Páginas vistas en total

lunes, 1 de julio de 2013

Directores Policia Nacional de Colombia 1891 - 2013





“Jefes de Estado y Directores de la Policía Nacional 1891-2013

Dirigir la Institución policial a la que legal y constitucionalmente durante todas las épocas le ha correspondido velar por la tranquilidad y seguridad de los colombianos, no es tarea de poca monta; menos aún, cuando las circunstancias políticas, sociales, económicas, culturales y delincuenciales del país no le han permitido el desarrollo y estabilidad que todos anhelamos.
Los directores son parte fundamental de la historia de la Policía Nacional, son los testigos de excepción y los actores principales dentro del escenario en que se ha desarrollado la Institución; razón demás para que a través de ellos, se conozca la evolución que ha tenido durante 121 años de intensa vida.
En esta compilación se han incluido todos los directores, sin importar la calidad de sus nombramientos, bien sea en propiedad, encargo o interinidad; sin tener en cuenta el tiempo de permanencia, pues algunos no alcanzaron a completar un mes, la mayoría no sobrepaso un año, unos pocos superaron dos años o más; un numero considerable fueron  militares en actividad o en retiro, otros políticos y civiles, especialmente abogados como el director excepcional Gabriel González López en 1911; un  presidente de la república durante la junta militar de gobierno, el Mayor General Deogracias Fonseca Espinosa; y finalmente, para fortuna y consolidación institucional, policías profesionales, iniciando por los generales Saulo Gil Ramírez Sendoya y Bernardo Camacho Leyva
La decisión de elaborar este documento tiene como objeto rendir homenaje de gratitud y admiración a los directores y naturalmente a todos aquellos hombre y mujer que junto a ellos trabajaron por el engrandecimiento de la Policía Nacional.

(Texto que hace parte del Prólogo del Libro “Directores de la Policía Nacional” suscrito por el entonces Presidente de la Academia Colombiana de Historia Policial, señor Mayor General (R) Carlos Alberto Pulido Barrantes) 


Doctor Carlos Holguín Mallarino
Presidente de la República  1888-1892
Creador de la Policía Nacional 
Carlos Holguín Mallarino (Nóvita, República de la Nueva Granada, 11 de julio de 1832 - Bogotá, 19 de octubre de 1894) fue un político, abogado, periodista y militar, quien ocupó la presidencia de Colombia desde 1888 hasta 1892. En su mandato se destacó especialmente por traer a Colombia los servicios de teléfono y amplió el alumbrado público en Bogotá. Creó la Policía Nacional de Colombia. Se destacó su preocupación especial por las obras públicas.
El gran patricio Chocoano, don Carlos Holguín Mallarino, con su obsesión por contribuir a la paz u a la convivencia entre los colombianos, en época gravemente conturbada por las frecuentes guerras intestinas, propiciadas por los partidos políticos en formación, saturados de sentimientos egoístas con aspiraciones únicas de poder, fue él, el señor Holguín Mallarino el pilar definitivo en la expedición de la Ley 38 de 1880, en la cual se autorizó al Ejecutivo, crear y organizar la Policía de Bogotá. Sin embrago la carencia de medios económicos, dio al traste con tan importante disposición.
Por fortuna y gracias a la tesonera labor de don Rafael Núñez, entró en vigencia la nueva Constitución de la República en 1886, en cuyo artículo 167, se incluyó para el Gobierno nacional la obligación de organizar el cuerpo de Policía, servicio éste que estaba diseminado por los anteriores estados federativos, con legislaciones propias, adecuadas a las costumbres y a los modus vivendi regionales. Este nuevo mandato constitucional conformó los anhelos del Presidente Holguín, para lanzarse a la organización y mantenimiento de un cuerpo de Policía, con futuros alcances nacionales, en consecuencia el 23 de octubre de 1890 el doctor Carlos Holguín Mallarino, sanciona la Ley 23 para organizar un cuerpo de Policía en Bogotá, con posibilidad de ampliarlo a nivel nacional. Esta ley, contemplaba la contratación en el exterior de una o más personas competentes para la tarea. También autorizó al Gobierno a usar en el establecimiento, organización y sostenimiento de un cuerpo de Policía Nacional hasta $300.000; y a contratar a través del cuerpo diplomático un profesor  hábil, que se encargue de organizarlo y de educar hasta donde lo permiten las circunstancias y aptitudes respectivas a los particulares que se destinen a desempeñar las funciones de policiales.
Estas normas legales mencionadas abrieron definitivamente al presidente Holguín, el camino de sus viejas obsesiones. Después de analizar las numerosas propuestas entre instituciones policiales de varios países europeos, con sus ministros y funcionarios más allegados y conocedores de asuntos tan importantes, se decidió por la Policía francesa, cuya reestructuración brillante de cien años antes, la situaba a la cabeza de todas las demás.
Satisfechas por los canales diplomáticos todas las diligencias requeridas, merced a las actividades adelantadas, principalmente por el Ministro de Gobierno, don Antonio Roldán, se tuvo noticias que el Ministerio del Interior de Francia por intermedio de Monsieur Constans había seleccionado para cumplir la misión prevista en Colombia al Comisario de Primera Clase, don Juan María Marcelino Gilibert Laforgue.

Para escoger al Comisario Gilibert, el gobierno francés tuvo en cuenta sus sólidos conocimientos policiales, basados en estudios y experiencias, su recio carácter y personalidad bien definida, los años universitarios cursados  en la facultad de leyes y su dominio del idioma español. 


Comisario Juan María Marcelino Gilibert Laforgue
15 de diciembre de 1891-31 de agosto de 1892
Fundador  y  organizador de la Policía Nacional 
Comisario de Policía Juan María Marcelino Gilibert

Para conocer mejor a nuestro insigne personaje, traigamos a la memoria sus orígenes. Fue su padre don Juan Gilibert, nacido el 1º de junio de 1809 en Fustignac, ciudad asentada al sur de Francia, en el departamento de “El Alto Garona”, con habitantes en su mayoría dedicados a las faenas del campo, descollando el cultivo de extensos viñedos.
En esta pequeña ciudad, de profunda raigambres católicas, se mantuvo la cuna de sus seis hijos, concebidos con su esposa doña Guillermina Laforgue, quien había visto la luz primera el  31 de marzo de 1807. con el nombre de Luisa fue bautizada la hija mayor, nacida el 6 de junio de 1837, posteriormente contrajo nupcias con su primo paterno Marcelino Gilibert, no tuvieron descendencia. Juan María Marcelino, nuestro protagonista, segundo hijo, llegó al mundo el 24 de febrero de 1839.
El tercer  lo ocupó Juana el 13 de junio de 1841. Con su nacimiento el 16 de octubre de 1843, María Francisca, fue la cuarta . Como no hay quinto malo, José Celestino, alegró el hogar el 18 de septiembre de 1845. en el año de 1852, cerró el listado filial Luis Marcelino, quien largo tiempo después viajó a los Estados Unidos, consiguiendo trabajo en las plantaciones de algodón, cercanas a la ciudad de Nueva Orleans, donde se unió en matrimonio con una norteamericana, cuyo nombre desapareció en las paginas del olvido.
El 20 de noviembre de 1880, siendo ya comisario de Policía, Juan María Marcelino Gilibert Laforgue, recibió la bendición nupcial con la institutriz Paulina Duchein. Ella había nacido el 21 de marzo de 1852 en la ciudad de Pointis Inard, situada en las inmediaciones de Fusctignac. El único fruto del amor de esta unión sacramental estuvo personificado en Luis Juan Pablo Marcelino quien fue el padre del señor General  Luis Ernesto Gilibert Vargas, quien fue Director de la Policía del 13 de junio de 2000 al  13 agosto de 2002.

(En la fotografía aparecen Juan María Marcelino Gilibert Laforgue, su esposa Paulina Duchein y su hijo Luis Juan Pablo Marcelino.)


Juan María Marcelino Gilibert, adelantó los estudios de primaria en Fustignac y la secundaria en la ciudad de Tolosa, en cuyas aulas universitarias de la facultad de leyes, estuvo absorbiendo los conocimientos de los primeros años de derecho, a partir de 1852. aprovechando la cercanía con la añeja Iberia se interesó por la lengua española y en poco tiempo la dominó. Esta circunstancia, sumada a las demás capacidades y al bagaje de conocimientos y méritos se constituyó en una de las principales, entre las decisivas, para asignarle a nuestro comisario, la importante misión en la lejana Bogotá.
El propio Gilibert, interrumpió los estudios universitarios, que en sus ideales en un futuro, lo habrían podido diplomar como abogado, ante el llamado de la Patria, la cual para él primaba por encima de cualquier otra aspiración . Así, a los 26 años de edad, el 13 de agosto de 1865, inició su carrera militar en África, en el regimiento 34 de línea 13, para más tarde ingresar al tercer regimiento de tiradores argelinos, en la ciudad de Constantina. En escala ascendente recibió los siguientes grados militares: cabo el 19 de febrero de 1868,; sargento el 2 de enero de 1869 y sargento mayor el primero de julio de 1871. La campaña en África se revistió de felicitaciones y de merecidos elogios, por sus actuaciones de gran valentía y sobresaliente espíritu militar. La preocupación  por los subalternos lo impuso por varias veces adelantarse en el desierto del Sahara, desafiando sus traicioneros simunes, para recuperar soldados perdidos en las peligrosas dunas y para salvar a otros seriamente afectados por el cólera. En el año de 1870, las tonalidades de los clarines militares invadieron nuevamente a los aires de Francia por todo su entorno, llamando a sus hijos  a aprestarse para defender los derechos nacionales, conculcados por el agresor extranjero. La guerra Franco-prusiana había iniciado y el sargento Gilibert estuvo entre los primeros en asumir posiciones de defensa, con sus soldados en las líneas de combate. 
Gilibert, sufrió su primera herida y fue hecho prisionero en la avanzada hacia la ciudad alemana fronteriza de Reichshoffen , tras un duro enfrentamiento. Merced a su malicia, a su experiencia, a sus argucias y a la firme convicción de sus principios, una vez recuperado de sus dolencias, logró escapar de sus captores, para volver nuevamente a las filas de su ejército y continuar el combatiendo hasta el final del conflicto. Por segunda y tercera vez brindó su sangre a Francia, en las batallas de Sedán, el primero de septiembre de 1870 y el  4 de diciembre del mismo año, en la batalla de Orleans.
El valor, arrojo, el comportamiento militar, la conducción y el trato de los soldados a él encomendados, el éxito en las misiones difíciles y de gran peligro, la oportuna aplicación de su experiencia y de sus conocimientos tácticos, le merecieron que en su guerrera se agregaran “La Medalla Colonial”, la de “Honor de Caballero” y la “Medalla Militar. Años más tarde y en la ciudad de Bogotá, el primero de agosto de 1901, el gobierno francés, por intermedio de su embajador, le ratificó el reconocimiento de sus meritos con “La Cruz de la Legión de Honor”.

Licenciado de los tráfagos de la milicia, buscó refugio y descanso de los agotadores trajines de las armas, en la paz y tranquilo amor de su hogar y de su querido terruño, ambos tan añorados por su mente, en las ausencias prolongadas, por entregarse totalmente al servicio y a la defensa de su idolatrada Francia.
La dedicación de Juan María Marcelino Gilibert a atender las obligaciones de su círculo familiar y de su ciudad natal, se desvaneció con el tiempo ante el nuevo llamado de la Patria, que, conocedora de sus capacidades, lo requería para el servicio policial en otras comunidades, necesitadas de sus conocimientos.
Fue así como, envuelto en su prestigio y pertrechado del deseo invencible de dar de sí mismo todo lo posible para mejorar los ambientes, reinantes en las diferentes capas sociales, infectadas muchas de ellas del descontento, de malestares, de malos manejos y alimentadas por doctrinas foráneas de rebeldía y desorden, aceptó sin pensarlo dos veces, asumir el cargo de Comisario Especial de Quinta Clase, en la Policía de su País.
Mencionare, solamente alguna de las principales ciudades, que se disputaron y beneficiaron de sus admirables capacidades de rector de los servicios integrales de Policía, dejando siempre sembrados para muchos años, los recuerdos de sus actuaciones, excelentemente productivas.
En el año de 1878, Brioude y Torre del Pino alternaron su presencia; Mende lo tuvo en 1879; Isoure en1880; en 1881, por dos ocasiones lo albergó Flers, Castres lo disfrutó en 1889 y ya ostentaba los distintivos de Comisario Jefe de Primera Categoría. El máximo grado de la policía francesa de la época, el de comisario excepcional, le fue conferido por el gobierno de su patria, estando ya en Bogotá, al parecer en 1906, al cumplir quince años de permanencia continua en Colombia.
La actividad, entusiasmo y capacidad de Juan María Marcelino Gilibert contribuyeron para que el presidente Carlos Holguín Mallarino, con su ministro de Gobierno, Antonio Roldán, diera vía libre al Decreto 1000 del 5 de noviembre de 1891, el cual estableció los fundamentos básicos de la organización con sus respectivas funciones.
Iniciado el funcionamiento de la Policía Nacional, fijada la planta de personal y asignaciones, Gilibert procedió a escoger sus colaboradores; nombró a don Pedro María Corena como subdirector; a don Antonio M. Osorio como secretario y don Pablo Martínez como oficial mayor. Organizó los servicios der vigilancia en turnos de tres (3) horas rotativamente, para prestar el servicio de disponibilidad y gozar de una corta franquicia. Dividió la ciudad en circunscripciones con sedes en los siguientes lugares: primera, en el antiguo local de la plaza de mercado; segunda en San Francisco; tercera en el Dorado (Calle 24); cuarta en la calle 14; quinta en la calle 4; sexta en el barrio Chapinero y la central en las instalaciones de la Dirección General. En este periodo el Coronel Pedro M. Corena, desarrolló una importante e inteligente labor.
En 1892, se expidió la Ley 24 sobre refugiados de guerra y Policía de Fronteras con importantes disposiciones sobre la materia. En el mismo año fue creada la inspección de permanencia y se dio a la Policía funciones judiciales por Decreto 1547 del 4 de mayo.
El 1º de julio de 1892, Gilibert rinde el primer informe de actividades al Ministro de Gobierno, en el cual propone un sistema de ascensos, de instrucción y sugiere  que el servicio de Policía se extienda a las ciudades más importantes y que los gastos sean aportados pro parte del Gobierno nacional y de otra, por el departamento o municipio.


El día 1 de septiembre de 1892, al cumplirse el contrato de un año que había firmado con el gobierno de Colombia, Gilibert entregó la Dirección de la Policía a don José Segundo Peña, quien permaneció por el breve tiempo de 14 días y en el mes de noviembre del mismo año le entregó el cargo al doctor Ignacio Bácelar Caicedo,

José Segundo Peña
Director de la Policía Nacional
01 al 14 de  noviembre  de 1892






Ignacio Bácelar Caicedo
Director de la Policía Nacional
15 de Septiembre de 1892-14 enero de 1893





Para la época era Presidente de la Rep{ublica Miguel Antonio Caro Tovar (Bogotá, República de la Nueva Granada, 10 de noviembre de 1843 - Bogotá, República de Colombia, 5 de agosto de 1909). Humanista, periodista, escritor, filólogo y político colombiano. Político y escritor colombiano. Fundó y fue director del diario El Tradicionalista. Dirigió la Academia colombiana de la Lengua. Participó en la redacción de la Constitución de 1886 y ejerció como diputado y presidente del consejo de Estado y como vicepresidente (1892) y presidente de la República (1894). Tras abandonar la política, se dedicó a la literatura: es autor de una Gramática de la lengua latina (en colaboración con Rufino José Cuervo, 1867), de ensayos (Tratado sobre el participio, 1870), de traducciones (Horacio, Tibulo, Catulo, Virgilio) y de poesías.

Miguel Antonio Caro Tovar
Presidente de la República
7 de agosto 1892-7 agosto 1898

Pero no todo fue glorias y satisfacciones en la Policía Nacional, bajo la dirección de Ignacio Bacelar, ocurrido el episodio que se consideró la primera asonada que sufrió la Institución La delicada situación de orden público debido a que en el mes de diciembre de 1892, circuló una publicación en el periódico Colombia Cristiana que ofendía el honor de los artesanos de la capital de la República, lo que produjo entre el 15 y el 17 de enero de 1893 un malestar que dio lugar a disturbios y revueltas en los que hubo numerosos heridos y más de 50 muertos. La Policía fue uno de los blancos de la turba: escuchó repetidos abajos, cuatro de las seis comisarías cayeron en poder de los amotinados, el cuartel general resistió el asalto de la multitud debido a las descargas de fuego disparadas desde los balcones, un agente resultó muerto y otros heridos, y el ejército tuvo que hacerse cargo del restablecimiento del orden. La inusitada furia popular expresaba el rechazo a que los Policías controlaran las horas de expendio de chicha, a que disolvieran los corrillos callejeros y a que obligaran a los peatones a caminar por la acera derecha. Era también resultado del cobro de multas, del rechazo a la recolección de "chinos" de la calle para llevarlos a trabajar (marcados con tinta roja) a las haciendas cafeteras, y de los enemigos de la regeneración que veían en la Policía un nuevo instrumento de represión política. Situación que condujo a que se pensara en un nuevo director de la Policía.
Dicha fecha marcó un hito para la Institución naciente, ya que conocieron la lealtad, valentía y disciplina de los hombres formados por el Comisario Gilibert, situación que condujo al Gobierno Nacional, ante la necesidad de tener un director con experiencia para que rigiera los destinos de la Policía, nombra nuevamente a Marcelino Gilibert como Director de la Policía.
Este de inmediato inicia la reorganización del servicio de Policía Montada y crea la Subdivisión de Caballería, de acuerdo a lo estipulado por el Decreto 450 del 31 de enero de 1893.
Para custodiar y vigilar los alrededores de Bogotá, Gilibert destinó 50 jinetes de la Policía, elegantemente uniformados de negro, con guantes y correajes blancos, con sus respectivos caballos bellamente enjaezados, al mando del Comisario de Primera Clase, don Mariano Patiño.
En abril de 1894, Gilibert y la División de Seguridad lograron desmantelar una conspiración de artesanos para apresar al vicepresidente Miguel Antonio Caro y sus ministros por medio de "secciones" guerrilleras que obrarían a un mismo tiempo; éxito policial que se debió a informaciones recolectadas en las chicherías y a que pudieron infiltrar al movimiento artesanal comprando por 200 pesos a uno de los complotados. En enero de 1895 la Policía frustró una nueva conjuración en Bogotá, lo que no evitó el estallido de la guerra civil, debido a que a la misma hora de la ejecución del complot se habían acordado levantamientos liberales de respaldo en varios departamentos del país.
Desde su dirección propuso la Ley sobre refugiados de guerra y Policía de Fronteras y creó en 1895 la Sección de Bomberos, mediante Decreto del 14 de mayo de 1995, dependiente de la División Central, al mando del Comisario Alejandro Lince.

Comisario  Juan María Marcelino Gilibert Laforgue
Segunda Dirección 15 de  enero de 1893- 19 de junio de 1898

La renuncia de Gilibert
Desde 1895 la obra de Gilibert se derrumbaba estrepitosamente, pero ni aun así su fe en la causa policial cede un ápice; durante los últimos cinco años del siglo XIX estallan dos de las guerras más sangrientas de nuestra historia, se ello fuera posible. Apenas empieza a sentirse el hedor de la pólvora en enero de 1895, el presidente Miguen Antonio Caro reorganiza de nuevo militarmente, la Policía Nacional y la adscribe al Ministerio de Guerra, con el beneplácito de los enemigos del proyecto francés: “el resultado de tan necesaria medida no se ha hecho esperar, y todos en la capital habían visto el rudo eficaz servicio que prestara la Policía durante la guerra… y la mejora continua que se observa en sus filas … por eso el actual jefe de la seguridad trabaja por obtener un acto legislativo que haga inembargable la ración de los policías, para cortar aquello de los “infames” y ciertas comadrerías y apaciguamiento que pervierten  a los gendarmes…” decía un periódico capitalino.
El decreto que adscribía a la Policía al Ejército cesó después de levantado el estado de sitio, pero fue restaurado luego por le presidente Manuel Antonio Sanclemente el 24 de octubre de 1899. 

General. Arístides Fernández
Director de la Policía Nacional
18 de agosto de 1898-27 de octubre de 1898 


Tras la renuncia de Juan María Marcelino Gilibert, recibió por encargo el Doctor Ignacio A. Rodríguez el cual duro en el cargo durante un mes y veintisiete días entregándole posteriormente al General. Arístides Fernández quien igual al anterior fue encargado de la Dirección de la Policía por breve tiempo.


Doctor Ciprino Cárdenas
Director de la Policía Nacional
28 de octubre de 1898-27 de noviembre de 1898







Cuando se desempeñaba como subdirector de la Institución, el Gobierno Nacional nombró al Doctor Ciprino Cárdenas como encarga de la Dirección de la Policía, por un termino de 26 días, mientras se nombra a un director en propiedad.
General. Roberto Urdaneta Gómez
Director de la Policía Nacional
25 de noviembre de 1898-8 de enero de 1899 
La inestabilidad política y los cambios de gobierno generaron continuos nombramientos de directores de la Policía, creando incertidumbre institucional que incidió en su animo y rendimiento y a su vez, incremento la carga de trabajo. Este nuevo director el señor General Roberto Urdaneta Gómez, quien a pesar de ser un militar, únicamente permaneció en el cargo un mes y trece días.
Una importante reestructuración se llevó a cabo bajo su dirección del doctor Juan Clodomiro Ramírez, por Decreto 230 de mayo 8 de 1899, se organizan en la Policía los siguientes servicios: espectáculos públicos, oficinas, camisones, vigilancia, investigación de delitos, persecución y captura de delincuentes. Igualmente, se estructuró ocho divisiones de vigilancia y una central, dos secciones, una de investigación y otra de bomberos, dependientes de la Dirección General.
Estableció los servicios médicos y de botica y aumento el número de personal de agentes a mil treinta para la vigilancia de la capital.

Doctor. Juan Clodomiro Ramírez
Director de la Policía Nacional
09 de enero de 1899-01 octubre de 1899 
La Guerra Civil – 1898 -1902
Era el año 1898; Don Manuel A. Sanclemente, ya muy anciano y regia los destinos de este país, cuando tuvo lugar la más sangrienta y dolorosa guerra civil, que sembró de lagrimas todo el territorio patrio. Hablamos de la celebre “Guerra de los Mil Días” que nos han contado los abuelos en tantas ocasiones.
Esta guerra se inicio en el Departamento de Santander, el 18 de octubre de 1899; se fue propagando por todo el país y termino en 1º de junio de 1903. al finalizar la guerra ejercía la presidencia el doctor José Manuel Marroquín quien como vicepresidente remplazó a Sanclemente el 31 de julio de 1900, y terminó su gobierno el 7 de agosto de 1904.
Por esta época se implantó en la Policía un primitivo método de castigo llamado de “Los palos”, consistía en martirizar a los Agentes por las falta cometidas, aplicando un número de palos equivalente a la gravedad de la falta. Se llegaba a veces hasta los 500, afortunadamente este sistema duro muy poco y desapareció del reglamento.

Don Manuel A. Sanclemente                    Doctor José Manuel Marroquín 
             
General. Arístides Fernández
Director de la Policía Nacional Por segunda vez
20 de diciembre de 1899-29 de marzo de 1901
Se desempeña por segunda vez como Director de la Policía el General. Arístides Fernández, en circunstancias verdaderamente críticas por razone de la guerra que vivía el país. La Policía se vio obligada a cumplir operaciones de guerra sin desatender sus obligaciones propias. El presidente Marroquín, considerando que la Policía, además de sus propios servicios ordinarios, debía atender las operaciones tipo militar, decretó que a partir del 1 de enero de 1900 y mientras subsistiera la causa que lo motivó, el personal de la Policía disfrutaría de un 25% de sobresueldo, medida que compensaba en algo la sobrecarga de trabajo y responsabilidades que venía asumiendo. 

El 30 de marzo de 1901 se encargo de la dirección al Doctor Lisandro Leyva Mazuera, quien permaneció hasta el 14 de abril de 1901.
Doctor, Lisandro Leiva Mazuera
Director de la Policía Nacional
30 de marzo de 1901-14 de abril de 1901

Posteriormente es remplazado por el señor General Pedro Santiago Sicard Briseño, quien nació en Lérida (Tolima), el 25 de julio de 1864, sus padres fueron Ernesto M. Sicard y doña Concepción Briseño; de sus dos matrimonios le quedaron ocho hijos y dentro de su círculo social era conocido como el  “Chato Sicard”.
Realizó estudio de literatura y comercio en el Colegio Carrasquilla de Ibagué. Recibió diplomado de la Escuela Superior de Guerra como Oficial de Estado Mayor. Estuvo destinado como primer jefe del Batallón Bárbula el 20 de septiembre de 1899; luego se desempeño como ayudante del comandante del Ejército en Norte de Santander  para la misma época pasa a ocupar el cargo de jefe militar de la Plaza de Bogotá. Hablaba perfectamente el idioma francés y se destacó como militar de campañas de orden público en el departamento del Tolima y Costa Atlántica. Fue nombrado como director de  la Policía el 03 de octubre de 1901, mediante Decreto 1149 del 26 del mes de septiembre del mismo año.

General . Pedro Santiago Sicard Briseño
Director de la Policía Nacional
3 de octubre de 1901-7 de noviembre de 1902
Durante su dirección incrementó el personal de agentes que formaban la Sección de Seguridad; expidió disposiciones sobre Policía Rural, en la que se regulaba el uso y explotación de tierras baldías, vaquería, pastoreo de ganado, uso de bosques y aguas, caza, pesca y quemas.
Obtuvo una magnifica asignación presupuesta para la Policía Nacional, pese a las condiciones de guerra que debilitaban la economía de la nación.
Con el Decreto 1380 del 16 de septiembre de 1902, se organizó por separado un nuevo cuerpo de Policía destinado a la vigilancia de la ciudad y el servicio de guardia de honor presidencial, denominado Guardia Civil de Bogotá. Constaba de ocho (8) divisiones de vigilancia y dos (2) secciones, la judicial y la de investigaciones, con un personal  total de treinta y cinco (35) civiles, cincuenta y dos (52) comisarios y mil ciento veintidós (1122) agentes de varias clases.
La Policía Nacional asumió los demás servicios con un reducido numero de quinientos (500) hombres, dividido en cuatro secciones.
Transcurrido quince días, el Decreto 1475 del 1 de octubre de 1902 divide la Policía Nacional en dos cuerpos: Guardia Civil, cuyo director era el doctor Ignacio A. Rodríguez; y la Guardia Nacional, anexo a la Policía Nacional, con 500 hombres organizados militarmente.
La Guardia de honor era dirigida por el inspector general, este mismo Decreto reglamentaba que la Guardia Civil de Bogotá fuera diferente a la antigua Policía Nacional, además autorizaba a la Dirección General y a los inspectores de permanencia para aplicar penas correctivas hasta por 90 días inconmutables, a los particulares que ultrajaran a los agentes o empleados por el hecho de cumplir su deber..
Terminada la guerra, la Guardia Civil fue suprimida con estas palabras “ Por haber terminado la guerra puede suprimirse la Guardia Nacional que hace parte del Cuerpo de Policía y que presta servicios militares únicamente, en cuya supresión se obtendrá notable economía para el tesoro publico” 
El general Santiago Sicard renunció a la dirección de la Policía para desempeñarse como jefe de operaciones del Ejército de la provincia de Sumapaz y Batallón Pichincha. Falleció el 29 de enero de 1929 en Bogotá.


Comisario Manuel A. Maldonado
Director de la Policía Nacional
08 de noviembre de 1902-22 de julio de 1903
Por primera vez desde la creación de la Policía en 1891, un comisario asume el cargo de director, cuando se encontraba como Inspector General del Cuerpo, nada más justo para un personaje de excepcionales calidades que había surgido a la vida policial con el nacimiento mismo de la Institución, escalando con tenacidad, inteligencia y trabajo los peldaños institucionales.
Su nombramiento fue en calidad de designado. La guerra civil había terminado y se imponía la restructuración de las instituciones. Se organizó el Cuerpo de Policía Nacional para prestar servicio en las oficinas del poder judicial de Bogotá, en los ferrocarriles, en la plaza de mercado, en el matadero público y otros semejantes. Aparece por primera vez la Policía de Ferrocarriles.
Para consolidad la paz se prohibían las reuniones con más de 2 personas, reuniones que sólo podrían  realizarse con la aprobación y licencia previa de la Policía Nacional en la capital de la república y en las demás secciones de éstas, de la primera autoridad política del lugar. Se produjo un aumento de sueldos para la Policía del 50%, mediante Decreto 575 del 16 de mayo de 1903.

Doctor. Gregorio Beltrán Rodríguez
Director de la Policía Nacional
23 de julio de 1903-08 noviembre de 1903 
Doctor Gregorio Beltrán Rodríguez, nació en Junín en 1853, durante su breve periodo como director, pasada la guerra de los mil días, se continuo la reorganización de la Institución, que había sido desmantelada para ir a los campos de batalla.
En el mes de noviembre el orden público no anduvo muy bien en la República, con el agravante de que el 3 de noviembre de 1903, Panamá se separó de Colombia, circunstancia que obligó a que por Decreto 999 del 8 de noviembre de ese año la Policía dependiera nuevamente del jefe civil y militar de Bogotá.
La administración del presidente Marroquín, como se ha visto, no fue muy coherente en asuntos de Policía y la Institución estuvo varios meses amenazada en su estabilidad por la proliferación de disposiciones contradictorias.
General. Salomón Correal Durán
Director de la Policía Nacional
9 de noviembre de 1903-1 de septiembre de 1904



General Salomón Correal Durán, natural de Guayabal de Síquima (Cundinamarca) fue Director de la Policía en dos oportunidades, hijo de Pedro y María del Espíritu, se casó con doña Paulina Torres, de cuya unión tuvieron siete hijos, Francisco, Alejandro, José Pedro Antonio, María del Socorro, Alicia Paulina, Emma, María Anatilde y Salomón, su deceso se produjo el 3 de noviembre de 1935. ascendió del grado de General de Brigada a General de División por disposición del entonces ministro de Guerra José Vicente Concha.
Encontró el cuerpo de Policía en un estado de decadencia, trabajó con constancia para que la Institución recobrara no sólo su sabia organización, sino también su primigenia disciplina y moralidad. Dirigió la Policía entre los gobiernos de los presidentes José Manuel Marroquín Ricaurte y Rafael Reyes Prieto.
Una de las primeras gestiones del entonces presidente José Vicente Concha era nombrar un director general en propiedad, para lo cual escogió al General Salomón Correa Durán, quien estaba vinculado a la Institución desde tiempo atrás.
Por su gestión se reglamento el servicio de ambulancia de la Policía, con extensión a barrios cercanos al centro de la ciudad para el traslado de enfermos, como también para barrios lejanos como San Cristóbal, Chapinero y Puente Aranda.
El periodo a que se viene haciendo referencia se vio interrumpido por el régimen que, bajo la dirección del General Rafael Reyes, comprometió la normalidad democrática. Tal lapso está comprendido entre el año de 1904 y 1909
Gobierno de Rafael Reyes.
Bajo el gobierno de Reyes se registraron pocas actuaciones de tipo policial. Sin embargo, pueden anotarse las siguientes , sin  influencia benéfica en su porvenir:
General  Rafel Reyes
Por decreto 890 del 29 de octubre de 1904 se reestructuró el Cuerpo de bomberos de Bogotá, el cual prácticamente permaneció inactivo hasta 1916, cuando reinició sus importantes labores.
De nuevo, con base en el decreto 743 del 2 de septiembre de 1904, se subordinó la Policía Nacional al Ministerio de Guerra.
Con la curiosa denominación de decreto de “Alta Policía” número 948   del 27 de noviembre de 1904, se dictaron normas para prevenir las perturbaciones del orden público, restringiendo, mediante actividades de severas penas, muchas actividades de los ciudadanos y libertades individuales.
La Asamblea Nacional facultó al Ejecutivo para crear una sección dependiente de la Dirección General de la Policía Nacional, que se ocupara de la investigación de los delitos de falsificación de moneda y trafico de esmeraldas. Así mismo dispuso la creación de una comisión de abogados que procediera a la elaboración de un Código Nacional de Policía, labor que no se cumplió hasta el año de 1970, mediante el decreto 1355 del mismo año.
En cumplimiento de la Ley 43 se creó una Comisaria de Policía Judicial, subordinada a la Dirección General de la Policía Nacional y con la misión de investigar las delitos señalados en la respectiva disposición.
Mediante decreto legislativo número 35 del 22 de junio de 1906 se dispuso la creación de un Cuerpo de Policía que se llamaría Gendarmería Nacional, integrada por los policías y los gendarmes que existieron en los departamentos de la república. Este organismo  estaría dirigido por  un comandante general, bajo cuyas órdenes quedaba también la Policía Nacional residente en la capital.

Doctor. Juan Clodomiro Ramírez
Director de la Policía Nacional Por segunda vez
2 de septiembre de 1904- 4 de agosto de 1905 

En 1904, siendo presidente de la republica el General Rafael Reyes, es nombrado nuevamente como Director de la Policía Juan C. Ramírez.
El 3 de septiembre de 1904, una vez más la Policía Nacional fue adscrita al Ministerio de Guerra (Decreto 743), situación que se mantuvo hasta el mes de junio de 1906.
Mediante Decreto 890 de octubre conformó las secciones de Justicia, Instrucción Criminal, Citaciones, Capturas, Bomberos, y Obras Publicas.
Con la curiosa denominación de  decreto de “Alta Policía”, por Decreto 948 del 24 de noviembre de 1904, se dictan normas para prevenir las perturbaciones del orden publico. La Asamblea Nacional faculta al ejecutivo para crear una sección dependiente de la Dirección General de la Policía Nacional que se ocupara de la investigación de los delitos de falsificación de moneda y trafico de esmeraldas.
Con el Decreto 464 de 1905 se crea la Comisaria de Policía Judicial y se le da a la Policía la misión de instruir sumarios.

Comisario Manuel A. Maldonado
Director de la Policía Nacional
08 de noviembre de 1902-22 de julio de 1903
Por segunda vez se nombra al Comisario Manuel A. Maldonado en encargado de la Dirección de la Policía Nacional; éste distinguido funcionario que como comisario de carrera desempeño diversos cargos directivos dentro de la Institución; gracias a su experiencia policial y a su excelente trabajo la Policía mantenía el espíritu y la filosofía con la cual se creó.

Creación de la Gendarmería Nacional

Mediante Decreto legislativo 35 del 22 de junio de 1906  se dispuso la creación de un cuerpo de Policía que se llamaría Gendarmería Nacional, integrado por Policías y gendarmes que existieron en los departamentos de la República. Como comandante general de la Gendarmería Nacional se nombró al general Pedro A. Pedraza, nacido en Bogotá en el año 1864 desempeño varios cargos en el Ejército Nacional, además fue subdirector de la Policía Nacional. Estudio la organización de los cuerpos de gendarmería de distintos países con el fin de aplicarla en Colombia.
 Este adefesio jurídico es una demostración palmaria del tratamiento irregular, anticientífico  y antitécnico que, en no pocas veces, se le ha dado al Cuerpo-institucional. Afortunadamente la vigencia de este despropósito fue efímera. Quizás por el prestigio insoslayable del profesional francés que tanto lustres diera a la Policía. A tiempo que nombraba para comandante general de la Gendarmería Nacional al general Pedro A. Pedraza, se elegía nuevamente como Director de la Policía Nacional a Juan María Marcelino Gilibert.
General. Pedro A. Pedraza
Director de la Gendarmería Nacional
10 de febrero de 1906-5 de mayo de 1906
El general Pedro A. Pedraza nació en Bogotá en el año 1864 desempeño varios cargos en el Ejército Nacional, además fue subdirector de la Policía Nacional. Estudio la organización de los cuerpos de gendarmería de distintos países con el fin de aplicarla en Colombia. Posteriormente fue designado como Comandante General de la Gendarmería Nacional. Mediante Decreto legislativo 35 del 22 de junio de 1906 se dispuso la creación de un cuerpo de Policía que se llamaría Gendarmería Nacional, integrado por Policías y gendarmes que existieron en los departamentos de la República. Este organismo estaría dirigido por un comandante general, el General Pedro A. Pedraza, bajo cuyas órdenes quedaba también la Policía Nacional residente en la capital. 
Comisario Juan María Marcelino Gilibert Laforgue
Tercer mandato como Director de la Policía Nacional
6 de mayo de 1906-6 de agosto de 1909
El 16 de junio de 1906, por Decreto 711, la Policía Nacional pasó a forma parte de un organismo denominado Gendarmería Nacional, continuando bajo la dependencia del Ministerio de Gobierno. Se establecieron las ocho (8) divisiones y dos (2) secciones, se aumentó el personal de la División Central y se señaló  un total de 804 agentes para la vigilancia de Bogotá.
Por el mismo decreto se organizó la Comisaria de Policía Judicial y la Sección de justicia y se señalaron los delitos cuyo conocimiento correspondía a la Policía.
El 25 de junio de 1906 (Decreto 746), fue suprimida la Sección de Bomberos y por medio de la Ley 43 y del Decreto 604 de 1907 fueron establecidos los procedimientos de Policía y su jurisdicción.
El general Jorge Holguín Mallarino, designado a la presidencia, expidió el Decreto 591 del 17 de junio de 1909, por el cual disolvió la Gendarmería.
General  Jorge Holguín Mallarino 
El General Jorge Holguín Mallarino fue ministro de Guerra en las administraciones de los presidentes Manuel Antonio Sanclemente y Rafael Reyes. Cuando ocurrieron los hechos del Trecemarcismo en el año 1909, que culminó con la renuncia del presidente Rafael Reyes, el General Jorge Holguín ejerció el poder ejecutivo en calidad de designado, desde el 9 de junio de 1909 hasta el 4 de agosto del mismo año. (Hermano de Carlos Holguín Mallarino) .
En el curso de 1908 quedó la Policía subordinada nuevamente al Ministerio de Guerra y por Decreto 635 de 1909 pasó a depender de este organismo.

Juan  María Marcelino Gilibert se retira, en 1910, de las actividades policiales, colmado de honores justos y con satisfacción de haber cumplido a conciencia, la misión encomendada., después de un arduo trabajo y esfuerzo constante, que eran innatos en él, y frisando los 71 años de edad.
En la vida de Gilibert, se contabilizaron 38 años, 4 meses y 9 días como funcionario público, de los cuales correspondieron 9 años, un mes y 18 días en el Ejército francés y 18 años, 9 meses y 22 días en la policía colombiana, solamente interrumpidos por el lapso de la Guerra de los Mil días, en la transición del siglo, en que por su calidad de extranjero, se comportó simplemente como asesor eventual ad honorem.

