre extranjería, para lo cual coordinará sus actividades con los Ministerios de Gobierno, Relaciones Exteriores, Justicia, Defensa y Policía Nacional.


“POLICÍA DE BOMBEROS”

EL Congreso Nacional, en 1841, expidió la Ley 8ª (mayo 18) sobre Policía sus empleados y atribuciones, disponiendo en su artículo 81 “velará la Policía con incesante cuidado para impedir y evitar los incendios, previendo para conseguirlo todas las reglas y precauciones que estime convenientes. También dictará todas las providencias necesarias y conducentes para apagar los que sobrevengan”.

Como se ve, el legislador señala aquí en forma general, el servicio de “Bomberos” a la Policía Nacional, que se cumplió en esa época, como es de suponerlo, sin ningún recurso técnico.

En. 1895, por Decreto del 14 de mayo, fue creada la “Sección de Bomberos”, dependiendo de la División Central de la Policía Nacional, destinándose veinticinco (25) Agentes y un (1) Comisario de Segunda Clase para este servicio.

Más tarde, en 1897, el Ministerio de Gobierno, por Decreto 124 (marzo 26) dictó el reglamento de servicio de la “Sección de Bomberos” de la Policía Nacional, distribuyendo su personal así:

“Dos (2) Agentes de Primera Clase ejercerán el empleo de Maquinistas; Uno (1) cuidará convenientemente de los caballos y servirá de postillón cuando saque la bomba de vapor y otro cuidará de las mangueras, cubos de lave, guarda mangueras y en fin, todos los útiles, tanto de lona como de cuero”.

Este fue el origen de esta rama del servicio policial.

Desde le mes de enero de 1959, este servicio fue nuevamente encomendado a la Policía, por el municipio de Bogotá y los  comandantes de las Estaciones de Bomberos de todo el Distrito Especial fueron Oficiales de la Policía.










“POLICÍA DE FERROCARRILES”

En 1902, el Presidente de la República, José Manuel Marroquín, dictó el Decreto 1784 (diciembre 10) suprimiendo la “Guardia Nacional” que hacía parte de la Policía Nacional, creando en su remplazo la 8ª División del Cuerpo, compuesta de ciento cincuenta (150) Agentes con sus respectivos cuadros de mando, destinada a la vigilancia de los Ferrocarriles, matadero público y oficinas del Poder Judicial.

Posteriormente, en 1913, el doctor Gabriel González López, Director General de la Policía, dictó el Decreto 192 (octubre 1º) de 1913 reorgánico de las Divisiones 7ª y 9ª, estableciendo en el artículo 3º, ordinal VII ·un grupo de servicios de ferrocarriles para las estaciones y los trenes, compuesto de veinticinco (25) Agentes de Tercera Clase.

A partir de 1960, la Policía Nacional, reasumió la prestación de este servicio, contando con cuatro (4) agrupaciones denominadas “Central”, “Pacifico”, “Atlántico” y “Santander”.












“POLICÍA SANITARIA”

En 1914, mediante Resolución 30 de agosto 8, la Policía Nacional Reglamentó el servicio remunerado de ambulancia, donde se pone al servicio del público los carros ambulancia comprados por la Policía para la conducción de enfermos en la ciudad de Bogotá, y siendo algunos de estos servicios de carácter especial que deben ser pagados  por los interesados que lo soliciten, sin perjuicio de que se preste también gratuitamente para los pobres.




Para ese mismo año, el Gobierno Nacional, por Decreto 520 (mayo 11) autorizó a los Gobernadores de Bolívar y Atlántico para crear y organizar un cuerpo especial de “Policía Sanitaria”, compuesta de cincuenta (50) Agentes, destinados a hacer eficaces las medidas de aislamiento y sanidad que dictara el Consejo Superior de Sanidad y la Junta de Higiene Departamental. Posteriormente, en 1925, el Congreso Nacional dictó la Ley 15 (enero 31) creando un cuerpo nacional de “Policía Sanitaria”, integrado por trece (13) Jefes-Inspectores y ciento cuarenta (140) unidades, dependientes de la Dirección Nacional de Higiene y Asistencia Pública.




Al reorganizar la Policía Nacional, mediante Decreto 1715 (julio 18) de 1936, el Gobierno Nacional estableció nuevamente la “Policía Sanitaria”, destinada a prestar servicios a todas las autoridades encargadas de los ramos de higiene, salubridad y asistencias públicas.

Esta división del servicio policial, tuvo vigencia durante algún tiempo, siendo descontinuada por razones aún no determinadas.
En el presente la Policía Nacional apoya de manera continua en el cumplimiento de la vigilancia de las disposiciones sobre salubridad pública.

  
“POLICÍA MARÍTIMA      

En 1916, el Gobierno nacional, por el Decreto 170 (noviembre 15), organizó dentro de la Policía Nacional, la “Sección Costa Atlántica”, con la especial misión de vigilar los puertos marítimos ubicados en esa zona de la República. Posteriormente, el 20 de julio de 1920, en el mensaje del Presidente Marco Fidel Suarez al Congreso, (Diario Oficial 17245 de julio 24) se refiere a la “Policía Marítima”, como una división del servicio de Policía, destacando su necesidad e importancia.

Posteriormente, este servicio se vino prestando parcial e irregularmente, sin sujeción a normas orgánicas y funcionales definidas.




“POLICÍA FLUVIAL”      

Esta especialidad de la Policía nacional fue creada en 1920, mediante Decreto Ejecutivo 700 (marzo 20) como la “Sección 10ª, Policía Fluvial”, encuadrada dentro de la Novena División de la Policía Nacional, para la vigilancia del Rio Magdalena, especialmente.

Este servicio se inició a bordo del Vapor “Nariño” adquirido por el Gobierno para la Policía Nacional.

En el mismo año, el Director General de la Policía, Roberto Urdaneta, dictó el Decreto 393 (marzo 30) organizando la “Sección Fluvial” del Rio Magdalena, con el siguiente personal:

Un (1) Comisario de Primera Clase, que era al propio tiempo, Comandante del Vapor “Nariño” (asignado a la Institución por el Gobierno Nacional para el control y vigilancia fluvial).
Un (1) Comisario de Tercera Clase
Un (1) Agente de Primera Clase
Dos (2) Agentes de Segunda Clase, y
Nueve (9) Agentes de Tercera Clase.

Naciendo de esta forma este importante frente de trabajo policial.

Actualmente este servicio hace parte de un “Servicio Multimodal” que presta la Institución en diferentes lugares del país que lo requieren.




“POLICÍA PETROLERA”      

El Congreso de la República, en 1922, expidió la Ley 13 (abril 10) autorizando al Gobierno para organizar una Sección de Policía para la inspección, vigilancia y fiscalización de la explotación de hidrocarburos.

Con base en esta disposición, el Presidente de la República dictó el Decreto 540 (abril 21) del mismo año, creando las Secciones 8ª y 9ª, dentro de la Novena División, disponiendo que se acantonaran en Barrancabermeja y Teorama, respectivamente.

A la Primera (Sección 8ª ) le fue señalado el siguiente personal:

Un (1) Comisario de Primera Clase
Un (1) Secretario
Tres (3) Agentes de Primera Clase
Veinticuatro (24) Agentes de Tercera Clase
A la segunda (Sección 9ª)
Un (1) Comisario de Primera Clase
Un (1) Secretario
Dos (2) Agentes de Primera Clase
Quince (15) Agentes de Tercera Clase

Así se organizó y funcionó esta división del servicio policial, que extraña, obviamente, fue una de sus “especialidades”-

Hoy la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural tiene asignado el control de los principales oleoductos  en el país a través de los Grupos de Operaciones Especiales Hidrocarburos,

“POLICÍA DE ADUANAS”

En 1919, el Director General de la Policía, Roberto Urdaneta, decía en su informe 1536 (agosto 12) dirigido al Ministro de Gobierno: “En los informes generales rendidos por este despacho a su Señoría en los años 1917 y 1918, se ha insistido, con pruebas y razones suficientes, en la conveniencia de remplazar los actuales resguardos de las adunas marítimas con Secciones de la Policía Nacional, como se ha hecho en las Salinas de Cundinamarca, en donde la medida ha dado resultados ampliamente satisfactorios.