General José Rafael Ramón  Gonzales Valencia
4 de agosto de 1909-7 de agosto de 1910.
Aunque el sucesor legítimo de Reyes era el vicepresidente Ramón González Valencia, cuando dimitió el 14 de junio de 1909 entregó el poder al general Jorge Holguín, designado a la presidencia, quien mediante Decreto 591 del 17 de junio de 1909 disolvió la gendarmería
Empero, el general Ramón González  Valencia, elegido por el Congreso para terminar el periodo de Reyes, determinó que la Policía recobrara su organización civil, desvinculándola de la Gendarmería Nacional, la cual, por Ley 11 de 1910, se adscribió clara y definitivamente al Ministerio de Guerra.
Para esta fecha, y del 7 de agosto de 1909 al 4 de diciembre de 1910, fue Director de la Policía Nacional Heriberto Álvarez.
Doctor Heriberto Álvarez
Director de la Policía Nacional
7 de agosto de 1909-4 diciembre de 1910
El 6 de septiembre de 1910, la Policía Nacional volvió al Ministerio de Gobierno, según Decreto 1064 de se mismo año.
En esta época se redujo el personal de la Institución en 800 hombres por medio de la Ley 82 de 1910 y se creó el primer servicio de la Policía Nacional para fuera de Bogotá (Sección Muzo) de acuerdo al Decreto 1166 de 1910.
La Ley 11 de 1910, determinó que la Policía recobrara su organización civil desvinculándose definitivamente de la Gendarmería Nacional, que paso definitivamente al Ministerio de Guerra.
La Ley 85 de 1910 facultó al gobierno del presidente Carlos E. Restrepo para reorganizar la Policía y señalar el personal y asignaciones. De otra parte dispuso que el Ejército y Policía se abstendría del ejercicio del sufragio.
Coronel. Martin Antia M.
Director de la Policía Nacional
5 de noviembre de 1910-15 enero de 1911
El Coronel Martin Antía M., nació en Cartago (Valle) el 13 de noviembre de 1868. realizó sus estudios en el cauca. Ingreso a la Escuela Militar y posteriormente hizo curso de Estado mayor en la escuela Superior de Guerra. En 1985 fue voluntario en el Batallón de Reserva del Quindío, donde comenzó su carrera militar en firme.
Fue nombrado en forma transitoria como director de la Policía, mientras permanecía en uso de licencia el titular, Doctor Heriberto Álvarez. Para ese entonces el Coronel del Ejercito Martin Antia era el subdirector de la Policía y la Institución dependía del Ministerio de Gobierno.
Fundó la Escuela de Presentación y Selección del Personal de la Policía Nacional (Ubicada en el Barrio Chapinero de Bogotá); además estableció un directorio telefónico para el personal de vigilancia. Su retiro se produjo a solicitud propia.

Carlos Eugenio Restrepo
15 de julio de 1910- 6 de abril de 1914 
Carlos E. Restrepo fue elegido para el periodo de 1910 a 1914, sucediendo a González Valencia. Su gobierno se caracterizó por la restauración de la economía. Al comenzar su periodo el país tenía un déficit de más de 4 millones de pesos y al finalizar el año ya había superávit, esto gracias a la reducción sustancial de gastos y al aumento de los impuestos. Empezó a circular nuevamente el oro y la plata, y la economía en general mejoró considerablemente. Se crearon en este periodo las comisarías de Arauca, Caquetá, Guajira, Putumayo, San Andrés y Providencia, Vaupés, Vichada y Urabá. Empezaron las obras del palacio de Justicia y se construyó el edificio de la imprenta nacional en Bogotá. Como gran hombre de negocios, procuró sancionar leyes para proteger a las industrias. Volvió obligatorio el servicio militar, reconstruyó los ferrocarriles de Girardot y del pacifico y empezó la construcción del ferrocarril que conectaría a Pasto con Medellín. En 1911 debió enviar hombres a la frontera con Perú debido a la invasión de estos a territorios colombianos, donde si bien se dieron enfrentamientos, la definición de los limites se concretaría solo después de otra guerra, en 1932.
Pocos meses antes de finalizar su gobierno, el día 6 de abril de 1914, se firmó el tratado Urrutia-Thompson, donde Estados Unidos reconocía ante Colombia su intervención en Panamá al momento de su separación de Colombia, con una indemnización de 25 millones de dólares y el libre tránsito por el canal de buques de guerra mas no de buques comerciales, los cuales estaban sujetos a pago de aranceles como todos los demás países. Sin embargo la ratificación del tratado tardó hasta finales de 1921 y fue motivo de críticas contra el gobierno del entonces presidente Marco Fidel Suárez, quien habría de renunciar a causa de esto y de la crisis ese mismo año.
Mediante la Ley 85 de 1910 se faculto al gobierno de Carlo H. Restrepo para reorganizar la Policía Nacional y señalar el personal y asignaciones.
Fructífero resulto el gobierno del Doctor Restrepo, con la medida de hacer abstención del Ejercito y de la Policía al ejercicio del sufragio, con lo cual desapareció el elemento de abuso, parcialidad e intranquilidad.
Doctor. Gabriel González López
Director de la Policía Nacional
16 de enero de 1911-1 de julio de 1914

Gabriel González López nació en el municipio de El Agrado (Huila) en 19 de julio de 1875. Cursó bachillerato en el Colegio de San Bartolomé de Bogotá y se graduó en jurisprudencia en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Sus notables conocimientos de las disciplinas jurídicas le serían muy provechosas en su gestión como vigesimosexto director general de la Policía Nacional . En dos ocasiones ocupo este magno cargo, con su lema de “servir y no servir” entre los años de 1911 a 1914.
El 14 de enero de 1911 fue nombrado como Director General de la Policía, por presidente Carlos Eugenio Restrepo, quien desde un principio le brindo su irrestricto apoyo y le fijo los derroteros para la Institución; desempeño este cargo hasta el 25 de febrero de 1913, período que se vio interrumpido por una comisión de estudios sobre Policía a Estados Unidos. Mientras terminaba esta destinación estuvo en su remplazo al frente de la Policía el señor Guillermo González.

Las siguientes fueron, entre otras, las fecundas y cultas labores de este ilustre director:

Organizó la escuela de Preparación y selección de personal de la Policía Nacional (situada en el barrio Chapinero de Bogotá), mediante el decreto de la Dirección General No. 32 del 4 de marzo de 1912. su pensum comprendía: Instrucción Militar, Física, Reglamentos, Derecho Civil, Moral y Religión y ,a demás, la enseñanza de directorio de la ciudad de Bogotá.
Fundo, mediante el decreto de la Dirección General No. 39 del 14 de marzo de 1912, la Revista de la Policía Nacional para que sirviera de órgano de publicidad de la Institución ante el gobierno y el público.
Mediante el decreto No.338 del 13 de marzo de 1912 el gobierno constituyó una “Caja de Ahorros” con el fin de <Capitalizar a cada miembro del Cuerpo una suma de dinero de que podrá disponer íntegramente al retirarse definitivamente del servicio>.
Mediante decreto No.42 de la Dirección General el 25 de marzo del año ya citado, creó un “Auxilio mutuo” para casos en que falleciera un miembro de la Policía, siempre que no fuera por suicidio: antecedente mediato del que existe hoy, aunque con características diferentes.
Por decreto No. 444 del 15 de abril de 1912, se nombró a un abogado como defensor, para que atendiera los juicios en que se vieran implicados el personal del Cuerpo por actos del servicio. Los argumentos que le sirvieron para justificar esta petición, decían en su parte más importante:< la obligada intervención de los agentes de Policía en las frecuentes riñas que se presentan; la fuerza que tienen que emplear muchas veces para hacer obedecer y establecer el orden; los ataques de obra de que son víctimas y mil circunstancias más, inevitables en el ejercicio de las funciones que desempeñan, son origen de que sea envueltos en procesos criminales, y en ocasiones sindicados por heridas, mal tratamiento y abuso de autoridad, ya por la naturaleza de los hechos, ya por la acusaciones de los interesados…Escasos de recursos para pagar abogados, tranquilas sus conciencias por el cumplimiento del deber, ignorantes de las responsabilidades penales que suelden deducírseles, ocupados constantemente en el delicado servicio, los agentes no se preocupan mayor cosa por su defensa.>.
El primer abogado en ocupar el cargo de defensor de los agentes fue el jurista y parlamentario Adolfo León Gómez que, atacado por el mal de Hansen, murió en Agua de Dios.
Según decreto No. 705 del 10 de julio de 1912 se estableció el Reglamento de los Inspectores de Permanencia de la Policía Nacional. 
Mediante decreto No.101 del 14 de junio del mismo año, organizó la Oficina de Estadística, con el objeto de estudiar y publicar el movimiento del Cuerpo y de sus labores. Tan importante actividad estuvo mucho tiempo suspendida hasta su reaparición efectiva, y con órgano de divulgación propio, por el decenio de 1950.
Según decreto No.748 del 12 de agosto, se organizó la antigua Caja de Recompensas, especialmente para estimular el personal que hubiese pastado diez, quinces y veinte años de servicios consecutivos y también para aquellos que se distinguieran por acciones extraordinarias de valor y abnegación.
Organizó la primera Banda de músicos cuyo primer director fue José del Carmen Aguilera.
Creó una División de Policía con 220 hombres para custodiar las Cárceles de Bogotá, Pamplona y Tunja, servicios que posteriormente se ampliaron a Cartagena y Manizales.
Creó y puso en ejecución un “Directorio” con destino a personal de vigilancia, el cual contenía las direcciones más importantes para la albor policial.
Reorganizó  y actualizó el gabinete fotográfico y antropométrico siguiendo el método del francés Alfonso Bertillón. Esta oficina venía funcionando muy irregularmente desde 1909 a cargo del general Lubín Bonilla, con la asesoría de Darío Vargas.
Aumentó el personal a 2042 hombres y obtuvo un reajuste de sueldos que osciló entre los $300.oo mensuales para el director y $20.oo para el agente de menor jerarquía. Mediante decreto de la Dirección General No. 192 del 1 de octubre de 1913, actualizó la Policía de ferrocarriles e integró una sección de 25 agentes de 3ª clase para este servicio.
Llevó, según el decreto No.41 del 3 de enero de 1914, el servicio de la Policía de fronteras a las poblaciones de Arauca, Guajira, Cúcuta, Orocué, Tumaco e Ipiales.
A principio de 1913 estuvo separado durante seis meses del cargo, debido a una comsi9on oficial a los Estados Unidos. En su ausencia le reemplazó el coronel Guillermo González, subdirector del Cuerpo.
Al regresar González López, próximas las elecciones presidenciales para el periodo 1914-1918, dirigió al personal de la Policía un diciente mensaje que reviste actualidad y plena vigencia. Decía, en algunos párrafos:

<Alejado de la política, que anda tiene que ver con ella, el Cuerpo de Policía está en condiciones de llenar eficazmente las funciones que le corresponden. A pesar de que su personal es todavía escaso con relación a las necesidades que les toca atender, con una dirección inteligente como la que ahora tiene, puede, multiplicando esfuerzos, garantizar los derechos de todos los electores, habida la circunstancia favorable de que ninguno de sus miembros se ha de mezclar en la lucha, puesto que es su principal misión la de dar garantía efectiva a todos los ciudadanos, sin distinción alguna y velar por los intereses inmanentes de la sociedad y el orden público>.
El director Gabriel González, continuó con renovado empeño su obra restauradora del prestigio y desarrollo institucionales. A su iniciativa se debieron igualmente.
Una biblioteca que se inicio con cerca de 800 volúmenes para que los miembros del Cuerpo, en sus horas de descanso pueda instruirse. Con igual criterio cultural dispuso como obligatoria la clase de ingles.
Un museo criminal, en el cual ordeno reunir y clasificar toda clase de objetos o instrumentos usados en la comisión de crímenes conocidos con el fin de <fomentar la historia de la criminalidad, obtener y conservar datos, documentos y objetos referentes a ella, estimular el estudio de la criminología y facilitar medios prácticos para conocimiento y enseñanza a los empleados de la Policía>
Una Escuela de Detectives para la Policía Nacional, con el fin de instruir al personal sobre la investigación de los delitos.
Una Sección de Servicios Extraordinarios para prestar los servicios de :Ferrocarriles, conducción de presos, comisiones, etc.
La apoliticidad e imparcialidad de este hombre policía quedo plasmada en una circular expedida a fines de 1913, en la cual se decía entre otros aciertos, éstos que se transcriben: < La Dirección General de la Policía nacional cree conveniente hacer conocer, tanto del público como de los empleados, el criterio que la guía en el nombramiento y conservación de los empleados del Cuerpo, para evitar malignas interpretaciones>.
<No se tiene en cuenta absolutamente la calidad política de los empleados. Por eso existen en el Cuerpo hombres de todos los colores y matices políticos como es público y notorio, tanto en los nuevos como en los antiguos empleados>.
< No se admiten ni se conservan empleados politiqueros, los que hacen propaganda, los que a todo, le dan interpretación o sentido político, los que se valen del puesto que ocupan con fines políticos, porque éstos son incompatibles con la alta misión social de la Policía>.
De él se conoce la máxima:
La fuerza al servicio del derecho, el derecho al servicio de los hombres; los hombres al servicio de la Patria y la Patria entera a los pies de Dios
Coronel. Guillermo González
Director de la Policía Nacional (E:)
26 de febrero de 1913-8 septiembre 1913

Coronel Guillermo Gonález, excelente y laborioso trabajador que desempeño el cargo de subdirector durante la dirección del Doctor Gabriel González López, fue designado como director encargado durante la ausencia del Doctor Gabriel González quien viajo en comisión a los Estados Unidos. el Doctor Gabriel González López reasumió la dirección de la Institución el 9 de septiembre de 1913 hasta el 30 de junio de 1914.
Durante su permanencia en el cargo continuó con las políticas trazadas y en los desarrollos y cambios que se venían produciendo en la Institución por parte de Gabriel González.
Próximas las elecciones presidenciales para el periodo 1914-1918, dirigió al personal de la Policía un diciente mensaje que reviste actualidad y plena vigencia. Alguno de sus apartes decían lo siguiente:
fascimil del decreto por el cual se concede una licencia
y se hace un nombramiento

!Alejado d e la Política, que nada tiene que ver con él, el Cuerpo de Policía está en condiciones de llenar eficazmente todas las funciones que le corresponden. A pesar de que su personal es todavía escaso con relación a las necesidades que le toca atender, con una dirección inteligente y activa como la que ahora tiene, puede, multiplicando esfuerzos, garantizar los derechos de los electores, habida circunstancia favorable de que ningún  de sus miembros de ha de mezclar en la lucha...
Puesto que siendo su principal misión la de dar garantías efectivas a todos los ciudadanos, sin distinción alguna y velar por los intereses inminentes de la sociedad  y por el orden público, es claro que un empleado de la Policía será más imparcial, más sereno y podrá más fácilmente llenar su delicada misión en medio del ardor de la lucha electoral, mientras más alejado de ella se encuentre y mientras más desligado se halle de los intereses y de las pasiones banderizas que juegan apasionadamente en tales casos”.

Segundo periodo del Doctor Gabriel González López.
En la segunda etapa de la dirección del doctor Gabriel González López, éste continuó su labor con singular empeño para consolidar el prestigio y desarrollo institucional; a su inteligencia e iniciativa se debieron:
La inauguración de una Biblioteca que empezó con más de 800 volúmenes.
Implantó como obligatorio la clase de ingles.
Doctor Gabriel González López
Creó el museo criminal, mediante la recolección y clasificación de objetos e instrumentos empelados en la comisión de crímenes célebres.
Fundó la Escuela para Detectives de la Policía Nacional para la investigación de delitos (Decreto 3111 de 1914).
Estableció una sección de servicios extraordinarios destinada a prestar los servicios de ferrocarriles, conducción de presos, comisiones etc.
El celo por alejar a la policía de la intervenciones políticas, lo llevo a dar permanentes y claras instrucciones al personal de la Institución. Puede afirmarse que Gabriel González es el mejor ejemplo de preocupación por el adelanto intelectual de la Policía, reafirmando que el policía debe ser un hombre instruido y culto.
Fue tanta su entrega a la benemérita Institución que no se desvinculo completamente de ella, continuó prestando sus servicios como Secretario General, desde septiembre de 1935 hasta abril de 1938. falleció en Bogotá el 1 de marzo de 1947.
Como homenaje a su memoria y en reconocimiento a su portentosa obra, además de dársele el honroso título de “Director Excepcional”, se creó la escuela de Policía Gabriel González en la ciudad del Espinal-Tolima, mediante Resolución 01967 del 14 de junio de 1957.
Comisario Eduardo Cadavid Ángel
Director de la Policía Nacional
01 de julio de 1914-9 de agosto de 1914
Se retiro de la Dirección el 1 de julio de 1914, siendo remplazado por  Eduardo Cadavid. 
Eduardo Cadavid, se desempeñaba como Subdirector del cuerpo de Policía, cuando asumió por encargo y por breves días la Dirección de la Policía. Le correspondió asistir a la posesión del presidente de la República José Vicente Concha para el periodo 1914-1918, años en los cuales se produjo la Primera Guerra Mundial. Desde que ingreso a la Policía Nacional se desempeño como Comandante Jefe de la VII División, visitador fiscal, inspector general, con un tiempo total de servicio de 7 años,10 meses y 7 días.


José Vicente Concha Ferreira
7 de agosto de 1914-7 de agosto de 1918 



José Vicente Concha Ferreira (Bogotá, 1867 - Roma, 1929) fue un político y jurisconsulto colombiano. Miembro del Partido Conservador, fue Presidente de Colombia entre 1914 y 1918. Hijo de don José Vicente Concha Lobo, político y educador conservador, fundador del Colegio (Universidad) de Pío Nono, y de doña Adolfa Ferreira.
Abogado y diplomático, Representante a la Cámara en 1898 por Bogotá. Ministro de Guerra en 1901. Embajador en Estados Unidos en 1902. Se resistió a firmar un tratado con ese país, que ve como improcedente para Colombia y regresa a finales de dicho año como parlamentario. En 1910 se presenta como candidato a la presidencia de la república, pero es derrotado por el candidato de la Unión Republicana Carlos Eugenio Restrepo en la Asamblea Nacional. Con el apoyo del Partido Liberal, dirigido por Rafael Uribe Uribe, logra la presidencia de la república en 1914 - 1918, derrotando al candidato republicano, Nicolás Esguerra. Muere siendo embajador de Colombia en Italia.
General. Salomón Correal Durán
Director de la Policía Nacional por segunda vez
10 de agosto de 1914-17 agosto de 1918   

Nombrado director de la Policía por el presidente José Vicente Concha. En su periodo se reseñan los siguientes acontecimientos:
A partir de enero de 1915 la Gendarmería Nacional, que se encargaba de la custodia de los correos nacionales, pasó a depender del Ministerio de Gobierno como una sección más de la Policía Nacional. La Policía suprimió la Sección de Fronteras que pasó a órdenes del Ministerio de Guerra. El Decreto 1785 de octubre de 1915 ordenaba a los gobernadores de Boyacá, Santander y Tolima crear unos puestos de Policía Nacional en municipios y ciudades estratégicas.
Fue expedida la Ley 41 de noviembre 4 de 1915 en la que se fijaban los objetivos que debía cumplir la Institución como son la de conservar la tranquilidad pública en la capital de la República y e cualquier punto donde deba ejercer sus funciones, proteger a las personas y propiedades y prestar el auxilio que reclamen la ejecución de las leyes y las decisiones del poder judicial.
La policía también podrá emplearse en cualquier otro servicio público que reclame la intervención de la fuerza armada en calidad de resguardos de las rentas nacionales.
El articulo 4 de dicha ley determino que el cuerpo de Policía se distribuirá en tres grupos: Vigilancia y Seguridad, una Guardia Civil de Gendarmería, el último de Policía Judicial.
Señalaba igualmente que los miembros de la Policía, de la Gendarmería, del Cuerpo de Zapadores y otros armados al servicio del estado debían ser juzgados por las contravenciones y faltas a la disciplina de acuerdo con los reglamentos especiales que dictara el poder ejecutivo para cada uno de dichos cuerpos.
El articulo 15 determinaba.” De las causas que se sigan en contra del Director General de la Policía Nacional por responsabilidad o por delitos comunes, conocerá la Corte Suprema de Justicia”.
En otro articulo establecía que os sueldos o raciones de los gendarmes de primera y segunda clase y agentes de segunda y tercera clase, no podían ser embargados judicial ni administrativamente, ni asimilárseles a individuos de tropa.
Esta ley puede considerarse como un verdadero Estatuto Orgánico de la Policía Nacional y da prueba de la confianza que en ella había depositado la Nación, así como del prestigio y seriedad alcanzados 
El concepto de servicio y prevención indujo al ejecutivo a organizar la Policía Sanitaria en todos los puertos marítimos y ciudades principales, con la función primordial de impedir la llegada de individuos con enfermedades contagiosas, ya que la peste bubónica merodeaba por los litorales de las costas pacífica y Atlántica.
Siguiendo al evolución institucional, logró unificar el uso de las prendas del uniforme, como uniforme de gala y de diario.
Decreto de nombramiento al nuevo Director de la Policìa Nacional
PRIMERA MISION ESPAÑOLA. Por Decreto 1143 de julio 3 de 1916 se crearon dos puestos de oficiales  instructores pertenecientes a la  Guardia Civil para la Policía Nacional, que deberían ser contratados en España.Llega a si la Misión Española integrada por el Capitán José Osuna Pineda y el comandante José Agudo Pintado, para tratar de introducir en Colombia los reglamentos y practicas de la Policía Española y nuevos métodos de investigación criminal así como la identificación monodactilar
Con el Decreto 1870 del 31 de octubre de 1916, se autoriza la fundación de un hospital para la Policía, el cual se creó inicialmente como una oficina de auxilio médico en el mes de noviembre.
Antes de finalizar el año de 1916, el gobierno dictó el Decreto 170 de 15 de noviembre  para organizar dentro de la Policía Nacional la Sección Costa Atlántica, con la misión de vigilar los puertos marítimos. Igualmente para crear un piquete de caballería con el objetivo de vigilar los alrededores de la ciudad, al mando de un comisario de segunda clase con 130 subalternos.
Con el decreto 117 del 15 de junio de 1917 se reglamenta las condiciones físicas para ingresar al cuerpo  de bomberos, al igual que el uniforme, como era el traje de paradas, de cuartel y servicio. Murió a la edad de 72 años.
Terminado el periodo de gobierno de Concha, asumió en el año de 1918 la presidencia Marco Fidel Suarez, hombre sencillo, perseguido, honrado e ilustre colombiano que llevó al país a la consideración del mundo por su ejecutorias trascendentes, como la aviación militar y la comercial, esta ultima inaugurada por él antes que muchos países, y por sus virtudes de mandatario, literato y filólogo.
Teniendo en cuenta las bases que el gobierno de Concha había sentado en la Ley 41, el señor Suárez dicto  el decreto 1628, del 9 de octubre de 1918, que establecía una < reorganización > que no se realizó, pues dicha norma sólo hizo los nombramientos que correspondían a la distribución administrativa acordada en la ley 41 de 1915.
Por medio de la Ley 14 de 1919 se creó en Bogotá una escuela de Policía que reunía tanto el Instituto de preparación para Agentes, como la de Detectives, fundados en el gobierno de Carlos Eugenio Restrepo. Determinó, así mismo, que se reunieran en él otros cursos que comprendieran todos los grados del escalafón policial.
Al gobierno de Suárez se debe, entonces, la iniciativa tendiente a dotar a los integrantes de la Policía de <la necesaria instrucción literaria, científica, militar y jurídica, junto con la educación de los principios constitucionales>  (articulo 2º ).

Doctor Marco Fidel Suarez
7 de agosto de 1918-11 noviembre de 1921 
Breve biografia de Marco Fidel Suárez

Nace el 23 de abril de 1855 en Hato viejo (Actual Bello) Antioquia,.
Se presentó como candidato para la presidencia de la república en 1917 y al año siguiente fue elegido para suceder a José Vicente Concha, habiendo vencido en las urnas a Guillermo Valencia y a José María Lombana.
La economía se encontraba en mal estado como resultado de la guerra mundial que acababa de terminar. Suarez logró restaurar parte de la economía con la sanción del impuesto sobre la renta, que a su vez permitió la construcción de carreteras en la costa atlántica y en Santander. Con motivo de la celebración del centenario de la Batalla de Boyacá, hubo un levantamiento de artesanos liberales que protestaban, en un principio, por la compra de unos uniformes para las tropas que desfilarían el 7 de agosto. Solucionado el problema con los líderes de la protesta, el resto de artesanos aprovecharon la oportunidad para criticar la falta de atención del gobierno a sus necesidades. Los artesanos reunidos a las afueras del palacio de Nariño empezaron a atacar a los Policías y uno de ellos disparó contra la multitud, matando a varios de los protestantes. Este episodio fue importante para la renuncia de Suarez dos años después, pues fue el punto de partida de los liberales para hacer fuerte oposición al gobierno, llegando a no dar su apoyo en temas de carácter urgente. El 8 de agosto de 1919 Suarez creó mediante el decreto 1667 la Cruz de Boyacá, un honor otorgado a oficiales por su servicio a la patria, que en la actualidad se otorga por igual a civiles y militares sobresalientes.
Por otra parte, la aviación en Colombia comenzó el 5 de diciembre de 1919 con su reglamentación y la posterior creación en julio de 1920 de la segunda aerolínea del mundo y primera del continente llamada Scadta (Avianca en la actualidad). Suarez renunciaría debido a la crisis económica que afrontaba el país y a la ratificación del tratado Thompson-Urrutia, firmado en 1914, y que indemnizaba a Colombia por la perdida de Panamá. En ese momento, los liberales, que querían llegar al poder, se oponían a cualquier medida que pudiera dar más poder al partido conservador. Así, los 25 millones de dólares que garantizaba el tratado era lo mejor que le podía pasar a la economía colombiana y de paso a la clase dirigente, pues muy pocos funcionarios públicos recibían sueldo por su trabajo, Suarez renuncio el 9 de noviembre de 1921, haciéndose efectiva el 11 del mismo mes, y fue sustituido por Jorge Holguín, quien terminaría su mandato constitucional. Entre 1922 y 1923. En 1925 sería miembro de la comisión asesora de relaciones exteriores y aunque fue nombrado ministro de relaciones exteriores al año siguiente durante el gobierno de Miguel Abadía Méndez, Suarez no aceptó el cargo. Marco Fidel Suarez muere el 3 de abril de 1927 en Bogotá.

General Roberto Urdaneta Gómez
Director de la Policía Nacional Por segunda vez
18 de agosto de 1918-14 de noviembre de 1922
El Geneneral Roberto Urdaneta Gómez, ejerce como director de la Policía Nacional por segunda vez. Entre otros cargos se desempeño como Comandante del Ejército, gobernador de Boyacá del 03 de octubre de 1901 al 03 de febrero de 1902, e inspector del Ejército de Cundinamarca.
Nació en Bogotá el 10 de mayo de 1855, sus padres fueron don Enrique Urdaneta y María Josefa Gómez, su abuelo fue le general Francisco Urdaneta, quien se había casado para la época con doña Manuelita Girardot y como abuelos maternos Juan José Gómez y doña Mariana.
Contrajo matrimonio con la señora Mercedes Arbeláez Gómez; ingreso al ejército el 7 de junio de 1885, obtuvo en grado de General de Brigada fue destinado como jefe militar de Panamá entre el 5 de agosto de 1892 al 31 de agosto de 1894.
Como general de División continuaba con el mismo cargo en Panamá hasta el 12 de enero de 1895 cuando fue enviado con medio batallón en comisión a Chicoral, el 30 del mismo mes a tomarse la plaza que esta invadida por guerrilleros; en medio del encuentro bélico se le agotaron las municiones, lo cual le permitió al enemigo herirlo y hacerlo cautivo durante un mes.
Después de transcurrido más de 30 días de estar  en manos de la subversión, es dejado en libertad el 25 de febrero. Por disposición del gobierno fue nombrado como comandante general de la Jefatura de Policía en Panamá.
En 1899  y por espacio de 1 mes y 13 días, es destinado como Director de la Policía Nacional, lo sucedió en el cargo don Juan C. Ramírez el 9 de enero de 1899.
En el mismo año es ascendido a General Jefe, para llegar a desempeñarse como comandante en jefe del Ejército, ejerció las funciones de gobernador, jefe civil y militar de Boyacá entre el 25 de agosto de 1901 al 30 de enero de 1902.
Posesionado como presidente de la República Marco Fidel Suarez, designó como General de la Policía Nacional al General Roberto Urdaneta.
Fue destinado en comisión al Ministerio de Gobierno y nombrado como Director de la Policía Nacional entre el 18 de agosto de 1918 hasta el 13 de noviembre de 1922, día en que se le acepto la renuncia. Posteriormente fue destinado como inspector general del Ejército, desde el 4 de diciembre de 1922 al 28 de marzo de 1924. actuó como subdirector de la Policía Nacional  el General Martín Antia.

A partir del Decreto 1628 del 09 de octubre de 1918, se reglamenta la reorganización de la Policía y fijan y forman nuevas asignaciones y nuevas disposiciones generales sobre su funcionamiento.
Por Decreto 25  del 08 de enero de 1920, creó la Escuela de Maquinistas del Ferrocarril y dispuso la asistencia de 10 agentes.
MISIÓN FRANCESA: en desarrollo de la Ley 74 de 1919, se dispuso la creación de una escuela de policía y autorizó contratos hasta tres instructores extranjeros, para lo cual se firmo en París el 30 de julio de 1920 el contrato con la misión francesa, con las finalidades de instrucción e implementación de los métodos disciplinarios, de vigilancia y servicios de la Policía; enseñanza técnica y práctica de la antropometría y de los medios de investigación criminal. Los instructores fueron Albert Bringé y Georges Dranot, quienes llegaron  a Bogotá el 13 de noviembre de 1920.
Se creó el Escuadrón de caballería integrado por dos comisarios y 25 agentes, y se asignaron a la Sección de Bomberos 2 comisarios y 48 agentes. El Decreto 1665 de 1920 dio a la policía funciones para conocer y fallar respecto de algunos delitos, fijando los procedimientos legales respectivos.
Con el decreto 700 del 2 de marzo de 1920 se organizó el servicio de Policía Fluvial en el río Magdalena. Para cumplir tal vigilancia se destinó el Vapor Nariño al mando del general Rafael Pulecio Viana, quien a su vez tuvo bajo su dirección un comisario de tercera clase, un agente de primera clase, dos agentes de segunda clase y nueve agentes de tercera clase.
Así mismo, se fundó la Policía Marítima para el Atlántico, teniendo como base a Cartagena y con labor de investigación criminal, mediante el decreto 1665 de septiembre  de 1920, se ampliaron y precisaron las atribuciones de quienes ejercían tales funciones.
Guillermo Gamba
Director de la Policía Nacional  
 5 de enero de 1921- 28 de febrero de 1921
Para el año de 1920 la Policía Nacional contaba con un total de 4200 hombres, distribuidos entre los organismos de la Dirección General, siete divisiones de vigilancia, una octava  de Servicios especiales, una novena con servicios en diferentes lugares del país; la decima en el vapor Nariño y la división de bomberos.Circunstancias políticas determinaron que el presidente Marco Fidel Suarez se retirara de la jefatura del Estado; entro a ejercer la presidencia el primer designado, Jorge Holguín, cuya administración se inicio el 11 de noviembre de 1921, finalizando el 07 de agosto de 1922. En la Dirección General de la Policía continuó el General Roberto Urdaneta.
La  Ley 6 de febrero 6 de 1922 dictó varias disposiciones fiscales como asignación del personal de la Policía Nacional y otras dependencias y el aumento del personal hasta un número no mayor de 2.400 hombres.
Durante la administración del General Roberto Urdaneta fue encargado de la dirección el señor Guillermo Gamba, entre el 5 de enero y el 28 de febrero de 1921.
General Pedro Nel Ospina
7 de agosto de 1922-7 agosto de 1926 

Llega a la Presidencia de Colombia Pedro Nel Ospina Vásquez, nacido el 18 de septiembre de 1858 en Bogotá.
Fue elegido como presidente de la república entre 1922 y 1926, derrotando al candidato liberal Benjamín Herrera y sucediendo a Jorge Holguin Planeó poner liberales en su gabinete pero ellos no aceptaron la oferta de Ospina. Su gobierno se destacó por haber traído al país un grupo de expertos en economía conocido como La Misión Kremmerer, dirigida por Edwin Walter Kremmerer. Esta misión dio como resultado la creación del Banco de la República, la Contraloría General de la República y el Banco Agrícola Hipotecario. Se organizaron las finanzas nacionales de este modo y se equilibraron los gastos y los ingresos. Se creó además la Superintendencia Bancaria. Recibió por parte de Estados Unidos la indemnización por la pérdida de Panamá, que ayudó a continuar obras publicas que habían estado paralizadas, al desarrollo de obras nuevas y a la modernización de la industria. El adelanto en materia ferroviaria fue notorio. Al finalizar el gobierno de Ospina en 1926, las vías férreas que se construyeron alcanzaban casi el doble de lo que había (900 kilómetros), además de dejar contratadas muchas más vías, llegando a 2.700 kilómetros en el año 1930, lo que contribuyó a impulsar las exportaciones de café. Los vuelos comerciales ya eran habituales al finalizar su periodo de gobierno y se estableció el sistema de correos aéreo. Se empezó además la construcción del oleoducto entre Barrancabermeja y Cartagena, terminado poco antes de finalizar su gobierno, en junio de 1926. En el ámbito diplomático, en 1924 quedaron resueltos todos los asuntos pendientes con Panamá, tanto de relaciones como limítrofes. Ospina entregó el poder el 7 de agosto de 1926 a Miguel Abadía Méndez, quien ganó al no tener contendor liberal. Años después, su sobrino Mariano Ospina Pérez llegaría a ser presidente de la república.
Pedro Nel Ospina muere el 1 de julio de 1927 en Medellín.

El gobierno del general Pedro Nel Ospina (entre los años 1922 y 1926) poco significa en la historia policial colombiana; sin embargo, se llevó a cabo la construcción del edificio de la calle 9ª No.9-27, conocido como Palacio de la Policía, el cual se construyó siendo director de la misma el general Celerino Jiménez, durante el período comprendido entre el año de 1923 y 1926, se habilitó para el servicio de la Dirección General de la Policía Nacional.
General , Celerino Jiménez
Director de la Policía Nacional
15 noviembre de 1922-15 abril de 1926

El presidente de la República, General Pedro Nel Ospina, mediante Decreto 1548 de 1922 nombró como director de la Policía Nacional al General Celerino Jiménez, nacido en el Municipio de Santuario (Antioquia), el 22 de julio de 1862.
Durante su administración se inicio la construcción del Palacio de la Policía, ubicado en la calle 8 No.9-27 el arquitecto constructor fue Alberto Manrique Martin y el maestro constructor Eugenio Galarza b.
Firmó un contrato con los hermanos del San Juan de Dios para hospitalizar y tratar a los enfermos de la Policía en el hospital San José y se dictaron varias disposiciones para la atención de los empleados de la Institución que hubieran contraído la enfermedad de la Lepra; le dio una nueva organización a las dependencias de la Policía, creó nuevos cargos y gestionó dotación de uniformes para el personal de la Policía.
Mediante la Ley 18 de 1922, se autorizó a las intendencias y comisarias para crear cuerpos de policía con su propio presupuesto.
Creó y organizó con autorización del gobierno, una sección de Policía que se encargó de la inspección, vigilancia y fiscalización de hidrocarburos, para instalar este servicio en Barrancabermeja y Teorama, según Decreto 5490 de 1922.
En 1923 dispuso la creación de la Oficina de Estadística, la cual debía contemplar lo relativo a criminalidad, personal, material y trabajo. Igualmente dispuso la organización de la Biblioteca de la Policía Nacional, la cual funcionó en el edificio de la dirección.
Durante su administración se produjo la muerte del organizador y primer director de la Policía Nacional, el Comisario Juan María Marcelino Gilibert a quien se le rindieron los honores (11 de septiembre de 1923) .
Se expidieron normas sobre extranjeros y requisitos que debían cumplir para la expedición del pasaportes (Decreto 1786 del 31 de diciembre de 1923).
A mediados de 1924 fue tal la importancia de la Policía de Carreteras que se le recomendó levantar los mapas o cartas geográficas de las regiones fronterizas y la recolección de datos estadísticos. Destina un grupo de agentes al servicio de ferrocarriles, también reorganizó la Policía Sanitaria, antes llamada Dirección Nacional de Higiene y Asistencia Publica.
Al finalizar 1924, un aumento de asignaciones favoreció a la Policía. Los sueldos mensuales oscilaron entre $350 para el director general y $40 para los agentes de tercera clase. Para el cuerpo de bomberos también hubo incremento de sueldos.
Creó efectivamente la Banda de Músicos con un director y 50 profesores, reorganizó la Policía Judicial (Decreto 1935 de 1925) y como se suprimió la conducción de correos nacionales, a la Guardia de Gendarmería y Resguardos le asigno la vigilancia de las salinas, minas y leprosorios, cambiándole la denominación a Guardia Civil de Gendarmería.
En su periodo se promulgo la Ley 51 de 1925 que le daba facultades al Poder Ejecutivo para la reorganización del Ejercito y la Policía. 

Fallece Juan Maria Marcelino Gilibert.

Decreto honrando la memoria de Juan María Marcelino Gilibert
El 11 de septiembre de 1923, a las 12:20 del día en la ciudad de Bogotá, a los 84 años de edad, falleciò el Comisario Especial Juan Maria Marcelino Gilibert, sus exequias se celebraron el día 12 de septiembre de 1923 a las 10:00 am  en la Iglesia de las Nieves de la ciudad de BogotáTras el fallecimiento de Marcelino Gilibert, el Director General de la Policía señor General Celerino Jiménez  expidió un Decreto honrando la memoria  del fundador de la Policía Nacional..

Llega a la Direccion de la Policía Nacional el señor Coronel (R) Ángel María Nepomuceno Serrano Ortíz, nacido en Bucaramanga el 2 de octubre de 1879, en 1922 ingreso a la Policía Nacional, antes de ser nombrado como director de la Policía en calidad de encargado, se desempeñó en los cargos de subdirector, inspector de la división de fuera y secretario general, durante el periodo del General Celerino Jiménez.
Realizó estudios de especialización policial en el Instituto de Ciencias Aplicadas en Chicago, tradujo al español el Manual de Educación Física de la Policía de Nueva York  y escribió un folleto titulado Prontuario del Detective.
Coronel (r) Ángel María Nepomuceno Serrano Ortiz
Director de la Policía Nacional
16 de abril de 1926.-7 de agosto de 1926
En 1924, el coronel Serrano, después de juiciosos estudios, rinde un informe al Director General, el cual merece transcribirse por ser de permanente actualidad: “Contribuye a hacer deficiente el servicio, el poco sueldo que ganan los agentes, lo cual impide reclutar para la policía un personal idóneo y competente. Mucho se hace con el que se logra enganchar, ayuno de conocimientos rudimentarios. Para poder mejorar la calidad de l personal, y al propio tiempo exigir mayor acuciosidad en el trabajo sería preciso aumentar el sueldo de cada agente, con lo cual, las condiciones de admisión serian también más exigentes y podrían llevarse a cabo un verdadera selección. Esto es de primordial necesidad para mantener en la Policía un personal joven, de buena estatura y correcta presentación, regularmente instruido, capaz de discernir claramente sobre las múltiples y complejas cuestiones que habrían de presentársele diariamente, de maneras cultas y suaves, a la vez que no escaso de energía en el momento preciso. Cuando esto haya logrado la Policía habrá escalado el alto puesto que debe ocupar”.
Hablaba y traducía el ingles y francés, representó a la Policía en la convención Internacional de Policía en mayo de 1925, en la ciudad de Nueva York, para promover la eficiencia policiaca, el registro criminal internacional y sistema de comunicación para la información referente a criminales.

Miguel Abadía Méndez
7 de agosto de 1926-7 agosto de 1930 
Remplaza en la Presidencia d ela República Miguel Abadía Méndez, quien nace el 5 de junio de 1867 en la Vega de los Padres (actual Coello), Tolima.
Abadía no tuvo contendores en las elecciones para la presidencia de 1926 pues el partido liberal no presentó candidato. Se posesionó el 7 de agosto, recibiendo la presidencia del General Pedro Nel Ospina. Su gobierno comenzó con buena aprobación gracias a las obras que se estaban impulsando desde la administración de Ospina. Sin embargo debió enfrentar las huelgas que poco después se convertirían en revueltas provocadas por los dirigentes sindicales de compañías agrícolas. Una de las huelgas más destacadas fue la de la compañía United Fruit Company, que dio paso a la represión de las fuerzas del estado conocida como la masacre de las bananeras del 6 de diciembre de 1928. Este tipo de represiones fueron adoptadas por el gobierno de Abadía ya que desde hace muy poco tiempo (específicamente desde la administración de Marco Fidel Suárez al aprobar la ley de huelgas) los obreros y campesinos se unían para hacer exigencias al gobierno, y este a su vez no sabía cómo proceder ante las multitudes. Se sumaba además la desconfianza que producía en el gobierno el hecho de que la ideología comunista se instalara en el país, ideología base de muchos de los líderes de las huelgas. Lo más notable de su administración fue la definición de los límites con Brasil en noviembre de 1928, Perú (mediante el tratado Lozano-Salomón, firmado en 1922 pero ratificado en marzo de 1928) y la definición de la soberanía de Colombia sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina por medio del tratado Esguerra-Bárcenas de marzo de 1928, donde también se indica que Colombia reconoce la soberanía de Nicaragua sobre la costa de Mosquitos. En 1929 le correspondió enfrentar la crisis económica mundial y se fundó la Federación Nacional de Cafeteros.
Doctor Manuel Vicente Jiménez Sáenz
Director de la Policía Nacional
18 de agosto de 1926-1 de febrero de 1929
Abadía Méndez fue el último presidente de “La Hegemonía Conservadora”, ya que al final de su gobierno el partido conservador se encontraba dividido, lo cual permitió el triunfo del candidato liberal Enrique Olaya Herrera. Hizo parte de la Academia Colombiana de la Lengua y de la Academia Colombiana de Jurisprudencia. Después de la presidencia se dedicó a actividades personales. Miguel Abadía Méndez muere el 15 de mayo de 1947 en La Unión, Cundinamarca, municipio donde se encontraba su finca.
El Doctor Manuel Vicente Jiménez Sáenz, es nombrado como director de la Policía mediante Decreto Ejecutivo 1358 de 18 de agosto de 1926, en el inicio del gobierno del presidente Miguel Abadía Méndez. Destacado jurista y competente funcionario, logró avances, destacándose principalmente en la reorganización de la Institución mediante Decreto 1775 del 25 de septiembre de 1926.
Otros logros fueron: La creación de las prefecturas superiores de vigilancia y recursos técnicos en la Policía Judicial y una sección de Policía destinada a mantener las relaciones con las Policías que tuvieran tratados de extradición con Colombia.; aprobación por parte del Congreso de dos divisiones de Policía para los departamentos de Antioquia, Atlántico y otras localidades de Antioquia.
La Institución se reorganizó nuevamente con al denominación de Policía Nacional y pasó a depender del Ministerio de Gobierno con al finalidad de atender el orden público en general; gestionó ante el gobierno la expedición de reglamentos sobre el porte de armas, municiones, vagancia, ratería, juegos de prohibidos y espectáculos públicos, así como medidas correccionales para la infracciones de Policía, logando con ello amplías atribuciones de la Institución para reprimir los diferentes abusos o conductas antisociales; implemento una amplía campaña antialcohólica.
Por Decreto 1206 de 1927, se creó la sección de extranjeros dependiendo de la Dirección General de la Policía y se estableció la oficina antropométrica. Por Decreto 1954 de 1927, se creó una sección de Policía para atender las relaciones internacionales de la entidad, que fue el preludio de las relaciones que se establecen entre los estados con la creación de INTERPO.
La Caja de Recompensas cambió su denominación a Caja de Auxilios, conllevando una nueva organización (Decreto 1988 de 1927). Logró una importante trasformación de la Institución al elevar el nivel de vida de todos sus miembros , nacionalizar la fuerza y cimentar su cultura.
En 1928, contrató la intervención de la Misión Argentina para asegurar el progreso en materia científica y policial, implementando el sistema dactiloscópico que remplazó la identificación antropométrica. Tal labor fue asignada al profesor argentino Enrique Artola.
El área de Bienestar Social, fue apoyada eficientemente en la organización del Club de la Policía Nacional, Casino Superior, para el esparcimiento y recreación del personal; la sección de casinos para la venta de víveres a los empleados de la Institución, se reglamentó el descanso dominical; obtuvo dotación de uniformes e implementación de dormitorios; mejoramiento de la asignación salarial y el servicio de dentistería y el derecho a la jubilación con 20 años de servicio.
Se pidieron 100 caballos de chile y un equipo para extinguir incendios a Estados Unidos. En 1927, por Decreto 1989 (diciembre 7) reorgánico de la Policía Nacional, además de determinar las dependencias, empleos, asignaciones y dotación del personal de la Policía Nacional, se suprimieron las denominaciones de Resguardos, Gendarmería y Guardia Civil.
Doctor. José María Dávila Tello
Director de la Policía Nacional
2 de febrero de 1929-17 abril de 1929
El Poder Ejecutivo le aceptó su renuncia el 30 de enero de 1929 y nombró como encargado de la Dirección de la Policía Nacional a José María Dávila Tello, del 2 de febrero al 17 de abril de 1929, quien se venia desempeñando como secretario general de la Institución.
El Doctor Dávila organizó el segundo desfile histórico de la Policía Nacional, que se realizó el 7 de abril de 1929, en la Plaza de Bolívar, presidido por el presidente de la República, Miguel Abadía Méndez, los Ministros del Despacho, altos funcionarios civiles y militares. La Policía lució nuevos uniformes y su presentación fue muy elogiada.
Tras la renuncia del Doctor Manuel Vicente Jiménez Sáenz, el Poder Ejecutivo nombró como encargado de la Dirección de la Policía Nacional a José María Dávila Tello, del 2 de febrero al 17 de abril de 1929, quien se venia desempeñando como Secretario General de la Institución.

Como nuevo director de la Instituciòn se nombra al señor General Carlos Cortez Vargas, nombrado  mediante Decreto 659 de 1929, con fecha 13 de abril, luego de ser ascendido a General de Brigada. Su estadía como director fue de dos meses y veintiún día en virtud de que el gobierno lo destinó a otro cargo dentro de las Milicias Nacionales.
Cuando se desempeñaba como Jefe Civil-Militar de Santa Marta y tras haber enfrentado la huelga de obreros de la zona bananera en el Magdalena, la cual desencadenó en hechos bastante crítico y de consecuencias graves para el país.
Natural de Bogotá, nació el 1 de noviembre de 1883. Realizó estudios en el Colegio Mayor del Rosario.
Las responsabilidades que afrontaba, hacían de él un hombre fuerte, fácil de alertar, autoritario e imponente; poseía condiciones de líder, era recto en sus procedimientos, abnegado, de agradable conversación, estudiosos y de memoria portentosa, Como aficiones particulares le gustaba leer historia patria y hablaba fluidamente el Ingles.
El 9 de junio de 1929.se retiro por renuncia aceptada para ser Director General de Aviación en el Estado Mayor del Comando. Posteriormente abandonó la vida pública. En 1933, cuando estalló el conflicto con el Perú, fue llamado a las filas, se embarcó rumbo al Amazonas con un alto cargo en las Fuerzas Armadas Colombianas que debían integra la comisión para recuperar el territorio ocupado por los peruanos.

General . Juan Clímaco Arbeláez
Director de la Policía Nacional
10 de junio de 1929-4 septiembre de 1929
En su breve estadía de dos meses y veinticinco días, aparecieron los diez mandamientos del Policía, de autor anónimo, como resultado de la mística que se sentía en la época y pro tanto son dignos de mencionar.
LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL POLICÍA.
     1.Amar el orden y el derecho sobre todas las cosas.
2.No invocar el nombre de la Ley en vano.
3.Santificar la moral y la higiene.
4.Honrara las buenas costumbres, ser cortes en todo y con todos.
5.No maltratar ni despotricar a nadie ni de palabra ni de obra, y velar contantemente por la paz y la seguridad de la sociedad.
6.No malgastes el tiempo en galanteos ni en actos indecentes.
7.No recibir pagos, gratificaciones ni dejarse cohechar en el ejercicio de su cargo.
8.No levantar falsos testimonios a nadie por satisfacer o adular a los superiores.
9.Respetar los derechos de los ciudadanos y dar a cada uno de ellos la protección que necesita en todo tiempo y lugar.
10.No abrogarse las atribuciones que corresponden a sus superiores.
Estos diez mandamientos se encierran en dos:
En servir honradamente a la sociedad y en ceñirse estrictamente a Ley

El General Juan Clímaco Arbeláez, renunció el día 4 de septiembre al cargo de director de la Policía por tener que asumir la gerencia del Ferrocarril Tolima-Huila y Caquetá.

Doctor  José María Dávila Tello
Director de la Policía Nacional
5 de septiembre de 1929-11 de septiembre de 1930

El Doctor José Dávila Tello, había ingresado a la Institución el 1 de abril de 1921 como escribiente. Desempeñó los cargos de inspector de permanencia y como Secretario General, cuando fue nombrado como director, para un breve periodo en 1929, del 2 de febrero al 17 de abril y por segunda vez fue nombrado nuevamente como director de la Policía para el periodo del 5 de septiembre de 1929 al 11 de septiembre de 1930.
Nació en el Espinal (Tolima), el 26 de abril de 1900 fue abogado, el primer juez permanente de la Policía Nacional y juez fallador. Su distinción y honradez pública y privada, el dominio exacto de las funciones de que estaba investido, lo capacitaron para prestar eficientes servicios a la sociedad.
Se graduó como ingeniero civil de la Universidad Nacional, fue jefe de las primeras instituciones del ferrocarril Ibagué-Armenia.
Afrontó grandes situaciones de deserción del personal de agentes; determinó las funciones a desarrollar por los jueces de Policía Judicial. También intervino en la naturalización de extranjeros y en la creación de la Sección Amazonas.
Se retiró el 10 de septiembre de 1930, para dedicarse a la política, desempeñando los cargos de diputado del Tolima, concejal, representante a la Cámara y Embajador.
Época de la turbulencia política
(1930-1946) 

Con el triunfo del partido liberal, el país tuvo un cambio de marcha. El liberalismo asumió el poder después de más de cuarenta años de estar ausente de la dirección suprema del Estado. No era fácil esta transición. El partido conservador caía por una división interna pero, teniendo una inmensa mayoría sobre opositor, confiaba  en recuperar el poder. Enrique Olaya Herrera, triunfador en la contienda, había realizado su campaña presidencial sobre una plataforma no revolucionaria, pero sí de amplio contenido social, para realizarla con un gobierno de “concentración nacional”. Al llegar a la presidencia Olaya se encontró con un liberalismo ansioso por el poder completo. La situación tuvo un mensaje hábil por parte del nuevo presidente, quien llamo a varios conservadores a colaborar en el gobierno. Por lo demás, el alevoso ataque del Perú en Leticia para arrebatarle a Colombia este pedazo de la soberanía nacional, exalto los ánimos patrióticos lo que fue favorable para  atemperar las relaciones entre los partidos y entre el conservatismo y el gobierno.
De todas maneas sobre Colombia soplaron vientos renovadores. Desaparecía una época y comenzaba otra con cambios políticos y progresos en los órdenes sociales y económicos. Pero fueron inevitables en este despertar serios conflictos que, infortunadamente, bañaron con sangre algunas regiones del país, propiciados por el choque entre facciones conservadoras y liberales, conflictos que se prolongaran después por muchos años, atizados por un sectarismo implacable.
La primera norma para la Policía Nacional que se dicto en este mandato, fue el decreto 1735 de octubre 15 de 1930, efectuando algunos cambios en las denominaciones de las divisiones orgánicas.
Enrique Olaya Herrera
7 de agosto de 1930-7 agosto de 1934 
Este mismo decreto facultó al director general del Cuerpo para que, con cargo a la Caja de Auxilios de la Policía, pensionara a los empleados que después de servir no menos de dos años a la Institución  y por causa del mismo servicio, hubiesen adquirido enfermedades incurable o invalidez.
Prohibición de deliberar

Fue precisamente bajo el mandato del presidente Olaya Herrera cuando se dicto la ley 72, de diciembre 13 de 1930, para reglamentar el precepto de la Constitución según el cual < la fuerza armada no es deliberante> . El articulo 1º de aquella ley quedó en los siguientes términos <La fuerza armada no es deliberante. En consecuencia, los miembros del Ejército, de la Policía Nacional y de los cuerpos armados de carácter permanente, departamental y municipal, no podrán ejercer la función del sufragio mientras permanezcan en servicio activo>. Se daba vida así a un principio de inapreciable valor para la purificación de la Policía, liberándola de grave peligro causado por el morbo político, y se volvía por los fueros de la voluntad popular, libremente expresa, sin el temor de la coacción de fuerzas sectarias.
Alteraciones del orden público
Sin embargo, como ya se expreso, el cambio político en la dirección del estado y el trato dado en lagunas regiones a los contrarios del régimen, promovieron turbaciones del orden público en los primeros meses del año de 1932  en diferentes departamentos del país. Parecidos encuentros se habían presentado en otras épocas, con la diferencia de que el restablecimiento del orden había estado a cargo del Ejército, mejor preparado como organización armada.  En esta nueva emergencia, la Policía, la nueva Policía, fue enviada a esa regiones para participar en las labores de pacificación ciertamente no fue ajena a la lucha que se libraba. Por algo había sido integrada por personas de firmes convicciones políticas y precisamente por esas convicciones. Y  ellos lo sabían. Por eso muchas veces sus actuaciones fueron más parcializadas que profesionales y más persecutorias que protectoras. No fueron ciertamente agentes de la ley ni obraron sujetos a ella; fueron exponentes de unas ideas políticas que guiaron sus actuaciones y, en muchos casos, determinaron violentas acciones que agudizaron el enfrentamiento de los conservadores, que no estaban convencidos de haber perdido el poder, y los liberales, que anhelaban ansiosamente la totalidad del gobierno en forma inmediata.
Con todo, en ciertas ocasiones, también actuó el Ejército coadyuvando a la acción policial, particularmente en los lugares más apartados, como el departamento de Santander adonde se había destinado la división de Carabineros con la misión específica de lograr el orden, pues en los departamentos del nororiente las contiendas partidistas fueron graves y propiciatorias de una masiva emigración de campesinos colombianos a Venezuela (al estado de Táchira especialmente).
Por aquella época se registro un hecho malhadado  que altero la paz en el ámbito externo al presentarse la guerra con el Perú, provocada por la felonía del presidente Luis María Sánchez Cerro. El Ejército fue puesto en pie de guerra y movilizado a las fronteras amazónicas, la Policía, al contrario de lo que había sucedido en otras ocasiones, no fue incorporada a la milicia, sino que se le confió la guarda del orden publico interno del país. En esta forma tomó cuerpo el principio legal de que el Ejercito Nacional está para preservar el orden externo y la Policía establecida para velar por  el orden publico interno de la nación.
El gobierno del presidente Olaya Herrera termino su periodo con el país en relativa calma, pero dejando una policía integrada casi exclusivamente por el personal de filiación correspondiente al partido de gobierno, sectario e improvisada, a la cual se trató de entrenar superficialmente en una Escuela que el gobierno abrió en el mes de diciembre de 1930. de esta manera los viejos servidores de la hegemonía, que eras preparados, honestos y eficazmente, se desestimaron perdiéndose el bagaje de sus conociendo, adquiridos tras largos años de trabajo y de preparación en la escuela que desde el año de 1919 había sido fundada por el presidente Marco Fidel Suarez.
Fue nombrado mediante Decreto 1414 de fecha 11 de septiembre de 1930 y asumió el cargo el día 13 del mismo mes.
El doctor Araujo nació en la ciudad de Bogotá, el 2 de julio de 1902. Profesó siempre la tesis “La Policía Nacional, por la índole de su misión es inminentemente un cuerpo civil”.
Se interesó por la Policía de vigilancia urbana y rural y de la creación de un escalafón que reguló la estructura misma de la Institución .
Doctor .Alfonso Araujo Gaviria
Director de la Policía Nacional
12 de septiembre de 1930- 18 de agosto de 1931
Durante el gobierno del presidente Olaya Herrera, por medio de la Ley 72 del 13 de diciembre de 1930, se prohibió la deliberación a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.
El articulo 1 de esa Ley, decía: “La Fuerza Armada no es deliberante. En consecuencia los miembros del Ejercito, de la Policía Nacional, de los cuerpos armados de carácter permanente, departamentales y municipales , no podrán ejercer la función del sufragio mientras permanezcan en servicio activo”.
El Decreto 1735 del 15 de octubre de 1930, reorgánico de la Policía Nacional, faculto al director para nombrar en propiedad empleados subalternos y le otorgó atribuciones con respecto a ascensos, traslados, pensiones y permisos; estableció pensiones de jubilación por enfermedades incurables y dispuso el ingreso a la Caja de Protección Social, de los valores de los sueldos, licencias y excusas medicas menores de quince días; organizó la Policía Nacional en doce secciones administrativas y señalo su personal; creó el Escuadrón de Carabineros; dispuso la organización de las Escuelas de aspirantes a agentes y se dictaron disposiciones relacionadas con su funcionamiento; ordeno pagar sueldos a los enfermos de lepra, modificó los circuitos de vigilancia y creo la Sección Trece de Circulación y tránsito, “Vigilancia de Trafico Urbano”. Se dispuso de un Mausoleo para la Policía Nacional.
Doctor Ricardo Ospina
Director de la Policía Nacional
19 al 26 de agosto de 1931
Debido al acto de felonía del presidente del Perú, Luis Mario Sánchez Cero, con su invasión a Leticia, territorio colombiano en la selva amazónica, el Ejercito Colombiano fue desplazado a la frontera, mientras que la Policía asumía el control del orden público interno del país. En esta forma tomó cuerpo el principio legal de que el Ejercito Nacional está para preservar el orden externo y la Policía para velar por el orden interno de la nacional.
Estableció la celebración del día de la Policía, el 15 de agosto de cada año (Decreto 992 de julio 7 de 1931) .
Después de un año de dinámica actividad en la Policía pasó a ocupar una cartera ministerial, quedando encargado por siete días el Doctor Ricardo Ospina (19 al 26 de agosto de 1931) quien e desempeñaba como secretario general. 

Capitán Gustavo Gómez Posada
Director de la Policía Nacional
27 de agosto de 1931- 25 de abril de 1934
Capitán Gustavo Gómez Posada, nació en la ciudad de Medellín (Antioquia) el 18 de noviembre e 1889. desempeño el cargo de Director General de la Policía Nacional a partir del 27 de agosto de 1931, mediante Decreto Ejecutivo 1472  del 25 de mismo mes y año hasta el 23 de abril de 1934.
Sus capacidades le permitieron desempeñar una brillante labor en la Dirección General, a pesar de la crisis económica que vivía el país.
Por primera vez se inició en la Policía Nacional un curso de aspirantes a Oficiales; se suprimió la Prefectura de Detectivismo y sus funciones fueron adscritas al jefe de detectivismo. Sin embargo, fue restablecida por considerarse indispensable..
Se reorganizó la División de Bomberos..
El gobierno estableció una indemnización para los herederos del personal de la Institución que falleciera por hechos o accidentes ocurridos en actos del servicio.
Se construyó una escuela para los hijos del personal, sostenida con las ganancias de la Seccional de Casinos, hecho muy importante sobre el cual habría de organizarse la actual Dirección de Bienestar Social.
El 1 de mayo de 1932 fue inaugurado un moderno edificio, situado en la carrera 7ª con calle 4ª, el cual fue destinado para cuartel de las Divisiones 3ª y 4ª, que hoy se considera como patrimonio arquitectónico e histórico y es sede de la XVII Estación de Policía, La Candelaria.
En 1934 una nueva reestructuración y nuevos sueldos regían  los destinos estacionales. El Decreto 541 del 13 de marzo reorganizó la estructura administrativa y de servicios y fijó asignación salariales de acuerdo a los ascensos.
Colaboraron con esta dirección distinguidos y selectos oficiales de la Policía como Eduardo Cuevas, Pablo Aza Terán, Francisco Calderón Úmaña, Miguel Franco González; Carlos Galviz, Federico Franco, Carlos Otálora y otros que fueron base de la organización policial.

Doctor. Tulio Rubiano
Director de la Policía Nacional
26 de abril de 1934-24 de septiembre de 1934
Doctor Tulio Rubiano, fue nombrado Director de la Policía por Decreto Ejecutivo 877 del 25 de abril de 1934 durante su administración se expidió el Decreto 1472 de junio 9 de 1934 que hizo varias modificaciones a la Policía Judicial: suprimió el detectivismo judicial, incorporándolo al servicio de seguridad de la Policía Nacional y creó 14 cargos auxiliares que estarían a ordenes d e la Policía Judicial.
Por la Resolución 11 del 28 de julio de 1934, creó una comisión especial encargada del manejo del servicios generales, con sus respectivas funciones, deberes, obligaciones y atribuciones.

Un Gobierno de de Transformación profunda
La primera presidencia de Alfonso López Pumarejo ha sido denominada en Colombia como la “Revolución en Marcha”, cuya dinámica despertó a la nación de su prolongado letargo. La reforma constitucional de López inspiró  hizo cambiar de rumbo al país, y los colombianos se encontraron, sin pensarlo, con una patria optimista y más audaz.
Doctor . Alfonso López Pumarejo
7 de agosto de 1934-7 agosto de 1938
La Policía recibió, como era lógico, los beneficios del pensamiento y de la acción del gran estadista y renovador, así  pues, lo primero a que se acometió en el nuevo gobierno fue la instrucción a fondo de sus hombres y de la organización institucional, para ofrecerle al país un servicio que le cubriera sus necesidades con eficacia e imparcialidad. Para ello se había obtenido del parlamento la expedición de la Ley 15 de 1935, por medio de la cual se facultó al  gobierno para determinar la organización y fundiciones de la Policía, como, igualmente, su dotación con material indispensable para garantizar un servicio eficaz.
Varios decretos se expidieron e  desarrollo de esta ley. El decreto 2414 de noviembre de 1935 reestructuró las dependencias de la Dirección General  y del Departamento de Vigilancia. A través de sus disposiciones se buscó el mejor estar de sus miembros y la prestación más efectiva de sus servicios. El decreto 1994 de la misma fecha creo el Departamento Administrativo del Cuerpo de Policía, para manejar independiente y ágilmente los fondos, valores y elementos que se le asignaran y entregaran a las Cajas de la Policía Nacional.
Hacia la nacionalización real de la Policía Nacional.
Haciendo siempre uso de esas facultades, de la Ley 15, el gobierno dictó el decreto 1715 del 18 de julio de 1936, que en realidad es el verdadero antecedente de la nacionalización de la Policía. Es cierto que desde el mismo día de su creación en 1891 se vino hablando de la Policía Nacional , pero nunca antes se la expedición del decreto 1715 se consideró con tanta seriedad el problema y, lo que es más importante, la disposición no quedó, como tantas otras, simplemente escrita, sino que de inmediato se inició su cumplimiento.
El país no disponía, por entonces, de recursos suficientes para asumir el pago de la totalidad de los cuerpos de la Policía y así, pues, se optó por empezar la nacionalización mediante contratos que debían suscribirse entre los gobernadores y alcaldes con el director de la Policía. Esta modalidad permitió a los cuerpos departamentales y municipales extender su jurisdiccional a la totalidad del territorio nacional, con excelentes resultados en el desempeño de su misión para prevenir el delito y capturar sus responsables.
Tan acertada disposición fue inspirada por el entonces ministro de Gobierno, doctor Alberto Lleras Camargo, quien a lo largo de su carrera política y de sus actos de gobernante tuvo siempre en mente la eficacia del estado de Derecho a través del orden y la seguridad, así como el buen manejo de las relaciones entre los ciudadanos y entre éstos y el gobierno
Mistificación inconveniente
Cabe dentro del contexto expresado hacer dos observaciones de carácter legal a las normas expedidas que, de haberse concebido diferentemente en aquella época, habrían podido evitar que afectaran la Institución y de las cuales aún hoy resiste. En efecto, el decreto 1715 de 1936, dijo en su articulo 1º <La Policía Nacional es una Institución civil con régimen y disciplina militares, que se rige por legislación especial y a falta de ella por el derecho común. El objeto primordial de la Policía Nacional es conservar la tranquilidad pública en cualquier lugar donde ejerza sus funciones, proteger las personas y las propiedades; prestar el auxilio que reclamen las ejecuciones de las leyes y las disposiciones del poder judicial y, en general, mantener el orden y velar por el cumplimiento de la leyes y demás disposiciones nacionales>
No se presenta aquí, como puede advertirse de la simple lectura del articulo 1º, una mayor diferencia con el texto consagrado en el articulo 1º de la Ley 41 de 1915, luego no se logró ningún avance jurídico-policial, lo cual contrasta con los progresos técnicos del Cuerpo por vía de su organización. Sin embargo, no es de extrañarlo. Las facultades de derecho en Colombia jamás habían tenido en sus curriculum de estudio las materias de Derecho de Policía ni de Derecho Penitenciario, como tampoco de Política Criminal. Por ello en este sentido, los juristas  han improvisado sin coger vuelo ni profundizar en tan delicada materia, lo cual les ha impedido, cuando lo pretendieron, poner al país sobre el camino de una legislación policial y penitenciaria apta para avizorar las medidas de prevención que eviten el delito y resocialicen al hombre que delinquió, con un tratamiento que lo devuelva a la comunidad en estado de no perturbarla más.se incurrió, pues, en un desacierto que ha hecho maligna carrera al someter la Institución a <un régimen y disciplina militares>, quedando así la policía como un hibrido inextricable, cuando  en el mismo articulo la define como una <Institución civil>. Aquí, como la cebra, no se sabe si es blanca con franjas negras o negra con franjas blancas, es decir, si la Policía es militar o es civil.
Se extraña que en la clara concepción libre de estos tiempos de la “revolución en marcha” se hubiera incurrido en semejante ambivalencia que, proyectada en el devenir nacional, ha dado origen a confusiones y tareas perniciosas para la Policía en su disciplina y en la mentalidad de sus integrantes, determinando que alguno de sus miembros actúen con ímpetu agresivo en ves de hacerlo con la compostura que manda las normas de la intervención policial.
Este desacierto se debe corregir. La Disciplina de la Policía no debe expresarse con circunloquios, sino denominarse “disciplina policial” , indicativo de todas las características y valores propios de una institución  eminentemente civil.
La segunda observación recae sobre el articulo  8 de la misma Ley, al disponer que <elaborado el escalafón de jefes, oficiales y suboficiales, no podrán ingresar a la Policía Nacional, a prestar servicios como tales, personas ajenas a la Institución, salvo en casos de extrema gravedad, como conflicto exterior o conmoción interior. Los ascensos se producirán  exclusivamente dentro del personal en servicio, de conformidad con los requisitos que establezca el reglamento respectivo>.
La norma anterior contradijo el avance que se había experimentado y vivido en el conflicto con el Perú e igualmente , fue el semillero de futuros enquistes que, con el pretexto <de la grave conmoción interior>, dieron al traste con al seriedad del escalafón policial, pudiendo colocar la Institución en manos de personas extrañas a su organización o descomponiendo su ordenamiento interno.
Esta norma “borraba con el codo lo que se había escrito con la mano” , pues quedaba destruido el esfuerzo de la formación policial que se estaba haciendo para ese entonces, a la cual se le había puesto todo el interés, hasta el punto de haber traído a la Misión Chilena  que desarrollaba sus programas por la misma época.
Piedra sillar de la Institución policial.
Con base en el mismo decreto 1715 de 1936 se dictó el decreto 1277 del 7 de julio de 1937, mediante el cual se fundó la Escuela General Santander, cuyas enseñanzas debían convertirla en el Alma Mater de la Institución y a la que hoy se deben el respeto, la admiración y la gratitud que los buenos ciudadanos profesan a la Policía.
Dice así el articulo 1º de aquel decreto: <Dependiendo de la Dirección General de la Policía, créase la Escuela Nacional de Policía General Santander para la formación y perfeccionamiento del personal de oficiales, suboficiales y agentes de la Policía de la República. Este instituto funcionará como escuela de iniciación para la preparación técnica del nuevo personal policial en los ramos del servicio rural, urbano, aduanas, fronteras terrestres y marítimas, ferrocarriles, sanidad, etc., y como escuela de aplicación para el perfeccionamiento del personal actualmente en servicio>
En el articulo 3º dispuso: <Con el fin de preparar a los oficiales y suboficiales que ha de formar la planta directiva y de instrucción de la escuela de Policía, autorizase al director general de la Policía para enviar al exterior, por el término de 18 meses, una comisión de oficiales y suboficiales que en misión de estudios practique en servicios de policía y haga curso de perfeccionamiento en una escuela especializada en la materia. Esta comisión podrá ser integrada hasta por un mayor, uno o dos capitanes, dos subtenientes y cinco suboficiales>
Tan acertada disposición fue inspirada por el entonces ministro de Gobierno, doctor Alberto Lleras Camargo, quien a lo largo de su carrera política y de sus actos de gobernante tuvo siempre en mente la eficacia del estado de Derecho a través del orden y la seguridad, así como el buen manejo de las relaciones entre los ciudadanos y entre éstos y el gobierno
Misiones Policiales Extranjeras.
La disposición del articulo 3º del decreto 1277 del 7 de julio de 1937, que autorizaba  una comisión de funcionarios al exterior, tuvo inconvenientes que hicieron naufragar su cumplimiento. Pero en compensación se  optó por traer al país  una misión de Policía, que no solo enseñara la técnicas del servicio, sino impusiera una disciplina garante de la correcta  prestación de los deberes y de la conducta ejemplar  por parte de todos los miembros de la Institución. Así llegó al país la primera Misión Chilena integrada por tres funcionarios de la más grata recordación, pertenecientes al ya famoso Cuerpo de Carabineros de Chile y que fueron:  Armando Romo Boza, Belarmino Torres Vergara y Emilio Oelckers Hollstein.
Se probaba así la decisión del gobierno de cambiar estilo, haciendo lo que se decía, sobre todo en este campo donde la sociedad reclamaba protección y seguridad. La Misión Chilena fue sin lugar a dudas de vital importancia para alcanzar este propósito.
La intervención científica de los oficiales chilenos constituyen  uno de los episodios más importantes de nuestra historia policiaca, los cursos dictados por la Misión Chilena crearon dentro de nuestra policía un ambiente de estudio que naturalmente despejó muchos temas de interés institucional y conectó a los alumnos con centros de interés ignorados o incompletamente tratados por ellos hasta entonces. Se les destacaron los del Derecho, que más interesan a la Policía, se les hizo abrir los códigos, se les recordaron o enseñaron los elementos de nuestra Constitución, relacionado con ellos el procedimiento policiaco, en fin, se impuso un ambiente cultural, variado y revelador, que enriqueció varios aspectos básicos de la formación policiaca.
Venidos los chilenos de una organización más técnica y mejor dotada que la nuestra, propusieron reformas fundamentales o establecieron  servicios que prácticamente  no existían entre  nosotros, como ocurrió con el de  Administración y Documentación que fue sistematizado por una directiva científica.
La Misión Chilena dejó sus enseñanzas, huellas profundas en oficiales, suboficiales y agentes que asistieron a cursos intensivos, conferencias e instrucción personal. Se dictaron clases en todos los cuarteles y se infundió en el personal la necesidad de superarse en el cumplimiento de sus deberes, el ejercicio de la disciplina y el sentido de la responsabilidad.
La Misión fue criticada por la disciplina férrea que imprimió a la enseñanza y al comportamiento policial en las unidades. Para no andar con rodeos, era una disciplina militar de claro origen prusiano, esto no fue de extrañar; la formación de los instructores había sido militar, porque ésta era la norma que regía el funcionamiento de los Carabineros de Chile. Ello, obvio, pugnaba y era antagónico con una institución de carácter civil y órdenes de autoridades plenamente civiles para el cumplimiento de sus órdenes y de los mandatos constitucionales y legales. Sin embrago, dada la muy especial idiosincrasia del pueblo colombiano, su indisciplina nata y su baja noción del cumplimiento del deber cívico, esa instrucción, así concebida elevó la moral de los hombres y mejoró sensiblemente  la Institución.
De todas maneras, siguen válidas las observaciones de que la Institución debe tener una disciplina policial. No se objeta la disciplina militar cuando está dirigida al ejército, pues sólo con esa disciplina éste podrá asegurar la victoria en las batallas o resistir, con moral alta, sus derrotas. Se trata de que hay una diferencia radical entre un policía y un soldado, aquél es un servidor de la paz y éste es un hombre de la guerra.
Otra misión trajo la administración del presidente Alfonso López en 1935 para poner en funcionamiento el Gabinete de Identificación. Fue una Misión Española que trabajó cumplidamente y consiguió su objetivo de tecnificar los servicios policiales de investigación criminal. Entre las varias dotaciones para la Policía Nacional hechas a la sazón, cabe recordar que pro primera vez en su historia, en esta época fue provista de gases lacrimógenos.
Siempre pendientes en aquel periodo por la selección de hombres para el servicio, el control de su conducta y la verificación de sus capacidades, se creó la Junta de Clasificación para Oficiales y Suboficiales de la Policía Nacional. se puso en vigencia el Reglamento de Régimen Disciplinario y se fundó la Caja de Protección Social de la Policía Nacional, que organizó el servicio, llamado hasta entonces Caja de Auxilio, la cual, a su vez, fue posteriormente transformada en lo que hoy se conoce como la Caja de Sueldos de Retiro.
El presidente López “El viejo” fue grande, sacó de la oscuridad espiritual al país, le dio nervio, lo hizo brioso y emprendedor. Se dice que los presidentes imprimen carácter a la nación, si esto es cierto, eso explica que el país, como López, emergiera agudo, perspicaz y trabajador. Para evitar discusiones largas y estériles, él decía cortante:< Al fin, se hace o no se hace y si se hace se empieza o no se empieza>. Tenía fino olfato político, sabía escoger sus colaboradores. Descubrió una pléyade de jóvenes ilustres, en los ignotos socavones del pueblo, que fueron después luminarias del Estado tras haber pasado por el tamiz de su examen minucioso y largo, acompañado  de su protección generosa y noble. La Policía fue su hija consentida. Como estadista de quilates, sabía que los primeros valores, después de la vida, son la seguridad y la justicia. Se explica así el influjo pródigo de su gestión en el progreso extraordinario que registró la Policía Nacional.
Doctor Alberto Pumarejo Vengoechea
Director de la Policía Nacional
25 de septiembre de 1934-21 de octubre de 1934
Doctor Alberto Pumarejo Vengoechea, nacido en Barranquilla (Atlántico) el 2 de mayo de 1893. Durante el gobierno de Alfonso López Pumarejo (1934-1938) Fue nombrado director de la Policía por Decreto 1848 del 25 de septiembre de 1934, cargo que desempeñó hasta el 21 de octubre del mismo año.
Llevo a cabo una reorganización en varios ramos de la Policía Nacional, incorporo en sus filas a nuevos oficiales que habían terminado satisfactoriamente el curso en la Escuela de Preparación.
Abogado y político, realizó estudios de literatura en el Colegio León XIII, luego en el Instituto Charlemagne Ecopelier de Francia, el titulo de doctor en Derecho y Ciencias Sociales se lo otorgo la Universidad Republicana; alterno la vida de los negocios y bancaria con la política, actividad que lo llevó a ser designado de la república, consejero municipal, presidente del cabildo, Ministro de Guerra y Director de la Policía por un lapso de 26 días durante la administración de Alfonso López Pumarejo.
Durante su corta estancia en la dirección creó el Departamento de Identificación relacionada con la reseña e identificación científica, creó los Juzgados Especiales de Investigación Criminal.
Dispuso que todos los servicios de Policía prestados en los territorios nacionales fuesen prestados por la Policía, incursionó en la primeras actividades hacia la nacionalización de la Institución.
Doctor. Andrés Rocha
Director de la Policía Nacional
22 de octubre de 1934-12 septiembre de 1935

Doctor Andrés Rocha,  nació en Chaparral (Tolima) en el año de 1879, bajo su dirección, se creó el Departamento de Identificación por Decreto 2316 del 7 de diciembre de 1934, organizado en cuatro secciones: Reseña civil, Cedula electoral, Reseña delictiva y demás servicios de identificación científica.
Por Decreto 1100 de 1934, se crea el Juzgado de Prevención Social, para investigar y fallar sobre casos de ratería y vagancia.
Por el Decreto 1237 del 8 de julio de 1935, se dispuso la nacionalización del servicio de Policía en los territorios nacionales y se dio atribuciones de jefes de Policía a los intendentes y comisarios.
Como resultado de su gestión, el Congreso de la República expidió la Ley 15 de 1935, que autorizó al gobierno para reorganizar la Policía Nacional, aumentar el personal, reglamentar las áreas de oficiales, suboficiales y agentes, hacer dotaciones de materiales indispensables para garantizar un servicio eficiente, en esa Ley se recalca su dependencia del Ministerio de Gobierno.
Durante su dirección se estableció el oficial de guarnición y de servicio, con atribuciones precisas, además reglamenta la distribución de placas de identificación para agentes; y organiza la cooperativa, actual Fondo Rotatorio. Por primera vez se dota a la Policía de gases lacrimógenos.
En 1934, se contrata nuevamente con España lo servicios de Manuel Vela Arambari, experto en identificación de las reseñas del método Bucetich, el cual impuso la primera tarjeta dactilar el 15 de enero de 1935, adelanto muy importante para la Institución .
Reorganizó la Inspección General, señalando sus funciones y obligaciones, para tal cargo se designo al comandante Francisco Calderón Umaña.
Se retiró en 1935, para ocupar el cargo de tesorero general de la República.
Doctor. Alejandro Bernate
Director de la Policía Nacional
13 de septiembre de 1935-24 de febrero de 1937

Doctor Alejandro Bernate, nació en Chicoral (Tolima) el 18 de marzo de 1897, Director de la Policía por Decreto Ejecutivo 1503 del 23 de agosto de 1935, expedido por el presidente de la República Alfonso López Pumarejo.
Mediante Decreto 2290 de diciembre 23 de 1935, creó la Policía de Prisiones, y el Decreto 262 de 1936(febrero 13) nacionalizó las Policías departamentales de Atlántico, Bolívar, Boyacá, Caldas, Huila, Magdalena, Nariño, Tolima y Valle. Posteriormente, incluyó los departamentos de Cauca y Cundinamarca (Decreto 1968 del 12 de agosto).
Se distinguió por lograr que se concedieran facultades al director general, mejoró el Departamento Administrativo, el gobierno aprobó un nuevo Decreto reorgánico (No.1715 del 18 de julio de 1936) que definió el objetivo y finalidad de la Policía, estableció el escalafón de oficiales y agentes, autorizó al gobierno para crear escuelas de formación y autorizó la nacionalización de las Policías departamentales y seccionales, en su totalidad.
Creó el cargo de Subdirector General y por Decreto 1375 del 12 de junio de 1936  fue designado el Teniente Coronel Octavio Mutis, oficial del Ejercito.
Durante esta administración se contrato la Misión Chilena (1936), cuyo fin esencial fue dar instrucción técnica a los oficiales, contribuir a la formación del plan general sobre servicio de Policía en el territorio nacional, redactar el reglamento de Policía y asesorar a los comandantes de Policía rural. Esta misión estaba integrada por tres funcionarios del Cuerpo de Carabineros de Chile: Coronel Armando Romo boza, el Capitán Belarmino Torres Vargas y el Teniente Emilio Oelckers Hollstein. Adicionalmente se fundo una Escuela Técnica de Investigación Criminal.
Con el Decreto 204 del 29 de enero de 1937 se crea la Jefatura General de la Policía y otras dependencias como jefaturas de divisiones de Bogotá, Policía de Prisiones, Policía de Aduanas; el cuerpo auxiliar del poder judicial se organiza en: Departamento de Información, Departamento de Seguridad, Sección Técnica, Gabinete Central de Identificación y Sección Extranjeros.
La Ley 98 de 1937, estableció que los cuerpos de resguardos y gendarmería nacionales de aduanas fueran adscritos a la Policía Nacional.