No obstante, fue en 1932, cuando el Gobierno Nacional, por Decreto Ejecutivo 768 (abril 29) creó una División de Policía Nacional, destinada especialmente a la vigilancia de la frontera Norte de la República (Departamento Norte de Santander) para actuar como “Resguardo de Aduana” en esta zona.

Esta División se formó con el Resguardo Nacional de Aduana de Cúcuta, por la Policía de Frontera de ese lugar y por cincuenta (50) unidades de la Policía Nacional enviadas desde Bogotá.

Dispuso igualmente el citado Decreto, que este nuevo servicio de “Policía de Aduanas” fuera pagado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

El control de Aduanas se ejerce en la actualidad por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) donde la Policía Nacional los apoya a través de la “Policía Fiscal y Aduanera-POLFA”.

“POLICÍA DE CIRCULACIÓN Y TRÁNSITO”

LA Dirección General de la Policía Nacional al informar sobre la organización institucional, en 1929, (Revista de la Policía Numero 100, de octubre), incluyó lo referente al tránsito, así: “El servicio de Circulación está compuesto de un grupo de Agentes que prestan el servicio urbano y veinticinco (25) Motociclistas destinados a las carreteras que convergen a la ciudad”. Así funcionaba en esa época este servicio.   


En 1931, por Decreto Ejecutivo 1090 (junio 24), el Gobierno creó la “Sección XIII, Circulación y Tránsito” de la Policía Nacional, destinada inicialmente a Bogotá, facultando al Director General de la Institución para fijarle personal y asignaciones.



El artículo 2º del citado Decreto decía: “·La sección XII – Circulación y Tránsito, será dirigida por un Jefe General de Tránsito, quien tendrá el carácter de Jefe de Policía.


En los años siguientes estos servicios de Policía se hicieron extensivo a las principales capitales de Departamento, en la mayoría de las cuales, hoy, aun se presta este servicio a través de la Dirección de Transito y Transporte de la Policía Nacional.










“POLICÍA VIAL”

Este servicio fue creado en 1936, mediante Decreto Ejecutivo 1715 de fecha 18 de julio, al reorganizarse la Policía Nacional. La disposición mencionada dispuso que la “Policía Vial” era la encargada de prestar vigilancia en los ferrocarriles, cables aéreos, embarcaciones, carreteras y en general en las vías públicas y empresas de transporte. Esta disposición no tuvo el desarrollo necesario, viniendo a cumplirse solo parcialmente.

Posteriormente, en 1955, fue dictado el Decreto Ejecutivo 2826 (octubre 26) por el cual se crea la “Policía Vial” como dependencia de las Fuerzas de Policía, cuya función sería la vigilancia del tránsito en las carreteras nacionales.

Dispone además el Decreto referenciado que “mientras las Fuerzas de Policía organizan debidamente el servicio de Policía Vial en todas las carreteras nacionales, el Ministerio de Obras Públicas hará los traslados correspondientes para atender al pago de sueldos, primas, viáticos y otros gastos inherentes al servicio y suministrará vehículos apropiados para las patrullas.


Desde entonces su vigencia, rol y crecimiento han sido ininterrumpidos, asumiendo no solamente esas responsabilidades que se le atribuyeron, sino los retos de una problemática delincuencial que durante esa década de los años 50´s, ya empezaba a tomar fuerza y a tener una importante incidencia negativa, para el orden público y para los intereses del pueblo colombiano.

Dentro de las funciones principales de la Policía de Vial estaban las siguientes:

•Prevenir las infracciones que puedan cometer los conductores en las carreteras nacionales con motivo del tránsito, principalmente a aquellas que ocasionen daños a las personas, vías, máquinas, entre otras.
•Prevenir los posibles accidentes de tránsito en las carreteras y garantizar hasta el máximo la seguridad vial.
 •Intervenir en todos los casos de accidente que se suceden en las carreteras con el fin de establecer sus causas.
•Cuidar las carreteras nacionales para impedir daños que puedan ocasionarles las personas, animales o máquinas.
•Prestar ayuda técnica a los conductores de vehículos cuando por razón de daños ocasionados en sus máquinas sufren tropiezos en el viaje.
•Hacer extensiva a las carreteras la misión policiva de mantener el orden público y proteger la vida, honra y bienes de todas las personas.
•Capturar los vehículos robados y solicitar a las autoridades del país la captura de cualquier vehículo.