Doctor. Alfredo Navia Santacruz
Director de la Policía Nacional
25 de febrero de 1937-12 de marzo de 1938
Después de renunciar como Director de la Policía Nacional, fue senador de la república. Desempeñó además los cargos de Secretario de Hacienda, Juez del Circuito del Banco Central Hipotecario.

Doctor Alfredo Navia Santacruz, nació en Santander de Quilichao (Cauca) el 28 de noviembre de 1899. Mediante Decreto 208 del 30 de enero de 1937 fue nombrado director de la Policía.
Durante su ejercicio como director se realizaron importantes actividades, como la organización de la Caja de Protección Social, denominación dada mediante Decreto 475 del 11 de marzo de 1938; creación de los servicios médicos para el personal del cuerpo y sus familiares; aumento de asignación para el personal civil, policial y militar; creación de la Escuela Técnica de Investigación Criminal, destinada a formar y preparar el personal del ramo policial de investigación, como resultado de la intervención de la Misión Chilena en 1936, según lo expresa en su informe.
El 7 de julio de 1937 por Decreto 1277, dispuso la creación de la Escuela de Policía General Santander y a él le correspondió firma el contrato de construcción de los edificios de la escuela de Muzú, destinada a la formación, preparación y perfesionamiento de los jefes, suboficiales, agentes y demás funcionarios de la Policía Nacional. La construcción fue financiada con fondos provenientes de la Caja de Auxilios, reorganizada como Caja de Protección Social.
Elaboró y puso en vigencia un Reglamento De Justicia Policial para regular la disciplina y régimen interno de la Policía Nacional, de acuerdo con los principios y normas del Código de Justicia; por Decreto 1960 de 1937, se creó el Departamento de Sanidad.
Teniente Coronel. Octavio Mutis Harper
Director de la Policía Nacional
13 al 26 de marzo de 1938
Reglamento la administración de unidades de la Policía Nacional y el personal que debía integrar las comisiones administrativas. La dirección organizó cursos para oficiales y reincorporación de los mismos, además expidió disposiciones sobre armamento.
Después de retirarse como Director de la Policía ocupó una curul en el Senado.
En su remplazo, y en calidad de encargado, fue nombrado por espacio de 13 días (del 13 al 26 de marzo de 1938), el Coronel Octavio Mutis Harper, quien se desempeñaba como subdirector general de la Policía desde 1936.
Remplazó en calidad de encargado al Doctor Alfredo Navia Santacruz, fue nombrado por espacio de 13 días (del 13 al 26 de marzo de 1938), antes de asumir como director se desempeñaba como Subdirector General de la Policía desde 1936.
Doctor. Juan Uribe Durán
Director de la Policía Nacional
27 de marzo de 1938-7 de septiembre de 1938

Doctor Juan Uribe Durán, nació en Guapotá (Santander) el 26 de diciembre de 1905. Nombrado Director de la Policía Nacional, según Decreto Ejecutivo 589 del 26 de marzo de 1938. esta designación causo en todos los altos círculos oficiales y políticos la más buena impresión. Desempeñaba el alto cargo de jefe de Rentas e Impuestos Nacionales en el Ministerio de Hacienda y Creadito Público, cuando fue llamado a tomas parte en los destinos de la Policía Nacional.
Parte de la obra de su administración se resume así: el gobierno expidió otro reglamento disciplinario elaborado en forma más técnica, determinaba responsabilidad de superiores y subalternos, normas sobre cualidades profesionales, cordialidad, trato entre el personal y reclamaciones; continuó con la construcción de la Escuela de Cadetes General Santander. Mediante Decreto Ejecutivo 1585 del 16 de agosto de 1938, se dispuso la creación de la Policía de Aeródromos y Aeropuertos. Se retiro de la Policía Nacional a solicitud propia.
General. Alfredo Azuero Arenas
Director de la Policía Nacional
8 de septiembre de 1938-10 de agosto de 1942

General Alfredo Azuero Arenas, fue designado como Director de la Policía Nacional, según Decreto 1606 del septiembre de 1938, al iniciar su gobierno el presidente de la República, doctor Eduardo Santos.
Sus acertadas iniciativas le hicieron destacarse durante su dirección, así: en 1938 creó la Oficina de Reglamentación de la Policía Nacional, continuando con la aplicación y desarrollo de los servicios establecidos por la Misión Chilena. La función de esta oficina esta la de atender la codificación de las disposiciones de carácter permanente para distintos ramos de la Institucion.
El Gobierno dictó importantes disposiciones sobre la distribución y conservación de armas municiones y explosivos, encargando a la Dirección de la Policía Nacional del control, vigilancia, importación, exportación, comercio, posesión y uso de armamento.
El Reglamento de Uniformes y Equipo para la Policía, uno de los más completos, detallado y minuciosamente elaborado, fue establecido por la Dirección General, mediante Resolución 66 de 1938 y aprobado por Decreto Ejecutivo 28 de 1939.
Reglamento el ascenso d e los oficiales, pero la institución se vio afectada por una apremiante escases de personal en la oficialidad. Dispuso el pago de viáticos y fundo una botica para la venta de medicinas; reorganizó el sistema de prestaciones sociales y las indemnizaciones, a cargo de la Caja de Protección Social para los familiares del funcionario que falleciera en accidente o en actos del servicio, esto sería válido hasta cuando fuera posible contratar el seguro de vida colectivo.
Estableció disposiciones para las vacaciones y su reglamentación. Dictó normas generales para la organización y funcionamiento de las direcciones de circulación y ferrocarriles.
Con el fin de que estudiara y propusiera la organización técnica que debiera darse al Departamento Nacional se Seguridad, se contrataron los servicios de la Primera Misión Norteamericana bajo la dirección de Edgar Thompson, miembro de la Oficina Federal de Investigación en Washington, quien llegó al país el 5 de julio de 1939 para cumplir con la tarea encomendada.
El General Azuero adopto nuevas medidas contra el alcoholismo, adquirió equipos para el gabinete de identificación, reglamentó asuntos sobre reparaciones, organización y mejoras locativas para la dependencia de la Caja de Protección Social.
En enero de 1939, se presentó un incidente entre la Policía y una manifestación de campesinos conservadores en la Plaza de Gachetá, que dejó un saldo de 8 civiles muertos. Por interés del mismo presidente Eduardo santos, se inició una investigación que exoneró al director de responsabilidades.
Organizó la Sección de Armamento por Decreto Ley 505 de 1940,  Reorganico de la Policía Nacional, el cual estatuyó las disposiciones generales que debían regir la Institución. Dispuso que dependiera del Ministerio de Gobierno y que el director fuera nombrado por el poder ejecutivo.
El 16 de mayo de 1940 inició labores docentes la Escuela de Policía General Santander, con 52 aspirantes a oficiales, y su primer director de escuela fue el Doctor Luis Andrés Gómez. Con los Decretos 1158 y 1216 del mismo año, dicto su reglamento y designo su personal.
Este primer curso de oficiales se denominó “Simón Bolívar”, entre sus integrantes se destaca el General Bernardo Camacho Leyva quien fue Director General de la Policía Nacional.
Reglamento el servicio de sanidad, firmo contratos con clínicas particulares para hospitalizaciones  y tratamientos médicos; estructuro el funcionamiento de los casinos de las unidades policiales. Organizó cursos de perfeccionamiento para agentes y suboficiales.
Ejecuto la construcción de tres nuevos cuarteles para la Policía, reorganizo la Caja de Protección Social, creo la División  Salinas para la vigilancia de las salinas terrestres y marítimas, estructuro nuevas secciones en la Policía y se organizaron cursos especializados en dactiloscopia, grafología y técnica judicial, para personal de la Institución..
Eduardo Santos Montejo nace el 28 de agosto de 1888 en Bogotá, en 1938 fue elegido presidente de la república, al haber muerto el candidato Enrique Olaya Herrera y al no haber contrincante conservador.
Doctor . Eduardo Santos Montejo
7 de agosto de 1938-7 agosto de 1942
El 1 de septiembre de 1939 Adolf Hitler, invade Polonia comenzando así la segunda guerra mundial. El gobierno de Santos fue crítico del eje, aunque durante su mandato se mantuvo neutral. Sin embargo, fue un fuerte aliado de Estados Unidos y apoyó su entrada a la guerra desde el ataque a Pearl Harbor por parte de Japón. Por otra parte, las legaciones de Argentina, Chile, Ecuador, Estados Unidos, México y Venezuela fueron convertidas en embajadas y firmó con este último país un tratado de no agresión en 1941. En el plano nacional, frenó muchas de las reformas que se estaban gestando desde la primera administración de Alfonso López Pumarejo y que no se habrían continuado si este no es reelegido. Santos creó el ministerio del trabajo y los días de descanso, como domingos y feriados, empezaron por medio de ley a ser remunerados. Creó en 1939 el Instituto de Crédito Territorial para ayudar a los campesinos a desarrollar sus tierras y a construir sus casas. El país mantuvo un crecimiento industrial moderado a pesar de la crisis de la guerra. Santos fomentó la creación de granjas industriales, fundó la Escuela de Policía General Santander y la Radiodifusora Nacional de Colombia en Bogotá, además de varios cuarteles en Tunja, Manizales y Pamplona. Al finalizar su presidencia en 1942 y entregar el poder a Alfonso López Pumarejo (de quien lo había recibido en primera instancia), trabajó en su periódico. Fue nombrado miembro de la Academia Colombiana de Historia ese mismo año, de la cual fue su presidente en varias ocasiones. En 1946 abandonó el país con la llegada al poder del conservador Mariano Ospina Pérez. Las diferencias entre los partidos se acrecentaron hasta el asesinato del caudillo Jorge Eliecer Gaitán el 9 de abril de 1948, iniciando el periodo conocido como La Violencia, caracterizado por asesinatos de líderes y destrucción de la propiedad de ambos partidos.
La fuerte crítica de Santos desde El Tiempo a la dictadura del general Gustavo Rojas Pinilla, en 1954 hizo que este ultimo clausurara el periódico, reabierto en 1957 con motivo de la dimisión de Rojas. Santos volvería a Bogotá en 1959, al poco tiempo viajaría a Nueva York donde muere su esposa Lorenza Villegas y finalmente vuelve a Bogotá en 1960. A su regreso se encargaría de las obras de su esposa, entre las que se encontraban numerosos hospitales, aparte de ejercer su profesión, el periodismo. Eduardo Santos muere el 27 de marzo de 1974 en Bogotá.

Gobierno del Presidente Eduardo Santos Montejo
El 7 de agosto de 1938 llegó a la presidencia de la República Eduardo Santos, demócrata integérrimo, de principios, acendrado santanderista, porque <Solo el imperio de la Ley nos dará la libertad>, hombre ecuánime y conciliador, capaz de conservar la serenidad en los perores momentos de su vida o de la vida de la nación, enarbolada en su propia enseñanza de <fe y dignidad>. Durante su administración estalló la Segunda Guerra Mundial. Ante el peligro de la <bestia nazi-fascista>, aunque neutral, alinderó de inmediato al país al lado de las potencias occidentales. Mandatario altruista, jamás carcomido por la envidia, consolidó las reformas del gobierno anterior y siguió adelante con iniciativas propias de indiscutible importancia, impulsadora del progreso nacional y de la sana convivencia. Fácilmente se explica entonces que siguiera sin interrupción el proceso de dar al país una Policía siempre mejor.  Así, pues, la obra adelantada por la Misión Chilena continuó, y se finalizó la construcción de la Escuela General Santander, disponiéndose su organización por medio del Decreto 945 del 15 de mayo de 1940. las labores se iniciaron el día siguiente, 16 de mayo, con los cursos para aspirantes a oficiales, suboficiales y agentes.
Las labores docentes comenzaron bajo la dirección de Luis Andrés Gómez, profesional del derecho. Los programas se basaron fundamentalmente en la enseñanza de los principios constitucionales, Derecho Penal y Procedimiento, Medicina Legal, Psicotecnia Policial y otras materias afines. Anqué la organización formal de la Escuela seguía rigiéndose por la disciplina militar, prevaleció el espíritu civil que se dedicaban a la enseñanza de los códigos, que a los ejercicios de connotación castrense.
Sin embargo, no había ciertamente hasta entonces una idea clara sobre la organización de las labores docentes y por tal razón, meses más tarde, de derogó el Decreto 945 de 1940 con el Decreto 1158 del 18 de junio del mismo año, dando una nueva estructura al instituto que se colocó bajo la dirección de un viejo servidor de la Policía, el coronel Pablo Azá Terán, continuando con los servicios de instructores de trayectoria, formados por la Misión Chilena.
Como el presidente Santos recibió facultades para reorganizar la Policía, se habría podido enmendar la inspiración militarista que precedía a la Institución. Pero, cosa extraña, los juristas no cayeron en cuenta de ello y en el articulo 7º del decreto 945 de 1940 se dijo que el régimen de la escuela será el que corresponda a un “Instituto Militar”. No se corregía la equivocada concepción y se rechazaba así el pensamiento de Juan María Marcelino Gilibert, cuyo primer esfuerzo fue el de separar las dos Instituciones, para colocarlas en su respectivas órbitas.
Pese a todas las dificultades espinosas que se atravesaban sin cesar en el camino del progreso policial, el gobierno del presidente Santos siguió atendiendo con plausible celo el mejoramiento Institucional.
Fue constante su preocupación por atender las necesidades de sus integrantes: se construyeron amplias instalaciones con alojamientos cómodos y bien dotados; se ampliaron las prestaciones sociales; se encargó a la Dirección General de la Policía de la distribución, control y vigilancia de las armas que no fueran de uso exclusivo del Ministerio de Guerra; se aumentó el personal de agentes; se elevaron los viáticos del personal, hasta entonces irrisorios o nulos; se creó la Sección de Préstamos, Anticipos y Descuentos, beneficio excelente para cubrir tantos apuros acumulados en un personal de pobreza reconocida; se consagró la indemnización por muerte en servicio y por muerte natural; se reconocieron vacaciones en dinero y asignaciones para el personal de la Policía recluido en los Lazaretos; se fundó la División de Ferrocarriles nacionales, destinada a la vigilancia y servicios de Policía en dicho ramo de transporte; se organizaron varios casinos en las guarniciones de fuera. El gobierno de Santos fue respetado por todos los colombianos, no obstante la fuerte oposición conservadora y aun por parte de algunos de sus propios copartidarios. Pero el presidente nunca se alteró, enfrentó las situaciones con entereza y las supo resolver. Su Voz, como la de Alberto Lleras Camargo, ejercía extraña fascinación y gran poder convincente.
Cinco meses después de su arribo a la Presidencia, la Policía o mejor la Guardia de Cundinamarca, disparó contra una manifestación conservadora que se llevaba a cabo en la plaza de Gacheta. Esta fue una fatalidad producida por impulsos sectarios que han afectado al país, muy especialmente en regiones de Boyacá, Santander y Cundinamarca, por lo cual jamás se podría imputar este hecho a la voluntad del gobierno. Con todo, los ataques de la oposición fueron crueles contra el presidente y la Policía, no obstante que el lema gubernamental era la “Convivencia Nacional”. El doctor Santos fue calumniado y tratado de asesino. El respondió: <Yo sé que esas agresiones no son sinceras. Yo sé que quienes las formulan son los primeros en darse cuenta de su inequidad y su injusticia. Cuando se me dice que estoy manchado por la sangre de la tragedia de Gacheta, recuerdo los millares de manos que se me tendían afectuosas y confiadamente, en esos campos que me ensombreció la pasión banderiza y que yo he querido servir con hondo sentimiento patriótico. Y ese recuerdo borra en mí toda la imprecisión que pudiera producirme la inocua agresión>.

                 Doctor . Alfonso López Pumarejo     Doctor . Darío Echandia 
















Un período tenso y convulsivo.


En el año de 1942, el doctor Alfonso López Pumarejo asumió por segunda vez la presidencia de la república. La campaña electoral había encendido los ánimos y había creado un clima de fuertes tensiones. Revivieron viejas rencillas entre conservadores y liberales, divididos éstos entre santistas y lopistas. Sin embargo, las elecciones se efectuaron sin incidentes. Los liberales lopistas creían que el país regresaría a las épocas de la República liberal, a la “Revolución en marcha”, que con tanta destreza había manejado el doctor López durante su primera administración. También la Policía estaba dividida entre lopistas y santistas. Los principales jefes uniformados se inclinaban más por las ideas y la forma de gobierno del doctor López.
Iniciado el período presidencial salieron de la Policía dos calificadísimos oficiales, los coroneles Pablo Aza Terán y Luis Jorge Dávila. Solamente se mantuvo en servicio el Teniente Coronel Carlos Galvis Gómez, prefecto de las guarniciones de providencia, la oficialidad superior quedó así reducida a los comandantes divisionarios, quienes, debido a los insistentes rumores del retiro de Galvis Gómez (pariente cercano del doctor Santos), dieron inicio a una etapa de intriga y continuas manifestaciones de adhesión a la política del presidente López, en una puja impúdica por obtener el grado de Teniente Coronel, cuya vacante era inminente.
La Policía recordaba que todo cambio en la dirección del estado, en el departamento o en el municipio, implicaba cambios fundamentales en la composición del Cuerpo. Consecuente con ello, la Dirección General de la Policía se encomendó a un político tolimense, José María Barrios Trujillo, quien procedió a efectuar los relevos necesarios para fortalecer los soportes que el gobierno exigía. El hecho conmocionó a quienes se sentían débiles  para sostenerse y envalentonó a quienes creyéndose fuertemente proporcionados, luchaban por sacar partido  de los acontecimientos que se veían inevitables. El ambiente se enrareció entonces con un tejido oscuro de informaciones maliciosas que llevaron a organizar la cacería de unos supuestos conspiradores que pretendían derrocar el régimen. Uno de ellos el Boxeador Francisco A. Pérez (Alias “Mamatoco”), fue señalado como gestor muy importante de la conjura, a quien era indispensable eliminar, si se quería sofocar la conspiración.

Así comenzó a gestarse el primer gran descalabro de la Policía, en sus ya más de cincuenta años de estar sirviendo al país, con acrisoladas virtudes y sin que la intriga y la envidia envenenaran su corazón.
Doctor. José María Barrios Trujillo
Director de la Policía Nacional
11 agosto 1942 - 25 agosto 1943
El Doctor Darío Echandia Olaya fue elegido por Congreso como primer designado, condición en la cual asumió la Presidencia cuando el Doctor Alfonso López Pumarejo se retiró a causa de los quebrantos de salud de su esposa. El 10 de julio de 1944, cuando era designado y a la vez ministro de Relaciones Exteriores, tuvo lugar el golpe militar contra el presidente López en Pasto. Echandia se hizo presente en el palacio de gobierno y, una vez el Consejo de Estado lo autorizó para asumir el poder, tomó posesión de él y se hizo reconocer por las tropas, salvando así el orden constitucional del país. 

Doctor José María Barrios Trujillo, fue nombrado Director de la Policía Nacional, según Decreto 1957 del 8 de agosto de 1942. La historia no registra datos biográficos, sin embargo, se le reconocen importantes aportes al desarrollo institucional.
La Ley 5ª de febrero de 1943, autorizó al Presidente de la República para reorganizar la Policía, iniciándose así el proceso de nacionalización, al establecer que a partir de 1944 la nación asumiría el pago de servicios de vigilancia en los departamentos y municipios que tuvieran interés en ello.
Mediante Decreto 2390 de 1942, estableció la medalla “Policía Nacional” como estimulo para el personal. En 1943 reorganizó la Escuela de Cadetes de Policía General Santander. Según Decreto 1231 de 1943, se reformó el servicio de sanidad.
El designado a la presidencia Doctor Darío Echandia, en ausencia del titular, suscribió como presidente encargado el Decreto 2310 de noviembre de 1943, por el cual se reglamento la carrera de oficiales, suboficiales y agentes de la Policía Nacional y el Decreto 421 de febrero 28 de 1944, por el cual se reorganizó el Departamento Docente de la Institución. La crisis que en ese momento mostraba el gobierno del presidente Alfonso López Pumarejo. Influyó notablemente en las actitudes del personal de la Institucion que empezó a deliberar de manera fanática de tal forma que los ideales profesionales fueron sustituidos por ideas políticas, en contravía de las disposiciones que prohibían la intervención política de los uniformados.
El 15 de julio de 1943 la Policía fue victima de la intromisión política, hasta el punto que algún personal planeó y ejecutó el execrable crimen de Francisco A. Pérez, apodado “Mamatoco”, boxeador retirado a quien se sindicaba de conspirar contra el Gobierno. El crimen, como es obvio, causo conmoción en el país, dado que la victima gozaba de alguna popularidad y además dirigía un periódico llamado “La Voz del Pueblo”. La situación se tornó difícil para la Policía cuando se atribuyó a alguno de sus miembros la autoría del asesinato. Como subdirector asumió en el mes de agosto el Teniente Coronel del Ejercito Miguel Ángel Hoyos. Días después, por causa de la muerte de “Mamatoco”, considerado un hecho reprochable, el doctor José María Barrios Trujillo fue relevado del cargo.

Doctor  Alfonso Araujo Gaviria, brillante político liberar que en 1930 ya  se había desempeñado como director de la Institución. Asumió la dirección de la Policía en el momento en que la crisis política e institucional era inminente a raíz de la muerte de Francisco A. Pérez “Mamatoco”.
Doctor  Alfonso Araujo Gaviria
Director de la Policía Nacional por segunda vez
25 de agosto de 1943-7 de diciembre de 1943
Las decisiones de gobierno no se hicieron esperar. Fueron llamados a calificar servicios, injustamente, la totalidad de los oficiales superiores de la Policía (un Teniente Coronel, 22 mayores y un capitán), dejando el Cuerpo de la Policía prácticamente a la deriva. En la orden del día del 1 de septiembre de 943, en su articulo 4996, el director aclaraba:” Los oficiales de la Policía Nacional, cuyos nombres se mencionan enseguida, deseosos de facilitar su reorganización de acuerdo con las normas establecidas en la Ley 5ª de 1943, han renunciado a sus cargos y han dejado libre el camino para la implementación de nuevos sistemas que, por su índole, requieren personal diferente…”, más adelante informaba que a dicho personal se le reconocería sus derechos prestacionales.
Los oficiales fueron remplazados por oficiales del Ejército (3mayores, 12 capitanes, 2 tenientes) sin ninguna experiencia policial, que militarizaron la Policía. Igualmente incorporaron a 20 abogados que tras un corto curso, 13 de ellos tomaron el mando de algunas unidades. Tan desafortunada decisión quebró de un solo tajo la carrera profesional policial, causando enorme retraso  y gran improvisación que tardó mucho tiempo en resarcirse, al mismo tiempo que se perdieron valiosísimos oficiales que constituían el baluarte policial. Se reforma la carrera de oficiales, suboficiales y agentes y se expidieron normas relacionadas con las prestaciones de la Caja de Protección Social de la Policía. Se creó el Departamento de Personal, haciendo más funcional su organización.
Teniente Coronel Miguel Ángel Hoyos
Director de la Policía Nacional
8 de septiembre de 1943-13 enero de 1944
Cuando se desempeñaba como subdirector de la Institucion el Teniente Coronel Miguel Ángel Hoyos fue designado en forma transitoria como Director General de la Policía Nacional a raíz del retiro del doctor Alonso Araujo.
Nació en Guatavita (Cundinamarca) el 18 de enero de 1904; durante su periodo como director, el primer designado encargado de la presidencia Doctor Darío Echandia, expidió el Decreto 2548 del 21 de diciembre de 1943, que suprime la sección de extranjeros y crea el Departamento Nacional de Inmigración y Extranjería como dependencia inmediata de la Dirección General de la Policía, el cual empezó a funcionar a partir del 1 de enero de 1944. se crea el Cuerpo Especial de Policía Rural, se reglamenta el uso de aeródromos y se crea un fondo especial para la Escuela de Cadetes General Santander.

Doctor  José Joaquín Caicedo Castilla
Director de la Policía Nacional
14 de enero de 1944-9 de marzo de 1944
Doctor  José Joaquín Caicedo Castilla, nació en Chaparral (Tolima) el 5 de octubre de 1903. durante su dirección, el Gobierno Nacional reorganizó el Departamento Docente constituido por la Escuela de Policía General Santander, encargándola de la instrucción jurídica, secundaria, física militar y aspectos de reorganización, administración y documentación. Reorganiza la carrera de oficiales. Igualmente, con el Decreto 167 del 28 de enero de 1944, se determina el procedimiento para la expulsión de extranjeros y se le asigna dicha misión a la Institucion.

General Carlos Vanegas Montero
Director de la Policía Nacional
10 de marzo de 1944-10 de enero de 1947
General Carlos Vanegas Montero, nació el 19 de junio de 1898 en Honda (Tolima). Mediante Decreto 552 del 7 de marzo de 1944 fue destinado en comisión al Ministerio de Gobierno y nombrado como Director de la Policía Nacional.
Su gestión como director culmino tres años mas tarde cuando fue llamado como consejero militar en la delegación permanente ante los Estados Unidos; mediante Resolución 006 del 9 de enero de 1947, se designa como nuevo director de la Policía al General Delfín Torres Durán..
Su gestión fue progresista para la Institución en el área de personal. Reglamentó la carrera de Oficiales, Suboficiales y Agentes, señalo prestaciones sociales, proyecto nuevos cambios en las especialidades de la Policía; en el campo operativo, el gobierno ratificó el carácter preventivo de la policía y le dio las funciones de auxiliar técnico en la actividad represiva del Estado. Fortaleció la Caja de Protección Social logrando la asignación de una partida de cien mil pesos anuales como aporte de la nación y mediante Decreto 981 del 29 de marzo de 1946, se reorganizó.
Nombran abogados como comandantes de
la Policía Nacional
Adelanto además las primeras acciones para la colocación de un centro hospitalario, que se concreto posteriormente con la compra de un lote ubicado en la Avenida Caracas entre las Calles 2ª y 3ª Sur, predio de propiedad de la señora Sordo de Navarro, esposa del señor Carlos Navarro, para la construcción de la Clínica de la Policía Nacional, se encargo a la firma “Rocha Santander y Cía. Ltda.”; inicialmente la Sanidad de la Policía estaba constituida por un medico Director de Sanidad, un medico secretario y cuatro médicos auxiliares, que atendían los servicios de los cuarteles o divisiones.
Debió afrontar el intento de golpe de estado militar ocurrido en Pasto el 10 de julio de 1944, encabezado por dos coroneles del Ejército que trataron de separar del poder al presidente Alfonso López Pumarejo, al hacerlo prisionero. Sin embargo, los sublevados fracasaron en su intento y a los dos días se entregaron dejando libre al presidente, quien el 19 de julio de 1945, anunció su dimisión de la Presidencia de la republica, para que la asumiera el designado Alberto Lleras Camargo.
Doctor . Alberto Lleras Camargo
7 de agosto de 1945-7 agosto de 1946

Alberto Lleras Camargo nace el 3 de julio de 1906 en Bogotá. Cuando López Pumarejo renunció en 1945, el congreso designó a Lleras para terminar su periodo de gobierno. Su obra más relevante en esta etapa fue la creación de la Flota Grancolombiana, una asociación de barcos mercantes propiedad de tres países: Colombia, Ecuador y Venezuela. Con un partido liberal dividido entre quienes apoyaban a Jorge Eliecer Gaitán por un lado y a Gabriel Turbay por el otro, Lleras decidió ser neutral. Esta división permitió que los conservadores recuperaran el poder mientras elevó la imagen de Lleras como intercesor de los liberales ante los conservadores, pues fue muy respetado por ambos partidos. Al finalizar su administración en 1946, y habiendo entregado la presidencia a Mariano Ospina Pérez, Lleras se dedico al periodismo fundando la revista Semana. Ejerció como presidente de la Unión Panamericana y fue elegido primer secretario general de la Organización de Estados Americanos entre 1948 y 1954, años de una intensa violencia partidista en Colombia debido a la muerte del caudillo Jorge Eliecer Gaitán el 9 de abril de 1948.
General (r) José Delfín Torres Durán
Director de la Policía Nacional
11 de enero de 1947-3 de octubre de 1947
General (r) José Delfín Torres Durán, nació en Piedecuesta (Santander) el 15 de noviembre de 1894. en calidad de General retirado fue nombrado como director por Decreto 002 de 1947.
Su corta estadía en la dirección le permitió nacionalizar la Policía del Departamento de Santander, reglamentar el funcionamiento de la subdirección y crear la nueva especialidad de Policía, la de Protección Infantil, que tuvo como base fundamental la reincorporación del Agente Luis Alberto Torres Huertas, quien durante varias décadas lideró con entusiasmo y carisma dicha especialidad hasta llegar al grado se Sargento Mayor. Se le reconoce a su gestión el inició en la Policía de los servicios de vigilancia en radiopatrullas (Estación 100). Falleció en Bogotá el 3 de octubre de 1947 cuando se desempeñaba como Director General de la Policía Nacional.

Coronel  Virgilio Barco Céspedes
Director de la Policía Nacional
3 de octubre de 1947-15 abril de 1948
Coronel  Virgilio Barco Céspedes, nació el 15 de septiembre de 1900 en Piedecuesta (Santander) fue destinado en comisión del servicio al Ministerio de Gobierno en 1946 como subdirector de la Policía Nacional, mediante Decreto Ejecutivo 3253 de ese año. Una vez de director encargado, en 1947, le correspondió junto con el subdirector, Mayor Alfonso Ahumada Ruiz, afrontar la seguridad de la IX Conferencia Panamericana que se realizaba en Bogotá. Allí medirían su fuerza los lideres de izquierda quienes se habían propuesto sabotear la conferencia por que en ella se pretendía condenar el comunismo. La Policía organizó un destacamento de agentes especialmente dotado e instruido para garantizar la seguridad de los asistentes. El personal era fácilmente identificado por cuanto usaba un vistoso uniforme con casco plateado.
Después de los cruentos acontecimientos en que fuera asesinado el caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán, excandidato a la Presidencia de la República, crimen que generó violentos disturbios en todo el país en los que la Policía resultó comprometida, se produjo la disolución de la Institucion por disposición del gobierno y el planteamiento de reorganización eminentemente técnica y despolitizada.
La historia no registra aporte significativo para la Institución durante su gestión como director.
Llamado a calificar servicios en 1949, por invalidez relativa, su retiro se hizo efectivo el 18 de enero de 1950. falleció el 7 de septiembre de 1955 en Bogotá.

Coronel Regulo patiño, fue nombrado director de la Policía Nacional, mediante Decreto 1238 de 1948. Nació en Pacho (Cundinamarca) el 8 de agosto de 1901.
Coronel. Régulo Gaitán Patiño
Director de la Policía Nacional
16 de abril de 1948-22 de mayo de 1949
Su designación como Director General de la Policía Nacional fue bastante anecdótica. Para los sucesos del 9 de abril de 1948, residía en la calle 70 con carrera 10 de la ciudad de Bogotá, cuando escuchó por la radio la noticia sobre el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, en ese momento llegó a su casa un camión con tropa, diciendo “Venimos por el Director de la Policía Nacional” y como él mismo comento, a dos cuadras vivía el entonces director de la Institucion, Coronel Barco Céspedes. El Coronel Gaitán les dio las indicaciones; si embargo lo tropa regresó nuevamente, y algún soldado, dijo “Venimos por el Director de la Policía” a lo que él objeto: ¿Pero quien es el director?. El soldado le respondió: el Coronel Régulo Gaitán, y él contesto. Ese soy yo, pero no soy el director de la Policía. “No , es que el presidente manda por usted”.
Cuando se presento en el despacho presidencial, el presidente Mariano Ospina Pérez le comunicó su nombramiento como director de la Policía, cargo que acepto inmediatamente. A partir de ese momento vistió su uniforme de oficial del Ejercito y comenzó a afrontar la crisis existente en la Institucion.
Para superar la crisis, el presidente Mariano Ospina Pérez y el Ministro de Gobierno, Darío Echandia, expidieron el Decreto 1403 del 30 de abril de 1948, que ordenó la “Reorganización de la Policía Nacional como Institución eminentemente técnica, ajena por entero a toda actividad de carácter político” y en cuyo articulo 3 dispuso. “El gobierno y el Director General de la Policía Nacional procederán a dar de baja a todo el personal uniformado de la Institucion”.
Su primera misión era la de licenciar a todo el personal; muchos agentes se habían insubordinado e inclusive habían repartido armas entre los civiles para derrotar al Gobierno. Un batallón del Ejercito bajo el mando del director general entró a hacerse cargo de la situación de orden público mientras se incorporaba personal nuevo la Policía.
Se amplio la Sección Motorizada; se reglamentó las prefecturas de Seguridad y la Policía Fluvial..
A finales de 1948 llegó a Bogotá una Misión Inglesa bajo la dirección del Coronel Douglas Gordon. Esta misión se consagró al estudio de la restauración de la Policía, a difundir los fundamentos y normas procedimentales de los servicios y a diseñar sistemas y métodos de vigilancia. La labor de la misión se plasmó en el Estatuto Orgánico que por Decreto 2136 de 1949  se dictó.
Por Decreto 42 del 20 de abril de 1949, se dispone la creación de la Escuela Regional de Policía en Manizales.
Renunció por el carácter del trabajo que no coincidía con su formación de militar.
Fue condecorado con el distintivo especial “Centenario de la Policía Nacional”. En una fría mañana de 1990, le sobrevino la muerte.
La Policía Nacional después del Bogotazo
Luis Mariano Ospina Pérez nace el 24 de noviembre de 1891 en Medellín Ospina Pérez recibió la presidencia por parte de Alberto Lleras Camargo y trató de calmar el ambiente de tensión que se vivía entre conservadores y liberales entregando a cada uno de los partidos diferentes ministerios, pero al final del año los liberales renunciaron a estos. Ospina Pérez aprovechó la Bonanza Cafetera de posguerra para incentivar el cultivo del producto. En 1948, celebrándose la IX Conferencia Panamericana (en la cual se creó la Organización de Estados Americanos), fue asesinado el 9 de abril en Bogotá Jorge Eliecer Gaitán. Al poco tiempo de la muerte de Gaitán ya había una gran multitud que exigía que la Policía entregase al supuesto asesino, de nombre Juan Roa Sierra, a quien custodiaban en un local cercano. Roa Sierra fue finalmente tomado por la multitud, linchado hasta la muerte y abandonado desnudo frente al Palacio de Nariño.
Doctor . Luis Mariano Ospina Pérez
7 de agosto de 1946-7 agosto de 1950
No habrían pasado 4 horas y el centro de Bogotá ardía en llamas. Muchos de los Policías, seguidores de Gaitán, se unieron a los desordenes dando armas a la gente. Se presentaron saqueos a edificios públicos y privados, colegios y residencias, aparte de asesinatos y masacres. Se le recomendó entonces al presidente abandonar el país pero este se negó. Ese mismo día se decretó el toque de queda y el ejército controlaría la situación casi una semana después. Sin embargo los disturbios se extenderían a diferentes regiones del país y darían inicio al periodo de La Violencia (1948-1953). Esta alcanzó aun al congreso cuando debido a los continuos desacuerdos entre congresistas sacaron sus armas y dispararon unos contra otros resultando muertos el congresista boyacense Gustavo Jiménez y el abogado Jorge Soto, este segundo como resultado de la gravedad de sus heridas. Este hecho hizo que el presidente declarara el estado de sitio y clausurara las sesiones del congreso.
Ospina Pérez logró realizar numerosas obras entre las que se cuentan la construcción de las Acerías Paz del Rio, la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) y la inauguración del oleoducto localizado entre Barrancabermeja y Puerto Berrío. La explotación de petróleo permitió el aumento de carreteras y la extensión del tendido eléctrico, así como la creación de diversas centrales hidroeléctricas. Creo Telecom, el Instituto de Seguros Sociales, el Instituto de Crédito Territorial y el ICETEX, una institución crediticia para educación superior. También creó la Registraduria Nacional del Estado Civil y dos nuevos ministerios: higiene y agricultura. Entregó el poder a Laureano Gómez en agosto de 1950, quien ganó las elecciones por falta de candidato liberal.
Genenarl Pablo E. Rodrioguez Achury, nació el 18 de abril de 1908 en Guatavita (Cundinamarca),en el grado de Mayor y faltándole dos años para ascender al Teniente Coronel, es designado en comisión al Ministerio de Gobierno para hacerse cargo de la Dirección de la Escuela General Santander, según Resolución 918 del 9 de septiembre de 1943.
Dos años más tarde es llamado nuevamente a ejercer el mismo cargo (Resolución 1737 del 17 de septiembre de 1945), el cual entrega el 21 de noviembre , según Resolución 2299.
En el grado de Teniente Coronel y mediante Resolución 381 del 12 de abril de 1949 es llamado pro tercera vez en comisión al Ministerio de Gobierno con destinación a la Policía Nacional como director, hasta el 30 de agosto del mismo año.
Efectuó importantes obras, entre ellas, la Escuela Regional de Manizales. Se fundo en 1949 por medio de la ordenanza 186 del 10 de enero y del Decreto 421 del 20 de abril, reglamentario de la citada ordenanza, su función era la de formar Agentes para el servicio de vigilancia como también el de Carabineros.
Al terminar su comisión en el Ministerio de Gobierno, fue nombrado jefe civil y militar de Norte de Santander, además fue agregado militar en Francia, Uruguay y estados Unidos.
Durante ocho años padeció una dolencia en la columna vertebral y de un tipo de esclerosis moderada, que lo mantenía en constante tratamiento médico en el país y en el exterior, razón por la cual fue encargado de la Policía el Coronel Ernesto Carrasco C., del 1 de septiembre de 1949 al 14 de septiembre de 1949.

Coronel Carlos A. Bejarano Muñoz, nació en Popayán el 13 de Julio de 1902; nombrado director mediante Decreto 264 de 1949.
General en el arma de la infantería del Ejercito. Estuvo en comisión en el Ministerio de Gobierno, donde se le nombró como director de la Policía Nacional; posteriormente fue designado como jefe civil y militar de los Llanos Orientales.
Coronel Carlos A. Bejarano Muñoz
Director de la Policía Nacional
15 septiembre 1949 - 13 octubre 1950
Entre sus realizaciones se encuentran: la creación del Departamento de Policía Chocó, el cuartel de Policía en Puerto Leticia y la Sección de Transportes; organización y dotación de la Policía de Bogotá, fijación de sueldos para alumnos detectives y reglamentación de vehículos para la Policía Nacional. Por Decreto 046 de febrero de 1950, se crea la Escuela Gonzalo Jiménez de Quesada..
Desempeño cargos de secretario de la jefatura colonización del Amazonas, Caquetá y Putumayo. Director encargado de la colonización, jefe civil y militar de los llanos orientales y alcalde de Leticia.
Su retiro como oficial activo del Ejército se produjo el 10 de julio de 1952.
Falleció el 18 de agosto de 1968 en la ciudad de Bogotá.
Laureano Eleuterio Gómez Castro nace el 20 de febrero de 1889 en Bogotá . En 1936 fundó el periódico El Siglo, fuerte crítico de las políticas liberales, sobre todo las de Alfonso López Pumarejo.
Laureano Eleuterio Gómez Castro
7 de agosto de 1950-5 noviembre de 1951
Entre 1939 y 1945 Gómez fue elegido como senador pero se le acusó de planear el golpe de estado contra el presidente López Pumarejo en 1944. Por esta razón tuvo que abandonar el país y asilarse en Brasil. En 1948, aparte de ser ministro de relaciones exteriores, presidió la IX Conferencia Panamericana en Bogotá mientras gobernaba Mariano Ospina Pérez. Debido al asesinato de Jorge Eliecer Gaitán el 9 de abril, la casa de Gómez y las oficinas de El Siglo fueron saqueadas e incendiadas. Al año siguiente Gómez renuncio a la cancillería, viajó a España, pero regresó para aceptar la candidatura a presidente de Colombia por el partido conservador. El partido liberal no presentó candidato alguno para la contienda por lo que Laureano Gómez fue elegido para gobernar desde 1950 hasta 1954. Mostró interés en otorgar participación ministerial a los liberales pero estos no aceptaron. Gómez no terminaría su periodo de gobierno, aunque logró crear el Banco Popular, organizar Ecopetrol y construir el ferrocarril de Magdalena. Creo el ministerio de minas y petróleos y el ministerio de fomento, suprimiendo a su vez el ministerio de comercio e industria. También comenzó la construcción de los oleoductos entre Puerto Berrío y Medellín, y entre Bogotá y Puerto Salgar. Amplió en 3.000 kilómetros las carreteras del país y envió un batallón a la guerra de Corea en 1951. Ese año sufrió un ataque cardiaco el 5 de noviembre. Mientras se recuperaba, Roberto Urdaneta Arbeláez se hizo cargo de la presidencia. Cuando Gómez se disponía a retomar su puesto el 13 de junio de 1953, fue apresado por el general Gustavo Rojas Pinilla. Rojas y los militares dieron su apoyo a Urdaneta para que se declarara presidente pero Urdaneta se negó. La cúpula militar entonces solicitó a Rojas que se declarara presidente y este accedió.

Teniente Coronel. Alberto Gómez Arenas
Director de la Policía Nacional
14 octubre 1950 - 13 noviembre 1951
Teniente Coronel. Alberto Gómez Arenas, nació en Guapotá (Santander) el 24 de mayo de 1904; mediante Resolución 2552 fue nombrado en comisión ante el Ministerio de Gobierno entre el 11 de octubre de 1950 al 17 de noviembre de 1951, siendo Teniente Coronel. Por Decreto 3121 de 1950, fue designado como Director de la Policía Nacional.
Realizó obras como la organización del Comisariato de la Policía Nacional, hoy Fondo Rotatorio. Gestiono para la Institución la modificación de la Ley sobre vagos y maleantes, reglamento la carrera profesional de suboficiales; creo la Cuarta Estación de Policía Bogotá. Introdujo Técnicas de microfilmación de archivos aprobados por el gobierno.
Falleció en Bogotá el 10 de septiembre de 1967.

Genneral Juan Gabino Sanjuan, nació en Ocaña (Norte de Santander) el 27 de diciembre de 1897; mediante Decreto 2282 de 1951 fue destinado en comisión como Director de la Policía Nacional desde el 14 de noviembre de 1951 y un año más tarde por Resolución 2993 del 28 de octubre de 1952, se le da termino a su comisión dentro de la Institución.

Durante su gestión se creo la División de Transportes, logro el incremento de personal, la aprobación de disposiciones sobre el comisariato de la Policía.
En su dirección se presentaron graves hechos de alteración de orden público, como los del 6 de septiembre de 1952, debido a la contienda entre partidos tradicionales. Se asaltaron e incendiaron las oficinas y los talleres de los diarios el Tiempo y El Espectador; tal fue el grado de desorganización y falta de control político y de seguridad que el gobierno destinó como apoyo a la Policía, un cuerpo militar pagado con cargo al presupuesto.
Se retiro del ejercito Nacional l 16 de abril de 1953 y falleció el 12 de octubre de 1964 en Bogotá.
El 23 de septiembre de 1952, fue designado como Director de la Policía, el Mayor Efraín Villamizar Flórez, quien ocupo el cargo hasta el 20 de noviembre de 1952. este oficial también se desempeño como suboficial de la Policía Nacional.
Roberto Urdaneta Arbeláez
Presidente de la República de Colombia  Encargado
5 noviembre de 1951 – 13 junio 1953


Coronel. Francisco Rojas Scarpetta, nació en la ciudad de Tuluá (Valle) el 15 de abril de 1912, cuando asumió la comandancia de la Policía, en esa época, encontró como sus antecesores que gran parte de la Policía era del orden departamental, dependiente de los respectivos gobernadores, quienes hacían nombramientos y promociones del personal. Esta Policía en buena parte estaba politizada. Rojas Scarpetta se encargó de actualizarla por lo que recibió el acertado calificativo de “El Transformador de la Policía”. En otras palabras, fue el inicio de la nacionalización de la Policía.
Fue nombrado como Director de la Policía mediante Decreto 2857 del 18 de noviembre de 1952; permaneció en este cargo hasta el 14 de septiembre de 1954. puede decirse que fue la época de oro para la Policía.
Coronel. Francisco Rojas Scarpetta
Director de la Policía Nacional
21 noviembre 1952 - 14 septiembre 1954
Proveniente de las filas del Ejercito, es un caso excepcional en la historia de Policía Nacional, puesto que su entrega fue incondicional al defender enérgica y decididamente ante el Ministerio de Guerra lo asuntos presupuestales, administrativos y operativos de la Institución, incorporando así aspectos significativos para el progreso institucional, entre ellos: la independencia de las otras Fuerzas en especial del mismo Ejercito Nacional y una decorosa nivelación salarial.
Su meta siempre fue hacer de la Policía una profesión igual a las demás disciplinas liberales; para ello reestructuro la Escuela de Policía General Santander. Participó en 1954 en el cambio de denominación de los grados de comandantes y subcomandantes, por los que hoy se conocen.
Estableció los escalafones y estatutos de carrera del personal y el reconocimiento de los tiempos de servicio.
Obtuvo el traslado de la Policía del Ministerio de Gobierno al de Guerra y con él su despolitización. Bajo el gobierno del Teniente General Rojas Pinilla, se modificó la estructura del Ministerio de Guerra, suprimió el Comando de las Fuerzas Militares y creó en cambió el Comando General de las Fuerzas Militares e incorporó a la Policía como el cuarto componente, denominado Fuerzas de Policía y la liberación de la servidumbre de los políticos. El Decreto 1814 del 10 de julio de 1953 estableció: La Policía se incorpora al Ministerio de Guerra "con presupuesto y organización propios y prestara los servicios que por Ley le corresponden”. Mediante Decreto 2358 del 9 de septiembre de 1953, se creó la Condecoración “Estrella de la Policía” y en abril de 1954 los distintivos de Servicios Distinguidos y al Valor.
Se le abonan una serie de obras, una de las más importantes fue la creación del Bienestar Social, mediante Resolución 1863 del 2 de julio de 1953, con la inspiración de la Madre San Luis de la comunidad de La Presentacion.se importaron vehículos, motocicletas, equipo técnico, armamento y demás elementos necesarios para el servicio y se crean los talleres automotores y grupos de apoyo motorizado.
Por Decreto 3135 del 26 de octubre de 1953 formó el primer curso de Policía Femenina, que encabezó María Eugenia Rojas Correa, hija del presidente de la República.
Por Decreto 2295 de 1954, reorganizó la carrera de oficiales de la Policía Nacional, se creó el grado de Brigadier General para los miembros, con el fin de equipar este cuerpo en el correspondiente de las Fuerzas Militares, disminuir distancias y lograr un mayor entendimiento entre las dos instituciones. Creó el Servicio Nacional de Inteligencia-SIC, dependiente de la Policía Nacional, para lo cual nombró al Capitán Telmo Acevedo; designó al Teniente Bernardo Echeverri Ossa como el primer edecán presidencial de la Policía Nacional. Los oficiales de la Policía se Incorporaron al Club Militar.
Puede decirse que esta época fue una de las mas fructíferas de la Institución. Organizó la Escuela de Policía Antonio Nariño en Barranquilla y Simón Bolívar en Tuluá-Valle, las cuales por razones presupuestales empezaron a funcionar hasta el año 1959. Inició el funcionamiento de la Escuela Alejandro Gutiérrez, en Manizales.
Se retiró de la Policía ostentando el grado de Coronel, cuando fue nombrado Registrador Nacional del Estado Civil, donde realizó grandes adelantos durante ocho años.
Ascendió en 1955 al grado de Brigadier General. Falleció en la ciudad de Bogotá el 19 de mayo de 2001.
Teniente General Gustavo Rojas Pinilla
13 de junio de 1953-10 de mayo de 1957
Teniente Genenral Gustavo Rojas Pinilla, militar y estadista boyacense (Tunja, marzo 12 de 1900 - Bogotá, enero 17 de 1975), presidente de la República entre 1953 y 1957, gobernó con el lema: Paz, justicia y libertad. Hijo de Julio Rojas Jiménez y de doña Hermencia Pinilla Suárez, fueron sus hermanos: Julio César, Carlos Arturo, Ana Elvira, María y Margarita María. Pasó sus primeros años en Tunja y Villa de Leiva, y en una propiedad rural en Arcabuco. Hizo sus primeros estudios en Tunja, en el Colegio de las Hermanas de la Presentación, y los secundarios en la Escuela Normal de Varones de Tunja, donde obtuvo el diploma de normalista superior; sus compañeros lo llamaban cariñosamente "Tatayo".
El 13 de junio de 1953, el señor Teniente General Gustavo Rojas Pinilla, asume el Gobierno mediante un golpe militar, pocas horas después de que el doctor Laureano Gómez se había hecho cargo nuevamente del poder.
Durante este gobierno y habiendo sido elegido por la Asamblea Nacional Constituyente como Presidente de Colombia, para el resto del periodo constitucional, es decir hasta el 7 de agosto de 1954.
Mayor Genenral Deogracia Fonseca Espinoza, nació el 21 de marzo de 1908 en Ibagué (Tolima). Oficial Militar, nombrado comandante de las Fuerzas de Policía mediante Decreto 2608 del 4 de septiembre de 1954, fue llamado a conformar la Junta de Gobierno que reemplazó al Teniente General Gustavo Rojas Pinilla.
Perteneció al arma de la Infantería del Ejército nacional, de padres Jesús Fonseca Camargo y Erisinda Espinosa Espinosa, se caso con Ana María Iragorri Castro, de cuya unión quedaron sus hijos Jesús Enrique, Yolanda Teresa, Alina del Socorro, Carlos Alfonso, Marco Aurelio, Nisle Inés, Ana Mireya, Guillermo Alberto y Patricia Helena.
Importante fue el Decreto 1426 de 1954, por el cual se les asignaba el juzgamiento del personal de la Policía Nacional, por actos del servicio, a la jurisdicción militar, la norma establecía. “De los delitos que cometan los miembros de las Fuerzas de Policía en servicios activo conocerán la Justicia Penal Militar
Se le reconocen varias obras en pro de la Institución, entre ellas la construcción de la repetidora de transmisiones Alto del Cable por la División de Comunicaciones y Electrónica, al igual que edificios, estaciones y cuarteles, organización de la Caja de Protección Social, como Caja de Sueldos de Retiro; creación de la escuela Gabriel González y reorganización del Fondo Rotatorio de la Policía Nacional, según Decreto 015 de 1957.
Mayor General Deogracias Fonseca Espinoza
Director de la Policía Nacional
15 de septiembre de 1954 - 9 de mayo de 1957

Se le atribuye innovaciones importantes como la creación de la Policía Vial y nuevas disposiciones sobre armas, municiones y explosivos de las Fuerzas Armadas.
Es uno de los casos especiales digno de mencionar: fue Director General de la Policía y al mismo tiempo Presidente de la República como integrante de la Junta Militar de Gobierno.
Durante el tiempo que el Brigadier General Deogracias Fonseca hizo parte de la Junta Militar de Gobierno, el Coronel Guillermo Padilla Manrique, jefe del estado mayor  de las Fuerzas de Policía, se constituyo en un excelentísimo e importante colaborador, desarrollando destacadas actividades que redundaron en beneficio de la Institución.
Se retiro de la Policía con fecha 20 de diciembre de 1957 por ser trasladado al Ejército.

La protesta ciudadana llevo a la caída del Gobierno del Teniente General Gustavo Rojas Pinilla , el 10 de mayo de 1957 asumiendo el poder una Junta Militar de Gobierno  integrada por quienes a la fecha de la asunción al poder desempeñaban los cargos de ministro de defensa (Mayor General París), Director de la Policía (Mayor General Fonseca), Ministro de Obras Públicas (Contralmirante Piedrahita), Comandante del Ejército (Brigadier General Navas) y el director del Servicio de Inteligencia Colombiano (Brigadier General Ordóñez).
Como presidente de la Junta fue nombrado el general París por ser el oficial de mayor antigüedad en el Ejército y al haber estado encargado en una oportunidad de la presidencia del país. Cada integrante se haría cargo de los asuntos correspondientes a determinados ministerios, y contarían para su operatividad con un secretario general, cargo ocupado por el Brigadier General del Ejército Juan Bautista Córdoba Córdoba.Nació en Ibagué, el 8 de marzo de 1910. Entre el 30 de julio y el 2 de agosto de 1955 estuvo encargado de la Presidencia por ausencia del general Gustavo Rojas Pinilla, quien viajó al Ecuador, y el 29 de febrero fue ascendido al grado de mayor general. Seleccionado por el general Rojas Pinilla para presidir la Junta Militar que había de reemplazarlo en la Presidencia de la República, se posesionó el 10 de mayo de 1957 junto con otros tres miembros del Ejército: Luis E. Ordóñez Castillo, Rafael Navas Pardo, Deogracias Fonseca Espinosa y uno de la Armada, el contralmirante Rubén Piedrahita Arango. Contaba el general París con 47 años de edad. Los problemas más importantes que la Junta tuvo que atender fueron los relacionados con la estabilización de los precios del café, el manejo de la deuda externa y la puesta en marcha del Plan Vallejo (solución económica para la diversificación de las exportaciones).
La Junta Militar organizó un gabinete que dio cabida a los dos partidos tradicionales y el 1 de diciembre convocó a un plebiscito para formalizar la alternación política en los siguientes 16 años, a la que se llamó Frente Nacional. Se estableció la paridad política en los cargos públicos y se exigió el voto de las dos terceras partes en el Congreso para las reformas constitucionales. Pero no faltaron problemas. El 2 de mayo de 1957 hubo un conato de golpe de cuartel, dirigido por el comandante del batallón de Policía Militar teniente coronel Hernando Forero Gómez: fueron puestos presos cuatro de los miembros de la Junta Militar al igual que Alberto Lleras Camargo, pero el contralmirante Piedrahita, que no fue encarcelado, asumió el control de la situación como presidente de la República en ejercicio. El 4 de mayo de 1958 se llevaron a cabo elecciones populares, saliendo elegido el doctor Alberto Lleras Camargo para ejercer la Presidencia de la República. El 7 de agosto la Junta Militar entregó el poder. Gabriel París se retiró del servicio activo y se dedicó a su vida privada. En la actualidad vive en la finca 'El Recreo', en la vereda El Topacio de Flandes. Su arados están cultivados con sorgo, maní y maíz, pero cuenta que antes estuvieron pobladas por cientos de cabezas de ganado cebú. Dice que allí, en medio de ese clima cálido, vivió la alegría de ver crecer a sus cuatro hijos y la tristeza por la muerte de Mery Quevedo, su esposa, hace 12 años.
El General (R) goza de gran aprecio y reconocimiento, tanto en el medio militar como entre la ciudadanía en general.

Coronel Quintín Gustavo Gómez Rodríguez
Director de la Policía Nacional
01 enero de 1958 - 07 de mayo de 1958
Corornel Quintin  Gustavo Gómez, nació en Cucutilla (Norte de Santander) el 5 de septiembre de 1091. Su corta estadía como Comandante de la Fuerza de Policía, le fue otorgada por la Junta Militar de Gobierno. Comandaba la institución cuando ocurrieron los sucesos del 2 de mayo de 1958, en que se presento una rebelión de altos oficiales del Ejercito armado contra la Junta Militar de Gobierno, acontecimiento que puso en alto riesgo a la Policía Nacional. Siendo procedente a partir de ese momento la designación para los puestos de director a un oficial de la misma institución.
En tal sentido el Coronel Quintín Gustavo Gómez Rodríguez, se constituyó en el último oficial militar que comandó la Institución.
De sus obra es importante destacar la consecución de crédito en la vigencia fiscal para la Policía Nacional y extensión de partidas a los diferentes departamentos para el pago del personal, puso en funcionamiento la escuela de Suboficiales Gonzalo Jiménez de Quesada, por Resolución 0995 del 19 de abril de 1958. se retiró del servicio el día 19 de julio de 1958. falleció el 12 de diciembre de 1975 en Bucaramanga.
Este se convirtio en el ultimo oficial Miltar en dirigir la Policía Nacional. 

Coronel Saulo Gil Ramirez Sendoya, nació en el municipio de Guadalupe (Huila) el 2 de noviembre de 1914. La Junta Militar de gobierno, mediante Decreto 0809 de 1958, con fecha 8 de mayo lo designo como Comandante e las Fuerzas de Policía. Su gestión finalizó el 31 de marzo de 1965, luego de haber realizado una dinámica labor en beneficio de la Institución.
En 1943 la Escuela Militar incorporó gran cantidad de personal, con motivo del conflicto con Perú; a partir de entonces se vinculo a ella. Su gusto por el mar lo hizo gestionar su traslado a la Infantería de Marina en Cartagena, al batallón de infantería, donde permaneció hasta el grado de mayor.
Teniente Coronel Saulo Gil Ramírez Sendoya
Director de la Policía Nacional
 08 de mayo de 1958 – 31 de marzo de 1965
Luego de su retiro de la Infantería de Marina, el Gobernador de Bolívar lo nombro como Comandante de la Policía de ese departamento, el 15 de octubre de 1951. el 1 de marzo de 1955 fue escalafonado como oficial de la Institución, en el grado de Teniente Coronel.
Como comandante de Bolívar creó la Escuela de Policía Pedro de Heredia en el municipio de Turbaco, la cual desapareció posteriormente. Uno de sus principales propósitos fue la transformación de la Institución, su lema “Instruir sin pausa”, lo llevó a reeducar al personal que era vinculado sin ninguna clase de entrenamiento y capacitación.
Su traslado del Departamento de Bolívar fue ordenado varias veces pero nunca lo cumplió, por cuanto al comunicársele, el solicitaba el retiro, y entonces el mando superior optaba por no trasladarlo, hasta tanto que llegó al Comando de la Policía el Coronel Quintín Gustavo Gómez y enterado de la situación ordenó el traslado al Departamento 4 de la Dirección General.
El Teniente Coronel Ramírez, solicito su retiro, pero el Coronel Quintín Gustavo Gómez manifestó que se lo concedía siempre y cuando cumpliera la orden de traslado, de lo contrario debía enfrentarse a un consejo de guerra. Se presento al Bogotá, y tal seria su sorpresa que a los 8 días, cuando ocurrió el levantamiento de la Policía Militar, el 2 de mayo de 1958, el mismo Coronel Quintín Gustavo Gómez, le comunicó su nombramiento como Comandante de la Policía de Bogotá. En esa unidad debió afrontar diversos disturbios del personal de agentes e incluso de los comandantes de varias estaciones.
Un acontecimiento digno de resaltar es el relacionado con la orden recibida de la Brigada de detener al Capitán Armando Becerra, Comandante de la VI Estación. 
El director lo llamo para que se presentara, pero éste le solicitó presentarse al otro día en la primeras horas de la mañana. Al día siguiente el Capitán Armando Becerra se había asilado en la Embajada del Perú; pasado algún éste tiempo regreso al país y fue nombrado como Senador de la República.
Al sexto día de estar desempeñándose como Comandante de la Policía de Bogotá, fue nombrado Comandante de las Fuerzas de Policía. Con la poca oficialidad con que contaba y en grados subalternos cubrió los comandos de los departamentos. Su misión inicial fue dar de baja al personal cuyo nombramiento no obedecía a las normas de capacitación institucionales y reeducar a quienes estuvieran dispuestos a acatarlas. La relaciones con los demás comandantes de las Fuerzas Militares fueron difíciles. Siempre hizo respetar la Institución, su antigüedad y su jerarquía.
El 10 de julio de 1958, llegó a la Policía la segunda Misión Chilena, con los oficiales del Cuerpo de Carabineros Mayor Jorge Aranda, Capitán Braulio Saavedra y Eduardo Gordon Cañas.
Su administración esta caracterizada por acontecimientos de gran valor histórico institucional, el gobierno del Doctor Alberto Lleras Camargo nacionalizo la Policía mediante la Ley 193 de 1959, perdiendo valides todos las unidades de Policía departamentales y municipales las cuales pasaron a depender de la Dirección General de la Policía.
Se expidieron normas que estructuraron definitivamente la Institucionalidad como el estatuto orgánico y reglamentos internos, se consolido el fuero penal militar para la Policía, se creo la academia Superior de Policía, se crearon las Escuelas de formación Eduardo Cuevas y Carlos Holguín, se crearon los Departamentos de Policía Chocó, Tolima y Meta y la inauguración del Centro de Adiestramiento de Perros.
Otra de las obras de esta dirección, fue la creación de la Sección de Policía Gorgona, Policía de Ferrocarriles y Turismo y la Academia Superior de Policía .
El avance en el área de comunicaciones fue valioso, se termino de instalar la red de télex en todo el país y se organizó la División de Transmisiones que manejaría el intercambio de comunicaciones institucionales .
Nombro capellanes para la Policía Nacional. Desarrollo programas de vivienda policial en todos el país a través de Instituto de Crédito Territorial y logro para la Policía el 10% de los planes de vivienda a nivel nacional con cómodas opciones de pago.
En 1964 ascendió al grado de Mayor General y después de 6 años, 10 meses y 20 días le entrego el cargo de Director General al Coronel Bernardo Camacho Leiva .
Se retiro a solicitud propia el 31 de marzo de 1965. posteriormente fue nombrado Gerente de la Caja de Sueldos de Retiro de la Policía Nacional, cargo que desempeño desde el mes de mayo de 1971 hasta abril de 1975.
Como homenaje a su vida y significativa obra, en gratitud a su entrega y servicio, el curso 76 de oficiales de la Policía lleva su ilustre nombre, al igual que el auditorio del Centro de Estudios Superiores de la Policía .
Murió en 10 de julio del año 2000 en el departamento del Huila, victima de manos criminales que le segaron su valiosa vida.


Doctor  Alberto Lleras Camargo,

primer presidente después de la Junta Militar de Gobierno

Después de su ejercicio en la OEA, en 1954 fue nombrado rector de la Universidad de Los Andes. También fue elegido jefe único del Partido Liberal de Colombia y emprendió una campaña para derrocar el gobierno militar de Gustavo Rojas Pinilla, sobre todo desde los periódicos El Espectador y El Independiente, del cual fue director. En 1956, con el apoyo del expresidente liberal Alfonso López Pumarejo, firmó con el exiliado dirigente conservador Laureano Gómez la Declaración de Benidorm, y, en 1957, el Pacto de Sitges, un acuerdo bipartidista para la sucesión de Rojas, lo que daría paso al Frente Nacional. Este pacto establecía que en las elecciones de 1958 los dos partidos respaldarían a un conservador para la Presidencia, al cual sucedería en 1962 un liberal.
Doctor . Alberto Lleras Camargo
7 de agosto de 1958-7 agosto de 1962
Las rencillas internas del conservadurismo impidieron la elección de un candidato único, por lo que Laureano Gómez propuso ceder el primer turno al liberalismo, y más específicamente a su líder más prestigioso, Alberto Lleras. En las elecciones presidenciales Lleras derrotó con más del 77% de los votos al candidato de Rojas —el exparlamentario bogotano Jorge Leyva— y se convirtió por segunda vez en Presidente de Colombia.
Durante su segundo mandato se convirtió en representante de la unidad nacional, garantizando el éxito del pacto bipartidista y emprendió la recuperación del país tras el gobierno militar. Dio gran apoyo a la educación pública e impulsó la aprobación de la Ley de Reforma Agraria de 1959. En el campo internacional, fue uno de los principales promotores, junto a John Fitzgerald Kennedy, de la Alianza para el Progreso; asimismo, su gobierno rompió relaciones diplomáticas con Cuba. Uno de los logros más importantes de la Alianza en Colombia fue la creación de Ciudad Techo, hoy conocida como la "localidad de Kennedy" en Bogotá.
Señor Brigadier General Saulo Gil Ramírez Sendoya,
 primer general de la Policía Nacional


Guillermo León Valencia Muñoz (Popayán, Cauca, 27 de abril de 1909; Manhattan, Nueva York, 4 de noviembre de 1971) fue un abogado, periodista y político colombiano que se desempeñó como Presidente de Colombia entre los años 1962 y 1966.
Fue concejal y diputado en varias ciudades y municipios del Cauca y Cundinamarca, condición que luego ejercería en Popayán, donde vivió buena parte de su vida política. Se desempeñó por muchos años como Senador de la República, Representante a la Cámara. Fungió como representante de Colombia ante la Organización de las Naciones Unidas durante la IV sesión de la Asamblea General celebrada en 1949. Fue designado Embajador Extraordinario y Plenipotenciario en España diez veces, una de ellas al culminar su mandato presidencial. fue un gigolo
Doctor Guillermo León Valencia
7 de agosto de 1962-7 agosto de 1966
El momento más maduro y dinámico de su carrera política se dio durante el gobierno del General Rojas Pinilla. Valencia tuvo ocasión de demostrarlo con la oposición que contra la dictadura que se desató en el país, habiendo sido Guillermo León Valencia uno de los principales instigadores y orientadores de este movimiento. Cuando la Universidad del Cauca le confirió el doctorado Honoris Causa en 1956, el discurso que Valencia pronunció fue interpretado como uno de los comienzos de la lucha contra la dictadura de Rojas Pinilla. Apenas ésta se hizo más clara y sus objetivos más definidos, el nombre de Valencia empezó a figurar como candidato presidencial.
Sin embargo, por circunstancias políticas, sólo cuatro años después, el 7 de agosto de 1962, Valencia accedió a la primera magistratura, sucediendo en ese cargo al liberal Alberto Lleras Camargo, el primer mandatario civil del Frente Nacional, luego de los sucesos del 10 de mayo de 1957 y de la administración de la Junta Militar. Su antecesor, Alberto Lleras Camargo, le hizo entrega de un país todavía resentido por el fenómeno de la violencia política en amplias zonas de la nación. Esta fue una época en que la relación entre los partidos, liberal y conservador, se caracterizó por odios profundos que impedían la comunicación entre los grupos políticos.
De aquí que la disposición de Valencia de cubrir "milimétricamente" los puestos públicos se hubiera hecho célebre, y para ocuparlos fueron llamados tanto los conservadores como los liberales, actitud que provocó el agradecimiento de unos y el desconcierto de otros. El orden público tuvo en este gobierno especiales significaciones.
La "pacificación" de la república fue su objetivo principal y, para lograrlo, enfrentó con decisión a los violentos. También combatió a las llamadas "repúblicas independientes", fortines de inspiración izquierdista, con la puesta en marcha de acciones "cívico-militares“.
Al final de su mandato, estas ejecutorias le merecieron el reconocimiento de los colombianos. En este aspecto, un hecho importante ocurrido durante este gobierno fue el movimiento estudiantil de 1965, que puso en aprietos la estabilidad del gobierno, y que condujo a la declaratoria del estado de sitio y a que el propio presidente Valencia le solicitara al rector de la Universidad de Antioquia su renuncia, como una contribución a los propósitos del gobierno En el frente económico y de hacienda, se creó la Junta Monetaria como suprema autoridad en el manejo de las materias propias del área; se devaluó el peso y se crearon nuevos impuestos, entre los que sobresale el de ventas; las importaciones se vieron notablemente estimuladas al eximir de licencia previa a más de la mitad de los bienes que el país requería, medida que fue aplaudida por diversos sectores; y se obtuvo ayuda financiera internacional, lo que alivió la pesada situación que atravesaba el país, como consecuencia de los hechos internos y externos que había vivido Colombia.
El presupuesto destinado a la educación se incrementó en un 20% del total de la nación, lo que facilitó su desarrollo y la puso de acuerdo con las exigencias de la época. El Instituto de Crédito Territorial construyó 60 mil viviendas de interés social, cantidad que superaba a la que esa entidad tenía registrada hasta entonces. Las obras públicas y la red eléctrica también mejoraron durante este cuatrienio. Además, se instalaron los primeros teléfonos automáticos de larga distancia y los sitios más apartados del país quedaron comunicados con la capital. Para los sectores menos favorecidos fue creado el programa de las "drogas genéricas", destinadas a proveer los medicamentos más comunes, a precios que muchas veces alcanzaron hasta el 90% menos del valor comercial. Así mismo, el plan de integración hospitalaria se inició bajo su administración.
La acción comunal y la población indígena recibieron beneficios. La reorganización judicial, la reforma laboral y la creación de los departamentos de La Guajira y Quindío fueron otros de los hechos interesantes de su gobierno.
Contrajo matrimonio con Susana López Navia, también payanesa, con quien tuvo cuatro hijos; Pedro Felipe Valencia, Alma Valencia, Ignacio Valencia y Diana Valencia.
Fue el único presidente de Colombia que ha enviudado en el ejercicio de su cargo. Brilló en la oratoria pronta y ágil, rica en anécdotas, y continuó vinculado a la actividad política hasta el final de sus días.
El 10 de noviembre de 1971 le llegó la muerte de manera inesperada cuando vivía en Manhattan Nueva York. Tenía 62 años de edad.

Gestión del  señor  Mayor General Bernardo Camacho Leyva

Dirigió la Institución en remplazo del Mayor General Saulo Gil Ramírez Sendoya. Mediante Decreto 659 del 22 de marzo de 1965, fue nombrado para que asumiera la Dirección de la Policía a partir del 1 de abril de 1965.
Nacido en Bogotá, el 6 de septiembre de 1919; descendiente de una familia de doce hermanos, dos de los cuales fueron destacadas  figuras de la hoy denominada Fuerza Publica:  él de la Policía Nacional;  su hermano Luis Carlos, del Ejercito Nacional  quien llego a ser Ministro de Defensa Nacional bajo el mandato del señor presidente Julio Cesar Turbay Ayala. Realizó estudios en la Escuela Apostólica  y Escuela Nacional de Comercio. Casado con la señora Essy Matamoros D´Costa y padre de dos hijos, Jorge Enrique y Ana María.
Mayor General  Bernardo Camacho Leyva
Director de la Policía Nacional
 01 abril de 1965  – 01 abril de 1971
Primer oficial proveniente de la formación impartida en el seno de la Policía e integrante de la promoción “Simón Bolívar” de la Escuela General Santander, fue un defensor de la autonomía y estatus que la Policía debe tener respecto a las Fuerzas Militares. Identificado cariñosamente por sus subalternos como el mote del “Máster”, pues al preguntar  la razón le respondían “El mas terco”, en consideración a su  carácter enérgico y estricto.   

Su vida esta llena de anécdotas y situaciones interesantes en pro de la Institución; en un momento dado fue de mayor antigüedad que el Ministro de Defensa, General  Hernando Currea Cubides, situación que manejo  con diplomacia y aceptación, mediante la expresión “Yo no le estoy obedeciendo al General Cubides sino al Ministro”.
Siendo  Mayor, fue encomendado por el Gobierno Nacional para  liquidar la Caja de Protección Social de la Policía Nacional en el año de 1955, debido a su presunta  quiebra,  después de estudiar su situación de orden económico y financiero  llego a la conclusión de que la caja tenia un patrimonio solido y no había razón para acabarla.
La oportuna, acertada y firme intervención del entonces  Teniente Coronel Bernardo  Camacho Leyva  ante la Junta Militar de Gobierno, el 7 de mayo de 1958, días antes de posesionarse como Presidente de la República Alberto Lleras Camargo, dio paso a que la Policía pasara a ser comandada por  un oficial de la Policía, el Coronel Saulo Gil Ramírez Sendoya y en su sucesivo hasta la fecha, por los mandos naturales, es decir por oficiales egresados  de la Escuela de Policía  “General Santander”. 
Participo en el primer Congreso Latinoamericano de Policía, celebrado en la ciudad de Lima; hizo parte de la comisión redactora del  Código Nacional de Policía, de 1970. Entre sus obras se destacan el Estatuto Orgánico de 1966, Decreto 1667, en el cual se fijan el nuevo orden y se concreta el carácter de nacional  de la Policía que se le había impreso años atrás, la reorganización de la carrera de Oficiales, Suboficiales y Agentes;  ampliación de la Planta de Personal obteniendo la inclusión del grado de Mayor General para la Policía Nacional.
Ascendió al grado de Brigadier General  el 1 de junio de 1966, y al de Mayor General  el 1 de junio de 1968.
Durante su gestión como director, logro la mayor importación de vehículos para la institución, 1.300 en total, realizó  numerosas construcciones de comandos, estaciones, subestaciones, casinos, campos deportivos, colegios y vivienda fiscal  en la mayoría de los departamentos de Policía.
Le correspondió garantizar  el orden público y la seguridad con motivo de la visita de su Santidad  Pablo VI,  en el año de 1968.
Fue fundador y primer presidente del Circulo de Historia de la Policía Nacional, Presidente y Decano del Colegio de Generales de la Policía Nacional.
Se retiro a solicitud propia el 1 de abril de 1971, después de haber servido a la institución por mas de treinta y seis años, recibió el grado honorifico de General  en  el mes de junio de 1999.

Carlos Alberto Lleras Restrepo (Bogotá, 12 de abril de 1908 - 27 de septiembre de 1994) fue un abogado y político colombiano que ocupó el cargo de Presidente de Colombia durante el período 1966–1970.
Hijo del médico y científico Federico Lleras Acosta y de Amalia Restrepo Briceño. Hizo sus estudios en el Instituto San Bernardo de La Salle y desde temprana edad militó en el Partido Liberal, del cual ya era un importante directivo a la edad de 21 años. Lleras era graduado de la Universidad Nacional de Colombia y entre los cargos desempeñados a través de su vida se encuentran: vicepresidente de la Convención Nacional del Liberalismo (1927); Diputado a la Asamblea de Cundinamarca (1931); Secretario de Gobierno de Bogotá (1932); Diputado a la Asamblea de Cundinamarca como representante de la Cámara (1933); Secretario de Gobierno de Cundinamarca; Presidente de la Cámara de Representantes (1935); Contralor General de la República (1936–1937); Ministro de Hacienda del gobierno de Eduardo Santos (1938-1941); Director de El Tiempo (1941) y Presidente de la Dirección Liberal Nacional.Asimismo, fue Senador de la República en 1942, siendo reelegido desde entonces casi sin interrupción; Ministro de Hacienda del segundo gobierno de Alfonso López Pumarejo (1943); de 1945 en adelante, delegado asiduo a toda suerte de Conferencias comerciales e internacionales, en particular monetarias, tales como la Conferencia de Bretton Woods y Conferencia de Dumbarton Oaks. De 1948 a 1966, fue miembro de la Dirección Liberal, con períodos como Jefe Único del partido. En 1957, fue miembro del Comité Partidario de Reajuste Institucional. También fue en varias oportunidades concejal y diputado (cabeza nominal de todas las listas).
Doctor .  Carlos Lleras Restrepo
7 de agosto de 1966-7 agosto de 1970
En el sector privado, fue abogado de múltiples empresas, nacionales y extranjeras, director de la Escuela de Economía del colegio Gimnasio Moderno, formada a imagen de la Escuela de Administración de Negocios HBS de la Universidad de Harvard, que luego se convertiría en la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes. Fue también gerente para Colombia de Celanese; presidente de la Junta Directiva del Banco Francés e Italiano (hoy Sudameris) del cual fue accionista; asesor de Renault durante su exilio en México (1952-1954); fundador de los semanarios "Política y Algo Más" (1961) y "Nueva Frontera" (1975) y se destacó como árbitro en numerosos tribunales nacionales, en pleitos de derecho comercial. En 1980 La Universidad del Cauca le confiere el título de Doctor Honoris Causa en Derecho y Ciencias Políticas y Sociales.
Durante el período del Frente Nacional, conquistó en las urnas la Presidencia de la República para el período del 7 de agosto de 1966 al 7 de agosto de 1970. Su gobierno, denominado "de la transformación nacional", se caracterizó por la estabilización y crecimiento económico por la Reforma Constitucional de 1968 que, entre otros aspectos, determinó la descentralización de gran parte de la gestión estatal especializada como los Institutos Descentralizados
A raíz de un fuerte impasse en 1967 con el Fondo Monetario Internacional, que insistía en una devaluación masiva de la moneda colombiana como fórmula previa a un préstamo de balanza de pagos, Lleras implementó por primera vez, como parte de la reforma incluida en el Decreto Ley 444 de marzo de 1967, el sistema de micro devaluaciones programadas de la moneda, que también se conoció como de "devaluación gota a gota". Este novedoso sistema eliminó la especulación y corrupción asociada con las devaluaciones masivas y la incertidumbre para el sector productivo. Sin duda, la estabilidad lograda en el frente externo, gracias a esa medida, permitió la consolidación del crecimiento económico durante ese gobierno y en otros que le sucedieron. Esta política —con múltiples visos de proteccionismo— ha caído en el descrédito ante al afán aperturista de épocas recientes.
Durante su gestión se crearon los departamentos de Risaralda , Sucre y Cesar. Es el único Presidente de la República que ha sido sancionado por una falta disciplinaria en el ejercicio de su cargo, cuando el entonces Procurador General de la Nación, el conservador Mario Aramburo Restrepo, lo amonestó por participación en política.
En 1970 debió afrontar y detener el intento golpista de los seguidores del general Gustavo Rojas Pinilla, quien había perdido las elecciones frente a Misael Pastrana Borrero, según algunos por un gran fraude electoral. El Presidente Lleras declaró el toque de queda y el estado de sitio y logró mantener el orden, pero quedó en el ambiente la duda sobre lo realmente ocurrido en la jornada electoral..Intentó obtener el apoyo del Partido Liberal para postularse como candidato a la Presidencia durante el período 1974-1978, pero un error estratégico de su parte en 1973, al obligar a una votación prematura del partido, dejó el campo libre a su contendor, el Dr. Alfonso López Michelsen.
En 1978 intentó nuevamente la nominación presidencial de su partido con el lema "El Presidente para una época difícil", que contó con apoyo de los grandes productores agrícolas, la banca y de los medios escritos El Tiempo y El Espectador. Sus rivales fueron Julio César Turbay Ayala, llamado "El candidato de las mayorías liberales", quien era apoyado por la televisión, la clase media emergente y los cafetaleros; y también Carlos Holmes Trujillo, apodado "caudillo del Valle". Producto de la existencia de 3 precandidatos, el Partido Liberal realizó el "Consenso de San Carlos": adelantar las elecciones parlamentarias y, según quien triunfara en ellas, se nominaría al candidato presidencial. La estructura partidaria inclinó la balanza por Turbay, quien finalmente ganó la nominación y las elecciones.
Después de esta derrota, dedicó sus esfuerzos tanto a la labor editorial, especialmente del semanario "Nueva Frontera", y a documentar sus memorias, así como a varias causas de tipo social. Esta actividad la continuaría virtualmente hasta su muerte en 1994.
Contrajo matrimonio con la española Cecilia de la Fuente Cortés y tuvo cuatro hijos: Clemencia, casada con Germán Vargas Espinosa y madre del ex senador Germán Vargas Lleras; Carlos, abogado, constituyente, periodista y ex Embajador de Colombia en los Estados Unidos, casado con Clemencia Figueroa Serrano; María Inés, casada con Guillermo Mejía; y Fernando, economista, escritor y músico, casado con la soprano venezolana Margot Pares-Reyna. Por otro lado, el padre de Carlos Lleras era primo hermano de Alberto Lleras Camargo.