Para la vigilancia de las carreteras el servicio de policía de las carreteras el servicio se dividió en patrullas integradas por un suboficial comandante, un agente conductor y un tripulante, en algunas ocasiones. Los turnos de servicio son establecidos teniendo en cuenta el sector por recorrer, número y estado de los vehículos y la cantidad de personal; por regla general el personal trabajaba un promedio de 12 horas diarias.

En la actualidad la Dirección de Tránsito y Trasporte cumple una eficaz y encomia labor en este ramo.








 “POLICÍA DE AEROPUERTOS”

El Decreto Ejecutivo 1585 (agosto 16) reglamentario del artículo 57 de la Ley 89 de 1938, crea la “Policía de Aeródromos y Aeropuertos”, disponiendo en el artículo 1º: “Los Capitanes de Aeródromos o Aeropuertos”, tienen el carácter de jefes de “Policía Aérea Nacional” y cumplen las ordenes de la Dirección General de la “Aeronáutica Civil”.

En 1941, el Gobierno Nacional por le Decreto 1613 (septiembre 19) creó la “Sección Avianca” de la Policía Nacional, compuesta por un Capitán-Comandante, un Sargento y doce (12) Agentes para la vigilancia de aeropuertos, en desarrollo del contrato celebrado entre la Policía Nacional y la empresa “Aerovías Nacionales de Colombia-AVIANCA”.

Más tarde este personal fue aumentado, recibiendo instrucción y entrenamiento especiales para la prestación de este servicio.
Actualmente este servicio se presta a través de los Grupos de Policía Aeroportuaria de las Policías Metropolitanas o Departamentos de Policía.





“POLICÍA DE PROTECCIÓN INFANTIL”

En 1827, por Decreto de (diciembre 22) el libertados-presidente Simón Bolívar, haciendo uso de la autorización concedida por el Congreso para nombrar Jefes de Policía y fijar sus funciones, consignó por primera vez la misión de la Policía, previendo, inclusive, la protección infantil en una fórmula ingenua en su expresión, pero profunda en su significado: “Los muchachos, muchachas que anden por las calles abandonados de sus padres, o que sean vagos, podrán ser destinados a trabajos análogos a su edad y robustez”.

En épocas posteriores se encuentran disposiciones dispersas sobre este importante aspecto de la labor policial, pero ninguno contiene la adecuada organización de este servicio.

En 1947, al producirse el reintegro del entonces Agente Luis Alberto Torres Huertas (Resolución 2008, mayo 31), fue destinado a la 8ª División (calle 40 carrera 13) y en atención a sus especiales condiciones personales, se le permitió realizar lo que pudiéramos llamar un ensayo práctico de protección infantil, en el parque “Hipódromo” del barrio “El Campin” , organizando juegos atractivos para los menores.

Agente Luis Alberto Torres Huertas 





Pero fue en 1953 cuando el Comandante de Las Fuerzas de Policía Coronel Francisco Rojas Scarpetta dictó la Resolución 03135 (octubre 26) por la cual crea la “Sección de Policía Femenina” – dentro de la Sección de Bienestar Social-, anexa a la División Bogotá, para que “Con mayor eficacia, consagración y decisión atiendan y ayuden a la vigilancia, educación y control de la niñez”, señalando sus funciones en siete puntos.





Fija como dotación de talento Humano el siguiente personal:

Un (1) Capitán
Tres (3) Tenientes Primeros
Cuatro (4) Tenientes Segundos
Dos (2) Alféreces
Cuatro (4) Sargentos Primeros
Seis (6) Sargentos Segundos
Diez (10) Agentes Distinguidos
Y hasta Cien (100) Agentes, llenando todos estos cargos con elemento femenino.



Así nació una de las más importantes manifestaciones del servicio de Policía que hoy recibe el reconocimiento y admiración de la ciudadanía por la nobleza y bondad de su finalidad.