Misael Pastrana Borrero era Bachiller del Colegio de San Bartolomé de Bogotá y Doctor en Ciencias Jurídicas y Económicas de la Pontificia Universidad Javeriana. Se graduó el 19 de julio de 1945 con tesis laureada cuyo título fue "El fraude Pauliano y Simulación". De 1947 a 1949 vivió en Roma y estudió una especialización en Derecho Penal en Estados Unidos..
Doctor .  Misael Pastrana Borrero
7 de agosto de 1970-7 agosto de 1974
El 24 de febrero de 1951 contrajo matrimonio con María Cristina Arango Vega, hija del dirigente y ex candidato liberal a la Presidencia en 1946, Carlos Arango Vélez, con quien tuvo cuatro hijos: Juan Carlos, Fue nombrado en 1947 Secretario de la embajada colombiana ante la Santa Sede en el Vaticano, en Roma hasta 1949 cuando regresó para ejercer como secretario privado del Presidente de la República Mariano Ospina Pérez (1946-1950).
En 1950, Pastrana fue nombrado en Washington Ministro Consejero de la Embajada de Colombia ante los Estados Unidos hasta 1953. En esa época fue delegado a la Conferencia de las Naciones Unidas en Nueva York.
Regresó al país en 1953 para ocupar la Secretaría General del Ministerio de Relaciones Exteriores. Al poco tiempo vuelve a los Estados Unidos a gerenciar la oficina de la Caja Agraria en Nueva York, cargo en el que permaneció hasta 1955.
Fue Ministro de Fomento y Ministro de Obras Públicas y de Hacienda
En el primer gobierno del Frente Nacional, el liberal Alberto Lleras Camargo (1958-1962), lo nombra Ministro de Fomento y posteriormente de Obras Públicas y de Hacienda. Se retiró del gobierno, a los 37 años, para buscar la candidatura presidencial en el segundo periodo del Frente Nacional, pero al abrirse paso la de Guillermo León Valencia declinó su aspiración.
Ministro de Gobierno
Alejado transitoriamente de la actividad política, volverá a ella como integrante del comité bipartidista, base de la candidatura de Carlos Lleras Restrepo (1966-1970), quien como presidente lo nombra Ministro de Gobierno, ahí le correspondió como ministro adelantar ante el Congreso el debate que hizo posible la Reforma Constitucional de 1968.
Embajador de Colombia en Estados Unidos
En 1968 Pastrana renunció al cargo de Ministro de Gobierno y fue nombrado Embajador de Colombia en Washington en 1969.
Tras la consolidación del Frente Nacional, donde se pactó que los partidos políticos tradicionales el Conservador y el Liberal se alternaban el poder cada cuatro años, fue proclamado candidato a la Presidencia el 5 de noviembre de 1969 por la Convención Conservadora, que a su turno lo postuló ante el partido liberal, cuya convención lo aprobó por amplísima mayoría, a su vez como candidato único del Frente Nacional, el 5 de noviembre de 1969. Su designación provocó la disidencia de los otros candidatos conservadores, Evaristo Sourdis quien aglomeraba la costa Atlántica candidato de un frente bipartidista costeño, Belisario Betancur Cuartas, apoyado por grupos de ambos partidos tradicionales, en el centro del país y Gustavo Rojas Pinilla ex general golpista.
El mismo día del conteo de votos se declaró sin razón alguna la ley marcial, lo cual impidió un apropiado y transparente conteo de los votos, ya que se obligó a todas las personas volver a sus casas por medio de la fuerza pública, muchos reportes surgieron al día siguiente a las elecciones, que contaban sobre bolsas llenas de votos marcados con el nombre de Rojas Pinilla, adicionalmente en los reportes del conteo que se estaban realizando radialmente y periódicamente, fueron suspendidos, antes de su suspensión Rojas Pinilla contaba con una ventaja notable, luego de ser restablecidos los servicios informativos, Pinilla perdía en favor de Pastrana, que antes de la suspensión veía difícil su victoria, estos hechos y otros han enmarcado estas elecciones como dudosas, y referenciadas por muchos diarios y libros, a través del tiempo, incluso, como resultado de este posible fraude, se funda el famoso grupo guerrillero Movimiento 19 de Abril (M-19, que toma su nombre del día en que supuestamente Pastrana roba la presidencia).
Bg. Bernardo camacho Leyva
ratificado en el cargo de Director
La Corte Electoral proclamó a Misael Pastrana oficialmente Presidente de Colombia 1970-1974, y le hizo entrega solemne de la respectiva credencial a los 46 años de edad. Se posesionó el 7 de agosto de 1970, y su mandato tuvo un marcado acento social, impulsado por figuras jóvenes de los dos partidos, con el lema " Frente Social, Objetivo el Pueblo " y su plan de gobierno "Las cuatro estrategias". Pastrana fue Vicepresidente del Premio Mundial de la Paz de la UNESCO.
Como expresidente, Misael Pastrana Borrero fundó, el 24 de enero de 1977, la revista Guion; en 1988 el diario la Prensa, escribió varios libros, entre ellos 'Colombia: vocación bipartidista en un siglo de historia' (1984), y fue presidente, en varias oportunidades, del Directorio Nacional Conservador.
Pastrana fue miembro fundador del Interaction Council (Consejo de Interacción), un grupo de ex jefes de estado y de gobierno de las Naciones Unidas para tratar grandes temas del mundo y presentar recomendaciones a los gobiernos.
Murió el 21 de agosto de 1997 un año antes de que su hijo Andrés fuera electo presidente de Colombia.

Brigadier Genenral Henry García Bohórquez, nació en Garagoa (Boyacá) el 12 de diciembre de 1923, mediante Decreto 441 del 27 de marzo de 1971, es nombrado director general, cargo que ocupó hasta el 31 de julio de 1976.
El día 2 de abril de 1971 fue llamado por el Presidente de la República Misael Pastrana Borrero, para que  asumiera el cargo de Director de la Policía.
Durante su gestión como Director de la Policía Nacional, se produjeron cambios importantes para la Institución dentro de los cuales es importante reseñar los siguientes:
Brigadier General  Henry García Bohórquez
Director de la Policía Nacional
 02 abril de 1971  – 31 julio de 1976
Logro la adjudicación de los terrenos donde actualmente se encuentra la sede  de la Dirección General y el Hospital Central, se construyeron además  diferentes obras de  infraestructura como cuarteles,  hospitales y colegios de bienestar social entre otros, y se dio al servicio la Escuela Rafael Reyes en Boyacá, autorizó el funcionamiento del Centro de Reclusión para el personal de la Policía incurso en delitos, por Resolución 100 de 1973, creo el  transporte aéreo de la Policía Nacional  y por Resolución 9354 del mismo año emanada por el Ministerio de Educación, se le dio la categoría a la Escuela General Santander de  centro Universitario.
Puso en practica la celebre sentencia del filosofo Séneca “Educad al niño y no tendrás que  castigar al hombre”, mediante campañas  al menor desamparado y  el desarrollo de ambiciosos planes de alfabetización;.
En junio de 1975 creo la Policía Portuaria y firma contratos con Puertos de Colombia.
En este sentido es importante destacar el trascendental programa de acercamiento a la comunidad, mediante las acciones cívico policiales  y su contribución al país  en el campo de la alfabetización  no solo en la construcción de escuelas de primaria en diferentes regiones del país, sino en el significado nuevo de Policiales  alfabetizadores que se encargaron  de la enseñanza y dirección  de las citadas escuelas.
No reparaba en discriminación de clases para atender y solucionar sus problemas, igual actitud  mostraba con el personal de la Institución, humanizando el trato  la cordialidad y la comaderia; implemento planes de alfabetización y salud, hasta el punto de mejorar la imagen de la institución frente ala comunidad. Un buen número de agentes fueron formados en técnicas de construcción y estos a su vez instruían a la población en la edificación de casas y escuelas, cuyo número se elevo notablemente.
Enfrento con valentía la defensa de la escuela General Santander durante los acontecimientos del 9 de abril de 1948; fue victima de la violencia política que se vivía en el país y del manejo que se hacia de la policía al ser despedido por los mismos hechos. En reconocimiento a su profesionalismo, excelentes servicios y lealtad institucional, casi de inmediato fue llamado nuevamente al servicio.
Le preocupaba profundamente la Paz del país y el anhelo de colocar a la Institución en el más elevado sitial. Siempre mantuvo fuerte y enérgico con respecto a las decisiones que el gobierno tomaba sobre la asignación presupuestal y cambios institucionales. Su gran anhelo fue que el terreno donde se erige el edificio de la Dirección General y el Hospital Central, fuera utilizado únicamente para el hospital.
Después de una excelente tarea desarrollada durante 5 años y cuatro meses, se retiro dela Institución, para posteriormente, por decisión del gobierno nacional, asumir la gobernación del Departamento del Meta, en reconocimiento a los meritorios servicios prestados a esa grata y enorme región de la Patria, donde continuó cosechando grandes éxitos.
En su honor y gratitud por la fundamentales obras realizadas. El pueblo llanero bautizó con su nombre un barrio en la ciudad de Villavicencio.
Falleció a la edad de 63 años en el Hospital Central de la Policía Nacional el 26 de abril de 1987.


Alfonso López Michelsen fue el segundo de los dos hijos del dos veces presidente de Colombia Alfonso López Pumarejo y de su esposa María Michelsen Lombana, siendo el mayor de los hombres. Sus hermanos fueron María, Pedro, María Mercedes y Fernando López Michelsen. Nieto del empresario Pedro A. López y bisnieto del acaudalado empresario costeño Sinforoso Pumarejo Quirós.
Alfonso López Michelsen contrajo matrimonio el 23 de octubre de 1938 en Boyacá, Cundinamarca, con Cecilia Caballero Blanco, la "niña Ceci", hija de Julio Caballero Barrera y de Mary Blanco Barroso. Tuvo tres hijos fruto de su matrimonio:
Doctor . Alfonso Antonio Lázaro López Michelsen
7 de agosto de 1974-7 agosto de 1978
Alfonso López Caballero, (1944–) diplomático, embajador de Colombia en Gran Bretaña, casado el 22 de febrero de 1969 en Caracas con Josefa Milagros Andreu Roca.
Juan Manuel López Caballero, escritor, casado en septiembre de 1970 en Atenas con María Carrizosa Reyes.
Felipe López Caballero, (1947–) fundador en 1982 de la Revista Semana en su segunda etapa y su Director en 1982, casado el 19 de enero de 1974 en Bogotá con la presentadora Pilar Castaño Valencia.
Alfonso López Michelsen estudió en el Gimnasio Moderno graduándose de Bachiller en Bélgica, y en la Universidad del Rosario obtuvo su título de abogado. Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad del Rosario y abogado litigante por varios años, realizó además estudios de postgrado en derecho civil, derecho público y derecho constitucional en la Universidad de Chile y la Universidad de Georgetown, respectivamente.
Para las elecciones de 1974 se presenta como precandidato de su partido, y logra la candidatura al derrotar al ex presidente Lleras Restrepo y luego del retiro de Julio César Turbay, quien lo respalda. Ganó las elecciones por amplia mayoría sobre el candidato conservador Álvaro Gómez Hurtado y la candidata de la ANAPO María Eugenia Rojas; como dato curioso, los tres dirigentes eran hijos de ex presidentes. Como un detalle de su fina irreverencia, se recuerda su discurso de posesión el 7 de agosto de 1974 cuando, al tocar el candente tema del diferendo limítrofe con Venezuela en relación con el Golfo de Venezuela, lo llamó "Golfo de Coquivacoa", haciendo referencia así a su nombre indígena originario.

Durante su gobierno Colombia tuvo una segunda bonanza cafetera, pero a su vez altos niveles de inflación, además durante su periodo se inició la apertura para que las mujeres inicien la carrera militar voluntariamente, creó el HIMAT (Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras), estableció la mayoría de edad a los 18 años y restableció las relaciones de Colombia con Cuba.
Participó internacionalmente en la firma del Tratado Torrijos-Carter que garantizaba la futura devolución del Canal de Panamá por parte de los Estados Unidos a Panamá.
El 14 de septiembre de 1977 afrontó un Paro Cívico Nacional en protesta por las medidas antipopulares de su gobierno, se sabe de la muerte de varios sindicalistas y trabajadores heridos a manos de la fuerza pública, López Michelsen ese día impuso el toque de queda, este paro es recordado por los grupos de izquierda de Colombia por ser uno de los más grandes y por la acción brutal de la fuerza pública.
Lamentablemente la tolerancia inicial del gobierno de Alfonso López Michelsen y que continuó con Julio Cesar Turbay Ayala (1978-82) y en general de la sociedad colombiana a capos del narcotráfico, quienes se apodaban “los mágicos” fue premiada y estimulada por su generosa irrigación de beneficios a quienes negociaban con ellos desde la legalidad, como los propietarios de mansiones y fincas que las vendieron a alto precio, corredores de bolsa que amasaron fortunas con el lavado de dólares en la economía, empresarios que recibieron inversiones con bajos costos de capital para esconder ganancias ilegales. El presidente López abrió la puerta de entrada de los capitales del narcotráfico al crear, en medio de un rígido control a la entrada de divisas establecido por el Estatuto Cambiario de 1968, la que se conoció como la “ventanilla siniestra” del Banco de la República, para comprar dólares sin preguntar por el origen de los fondos. Al ser interrogado por el ingreso de lo que se llamó “los dineros calientes” a su campaña de reelección de 1982, López respondió con cinismo que él no usaba termómetro para tomarle la temperatura al dinero de los aportes electorales. Esta mentalidad deshonesta facilitó el ascenso de las clases emergentes y su asociación con amplios sectores de las clases pudientes.
Al finalizar su mandato en 1978 reasume las riendas de su partido y se presenta a las elecciones de 1982 por el Partido Liberal que dividido con la candidatura disidente de Luis Carlos Galán Sarmiento del Nuevo Liberalismo fue derrotado por el candidato conservador Belisario Betancur, quien lideró un movimiento que convocó sectores políticos que iban más allá de su partido.
Reconocido por muchos como uno de los principales pensadores contemporáneos de Colombia, se decía que cada vez que López hablaba, "ponía a pensar al país".
Luego de retirarse de la política activa, tras rechazar ser candidato a la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, emprendió una fuerte campaña en favor del intercambio humanitario desde 2002 y volvió a la plaza pública para respaldar a su partido, el liberal en las elecciones de 2006; así mismo en 2005 participó a favor de la aprobación de una ley que otorgaba derechos patrimoniales a las parejas homosexuales. En sus últimos días fue miembro Honorario de la Academia Colombiana de Jurisprudencia y colaborador del periódico El Tiempo, en el cual mantenía una columna dominical.
Alfonso López Michelsen murió en su casa en la ciudad de Bogotá el 11 de julio de 2007 a las 4:00 a.m., por causa de un infarto.

Mayor Genenral Luis Humberto Valderrama Nuñez, nació el 27 de diciembre de 1923 en el municipio de Acevedo, departamento del Huila, Ingreso a la Escuela General Santander como integrante del curso  “Antonio Ricaurte”, el  4 de febrero de 1946 y recibió su credencial de Teniente 2º el  primero de diciembre de 1947, de manos del presidente de República Mariano Ospina Pérez.
Mayor General  Luis Humberto Valderrama Núñez
Director de la Policía Nacional
 01 agosto de 1976  – 07 de agosto de 1978
En 1953, estando en la oficina Jurídica de la Dirección General, participó en la comisión redactora del Decreto 1841 de ese mismo año, por el cual se incorporo la Policía con la denominación de Fuerzas de Policía como cuarto componente de las Fuerzas Armadas, dependiente del Ministerio de Guerra; posteriormente integro la comisión que elaboro el primer Estatuto de Carrera de Oficiales aprobado por el acto legislativo No.2295 del 29 de julio de 1954 , al igual que el Estatuto de Carrera de Suboficiales  en 1955, cuando se desempeñaba como director de la Policía el Coronel Francisco Rojas  Scarpeta.
En 1972, asciende al grado de Brigadier General en ceremonia presidida por el señor Presidente Misael Pastrana Borrero.
En el grado de Mayor General el primero de  agosto de 1976, asume como Director de la Policía mediante  Decreto 1622 del 30 de julio de 1976.
Durante su gestión, se ampliaron los cursos en el exterior para los cuadros de mando en todos los grados, lo mismo que las Agregadurías de Policía y cargos diplomáticos.
Se adquirió en centro recreativo de Ricaurte para todo el personal, se termino una torres del casino de oficiales en Cartagena, se construyeron las cabañas vacaciones en Santa Marta, Cobeñas y Tuluá.
Se construyeron los cuarteles de policía en Maicao, Suaza y Acevedo en le Huila.
Respecto a vivienda fiscal, se adquirió la torre de apartamentos de casa Blanca en Bogotá, se construyeron las primeras casas para oficiales generales en la Escuela de Carabineros de Suba y para los Suboficiales se llevaron acabo importantes planes de vivienda.
En 1977, ingreso el primero curso de Policías femeninas a la escuela General Santander, con doce mujeres profesionales oficiales del los servicios. La Ley 2 de 1977 establece el servicio militar obligatorio en la Policía.
Se retiro del servicio activo, en agosto de 1978 y en junio de 1999, fue ascendido a General Honorario, insignias que fueron impuestas por el entonces Presidente de la República Andrés Pastrana Arango.

Brigadier Genneral Pablo A. Rosas Guarin, nació en la ciudad de Cúcuta el 2 agosto de 1928, en 1949 ingreso a la Escuela General Santander donde integró la promoción denominada “Coronel José Rondón, fue llamada, con ironía “Curso de los Sabios”, nombre que se refrendó a través del tiempo con la capacidad y excelente ejecutoria de todos sus integrantes, en especial con valioso aporte y concurso prestado para recuperar y reestructurar la Policía Nacional después del duro golpe que recibió con la disolución en el año de 1948, a raíz de los sucesos del 9 de abril.
Fue comandante del Departamento de Policía Córdoba en el grado de capitán, y en este mismo grado ayudante del Director de la Policía Nacional, General Saulo Gil Ramírez Sendoya; en el grado de mayor, comandante en el Atlántico; de Teniente Coronel en le Tolima y como Coronel en el Valle del Cauca.
Brigadier General  Pablo A. Rosas Guarín
Director de la Policía Nacional
 08 agosto de 1978  – 01 abril de 1981
Fue director de la Escuela General Santander en la cual reformó el pensum académico de los estudiantes e inició la tarea para convertir a este instituto en la mejor universidad de policía en Latinoamérica.
Fue nombrado como Director General de la Policía Nacional, mediante Decreto 1751 de 1978, con fecha 17 de agosto del mismo año, durante el mandato del presidente Julio Cesar Turbay  Ayala, y el entonces Ministro de Defensa Luis Carlos Camacho Leyva.
Durante su dirección en materia de orden público, se produjo el robo de las armas del Cantón Norte del Ejercito; todos los miembros del M-19 que lo realizaron fueron detenidos en colaboración con la Brigada de Institutos Militares y se recupero el armamento.
De igual forma bajo la orientación del presidente de la república Julio Cesar Turbay Ayala, y junto con las Fuerzas Militares sorteo con prudencia la toma de la Embajada de República Dominicana, realizada por el grupos subversivo M-19.
Con la DIJIN se dio un duro golpe al narcotráfico, decomisándose por primera vez en el país 700 kilos de cocaína.
En su administración se  adelanto en gran parte la construcción del Hospital Central y del edificio de la Dirección General. Estas obras fueron iniciadas el día 4 de febrero de 1980, una vez adjudicada la licitación pública No.004 de 1979.
Incentivo la construcción de vivienda fiscal y se inauguro los centros de recreación de Ricaurte, Piedecuesta, Tolú, Cali y Popayán.
Cabe destacar además la creación de los Departamentos de Policía de Amazonas y Caquetá; participación femenina de los cursos normales de formación para Oficiales en la escuela General Santander y de Suboficiales en la escuela Gonzalo Jiménez de Quesada.
En 1980, ingresa el primer curso de Oficiales femeninos en el ramo de vigilancia  y egreso el primer curso de agentes profesionales conformados por indígenas del Amazonas.  
Otra de sus obras fueron la creación y organización de la Fuerza de Tarea del Norte para combatir el narcotráfico; organización del Centro de Sistemas y Computadores; se organizó el grupo aéreo que sirvió de base para la estructura actual.
Se preocupo por la preparación del personal para el retiro, junto con la Dirección de la Caja de Sueldos se sentaron las bases, no solo de la predisposición mental y espiritual para pasar a la reserva, sino la posibilidad  de lograr una ocupación que le permitiera mejores entradas económicas y el empleo productivo de su tiempo libre.
Se retiro mediante Decreto 1063 de 1981, con fecha 16 de junio, en forma temporal y a solicitud propia después de haber servido a la Institución por más de 30 años continuos. y recibió el grado honorifico de General en el mes de junio de 1999.

Doctor Julio Cesar Turbay Ayala hijo del libanés Antonio Amin Turbay y de la cundinamarquesa Rosaura Ayala. Realizó sus primeros estudios en la escuela de los Hermanos de Las Escuelas Cristianas, Instituto Técnico Central La Salle, luego en la Escuela Nacional de Comercio y en el Colegio Universitario, donde terminó sus estudios de bachillerato, después fue educado por su hermana Hortensia y se convirtió en autodidacta.
Doctor . Julio Cesar Turbay Ayala
7 de agosto de 1978-7 agosto de 1982
Asumió la presidencia sin titulo de educación superior.
Más tarde, la Universidad Libre, el Colegio Mayor del Rosario, la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá, y la Universidad del Cauca, le confirieron el doctorado Honoris causa en Derecho y Ciencias Sociales.
Contrajo matrimonio con Nydia Quintero Turbay, el 1 de julio de 1948, con quien tuvo cuatro hijos: Julio César, Diana (secuestrada y asesinada durante un fallido rescate), Claudia y María Victoria. Su primer hijo, Julio Cesar Turbay Quintero fue Representante a la Camara , Senador de la republica y Contralor General de la Republica(2006 -2010).
Sus honras fúnebres se hicieron con los honores que le corresponden a un Jefe de Estado y fueron encabezadas por el presidente Álvaro Uribe Vélez.
Turbay empezó su carrera política dentro del Partido Liberal, como concejal de Usme en 1936, alcalde de Girardot en 1937 y concejal de Engativá en 1938; a esta última corporación llega junto a los también noveles Alfonso López Michelsen y Álvaro Gómez Hurtado. Ese mismo año ingresa a la Asamblea de Cundinamarca, hasta 1942, y en 1943 es elegido Representante a la Cámara. Para 1949, cuando el Presidente Mariano Ospina Pérez cierra el Congreso, ya había presidido en dos oportunidades la Cámara. Férreo líder de la oposición a los gobiernos conservadores, en 1953 hace parte de la Dirección Nacional del liberalismo, y en 1957, tras el ascenso de la Junta Militar fue designado Ministro de Minas y Petróleos, convirtiéndose en uno de los más influyentes del gabinete.
En 1958 el nuevo Presidente, Alberto Lleras Camargo, lo designa Ministro de Relaciones Exteriores, cargo que ejerce hasta 1961. Gran defensor del Frente Nacional, fue elegido Senador de la República sucesivamente en 1962, 1966, 1970 y 1974. En 1967 es elegido Designado a la Presidencia y ejerce el Poder Ejecutivo durante unos días ante la ausencia del titular Carlos Lleras Restrepo. Fue embajador ante la ONU (1967-1969), Gran Bretaña (1973-1974) y Estados Unidos (1975-1976).
Para las elecciones de 1974 es considerado como uno de los tres posibles aspirantes presidenciales del liberalismo, junto a Lleras Restrepo y López Michelsen; Turbay, viéndose en desventaja, apoya a López, quien gana la Presidencia, y a quien le corresponde tomar el juramento, al ser elegido Presidente del Senado. En la contienda para 1978, el sector lopista le devuelve la atención, respaldando su aspiración frente a Lleras. En las elecciones generales, derrota por estrecho margen al candidato conservador Belisario Betancur.
Se destacó durante su mandato por el polémico Estatuto de Seguridad, convocado para contrarrestar los diferentes movimientos rebeldes surgidos en la década anterior y donde fueron frecuentes las torturas, desapariciones forzadas y otras violaciones a los derechos humanos, que provocaron el exilio de numerosos intelectuales, entre ellos el escritor Gabriel García Márquez Uno de los aspectos más controvertidos de este estatuto fue el que estableció que a los acusados por delitos de extorsión y alzamiento de armas, entre otros, serían juzgados por la justicia penal militar, en consejos verbales de guerra. También presentó durante su mandato el Plan de Integración Nacional, en el que la infraestructura tuvo un impulso muy significativo.
En 1980, la guerrilla del M-19 se tomó la embajada de la República Dominicana, como una muestra de su capacidad de acción. Se logró negociar pacíficamente el fin de la toma, partiendo los participantes del M-19
La organización de autodefensas civiles que apoyarían a las fuerzas armadas en su lucha antisubversiva fue ideada por la cúpula militar a finales del gobierno de Julio Cesar Turbay Ayala, para contrarrestar la amenaza de parálisis militar que venían venir con la política de paz, anunciada por el presidente electo Belisario Betancur de igual durante su gobierno y el de su predecesor fue evidente la permisividad y la ausencia de una política en contra del narcotráfico, representado por sus Capos, el cual fue copando con su estructura mafiosa todos los niveles de la sociedad.
Luego de su mandato presidencial fue Embajador ante la Santa Sede (1987-1989) y ante Italia (1991-1993); ambas misiones diplomáticas fueron interrumpidas al ser llamado por el Partido Liberal para ser su Director Nacional, en el marco de las elecciones presidenciales de 1990 y 1994. Apoyó la candidatura presidencial de Álvaro Uribe Vélez en 2002, y fundó el Movimiento Patria Nueva, como disidencia para todos los liberales que apoyaban el proyecto uribista; hasta el momento de su muerte seguía liderando Patria Nueva para apoyar el gobierno de Uribe Vélez.

Gestión del  señor Mayor General  Francisco  José Naranjo Franco como Director General de la Policía Nacional.
Nació el 14 de agosto de 1928, en el hogar de Francisco y Matilde, casado con doña Amparo Trujillo el 2 de diciembre de 1955y padre de cinco Hijos: Germán Alberto, Carmenza, Oscar Adolfo, Ricardo Andrés y Juan David. Ingresó como cadete a la Escuela Nacional de Policía General Santander, mediante la Resolución 508-50 del 15 de marzo de 1950, y el 7 de diciembre del mismo año fue ascendido como oficial de la Policía en el grado de Teniente Segundo.
Mayor General  Francisco  José Naranjo Franco
Director de la Policía Nacional
01 abril de 1981- 15 de agosto de 1983
Entre los diferentes cargos que ocupó durante su carrera, se destacan  el primer Director de la Escuela Carlos Holguín, de Medellín, comandante de los departamentos de Policía de Bogotá, Norte de Santander, Bolívar, Meta y Llanos Orientales. Fue jefe de la rama administrativa, de personal, docencia y servicios de Policía. Se desempeño como jefe del Estado Mayor de Planeación, Inspección General y Subdirector General antes de alcanzar el honroso cargo de Director General de la Policía Nacional, el 01 de abril de 1981.
En el campo académico, además de los cursos reglamentarios de la carrera, dentro de los cuales siempre se destaco, adelantó el curso de investigación en la Academia Norteamericana de Policía. Así mismo cumplió honrosas comisiones del servicio en las Antillas Holandesas, en el Ecuador, en Italia y en España.
Con el animo de modernizar la Policía y hacerla mas funcional y efectiva en el servicio a la comunidad, presentó el proyecto de reestructuración de la Institución, defendiendo al mismo tiempo la nacionalización y dependencia del Ministerio de Defensa, propuesta que fue acogida y aprobada por el Gobierno Nacional mediante Decreto 2137 de 1983, que beneficio significativamente al personal y a la Institución en general. Se creó la Escuela de Policía Judicial, la Escuela de Policía Femenina y la Escuela de Capacitación Técnica de Automotores.
Bajo su dirección, la Policía colaboró con el Ministerio de Justicia en la organización de centros de capacitación laboral, que cumplieron una necesaria función social en el campo de  la rehabilitación de reclusos mediante su preparación laboral. 
En el campo de la modernización, se instaló en la capital de la República el llamado Centro Automático de Despacho, C.A.D., moderna combinación de los diferentes medios de comunicación a través de la informática, para un servicio mas ágil y eficiente. Así mismo, se adquirió nuevos equipos para radio-comunicaciones, material técnico para la Policía Judicial y vehículos que dieron a la Institución una mayor capacidad de reacción y cubrimiento.
Se destaca el particular empeño puesto en la conclusión de obras fundamentales para la Institución, como el edificio para la Dirección General, el Hospital Central, con sus respectivas dotaciones y el Centro Superior de Estudios Policiales.
Destinó  el Palacio de la Policía, antigua Dirección General, al Museo Histórico de la Policía Nacional, para preservar la historia y la cultura institucional.
El señor Mayor General Francisco José Naranjo Franco, entregó la dirección de la Institución el 15 de agoto de 1983. recibió el grado honorifico de General en el mes de junio de 1999, como homenaje y reconocimiento a la excelente trayectoria profesional y su aporte al desarrollo institucional.

Inauguración del  Edificio de la Dirección General de la Policía Nacional
Agosto de 1982

 Doctor Belisario Bentancur Cuartas, este antioqueño nacido en Amagá es hijo de Rosendo Betancourt León y Ana Otilia Cuartas. Nació en la vereda El Morro de la Paila, donde inició sus estudios. Continuó, becado, en el Seminario de Misiones de Yarumal, donde se graduó de bachiller en 1941. Estudió derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, donde se graduó como doctor en Derecho y Economía con la tesis «El orden público económico». Más adelante obtendría el grado de Doctor Honoris Causa en Humanidades de las Universidades de Colorado y Georgetown (Washington). Contrajo matrimonio en 1945 con Rosa Helena Álvarez, quien falleció en 1998 y con quien tuvo tres hijos: Beatriz (odontóloga), Diego (ingeniero y agrónomo) y María Clara (abogada).
Doctor . Belisario Betancur Cuartas
7 de agosto de 1982-7 agosto de 1986
El mismo año de su matrimonio inició su carrera política como diputado a la Asamblea de Antioquia por el Partido Conservador, llegando cinco años después, en 1950, a la Cámara de Representantes. Entre 1953 y 1957 fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente convocada por Gustavo Rojas Pinilla. Fue el único diputado que respaldó a Laureano Gómez como Presidente constitucional. Durante el Frente Nacional fue Ministro de Trabajo y Seguridad Social (1963), Senador y Embajador ante España. Para las elecciones presidenciales de 1970 postuló como disidente de su partido (el candidato oficial fue Misael Pastrana), obteniendo un resultado muy modesto. presidente colombiano
En 1978 fue postulado como candidato oficial de su Partido a la Presidencia de la República, en una reñida campaña contra el liberal Julio César Turbay, quien le derrotó por un estrecho margen. Para las elecciones de 1982 nuevamente fue abanderado por su partido, y recibió el respaldo de la ANAPO, configurando el Movimiento Nacional, que lo llevó a derrotar al ex Presidente Alfonso López Michelsen, con casi 3'200.000 votos, frente a los 2'800.000 del ex mandatario, obteniendo así la tercera mayor votación en la historia del país.
Betancourt hizo un llamado al diálogo a las organizaciones rebeldes guerrilleras de Colombia y suscribió acuerdos con las guerrillas de las FARC, M-19 y el EPL. Con las FARC se firmó Los acuerdos de La Uribe y que resultaron en la creación de la Unión Patriótica como brazo político de las FARC, mientras que con el M-19 firmó los Acuerdos de Corinto. 
Lamentablemente las autodefensas civiles que iniciaron su formación al final del gobierno de Julio César Turbay apoyadas por la cúpula militar continuaron librando la guerra que el presidente Betancur impidió afrontar a las fuerzas armadas, al acuartelarlas para honrar la tregua firmada en 1983 con las Farc, el EPL y el M-19, las fuerzas armadas continuaron la guerra por interpuesta persona en tres grandes regiones dominadas por las Farc, al entrenar, apoyar y ayudar a armar a las autodefensas de Puerto Boyacá, el nororiente antioqueño y la región del Ariari en el Meta. Ese fue el gran error estratégico de la dirigencia colombiana, porque auspició la creación de ejércitos privados para defender la propiedad cuando la tierra estaba cambiando de manos por la acumulación de divisas del narcotráfico. Toma y retoma del Palacio de Justicia
El 6 y 7 de noviembre de 1985, siendo presidente ocurrió la Toma del Palacio de Justicia por parte de un comando del M-19 que tenía la intención de convocar a Betancur a un juicio público por la ruptura unilateral de cese al fuego acordada entre el gobierno y M-19, acusando al Gobierno de Traición al país por faltar a las negociaciones de paz realizadas con la guerrilla en los Acuerdos de Corinto en 1984. Betancur se negó a pronunciarse sobre el hecho y permitió la respuesta a cargo del ejército nacional que desembocó en la Retoma al Palacio de Justicia que dejó como saldo 55 muertos y 11 desaparecidos en hechos que actualmente están en investigación judicial. El 30 de enero de 2011, el Tribunal Superior de Bogotá exhortó a la Corte Penal Internacional que considere investigar a Betancur por los desaparecidos del Palacio de Justicia.
Erupción del Nevado del Ruiz
El 13 de noviembre de 1985, fue una noche negra para los colombianos, porque ocurrió una catástrofe natural. La avalancha que se produjo por la erupción del nevado del Ruiz, que hizo desaparecer a la ciudad de Armero en el Tolima. Aproximadamente 25.000 personas perdieron la vida esa noche. Se ha creado una polémica sobre la culpabilidad del gobierno de Betancourt al no presionar y no creer la necesidad de la evacuación de los armeritas que habría salvado la vida de muchas personas.

Gestión del señor General  Víctor Alberto Delgado Mallarino como Director General de la Policía Nacional.
Nació en Bogotá el 26 de julio de 1929, es descendiente de quienes de manera directa y eficaz intervinieron en la creación, estructuración y organización de la Policía Nacional, como fue  el Presidente Carlos Holguín Mallarino y de su ministro de Gobierno, Evaristo Delgado Bueno,
Ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander el 6 de febrero de 1952,  asumió cargos como jefe del F2, Fiscal Permanente en el Departamento de Policía Cauca, Director de las Escuelas de Policía Carlos Holguín y Gonzalo Jiménez de Quesada y del Centro de Adiestramiento de Perros en la Escuela de Carabineros.
General  Víctor Alberto Delgado Mallarino
Director de la Policía Nacional
16 de agosto de 1983-08 de agosto de 1986
Pasó de ser Director de la Escuela de Cadetes General Santander a Director de la Cárcel Modelo y de Prisiones, fue comandante del Departamento de Policía Caldas, jefe de la entonces División Docente, gerente del Fondo Rotatorio, jefe de Personal, de Servicios de Policía y del Estado Mayor de Planeación; también se desempeño como Inspector General y Subdirector General, hasta llegar al cargo de Director General de la Institución.
Dentro de sus ejecutorias durante los tres años de gestión como director de la Policía se destacan la creación de la Aviación en la Institución, la firma de los convenios con EE.UU (DEA), para apoyo de la actividad antinarcóticos y de la organización de grupos antiterroristas. Adelanto y termino la construcción, dotación y puesta en marcha del Hospital Central de la Policía, montaje y puesta en marcha del CAD, sistematización de la administración en la Policía.
Como director asumió la Operación “Tranquilandia” contra el narcotráfico, en la que la Policía dio uno de los golpes mas contundentes contra los productores de cocaína, liderados por el mayor capo del narcotráfico en el país para esa época, Pablo Escobar Gaviria y en la que como retaliación de estas organizaciones al margen de la Ley, cobró la vida del Director Antinarcóticos Coronel Jaime Ramírez Gómez, en el mes de noviembre de 1986, ascendido en forma póstuma al Grado de Brigadier General.
Creo la Policía Metropolitana de Bogotá y Cali. Adelanto importantes obras como la construcción y adecuación de los comandos de Departamento de Policía Valle, Metropolitana de Cali,  Popayán, Moniquita, Florencia y Cartagena.
La construcción de la biblioteca de la Escuela de Cadetes General Santander, la restauración de la antigua sede de la Dirección General, Palacio de la Policía, adecuándola como Museo Histórico de la Institución.
El Director de la Policía Nacional en compañía del Cuerpo de Generales  

Promovió y gestionó la construcción de la base aérea de Guaymaral, Valledupar, San José de Guaviare y Santa Marta, con recursos del convenio antinarcóticos, iniciándose así una  nueva era de desarrollo y transformación significativa en la lucha contra la delincuencia organizada, especialmente contra el narcotráfico; la operatividad policial con el medio de transporte aéreo se hizo eficaz y los apoyos policiales fueron oportunos y seguros. Nació de esta forma el Servicio Aéreo, mediante Resolución 1427 del  2 de abril de 1986, cuyo primer comandante fue el Teniente Coronel Carlos Alberto Pulido Barrantes. igualmente  se iniciaron las construcciones de las sedes de las Policía Bucaramanga, Riohacha, Leticia, Tumaco, Mitú, Puerto Carreño y del Centro Religioso en Bogotá.
En materia de vivienda fiscal, tanto para el personal de oficiales como suboficiales, se construyeron 27 casas y 96 apartamentos en las diferentes ciudades del país, dos edificios de apartamentos en el Centro Vacacional Ricaurte, como la adecuación de su área social y al termino de su gestión quedó en ejecución la construcción de 48 apartamentos para la sede social de agentes en la capital del país, mas la cabañas con que cuenta la Policía hoy día en Tolú y San Andrés Isla.
Con recursos del Fondo Rotatorio se construyó la bodega del Centro Industrial Muzu, la remodelación de una sede para la Banda Sinfónica de la Policía, terminación e inauguración de los edificios del Fondo Rotatorio y de la Imprenta, encerramiento de los edificios de la Dirección General, Hospital Central, Escuela General Santander y adecuación y remodelación de las instalaciones de la Fabrica de Confesiones..
Se apersonó de la adquisición e importación de elementos y equipos para los Centros Automáticos de Despacho (CAD) en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, para la dotación de infraestructura médica en el Hospital Central, armamento y municiones de diferentes calibres y marca, equipo aéreo, de comunicaciones, antimotines, de investigación criminal y equipos para fotografía. En diciembre de 1985, crea el Servicio de Protección y Vigilancia a la Rama Judicial, POVIJ.
Primer General de Tres Estrellas  de la
Policía Nacional 
Sostuvo convenios entre los gobiernos de Estados Unidos y Colombia en materia de lucha contra el narcotráfico, lo que permitió la construcción y dotación de las distintas bases aéreas de la Policía, adquisición de varios aviones y 23 helicópteros, de igual manera, la capacitación y entrenamiento de pilotos y técnicos aeronáuticos.
Dedicó gran parte de su vida a la docencia policial y universitaria, promovió y facilitó el estudio de la oficialidad en las universidades del país y fortaleció la cultura de la investigación.

Reconocimientos: en 1984, la Asociación de Jefes de Policía del Mundo otorgó a la Policía Nacional de Colombia el reconocimiento como “La mejor Policía en la lucha contra las drogas”, el premio fue entregado al General Delgado Mallarino, en calidad de director general, en ceremonia especial que se realizó en los Estados Unidos de Norteamérica.
En 1985, recibió el ascenso al grado de General, que lo convirtió en el primer General (tres estrellas), en la historia institucional. Con casi 35 años de servicio y con fecha 8 de agosto de 1986 se retiró del servicio activo. Por voluntad del gobierno del entonces presidente de la República Belisario Betancur Cuartas fue nombrado embajador extraordinario y plenipotenciario, cargo que cumplió ante los gobiernos de Rumania y Argelia, desde 1986 hasta 1991. (primer oficial de la Policía que fue designado en un cargo diplomático),

Gestión del señor General  José Guillermo Medina Sánchez como Director General de la Policía Nacional..
Ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander en 1949 y egresó como subteniente el 6 de febrero de 1952. entre los cargos que ocupó se encuentran: comandante de los Departamentos de Policía Sucre, Bolívar y Nariño; jefe de Personal y Administrativo, Inspector delegado, Subdirector General y Director de la Policía Nacional según Decreto 2579 del 08 de agosto de 1986.
En el aspecto de organización y funcionamiento: La Resolución 5437 del 2 de septiembre de 1986 de la Dirección General, organiza y asigna funciones a la Dirección Docente y  coloca bajo su dependencia a la escuela de cadetes de Policía General Santander, disposiciones similares, reorganizan y asignas funciones a las direcciones de Planeación, de Policía Judicial e Investigación Criminal, Sanidad, Dirección General, Subdirección General e Inspección General.
Mayor General  José Guillermo Medina Sánchez
Director de la Policía Nacional
08 de agosto de 1986-07 febrero de 1989
Servicios Especializados de Vigilancia y Protección de la Rama Jurisdiccional: la Resolución 6864 del 14 de noviembre de 1986 organiza el funcionamiento del Servicio Especializados de Protección y Vigilancia de la Rama Jurisdiccional. Y mediante Directiva 54 del 29 de agosto de 1986, se designa a la Dirección Operativa la seguridad y protección de las mesas directivas de Senado, Cámara y sus instalaciones.
Aspectos docentes y de personal: se aumenta en un año el tiempo de estudio para los cursos de cadetes; se consigue por primera vez que los oficiales de CIDENAL, puedan realizar el viaje de estudios  al exterior; se reactiva la Agregaduría de Policía en Londres; se consigue una ampliación sustancial de la planta de personal uniformado y civil de la Institución.
Programa universitario de criminalística:  por Acuerdo 080 del 7 de julio de 1988. la Junta Directiva del ICFES, aprobó este programa que se inició en la escuela de Cadetes General Santander, a partir del 11 de julio del mismo año con un grupo de 30 subtenientes. Este  programa universitario, único en su género, fue un aporte de enorme valor para la investigación criminal en nuestro país.
Centro de Atención Inmediata (CAI): Se crean y se desarrollan por sugerencia e iniciativa del Brigadier General Eduardo Fajardo Vanegas , comandante del Departamento de Policía Bogotá, bajo criterios modernos eminentemente profesionales, que dan una nueva imagen a la Institución a nivel nacional, integrando plenamente  a la comunidad y ofreciendo una respuesta inmediata a los requerimientos ciudadanos; con esta estrategia se genera una forma ágil y descentralizada del servicio de vigilancia y atención al público, donde la figura del  Policía adquiere un significado de protector, orientador, guía y amigo del ciudadano. El 6 de agosto de 1987, la Policía entregó a Bogotá, en un acto presidido por el Ministro de Defensa General Rafael Samudio Molina y el Alcalde Mayor del Distrito, Julio César Sánchez, 50 CAI, cada uno con un subteniente, dos suboficiales, diecisiete agentes y dotado de radios, motocicletas y una o dos radio patrullas.
Creación de la Policía Aeroportuaria: Mediante Decreto 263 y 615 del 6 de febrero  y 7 de abril de 1988, se dio vida jurídica al servicio de Policía Aeroportuaria. Las Resoluciones de la Dirección General 1739 y 4314 de 1988, asignan las funciones. Este servicio cubre los aeropuertos del país y además de ser un importante instrumento en el manejo del turismo nacional y extranjero y ofrece grandes aportes en la lucha contra el narcotráfico.
Se crea la Dirección de Antinarcóticos: Consiente el Director General de la necesidad de fortalecer el servicio antinarcóticos de la Institución, para combatir con mayor contundencia los cultivos ilícitos y el narcotráfico de drogas, crea la Dirección de Antinarcóticos y designa como primer director  al Brigadier General Miguel Antonio Gómez Padilla. Valga resaltar que en su gestión se alcanzó el descubrimiento y destrucción del mayor número de laboratorios de cocaína, que hasta entonces se había registrado en el país.
Se crea el Escuadrón Móvil: Un cuerpo altamente especializado, entrenado y dotado con los recursos materiales necesarios para enfrentar situaciones de diversa índole en cualquier sitio del país y se proyectó hacia el futuro la creación de otros dos en Cali y Barranquilla.
 Bienestar social: La Dirección General desarrolló una actividad muy importante para la incrementar el bienestar del personal, en este cometido construye el Centro Vacacional de Crespo en Cartagena,; se termina y se da al servicio el Centro Vacacional de San Andrés Isla y se amplían las instalaciones vacacionales de Santa Marta y Tolú.
Centro Religioso: Esta obra fue iniciada por la dirección anterior, el 26 de mayo de 1987, según Decreto 033 de esta fecha. El Obispo Castrense, Monseñor Víctor Manuel López Forero, erigió canónicamente este templo y la Dirección General dio al servicio el centro religioso con el Nombre de Nuestra Señora de Carmen, patrona de la Policía.
Centro Social de Suboficiales: Se inicia la construcción del Centro Social de Suboficiales, en el barrio Villa Luz de Bogotá. El esfuerzo de la Dirección General permitió la asignación del lote, la aprobación de planos y parte de su financiación.
Hospital Central: Le corresponde a la Dirección General, los toques finales y puesta en servicio del Hospital Central. El 10 de febrero de 1987, por Resolución 0731 de la Dirección General se determinan las funciones y composiciones de la Dirección de Sanidad, para dar desarrollo al Articulo 73 del Decreto 2137 de 1983.
Captura de Carlos Lehder: En 1987, luego de un meticuloso y profesional procedimiento policial, es capturado Carlos Lehder, uno de los narcotraficantes mas importantes a nivel mundial en el trafico de drogas y que fuera posteriormente extraditado a los estados Unidos.

Doctor Virgilio Barco Vargas nació en Cúcuta en el hogar de Jorge Enrique Barco Maldonado y Julieta Vargas Durán; su abuelo fue el general Virgilio Barco, recordado por habérsele otorgado una de las primeras concesiones petroleras en la historia del país. Luego de estudiar el bachillerato en Cúcuta en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús, se trasladó a Bogotá para estudiar ingeniería civil en la Universidad Nacional de Colombia, si bien poco antes de terminar consiguió ingresar al Massachusetts Institute of Technology (MIT) donde obtuvo el título de ingeniero civil en 1943.
En 1950 se exilió en Estados Unidos debido a amenazas en Colombia y aprovechó para adelantar sus estudios. Obtuvo los títulos de máster en Economía por la Universidad de Boston en 1952, y el Doctorado en Economía por el MIT en 1953. Durante sus estudios en la Universidad de Boston, fue alumno de dos futuros laureados por el Premio Nobel; los profesores Robert Solow y Paul Samuelson.
Familia
Virgilio Barco se casó con la ciudadana estadounidense Carolina Isakson y tuvo cuatro hijos, de los cuales han destacado en la vida nacional Carolina (ex Ministra de Relaciones Exteriores y Embajadora de Colombia en Washington) y Virgilio (Director de Invest in Bogotá). Para las Elecciones presidenciales de Colombia de 1982 se había sugerido el nombre de Barco como posible candidato a la Presidencia, pero éste, al igual que la mayoría de su partido respaldó al ex Presidente Alfonso López Michelsen, quien fue luego derrotado por el conservador Belisario Betancur. Para 1986 fue el propio López Michelsen quien impulsó a Virgilio Barco. Cuando los periodistas preguntaron su opinión acerca de la candidatura liberal y éste respondió con la famosa frase "¿Si no es Barco quién?". En las elecciones recibió el respaldo de todas las facciones de su partido, principalmente la del dirigente liberal y contralor general de la república en el periodo de 1982 - 1990, Rodolfo González García quien con su grupo político llamado la confederación liberal de Santander del cual era su jefe máximo, ayudo e impulso arduamente a que Barco pudiese ser el triunfador de la contienda electoral popular para presidente de la época, con la suma aún de la disidencia Nuevo Liberalismo de Luis Carlos Galán, quien encontró en Barco una garantía de unidad. Su rival fue el dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado; el resultado fue de 4'214.000 votos (la votación más alta de la historia hasta ese momento), más del 59%, para Barco, frente a 2'586.825 de su adversario principal, y 328.641 del candidato de la Unión Patriótica Jaime Pardo Leal. Tras asumir la presidencia de Colombia el 7 de agosto de 1986, Barco emprendió el esquema gobierno-oposición para acabar con los vestigios del Frente Nacional, por lo que contó en su gabinete sólo con representantes del Partido Liberal. Su mandato tuvo como grandes ejes los programas contra la pobreza, el diálogo con las guerrillas y la lucha contra el narcotráfico. 
Su gobierno comenzó a aplicar un nuevo modelo de Administración Pública que buscaba cinco objetivos prioritarios: productividad social de los recursos públicos, democratización de la administración pública, eficiencia y responsabilidad de instituciones y funcionarios, capacidad de gerencia y administración y fortalecimiento institucional de la Presidencia de Colombia, mediante decisiones políticas del Presidente o a través de leyes y de actos reformatorios de la Constitución. Barco creó la Comisión Presidencial para la Reforma de la Administración Pública del Estado Colombiano a través del decreto 1150. De ella formaron parte Alberto Hernández Mora, Eduardo Aldana Valdez, Blanca Libia Arias, Alfonso Esguerra Fajardo, José Vicente Kataraín, Manuel Rodríguez Becerra, Fernando Botero Zea y Rudolf Hommes. El presidente Barco tuvo que afrontar los numerosos asesinatos de líderes y miembros de la Unión Patriótica (UP), grupo político creado como resultado de los acuerdos de paz firmados durante el mandato de su antecesor. A ello se sumaron numerosos atentados guerrilleros y el terrorismo vinculado con el narcotráfico.Presidencia de Colombia: Virgilio Barco Vargas 1986-1990. Las negociaciones del presidente Barco por la paz fueron exitosas al final de su mandato, al lograr la desmovilización de la guerrilla del Movimiento 19 de Abril (M-19) y del Ejército Popular de Liberación (EPL); fue junto a los desmovilizados del M-19, el ex Presidente Misael Pastrana y el movimiento de la Séptima Papeleta, uno de los grandes impulsores de la Asamblea Constituyente que se instalaría en 1991. El 8 de marzo de 1990, Barco firmó la paz con el grupo guerrillero M-19, que no volvió a las armas pese al asesinato de Carlos Pizarro Leongómez, el 26 de abril, así como con el EPL, el 16 de mayo. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) continuaron en su guerra contra el Estado.

Aunque fue popular entre la comunidad internacional, lo fue menos en Colombia porque al emprender contra los traficantes de drogas, acciones policiales, aprobando la extradición a los Estados Unidos e inicio la persecución contra el enriquecimiento ilícito, estos se tornaron más violentos secuestrando a dirigentes como Andrés Pastrana y Álvaro Gómez Hurtado y asesinando a otros como los candidatos presidenciales Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo Ossa, Luis Carlos Galán y Carlos Pizarro Leongómez (líder del M-19), el Procurador General Carlos Mauro Hoyos y el director del diario El Espectador Guillermo Cano Isaza. Durante el período presidencial de Barco y según cifras de la Sección de Investigaciones Criminológicas de la Policía Nacional de Colombia, cerca de 78 mil personas fueron asesinadas, 250 policías asesinados, quince mil millones de pesos en pérdidas, explotaron 19 coche bombas (con aproximadamente 300 víctimas) y se produjeron 125 atentados dinamiteros contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas. Según el diario colombiano El Tiempo, hubo infiltración de la mafia en algunos niveles de los organismos de inteligencia, de la Policía y del Ejército.
Además de luchas de poder y de protagonismo entre los organismo de seguridad y defensa; falta de preparación técnica y logística para combatir el narcoterrorismo. Tras la muerte de Luis Carlos Galán, el presidente Barco ordenó a las fuerzas militares golpear las estructuras del narcotráfico, particularmente a "Los Extraditables". Algunos de los atentados notables perpetrados por "Los Extraditables" fueron el Atentado al edificio del DAS y el atentado al Vuelo 203 de Avianca. Las fuerzas militares utilizaron despliegue de medios, realizaron detenciones masivas, allanaron e incautaron propiedades de capos. El 15 de diciembre de 1989, el gobierno de Barco logró matar al narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, jefe militar del Cartel de Medellín. El 17 de enero de 1990, "Los Extraditables" le ofrecieron al presidente Barco un pacto por el que aceptaban la victoria de las autoridades y cesaban en sus ataques terroristas a cambio de garantías legales y constitucionales. El presidente Barco rechazó la propuesta, que hubiera significado la revocación política del judicialmente suspendido Tratado de Extradición. Los narcotraficantes reanudaron los atentados terroristas en abril.
El programa de apertura económica se inició con su administración, que abrió los mercados colombianos al mundo y recargó la economía del país, si bien este programa fue acelerado durante el mandato siguiente (César Gaviria), lo que sería motivo de fuertes polémicas en el Partido Liberal. En la erradicación de la pobreza destacaron con resultados aceptables "El Plan Nacional de Lucha contra la Pobreza" y el "Plan Nacional de Rehabilitación", éste último, el más exitoso, fue dirigido por Rafael Pardo Rueda, Eduardo Díaz Uribe y Eduardo Wills Herrera.
Después de los resultado de las elecciones parlamentarias del 11 de marzo de 1990, en el que se incluyó a forma de plebiscito una séptima papeleta en que los electores pudieran responder sí o no a la convocatoria de una asamblea para reformar la Constitución de Colombia. El plebiscito logró más de dos millones de votos recontados informalmente crearon un impacto en el presidente Barco, que viendo la cantidad de votos decidió apoyarlo como una forma de democracia participativa. El presidente Barco, mediante decreto ley 927 del 3 de mayo de 1990, ordenó a la Registraduría Nacional contabilizar los votos que en las siguientes elecciones presidenciales del 27 de mayo se emitieran a favor de la convocatoria. En un fallo sin precedentes, la Corte Suprema de Colombia declaró exequible el decreto, y la papeleta obtuvo respuesta afirmativa de cinco de los seis millones de votantes.
Cuando dejó la presidencia en 1990, sirvió nuevamente como Embajador de Colombia ante el Reino Unido hasta 1992.
Barco se retiró de la vida pública al ser diagnosticado de cáncer y Alzheimer. Murió en Bogotá el 20 de mayo de 1997. En su honor fue nombrada la Biblioteca Virgilio Barco en Bogotá, diseñada por Rogelio Salmona.
Gestión del señor General Miguel Antonio Gómez Padilla como Director General de la Policía Nacional..
Ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander el 3 de septiembre de 1956. entre los cargos que ocupó se encuentran: jefe de personal del Departamento de Policía Bolívar, jefe Sección Docente, subdirector y director de la Escuela Gonzalo Jiménez de Quesada; Director Docente, Ayudante General, agregado de Policía en la Embajada de Colombia ante la República de Panamá, Director de la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, Director de Planeación, Director de la Policía Antinarcóticos, Inspector General y Director General de la Institución desde el 17 de enero de 1989. la ceremonia de reconocimiento se efectuó el 24 del mismo mes, presidida por el General Manuel Jaime Guerrero Paz, Ministro de Defensa Nacional.
General  Miguel Antonio Gómez Padilla
Director  de la Policía Nacional
24 de enero de 1989-17 diciembre de 1993
Inicio su lucha frontal contra la ya creciente invasión de cultivo de coca, logrando incautar cantidades nunca antes encontradas. Igualmente trabajó contra el trafico de insumos químicos utilizados para el procesamiento de la hoja de coca.
La Policía Nacional se convirtió en la primera victima de las acciones terroristas del narcotráfico, especialmente en Medellín, donde murieron a manos de los narcotraficantes muchos uniformados de todos los grados, entre ellos el Brigadier General Valdemar Franklin Quintero, quien en el grado de Coronel se venia desempeñando como Comandante del Departamento de Policía Antioquia. El trabajo que adelantó el General Gómez Padilla en el primer año de su gestión hizo merecedora a la Policía  del reconocimiento como “Personaje del Año 1989”, por haber en ese año enfrentado el reto, que según el diario  El Tiempo se resume así” reestructuró toda la metodología de estudio para la formación de sus miembros, entró de lleno a la era de la informática y modernizó los esquemas de operación. La normatividad institucional se  acondicionó a las circunstancias del gobierno Barco y de la Agencia Antidrogas de los estados Unidos DEA”.
Por Resolución 3683 de junio de 1989, se crea el Departamento de Policía San Andrés y Providencia Isla, el cual  hasta 1989 fue el Quinto Distrito de Policía del Departamento de Policía Bolívar.
En el mes de abril de 1989, dispuso la creación del Cuerpo Especial Armado CEA, para combatir escuadrones de la muerte, bandas de sicarios o grupos de justicia privada. Gracias a su acertada labor de inteligencia este grupo, el 15 de diciembre de 1989, logró la ubicación y dada de baja de uno de los mas reconocidos narcotraficantes de la época, José Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el Mexicano, su hijo y cinco guardaespaldas en una zona boscosa de la finca La Lucha, localizada en el kilometro 2 de la carretera que conduce de Tolú a Sincelejo.
El 3 de septiembre de 1990, en San Antonio (Texas-EE.UU) recibió de la Asociación Internacional de Jefes de Policía Antinarcóticos, la condecoración Al Honor y al Valor Policial, en reconocimiento a los sacrificios ofrendados y a los logros alcanzados por todos los Policías de Colombia en la lucha contra el narcotráfico.
Puso en marcha el Plan de Desarrollo Humano Integral, con el objeto de activar el progreso del personal de la Institución mediante una acción preventiva-integral  dirigida al individuo y su propio desarrollo, el de su familia y el de la sociedad, con base en un trabajo enfocado a fortalecer la autoestima, la comunicación, los valores y la educación sexual a través de cinco programas: Individuo, Familia, Recreación, Comunidad y Prevención de la farmacodependencia.
Por primera vez en la historia de la Policía Nacional, oficiales, suboficiales y agentes, participan como Agentes de Paz de las Naciones Unidas en Yugoslavia, Angola; Camboya y Honduras.
Le correspondió organizar y planear la conmemoración de los 100 años de la Policía Nacional, para lo cual nombró como gerente del programa centenario al Brigadier General (r) José Domingo Murcia Florián, quien en concordancia con el Decreto 2087 que declaró el año 1991 como el “Año del Centenario de la Policía Nacional”, planeó la realización de 100 eventos entre culturales, académicos, deportivos y protocolarios, de carácter nacional e internacional.
Al ser elegido Cesar Gaviria Trujillo como presidente de la República, se convocó a una nueva Asamblea Nacional Constituyente, con el objetivo de reformar la Constitución Política de 1986.
  Ante este panorama la Policía Nacional inició  un periodo de análisis de sus principios filosóficos y doctrinales y en octubre de 1990 efectuó una reunión con todos los oficiales generales, coroneles y tenientes coroneles, incluyendo directores de escuelas y comandantes, llegando a la conclusión de la necesidad de incluir en la Nueva Constitución los principios rectores de la Institución.
Por lo anterior, el General Gómez Padilla constituyó un comité de estudios permanente, debidamente asesorado que preparó con el máximo cuidado y detenimiento  la propuesta que se consagró en la Carta Magna y que dio vida constitucional a la Policía Nacional mediante el articulo 218 de la Constitución Política de Colombia (1991). Para asegurar y defender el proyecto fueron destinados a la Constituyente los Coroneles Abogados Carlos Alberto Pulido Barrantes y Edgar Peña Velásquez.
Promovió también la aprobación de la Ley 4 del 16 de enero de 1991, que establece el servicio obligatorio para bachilleres en la Policía Nacional “como una modalidad de servicio militar que se presta en los cuerpos de Policía local, bajo la dirección y mando de la Policía Nacional y con una duración de un (1) año”.
Mediante las resoluciones 0554,0555,0556 y 0557, de 1992, el Gobierno Nacional , determinó la creación de los departamentos de Policía Vichada, Guainía, Guaviare y Vaupés; el 26 de agosto del mismo año se creó la Policía Metropolitana de Bucaramanga.
El 4 de noviembre de 1992, ante la transformación vial del país suspende la especialidad de Ferrocarriles (Resolución 9658) establece la organización y funciones de la Dirección de Policía Judicial, expide el Reglamento de Vigilancia Urbana y Rural para la Policía Nacional.
Adquirió los terrenos en Facatativa para la construcción  de la Escuela Nacional  Rural  (actual  Escuela Nacional  de Carabineros). También el 20 de noviembre se entregó al servicio el Centro Social de Suboficiales en el barrio Villa Luz, en Bogotá.
En diciembre de 1992 se inaugura e inicia labores la escuela de Carabineros Rafael Núñez en Corozal (Sucre). Fue su primer director el Teniente Coronel Francisco José Aristizabal Tamayo y el Mayor Edilberto Mejía Báez, su constructor. 
Al finalizar el mes de diciembre de 1992, el diario el Espectador eligió como personaje del año al Director de Antinarcóticos, al mando del Brigadier General Rosso José Serrano Cadena.
En julio de 1992 se reactiva el Bloque de Búsqueda, ante la fuga de la cárcel del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria. Asume el mando en Medellín el Coronel Hugo Rafael Martínez Poveda, quien fuera su fundador y comandante en la primera etapa del organismo (1990). El 2 de diciembre de 1993, se da de baja a dicho criminal.
En 1993, el General Gómez Padilla enfrentó uno de los mas importantes retos de su carrera: modificar el Estatuto  Orgánico de la Policía. El proceso de reflexión y análisis en torno al papel que cumplía la Policía en la sociedad colombiana, para lo cual se designo dos comisiones: una interna y otra externa, representativa de la ciudadanía, las cuales sesionaron bajo la coordinación y dirección del Ministro de Defensa, Rafael Pardo Rueda y el propio Director de la Policía, quien con  inteligencia supieron encauzar las discusiones por el camino constructivo. Producto de este ejercicio quedó la promulgación de la Ley 62 del 12 de agosto de 1993, que fortalece la función preventiva y cívica de la Policía con la creación del Sistema Nacional de Participación Ciudadana y propone la creación del Nivel Ejecutivo como estrategia para profesionalizar los mandos medios de la Institución.
Ascendió al grado de General mediante Decreto 944 del 21 de mayo de 1993 y permaneció en la Dirección de la Policía hasta el 17 de diciembre del mismo año.

César Augusto Gaviria Trujillo nacido en (Pereira el 31 de marzo de 1947). Economista y político colombiano, Presidente de Colombia de 1990 a 1994, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos de 1994 a 2004 y Director Nacional del Partido Liberal de 2005 al 2009. Durante su mandato como Presidente fue convocada una Asamblea Nacional Constituyente que promulgó la Constitución de Colombia de 1991. Es hijo mayor de Byron Gaviria Londoño y Mélida Trujillo Trujillo. Tiene dos hijos: Simón Gaviria Muñoz, quien es Representante a la Cámara por Bogotá por el Partido Liberal y María Paz Gaviria Muñoz.
Su hermano el arquitecto Juan Carlos Gaviria fue secuestrado el 2 de abril de 1996 por un grupo denominado Jorge Eliecer Gaitan (JEGA). Tras la mediación del gobierno cubano fue dejado en libertad. La hermana de Cesar Gaviria, Liliana Gaviria Trujillo, fue asaltada y asesinada por varios hombres el jueves 27 de abril de 2006. Fue interceptada cuando llegaba a su casa y tras un intercambio de fuego entre sus guardaespaldas y miembros de las FARC, fue herida mortalmente.
Gaviria estudió el bachillerato en el Liceo Pereira y economía en la Universidad de Los Andes. De regreso a su ciudad natal inició su carrera política y dirigió el diario La Tarde de Pereira. Tambien es unos de los presidentes que le dieron por nombre el galanismo después que murió Luis Carlos Galán Sarmiento.
Doctor . César Augusto Gaviria Trujillo
7 de agosto de 1990-7 agosto de 1994
Gaviria renunció al gabinete del presidente Barco para asumir como Jefe de Debate del precandidato liberal Luis Carlos Galán Sarmiento. Cuando Galán fue asesinado en 1989, su hijo Juan Manuel Galán pidió a Gaviria continuar con las banderas del Nuevo Liberalismo, a pesar de que Gaviria se había involucrado al galanismo apenas unos meses atrás. En marzo de 1990 Gaviria logró una contundente victoria sobre Hernando Durán Dussán y Ernesto Samper (que finalizaron prácticamente empatados) gracias al sentimiento de dolor y rabia generado en la ciudadanía por el asesinato. Él mismo, según algunas versiones, pudo ser objeto del atentado que el 27 de noviembre de 1989 derribó sobre Soacha, Cundinamarca, el vuelo 203 de Avianca, causando la muerte de sus 107 ocupantes, pues estaba previsto que también él tomase ese vuelo y solo a última hora canceló el viaje.
Al ganar la consulta interna del Partido Liberal ante rivales como Hernando Durán Dussán y Ernesto Samper, Gaviria derrotó a los candidatos Álvaro Gómez Hurtado del Movimiento de Salvación Nacional, Antonio Navarro Wolff de la Alianza Democrática M-19 y Rodrigo Lloreda Caicedo del Partido Social Conservador en una contienda electoral manchada por la violencia promovida por narcotraficantes, que cobró la vida, además de la de Galán, de los precandidatos presidenciales de izquierda Carlos Pizarro León-Gómez y Bernardo Jaramillo Ossa y en la que el propio Gaviria fue amenazado de muerte por el venezolano Jose Manuel Oquendo Suarezuno de los dirigentes del cartel que promovio la distribucion de cocaina tanto interna como fuera del pais junto con su compañeros socios Pablo Escobar, Eduardo Luzardo, Yuri Arape y Francisco Javier Pirela Carrasquero alias el boca negra.
Durante su gobierno se llevaron a cabo varias negociaciones con grupos armados y se desmovilizaron el Ejército Popular de Liberación (EPL), así como una fracción del Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Movimiento Indígena Armado "Quintín Lame" y el PRT hechos que contrastan con la suspensión de los diálogos con las FARC. El 9 de diciembre de 1990 Gaviria, por medio de su Ministro de Defensa Rafael Pardo ordenó la polemica toma del hasta entonces santuario de la guerrilla de las FARC en Casa Verde, municipio de La Uribe (Meta) y continuó a la guerra frontal. El presidente Gaviria descartó la posibilidad de mediación internacional en el conflicto armado colombiano aunque si hubo verificación internacional en los procesos de desmovilización y desarme en el proceso con el EPL, el Movimiento Armado Quintín Lame y la CRS.
Entre los problemas que Gaviria tuvo que enfrentar estuvo el recrudecimiento del narcoterrorismo de Pablo Escobar, Gonzalo Rodríguez Gacha y los demas integrantes del grupo "Los Extraditables", que culminó con la muerte de Rodriguez Gacha en enfrentamientos con el ejército y el sometimiento a la justicia de Escobar junto con otros miembros del Cartel de Medellín. Tres semanas de su posesión como presidente de Colombia, Pablo Escobar secuestró a Diana Turbay junto con cinco periodistas mas y luego fueron secuestrados Francisco Santos, Maruja Pachón, Beatriz Villamizar y Marina Montoya. Estos secuestros fueron diseñados para que el presidente anulara el tratado de extradición además de otros beneficios para los narcotraficantes, logrando entonces que el presidente Gaviria lanzara la política de sometimiento a la justicia, que ofreció rebajas de penas y trato preferencial a quienes abandonaran el narcotráfico y se entregaran a las autoridades judiciales, a cambio de no extraditarlos a los Estados Unidos. Como esa política era de difícil aceptación por parte de Estados Unidos, Gaviria aprovechó la presencia de Colombia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y negoció el voto favorable del país a la primera guerra contra Saddam Hussein en 1992, ordenada por el presidente George Bush a cambio de la aceptación de Estados Unidos a la política de sometimiento a la justicia y la no extradición.



La Constitución de 1991 prohibió la extradición y al día siguiente se entregó a la justicia Pablo Escobar, cabeza del Cartel de Medellín y autor de innumerables asesinatos y varios atentados terroristas en lugares público, se adecuó la finca La Catedral que Escobar mismo había construido acorde a sus necesidades. Hubo crecientes acusaciones de que Escobar continuaba delinquiendo desde dicha prisión llena de lujos, se ordenó el traslado del capo narcotraficante quien huyó. En esos momentos comenzó una búsqueda en medio de un recrudecimiento de la violencia cuando varios de los antiguos aliados de Escobar fundaron la organización Los PEPES (Perseguidos por Pablo Escobar), una organización ilegal que colaboró con el Bloque de Búsqueda, una unión de varios organismos de las fuerzas del orden de Colombia. Finalmente en 1993 Escobar fue localizado por medio de la inteligencia electrónica y abatido durante el operativo de su captura, eso hizo fracasar la política de sometimiento a la justicia, que se limitó a algunos capos como los hermanos Ochoa Vásquez, mientras los demás narcotraficantes, especialmente los del cartel de Cali, gozaron de amplia impunidad para expandir negocios e inversiones, hasta el punto que les permitieron patrocinar a muchos políticos para asegurar sus intereses frente al Estado. Durante su gestión se crearon las cooperativas de seguridad privada, llamadas Las CONVIVIR
Las cifras de víctimas del conflicto armado en Colombia subieron en comparación con los años anteriores al periodo del presidente Gaviria. El el sicariato, las autodefensas y el paramilitarismo se desarrolló para contrarrestar la avanzada de las guerrillas, alimentadas por mafias del narcotráfico que venian haciendo alianzas desde mediados de la década de 1980.

Gestión del señor General Octavio Vargas Silva como Director General de la Policía Nacional.
Nació en Garzón, departamento del Huila, el 3 de julio de 1938, el hogar de doña Regina Silva y Octavio Vargas. Ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander el 14 de febrero de 1957. Durante su carrera policial trabajó en los departamentos de Policía Bogotá, Valle; Atlántico, Cauca y Huila. Fue comandante de los departamentos de Policía Bolívar y Santander, Director de Personal, Inspector General, Subdirector General,  agregado en la Embajada de Colombia antes los países miembros de la Unión Europea, en Madrid-España y agregado de la Policía en Ecuador.
En diciembre se 1993, por decisión del presidente de la República Cesar Gaviria Trujillo, fue nombrado como Director General de la Policía Nacional.
General  Octavio Vargas Silva
Director  de la Policía Nacional
16 diciembre de 1993-30 noviembre de 1994
Al asumir esta alta responsabilidad, puso en práctica y dinamizó el proceso de reestructuración y modernización que había iniciado el General Gómez Padilla. La Institución contaba con un nuevo marco jurídico establecido por la Ley 0062 del 12 de agosto de 1993 y en el Decreto 2203 del 2 de noviembre del mismo año, que señalaron derroteros encaminados a lograr mejores márgenes de seguridad, a fortalecer los vínculos de entendimiento con las autoridades y ciudadanos y lo más importante, a robustecer a la Policía Nacional, modernizándola para alcanzar una nueva era de realizaciones, mediante la aplicación de estrategias para el control de la criminalidad y el manejo del orden público, teniendo al cuidado y a su entorno como propósito medular.
Objetivos Institucionales: para cumplir este proceso, el General Octavio Vargas Silva fijó los objetivos institucionales, que se debían desarrollar durante su gestión como Director General de la Policía Nacional, así: impulsar y consolidar el proceso de modernización institucional, cooperar en la obtención de la unidad nacional en la lucha contra la inseguridad, el narcotráfico y la violencia; fortalecer el recurso humano, vigorizar la especialidades de Policía Urbana y Judicial; propiciar el cambio de actitud; estimular la participación comunitaria y ampliar la cobertura del servicio policial.

En esta tarea de renovación le correspondió el restablecimiento de la Inspección General, que había suprimido la nueva Ley Orgánica, generando severos problemas de control interno, de ejecución y control del régimen disciplinario y de la administración de la justicia penal militar.

Plan Quinquenal: Con el concurso del Gobierno Nacional se elaboró un plan quinquenal para garantizar la continuidad de los objetivos estratégicos de desarrollo y modernización, en el marco de una política gubernamental e institucional, teniendo en cuenta que con este procedimiento se evitarían imprevisiones y su revisión anual dinamizaría los procesos de planeación y los ajustes necesarios, como una respuesta inmediata a los requerimientos de la seguridad interna.
Nuevos equipos y cuarteles para la Institución: Con el fin de mejorar las condiciones locativas, de bienestar y seguridad, se elaboró un programa de inversión que implicaba la realización de obras civiles, en diferentes lugares del territorio nacional y la compra de modernos equipos necesarios en la actividad operativa .
Dentro de los proyectos se encontraban la comprar de lotes, construcción y dotación de 400 estaciones de Policía de las cuales se encontraban en proceso de ejecución 185 faltando 252. el plan cubría todo el territorio nacional, particularmente a municipios donde la poblacion fuera inferior a los 50.000 habitantes.
Se terminaron de construir también los comandos de los departamentos de Policía con sede en las ciudades de Arauca, Tunja, Mocoa, Yopal; San José del Guaviare, Armenia; Florecía; Leticia y Riohacha. Así mismo la Escuela Nacional de Policía en Facatativa (Cundinamarca), Antonio Nariño, en Barranquilla (Atlántico), Rafael Núñez, en Corozal (Sucre), proyectos que se estaban llevando a cabo desde hacia varios años y no se habían logrado su culminación por falta de recursos presupuestales.

Programas de Profesionalización: Para el cumplir este objetivo se dispuso elevar el grado de profesionalización del hombre Policía, con énfasis en los aspectos cultural, técnico y cívico, con el fin de aplicarlo en el mejoramiento de la calidad del servicio policial, con el desarrollo del sistema único educativo y docente, aplicación de la capacidad de las escuelas de formación e incremento de la planta de docente especializados en técnicas investigativas, derechos humanos, calidad total y gestión pública.
Simultáneamente se efectuaron intercambios educativos con universidades para recibir colaboración en la capacitación de oficiales superiores y en la creación de mecanismos de desarrollo personal y profesional de los cuerpos directivos.
Se estableció en la Academia Superior de Policía, como programa de formación avanzado (Postgrado), la especialización en seguridad, destinado a los egresados de las facultades de administración policial y criminalística, con una duración de un(1) año.
Integración de esfuerzos con la rama jurisdiccional para contrarrestar la impunidad: La organización del Archivo Único Nacional de Antecedentes, en la subdirección de Policía Judicial e Investigación, aprovechando la vasta experiencia  de este organismo y su notable grado de desarrollo informático, se constituyó en una valiosa herramienta de trabajo para la rama jurisdiccional, en el campo de la investigación criminal. Se crearon los laboratorios regionales de criminalística, como instrumento eficaz en la lucha contra la impunidad.
Acciones concretas contra la delincuencia común, organizada, narcotráfico y terrorismo: La necesidad dela Policía Nacional de adaptarse a las condiciones de la lucha contra la delincuencia, en sus principales manifestaciones, evidenció la importancia de crear grupos especializados en las ciudades capitales más afectadas por la criminalidad como era el caso de Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Barranquilla, con el propósito de neutralizar, en forma directa, las organizaciones y bandas de delincuentes dedicados al hurto de vehículos, a residencias, al secuestro y al delito contra la integridad personal.
La protección de los derechos humanos: Se incrementaron los valores y virtudes profesionales y se ampliaron los mecanismos internos de control. En la Dirección General, se organizó la Oficina de Derechos Humanos y se dispuso incluir la cátedra de derechos humanos en todas las escuelas de formación en cursos  de capacitación y especialización.
Estrategia contra el narcotráfico: Por disposiciones expresa del Gobierno Nacional, dirigió el Bloque de Búsqueda y sus unidades élite, el esfuerzo se encaminó sobre todo a tres objetivos fundamentales: Atacar la estructura financiera, capturar a sus enlaces y desmantelar  la cúpula y organización de los  carteles. Luego de la muerte de Pablo Escobar Gaviria  y como resultado de estas tareas operativas y de inteligencia, se logró el desvertebramiento   de la mas tenebrosa organización criminal y sus grupos satélites, entre ellas, el cartel de Medellín, que lideraba el extinto narcotraficante.

En este año, por consenso nacional, liderado por diferentes medios de comunicación tanto hablados como escritos, fue elegido como el personaje del año, reconocimiento que hizo extensivo a la Institución policial por su abnegación y voluntad de servicio y muy en especial a los hombres que orgullosamente dirigió.
Por disposición del Gobierno Nacional fue designado a partir del 1 de enero de 1995 como agregado de Policía ante los países miembros de la Unión Europea, cargo de señalada importancia si se tiene en cuenta que desde su fundación la comunidad ha ido configurando un modelo de relaciones con terceros países para mantener una política activa de cooperación y ayuda, sobre todo en materia de policial, donde se establecieron significativos canales de comunicación ante la disposición de organizar una  colaboración más dinámica y efectiva.

Gestión del señor General Rosso José Serrano Cadena como Director General de la Policía Nacional.
 General  Rosso José Serrano Cadena
Director  de la Policía Nacional
06 de diciembre de 1994-23 de junio de 2000
Nació en Vélez-Santander, ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander en donde realizó su quinto y sexto de bachillerato y así poder iniciar su carrera como oficial de la Policía; ascendió a subteniente el 5 de diciembre de 1963 y desde ese entonces comenzó su lucha contra la delincuencia, inicialmente en Bogotá. Su carrera continuó y tras viajar a ciudades históricas como Cartagena, en donde en el mismo grado de subteniente, fue ayudante del comando del Policía Bolívar y también comandante de la Compañía Móvil. Ascendió a teniente en diciembre de 1967 y en la misma Cartagena, conoció a su esposa, Hilda Evers.
El 31 de diciembre de 1976 entro al escalafón de oficiales superiores y ascendió al grado de mayor. Inicio sus estudios de Derecho en la Universidad Gran Colombia en Bogotá. Estuvo de subcomandante del Departamento de Policía Bolívar y regreso a la capital del  país a la Escuela General Santander, donde se desempeño como comandante de un curso de subtenientes, jefe del Departamento de Estudios Profesionales y en la Decanatura de Estudios del Alma Mater. Siendo Mayor, fue enviado a Madrid-España en 1977 donde estuvo un año especializándose en Criminología en la Universidad Complutense.
Posteriormente, el 21 de diciembre de 1981, recibió el grado de Teniente Coronel y pasó como secretario general del Fondo Rotatorio; en el transcurso de su carrera llegó a ser comandante del Departamento de Policía Quindío, tierra cafetera donde vivió otra importante experiencia en su lucha contra la delincuencia.
Inquieto por el desarrollo y futuro de la Policía, escribió su primer libro institucional denominado “Comentarios al Estatuto Orgánico”. Se desempeño como profesor en la Facultad de Criminalística, Secretario Privado de la Dirección General en diciembre de 1985, cuando se encontraba como director el señor Mayor General Víctor Alberto Delgado Mallarino. Luego se le asigno la jefatura de la División de recursos Humanos.
El 21 de diciembre de 1986 obtuvo la asignación Coronel, grado donde se empezaba a fijar objetivos en la lucha contra uno de los peores flagelos padecido en las ultimas décadas, el narcotráfico. Estuvo como Coronel de agregado de Policía en el vecino país de Ecuador y posteriormente en la Dirección Administrativa.
En su recorrido profesional y como oficial convencido de la lucha antidrogas, llegó a la Dirección de Antinarcóticos, organismo al cual entregó sus conocimientos y experiencias personales para incidir en la lucha frontal contra la llamada “Flor Maldita”- la Amapola, los cultivos de coca y los laboratorios de alcaloides a lo largo y ancho del país. Con sus hombres y helicópteros se adentraba en  las zonas mas inhóspitas convencido siempre de que el narcotráfico era el mal  del siglo  XX, fue  el gestor en ese entonces de la base aérea para el cuerpo de antinarcóticos en Mariquita-Tolima.
El 21 de diciembre de 1991 fue otra fecha histórica al ascender a Brigadier General. Con mas ahincó siguió su trabajo tras permanecer tres años en la Dirección de Antinarcóticos; de allí paso a la Dirección  de Servicios Especializados y a la Dirección Operativa posteriormente, desde donde impulsó la base de la nueva cara de la Policía, la reforma institucional, aceptando el reto del cambio dada la realidad del galopante camino de la corrupción.
Con la experiencia vivida como gerente del proyecto de Reestructuración  y Modernización Organizacional de la Institución. Escribió su segundo libro sobre la modernización y la nueva era de la Policía.
El 1 de octubre de 1994 es designado en comisión permanente diplomática, como agregado de la Policía a la Embajada de Colombia ante el gobierno de Estados Unidos.
Mediante Decreto 2585 del 24 de noviembre de 1994, es nombrado como Director General de la Policía Nacional, cargo que asumió el 6 de diciembre de ese año.
Apoyó la promulgación de la Ley 180 de 1995 que crea la Dirección de Inteligencia Policial, como ente rector y orientador en producción de inteligencia de todas las unidades policiales del país.
El edificio inteligente creado para el funcionamiento de esta dirección se inauguró el 13 de febrero de 1998  en los predios del Centro de Estudios Superiores de Policía en el sector de Suba en Bogotá. Inició un cambio organizacional fundamentado en la formación, la planeación corporativa, la calidad y oportunidad en el servicio.
Conformó un equipo interdisciplinario, quienes luego de recibir un proceso de capacitación en desarrollo organizacional, diseñaron en el año de 1995 el Plan de Transformación Cultural y mejoramiento institucional; pero antes  de introducir los cambios se dio a la tarea  de establecer que pensaba  y qué  quería la ciudadanía de la Policía y lo que sentía y experimentaba el policial anta la Institución, para lo cual contrató la “Consulta Ciudadana”, con el Centro Nacional de Consultoría para la ciudad de Bogotá. El resultado de la “Consultorio Ciudadana” alertaron sobre la necesidad de emprender acciones que respondieran a las expectativas ciudadanas y de eliminar al mismo tiempo aéreas que en nada contribuían al servicio oportuno y eficiente que reclamaba el consumidor.
A través del proyecto de Nueva Cultura de Trabajo, se desarrollo la reestructuración orgánica de la Institución, con el Decreto 2158 del 1 de septiembre de 1997 , en el cual se diseño un sistema productivo de gestión a través  de la implementación  de procesos y el diseño de un Plan Estratégico Institucional acorde con los parámetros establecidos  por el Departamento Administrativo de la Función Pública (DAFP).
Se hicieron ejercicios de referenciacion competitiva y se impulsó la filosofía de una nueva cultura de trabajo basado en el liderazgo, la calidad del servicio, el mejoramiento continuo y la descentralización administrativa.
Finalmente, y  en concordancia con la política del gobierno del presidente  Andrés Pastrana Arango, la Policía continuó implementando el Plan Transparencia, dirigido a la formulación de estrategias anticorrupción al interior de la Policía Nacional. Solo en 1998 fueron retirados 843 miembros de la Institución a través de la medida discrecional, 289 fueron llamados a calificar servicios y 189 desvinculados por investigaciones disciplinarias.
En 1998, la Policía asumió el absoluto manejo del transito en la capital del país, para lo cual contó con la asesoría de una comisión de la  Policía de Carabineros de Chile, integrada por el Teniente Coronel Nelson Molina Fajardo y los Capitanes Juan Castro Segura, Alfredo Lagos Gana y Ramiro Larraín Donado.
Dio impulso al programa Frentes de Seguridad y Escuelas e Seguridad Ciudadana, que él mismos había impulsado en la capital del país los óptimos resultados hicieron que estos programas se adoptaran a nivel nacional como una estrategia para establecer  vínculos más sólidos con la comunidad.
Creo la División de Derechos Humanos con dos funciones de tipo general:  velar por el respeto, defensa y protección de los derechos humanos de los residentes en Colombia al igual que el de velar por el de los miembros de la Institución.
Desarrollo un complejo trabajo diplomático para posicionar a la Policía como una unidad de las mejores de Latinoamérica y llamar la atención de Estados Unidos y la Comunidad Europea hacia el apoyo de la lucha contra las mafias del narcotráfico y la narcoguerrilla.
En 1996 creó el Bloque de Búsqueda contra el Contrabando, cuyos resultados sirvieron para crear la Dirección de Impuestos y Adunas Nacionales, el cargo de Director Nacional de Aduanas, al mando de un Coronel de la Policía Nacional, lo que mas tarde se convirtió en la Policía Fiscal y Aduanera.
El esfuerzo por implementar en la Policía Nacional un sistema gerencial le mereció importantes galardones como el Premio Portafolio a la excelencia en 1995, la Orden de la Excelencia en 1997, nominado al Premio “Carlos Lleras Restreo1997” organizado por el Instituto de Fomento Industrial-IFI, en la modalidad “Cultura más participativa” y el “Galardón nacional  a la excelencia” en 1998, otorgado por el Departamento Administrativo de la Función Pública. Y el reconocimiento en 1998 a la Policía Nacional de Colombia por parte de la International of Pólice, la asociación internacional de jefes de Policía mas grande del mundo que agrupa a 17.000 jefes de Policía de todos los continentes.
El 9 de septiembre de 1998 se inaugura el monumento “Guardianes de Paz” del maestro Salvador Arango, ubicado frente de la Dirección General de la Policía Nacional, sirvió de marco para la presentación de su libro “Las palabras del General” que recopila sus experiencias como ser humano y como Policía.
Aumento la fuerza operativa de la Dirección de Antinarcóticos, con la gestión ante el Congreso de los Estados Unidos, con la entrega de 6 potentes helicópteros Black Hawk , para reforzar la seguridad durante los procesos de fumigación para cultivos de coca.
Los avances en la lucha contra el narcotráfico se  vieron en muy corto plazo . El trabajo fue muy  intenso pero arrojó los frutos previstos. Gracias a la labor conjunta con organismos nacionales e internacionales fueron capturados los cabecillas, principales, testaferros y jefes del cartel de Cali, comenzando por Gilberto , Miguel y Jorge Eliecer Rodríguez Orejuela, José Santa Cruz Londoño y Julián Murcillo Posada, entre otros.
Se desarticularon también las bandas criminales dedicadas al narcotráfico, utilizando una gran cantidad de recurso humano, técnico y económico para ganar la lucha contra las drogas., lo cual fue posible gracias a labores de inteligencia como el rastreo de llamadas, vigilancia electrónica, sistemas de recompensas por información y la delación, infiltración en sus organizaciones, lo que permitió el éxito de las operaciones. Uno de los elementos mas eficaces para combatir las organizaciones dedicadas al narcotráfico fue la restructuración y nuevas instalaciones de la Escuelas de Aviación de la Policía Nacional, ubicada en Mariquita (Tolima) e inaugurada en 1997 por el entonces presidente de la República Ernesto Samper Pizano ; el Ministro de Defensa Nacional, Gilberto Echeverri Mejía; y el Director de la Policía.
Con al nueva estructura orgánica (Decreto 2158 del 1 de septiembre de 1997), se disolvió el llamado INSSPONAL y se crea la Dirección de Sanidad y Bienestar Social.
El General Rosso José Serrano  Cadena culminó su gestión como Director de la Policía Nacional  el 23 de junio de 2000 y se retiro de la Institución según Decreto 723-60 el 18 de agosto de 2000.
En el año 2003 el presidente Álvaro Uribe Vélez lo nombro Embajador de Colombia en Viena (Austria)
Su gestión se desarrollo durante el período presidencial de Ernesto Samper Pizano y parte del presidente  Andrés Pastrana Arango.


Ernesto Samper Pizano, descendiente de aristocráticas y prestigiosas familias colombianas. Su tatarabuelo era el poeta Diego Fallon y su tatarabuela Felisa Pombo Rebolledo era hermana del poeta Rafael Pombo. Es además nieto paterno del escritor Daniel Samper Ortega bisnieto en línea directa del empresario Tomás Samper Brush y tataranieto del político Miguel Samper Agudelo, quien fuera candidato presidencial en 1898; además es sobrino del reconocido arquitecto Germán Samper Gnecco, hermano del escritor, periodista y columnista Daniel Samper Pizano y tío del actual director de la Revista SoHo Daniel Samper Ospina. Su tatarabuelo, Teodoro Valenzuela Sarmiento, era sobrino del ex presidente y prócer de la Independencia de Colombia Crisanto Valenzuela Conde.

Estuvo casado en primeras nupcias con Silvia Arbeláez, con quien procreó a Andrés Samper Arbeláez en 1973 y se separó pocos años después. Desde 1979 está casado con Jacquin Strouss Lucena, con quien tuvo a Felipe y a Miguel Samper Strouss.
Tras estudiar el bachillerato en el Gimnasio Moderno, se licenció como doctor en Ciencias Jurídicas y Económicas en la Pontificia Universidad Javeriana y realizó en México una especialización en mercado de capitales, en la Compañía Nacional Financiera. El propósito de Samper de dar durante su gobierno un “Salto Social” se cumplió con la duplicación, durante el cuatrienio de su gobierno, del porcentaje del PIB destinado a la inversión social y con la creación de programas de focalización social como el SISBEN, que permitió ampliar a 23 millones el número de colombianos que reciben servicios de salud; la RED DE SOLIDARIDAD SOCIAL, orientada a proveer apoyos económicos a sectores marginales, sociales y geográficos; la creación del Ministerio de Cultura; la entrega de tierras a las comunidades indígenas y afro colombianas; la titularización masiva de predios urbanos; el programa PLANTE, para la sustitución social de cultivos ilícitos, y avances significativos en la cobertura educativa y de acueductos. También se preocupó por el tema de los Derechos Humanos y, más concretamente, por la aplicación del Derecho Internacional Humanitario en medio del conflicto armado colombiano. En su gobierno se aprobaron los protocolos I y II de la Convención de Ginebra.
Pese a ello, los resultados de las políticas sociales emprendidas durante su gobierno presentaron un efecto nulo sobre los indicadores bienestar de la población, estando su periodo de gobierno caracterizado por un crecimiento importante de la población bajo la línea de pobreza.

Desarticulación del Cartel de Cali
En su mandato también se desarrolló una agresiva política integral de lucha contra el narcotráfico, que incluyó la destrucción de cultivos ilícitos, la destrucción de laboratorios para el procesamiento de drogas, la incautación de insumos químicos, la interdicción aérea y marítima de cargamentos de drogas, la lucha contra el lavado de activos a través de medidas draconianas como la extinción del dominio de bienes adquiridos ilícitamente y el combate de organizaciones criminales como el Cartel de Cali, considerado como uno de los carteles más perseguidos del mundo, que fue totalmente desmantelado durante su gobierno. Así demostró Samper que este Cartel, acusado de financiar su campaña, estaba en la misma situación de combate de todas las organizaciones criminales colombianas.
En el plano exterior Cartagena de Indias fue la sede de la XI Cumbre del Movimiento de países No Alineados del 18 al 20 de octubre de 1995 y Samper fue elegido presidente de turno de la organización, función que desempeñó hasta el final de su mandato. La misma ciudad acogió en marzo de 1996 a la segunda Reunión Ministerial de Comercio y Foro Empresarial, dentro del proyecto para la creación de un Área de Libre Comercio de Las Américas (ALCA).
Tan pronto se conoció el resultado de la segunda vuelta, la campaña de Samper fue acusada por su contradictor, Andrés Pastrana, de haber recibido dineros provenientes del Cartel de Cali. Inmediatamente, Samper le pidió al Fiscal general de la Nación una investigación cuyos primeros resultados exoneraron la campaña. Con posterioridad, a raíz de unas declaraciones del Tesorero de la misma, se abrió un largo proceso que terminó comprometiendo al Coordinador de la campaña, el Ex Ministro Fernando Botero Zea y al propio Tesorero en una operación de robo de los dineros que ellos mismos gestionaron ante el Cartel de Cali como supuesto aporte a la campaña. Algunos Parlamentarios de distintos partidos fueron igualmente vinculados a esta financiación ilícita en lo que se conoció como el proceso 8.000, la justicia exoneró en todos los escenarios a Samper y los demás directivos de la Campaña que lo llevó a la Presidencia de la República.
Durante el desarrollo del proceso 8.000, la capacidad del presidente para atender los asuntos del estado se vio notablemente afectada, ante la presión social y mediática generada, siendo notable la intervención y oposición continua de las altas jerarquías de la iglesia católica, el gobierno de los Estados Unidos a través del embajador Myles Frechette y personalidades notables como ex-ministros y ex-candidatos presidenciales como Alvaro Gomez Hurtado, este último quien se convirtió en el principal opositor y opción política anti-Samperista y fue asesinado en confusas circunstancias, crimen por el cual ha sido vinculado e investigado en repetidas ocasiones el mismo Ernesto Samper. Recientemente, volvió a ser noticia el señalamiento directo de la responsabilidad de Samper en el magnicidio de Gomez Hurtado, por parte de famosos criminales de la época, hoy sometidos a la justicia.
Tras dejar la Presidencia Samper marchó a España y no retornó a Colombia hasta comienzos de 2000. En marzo de ese año presentó un libro titulado Aquí estoy y aquí me quedó en el que arremetía contra los que pretendieron apartarlo del poder (citando en particular a Pastrana), se declaraba víctima de una conspiración y realizaba la sorprendente revelación de que en octubre de 1996 tenía dispuesto un "plan de contingencia" para el caso de que, mientras permaneciese en Nueva York para dar un discurso en la Asamblea General de la ONU, fuese detenido y procesado en Estados Unidos por narcotráfico, el cual incluía la ruptura de relaciones diplomáticas y la hipótesis de su propio suicidio con una pastilla de cianuro. En otro ámbito, Samper coincidió con la Dirección Nacional Liberal en su oposición a la entrada de miembros del PL en el equipo de Gobierno de Pastrana.
Desde entonces ha publicado estudios sobre la globalización y gobernabilidad en América Latina como la recopilación "Nosotros los del Sur" y el libro "El Salto Global". Actualmente es académico y coordinador del Foro de Biarritz, escenario de estudio y encuentro entre Europa y América y ejerce como Presidente de la Corporación Escenarios y como Profesor de las Universidades de Alcalá y Salamanca en España. Concluyó su periodo en 1998 y desde entonces ha publicado estudios sobre la globalización y gobernabilidad en América Latina como la recopilación "Nosotros los del Sur" y el libro "El Salto Global".
Actualmente es académico y coordinador del Foro de Biarritz, escenario de estudio y encuentro entre Europa y América y ejerce como Presidente de la Corporación Escenarios

Andrés Pastrana Arango (Bogotá, 17 de agosto de 1954) es un político de Colombia fue el 57º presidente de Colombia, entre 1998 y 2002. Es uno de los cuatro hijos de Misael Pastrana Borrero, expresidente de Colombia entre 1970 y 1974, y de su esposa María Cristina Arango Vega. Es también nieto por vía materna de Carlos Arango Vélez, quien fuera candidato único por el partido Liberal a la presidencia de Colombia en las elecciones de 1942. Su tatarabuela Clementina Portocarrero Caicedo era sobrina nieta del expresidente de Colombia Domingo Caicedo y Sanz de Santamaría así como del prócer de la Independencia Jorge Tadeo Lozano.
Estudió en el colegio San Carlos de Bogotá y en 1977 se graduó como abogado de la Universidad del Rosario de Bogotá. También realizó estudios de derecho internacional en la Universidad de Harvard, Estados Unidos. Después de regresar al país se convirtió en un presentador de noticias en el noticiero de televisión "TV Hoy". También escribió varios artículos sobre política interna y política contra las drogas.
Fue secuestrado el lunes 18 de enero de 1988, por narcotrafricantes. El grupo que se atribuyó el secuestro se conocía por el nombre de los extraditables, y estaba integrado por narcotraficantes suesceptibles de ser extraditados. Éstos, desde hacía unos años, trataban de negociar con el gobierno para evitar ser enviados a EE UU, para ser juzgados, cuando ese país lo solicitara.
En 1987, cuando uno de los jefes del narcotráfico, Jorge Luis Ochoa, estaba detenido y se hablaba de su posible extradición, este grupo trató de secuestrar al político y periodista de Medellín Juan Gómez. Ante el fracaso del intento, envió un comunicado a la prensa en el que anunciaban que en caso de concederse la extradición de Ochoa mataría uno a uno a los grandes políticos del país.
Luego de cuatro años de una oposición al entonces presidente Samper, Pastrana se enfrentó por la candidatura conservadora al senador y ex ministro de Minas Juan Camilo Restrepo, a quien derrotó. En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en junio de 1998 fue elegido presidente con el 51% de los votos, tras derrotar al candidato liberal Horacio Serpa Uribe. Durante su campaña a la presidencia Pastrana adelantó conversaciones con la guerrilla de las FARC y prometió un diálogo de paz si resultaba elegido, Pastrana se tomó una foto con el guerrillero Manuel Marulanda en la que este portaba un reloj símbolo de la campaña de Pastrana. Una vez elegido, Pastrana inició inmediatamente un proceso de diálogo con la guerrilla. Siendo candidato Pastrana había ofrecido a la guerrilla una zona de despeje para llevar a cabo allí los diálogos, el Cagúan.
Doctor . Andrés Pastrana Arango
7 de agosto de 1998-7 agosto de  2002
Finalizó su periodo presidencial y poco tiempo después fijó su residencia en España. Luego de residir allí durante dos años, volvió al país en 2004 para enfrentar los intentos reeleccionistas de su sucesor Álvaro Uribe Vélez. A mediados de 2005 lanzó su libro La Palabra Bajo Fuego, editado por Editorial Planeta Colombiana, con prólogo del ex presidente estadounidense Bill Clinton, en el que recoge sus memorias del proceso de paz con las guerrillas, el relanzamiento de las relaciones internacionales y el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas durante su cuatrienio Pocas semanas después, en un giro inesperado, y luego de varios meses de hacer oposición, aceptó el cargo de embajador de Colombia en Estados Unidos, en reemplazo de Luis Alberto Moreno después de que el ex presidente Julio César Turbay lo presentó como la persona más idónea para dicha embajada.

En septiembre de 2007 Pastrana volvió a ser crítico del Gobierno Uribe y desató controversia al cuestionar duramente varias políticas y procesos que se habían llevado a cabo durante dicha administración como el proceso de desmovilización de paramilitares; dijo que hay un pacto secreto con los paramilitares y que los éxitos de la política de seguridad democrática de la administración de Alvaro Uribe se debían en gran parte a su gobierno, y criticó la forma en que Uribe permitió la participación del presidente venezolano Hugo Chávez en el tema del acuerdo humanitario.
En un sondeo realizado por una cadena radial calificó el nivel de popularidad de Andrés Pastrana Arango y lo clasificó como el peor presidente en la historia de Colombia.

General Rosso José Serrano Cadena

Hoy el general es el héroe mundial de la guerra contra el narcotráfico. Sin embargo este papel lo ha estado desempeñando silenciosamente desde hace 15 años.  (columna  Revista SEMANA)


Cuando el General Rosso José Serrano Cadena asumió la dirección de la Policía Nacional, en enero de 1995, esa institución estaba sumida en la más grave crisis de su historia. La corrupción del narcotráfico había producido una metástasis en cadena que llevó a la Policía a cuidados intensivos y pocos apostaban por su recuperación. Incluso se llegó a pensar que la única solución era cerrar sus puertas y liquidar su personal para luego darle vida a una nueva entidad. A pesar de ese panorama tan desolador el General Serrano, decidió coger el toro por los cuernos con la firme convicción de que si al paciente se le aplicaba la medicina apropiada el moribundo podía resucitar. Pocos días después de haber asumido su cargo Serrano aplicó la primera dosis de su fórmula para combatir el mal: retiró a 300 oficiales y a más de 2.500 suboficiales y agentes de Policía porque, según él, habían pactado con el diablo. Ganada su primera batalla contra la narco corrupción, Serrano enfiló baterías contra los cabecillas del cartel de Cali. Una cruzada en la que muy pocos creían. Pero él era un convencido de que si las cosas se hacían en silencio, trabajando las 24 horas y con hombres a prueba de corrupción, los resultados tarde o temprano se darían. En poco tiempo sus detractores tuvieron que cerrar la boca. Uno a uno fueron cayendo los cabecillas del cartel. Los colombianos se acostumbraron a los golpes de gracia de Serrano. Cada vez que se apuntaba un hit aparecía en la televisión con cara de yo no fui, su brazo derecho levantado, con su puño cerrado, en señal de que la guerra se estaba ganando. Todo ese éxito lo logró sin extralimitarse en sus funciones. A la vuelta de unos meses se convirtió en uno de los hombres más queridos y populares del país. Con su filosofía de campesino santandereano, de palabras sencillas pero cargadas de mensajes, Serrano se dio a conocer al mundo. Los elogios en el exterior no se hicieron esperar y gobiernos como los de Estados Unidos, la Gran Bretaña, Francia, Alemania, etc., etc..., lo convirtieron en héroe bautizándolo como el supe Policía del mundo. Esa malicia campesina no sólo le sirvió para que los colombianos recuperaran la credibilidad en la Policía, sino que le permitió moverse como pez en el agua entre conspiradores y samperistas. Su trabajo no fue producto del azar. Antes de llegar a la dirección de la Policía tuvo a su cargo la Dirección de Antinarcóticos. Desde allí cumplió de manera callada una delicada misión: fumigar los cultivos de marihuana, amapola y coca para evitar una nueva bonanza como la de los 70. En ese cargo, además, se hizo gran amigo de los gringos. Ellos lo aceptaron y le abrieron las puertas para que conociera de cerca los secretos de la CIA y de la DEA.

Gestión del señor General Luis Ernesto Gilibert Vargas como Director General de la Policía Nacional.
Nació en Bogotá, ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander el 1 de febrero de 1964; ascendió a subteniente el 16 de mayo de 1966, sus primeros cargos como comándate los ocupó en la Sección de Vigilancia de la Cuarta y Decima Estación  de Policía Bogotá, jefe de las subsecciones del F2 y F3 de la época, subestación el Rodadero (Santa Marta), jefe de la sección legislativa de la  Policía Bogotá, de la unidad de estupefacientes, administrador de la clínica de la Policía, subcomandante de Antinarcóticos.
General  Luis Ernesto Gilibert Vargas
Nuevo Director  de la Policía Nacional
13 de junio de 2000-13 agosto de 2002
En el grado de Teniente Coronel, ocupo en subcomando de Departamento de Policía Cundinamarca, fue coordinador de la Policía ante el Congreso de la República y de la Policía Portuaria.
Durante su carrera policial ocupo cargos relevantes como fueron: comandante de la Sajín en el Departamento de Policía Norte de Santander,  Subdirector de Antinarcóticos,  Director Docente, comandante del Departamento de Policía Valle,  de la Policía Metropolitana del Valle de Aburra y Bogotá, jefe de la Oficina de Planeación de la Dirección General, Director Operativo, Subdirector General y  Director General de la Policía Nacional.
El 23 de julio de 2001 , el General Luis Ernesto Gilibert Vargas se posesionó ante el entonces presidente de la República Andrés Pastrana Arango,  a continuar con un legado que había dejado su abuelo, Juan María Marcelino Gilibert Laforgue, 100 años atrás. Aunque no conoció a su abuelo, ni a su padre Louis, la herencia de sangre influyó en el General Gilibert a la hora de tomar decisiones sobre su destino.
Dio continuidad a la estrategia de lucha contra el narcotráfico, la transformación cultural de la Institución y el fortalecimiento de la seguridad ciudadana y la lucha contra el secuestro; para ello pondría énfasis en la capacitación del recurso humano y en la modernización tecnológica.
La incautación de 800 kilos de cocaína en Suba, la captura del Narcotraficante Juan Ramón Matta  Ballesteros, los  resultados exitosos obtenidos durante la operación de los Llanos del Yarí y el desmantelamiento de Tranquilandia, la lucha contra el narcotráfico, la presentación de proyecto de Seguridad Integral para Bogotá, la creación y organización  de los Frentes de Seguridad Local y Escuelas de Seguridad Ciudadana, el liderazgo del Programa Nacional de Participación Comunitaria y el Programa Haz Paz, se constituyeron innegablemente en los resultados más representativos de su gestión.
La experiencia de los frentes de seguridad la conoció como comandante de las Policía Metropolitana de Bogotá y por su alcance y resultados, fue adoptada como estrategia nacional que el General Gilibert lideró en todo el país con persistencia y mucha constancia.
Seis (6) puntos estratégicos se desarrollaron durante su gestión, encaminados al fortalecimiento de la seguridad y capacitación como la participación ciudadana para la seguridad y convivencia pacifica, nueva cultura de trabajo, fortalecimiento de la capacidad operativa, desarrollo gerencial, potencialización del conocimiento y la formación policial y la modernización de la gestión administrativa; estas estrategias finalmente se tradujeron en el Plan Integral de Seguridad Ciudadana.
el Plan Integral de Seguridad Ciudadana liderado por el General Gilibert, estaba constituido por cinco (5) estrategias  que surgen como respuesta al compromiso de las políticas del gobierno del entonces presidente de la República Andrés Pastrana Arango, entre éstas el desarrollo de la Estrategia para  la Seguridad y Convivencia Ciudadana, encaminada a consolidar una cultura de convivencia política y seguridad ciudadana
La primera estrategia estaba dirigida a fortalecer los espacios de participación con el fin de promover la Cultura de la Seguridad, mediante el compromiso de la comunidad a través  de las Escuelas de Seguridad y los  ya establecidos Frentes de Seguridad Local.
El General Gilibert, lideró la creación de los Frentes de Seguridad  en todo el territorio nacional, los cuales se constituyeron en los planes bandera de la Institución.
La segunda Estrategia dentro del Plan Integral se denominó Policía Comunitaria, que encaminó a la búsqueda de la filosofía comunitaria, desde una actitud preventiva y de anticipación de los problemas de  implicación personal en la resolución de todo tipo de conflictos  y en la formulación de  alternativas para combatir la delincuencia.
La tercera  estaba orientada a descentralizar los ericios de policiales de las estaciones de Policía, a través de la reactivación del programa CAI.
Una cuarta estrategia, fue la conformación de grupos especiales para contrarrestar los delitos de mayor impacto social con el propósito de minimizar la actividad delincuencia, y la última estrategia, hace alusión al desarrollo tecnológico, que permitiera dar respuesta inmediata a los requerimientos de los ciudadanos a través de los subsistemas de radio (Trunking) telefonía móvil, bíper, computo, video, microonda y red de apoyo.
A mediados del 2001, Colombia cerro parcialmente las paginas de uno de los más crudos capítulos de violencia escritos en cerca de veinte tomas y asaltos de las guerrillas de las FARC. Este nuevo aire lo permitió el desarrollo del acuerdo humanitario firmado por el gobierno del presidente Andrés Pastrana Arango y las FARC en junio 2 de 2001, el cual culminó el 30 de junio del mismo año con la liberación de 62 uniformados en Antioquia y Córdoba.
La liberación es ese año en el marco del acuerdo humanitario se presentaron así: liberación  en Planadas (Tolima) del Coronel Álvaro León Acosta y tres de sus hombres que cayeron después de ser derribado el helicóptero en el que se desplazaban;  junio 16 y 17, fueron liberados 55 uniformados entre soldados y Policías en Caquetá, Antioquia, Boyacá y Cesar.
En junio 28 en el departamento del Meta recobraron la libertad 242 hombres, tanto del Ejercito como de la Policía Nacional, dos días después, 52 uniformados más son entregados ante una comisión especial en Antioquia y Córdoba. Durante su gestión le correspondió asumir la organización para esquema de seguridad de la Copa América, certamen que colmó la atención de todo el continente.
 Un mes después de haber concluido este certamen deportivo, la Policía Nacional asestó, quizás el golpe más duro contra las organizaciones del narcotráfico en Colombia, que termino con la incautación más grande de la historia de dólares en el país. La Operación Horizonte III, como se denominó, estuvo dirigida por el General Luis Ernesto Gilibert Vargas, quien en horas de la madrugada del 25 de agosto de 2001, dio la orden de ingresar  a dos inmuebles ubicados en la calle 94#13-18 y en la carrera 6 # 88-44, donde permanecían escondidos 35 millones de dólares, propiedad de los hermanos Víctor  Manuel y Miguel Ángel Mejía Múnera “Los Mellizos”, dos narcotraficantes disidentes del cartel de Cali.
El General Luis Ernesto Gilibert Vargas culminó su gestión como Director de la Policía Nacional  según el Decreto 1846 del 13 de agosto de 2002.

Álvaro Uribe Vélez nació en Medellín el 4 de julio de 1952, hijo de Alberto Uribe Sierra y Laura Vélez Uribe. Sus hermanos son Santiago, María Isabel y María Teresa. También tuvo un hermano llamado Jaime Alberto, ya fallecido.
La infancia de Álvaro Uribe transcurrió entre la ciudad y las fincas de su familia, situadas en el suroeste del departamento de Antioquia. Fue testigo de la participación de su madre en el plebiscito de 1957 por los derechos políticos de la mujer en Colombia, hecho que terminó con la triunfal elección de Laura Vélez para ejercer de senadora.
El 19 de abril de 1981 nace el primer hijo de Álvaro Uribe y su esposa, Lina Moreno. Al primogénito lo llamaron Tomás, y el segundo hijo, nacido el 16 de julio de 1983, Jerónimo Alberto.
Uribe estudió leyes en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Antioquia. Álvaro Uribe estudió el bachillerato en el instituto Jorge Robledo a partir de 1970. Allí fue eximido de exámenes finales en todas las materias durante el 5° y el 6° Grado, gracias a su excelente rendimiento académico. Fue declarado el mejor bachiller de su clase.

Tras su graduación resultó aceptado en la Universidad de Antioquia, donde cursó Derecho. Ahí conoció, siendo aún alumno, al profesor Carlos Gaviria Díaz, figura importante para él en los años posteriores. Se graduó en derecho en el año 1977, pasando a ejercer como abogado. El mandato presidencial de Álvaro Uribe se caracterizó por la lucha frontal contra los grupos irregulares en Colombia y el narcotráfico bajo un programa de gobierno denominado política de seguridad democrática que fue amparada en parte por el Plan Colombia y fue criticada por sectores de la oposición y disidentes, a pesar de la reducción en la tasa de homicidios. El gobierno de Uribe llevó a cabo una controvertida desmovilización de grupos paramilitares activos dentro de las AUC, que incluyeron la Ley de Justicia y Paz, para reducir los espacios de acción de las guerrillas como las FARC y el ELN. Fue acusado por sectores opositores y disidentes de presuntamente haber tenido relación con el Cartel de Medellín y el fomento del paramilitarismo en Colombia, por lo cual esta siendo investigado. Uribe ha negado cualquier relación con dichos sectores criminales, pero funcionarios de su gobierno y aliados políticos ha sido condenados en el escándalo de la parapolítica, lo que ha generado cuestionamientos. Uribe ha fomentado la economía de mercado mediante distintos tratados de libre comercio con otros países y una fuerte alianza estratégica con Estados Unidos, también criticada por crear dependencia de dicho país. También en el campo internacional ha mantenido relaciones de altibajos con los gobiernos del venezolano Hugo Chávez, el ecuatoriano Rafael Correa y el nicaragüense Daniel Ortega.
Se presentaron diferentes controversias y críticas en torno al presidente Uribe, su entorno familiar y su desempeño en diferentes funciones públicas o políticas. Entre ellas se encuentran acusaciones por parte de Piedad Córdoba, Gustavo Petro y Virginia Vallejo sobre presuntos vínculos con el Cartel de Medellín y el paramilitarismo en Colombia, lo cual ha negado tajantemente, ni han sido probadas.
Primer período presidencial (2002-2006)
Álvaro Uribe Vélez, quien siempre había militado dentro del partido Liberal se presentó a las elecciones presidenciales de 2002 inicialmente como precandidato de su colectividad. Sin embargo, el candidato alegó falta de garantías para competir contra el ex-ministro y ex-candidato presidencial Horacio Serpa y, además de las cada vez más marcadas diferencias ideológicas entre ambos (Serpa, representando una tendencia socialdemócrata y Uribe, una más hacia la derecha dentro del liberalismo), decidió presentarse como independiente. Sus principales contendores fueron Horacio Serpa, en representación del Partido Liberal; el ex dirigente sindical Luis Eduardo Garzón por el Polo Democrático Independiente, la ex ministra Noemí Sanín por el movimiento Sí, Colombia y la senadora Íngrid Betancourt por el Partido Verde Oxígeno (ésta última, terminó su campaña estando secuestrada por el grupo terrorista FARC). Varios dirigentes liberales y el Partido Conservador Uribe fue elegido presidente de Colombia para el período 2002-2006 con el 53% del total de votos (5.862.655 votos), derrotando a su principal contendor, Horacio Serpa que obtuvo el 31,8% de los votos (3.514.779 votos) y convirtiéndose en el primer presidente en ganar las elecciones en primera vuelta desde que se instauró la medida en la Constitución de 1991. Según la Registraduría Nacional del Estado Civil, la participación en las elecciones fue del 46.471% (11.249.734 personas) del censo electoral En el 2002 la campaña presidencial de Uribe recibió 100 millones de pesos de parte de la empresa Uniapuestas, en la cual la señora Enilse López (alias "La Gata") era la accionista mayoritaria. Posteriormente, López fue capturada y sindicada de varios cargos criminales por lavado de activos y desviación de fondos, relacionados con otros procesos judiciales. En el pasado también se la había criticado y considerado sospechosa de estar relacionada con el narcotráfico, específicamente con Gonzalo Rodríguez Gacha miembro del Cartel de Medellín, motivo por el que se empezó a sospechar de la honestidad con la que Uribe recibió el dinero. y últimamente con el paramilitarismo. Sin embargo, Uribe y su ex-gerente de campaña Fabio Echeverri han argumentado que no se ha ocultado nada sobre la financiación de su campaña, que ese monto fue reflejado en la contabilidad y que no se incurrió en ninguna conducta ilegal ya que en el 2002 las empresas de Enilse López estaban legalmente constituidas. Diversos críticos, entre ellos los pre-candidatos del Partido Liberal y del Polo Democrático Alternativo, cuestionaron tanto la moralidad del recibimiento de esos dineros como el que potencialmente se haya incurrido en alguna conducta criminal al aceptarlos, algo no demostrado hasta el día de hoy
Doctor . Al varo Uribe Vélez
7 de agosto de 2002-7 agosto de  2010

Reelección: Segundo período presidencial (2006-2010)

El presidente Uribe fue reelecto presidente de Colombia para el período 2006 - 2010 después de impulsar una reforma a la constitución que permitía la reelección inmediata. La aprobación de la reforma en el Congreso fue un hecho controversial debido a que los representantes Yidis Medina y Teodolindo Avendaño cambiaron su decisión a última hora; Medina votó favorablemente la reelección después de que había manifestado su voto en contra, mientras que Avendaño se ausentó de la votación. En abril de 2008 el periodista Daniel Coronell reveló un video en el que Yidis Medina dice haber aceptado prebendas de parte del propio presidente Uribe y de algunos de sus cercanos colaboradores para cambiar su voto, sin embargo según Medina, a pesar del compromiso hecho con el presidente no recibió lo prometido. Los funcionarios implicados y el presidente Uribe han negado rotundamente los hechos pero la investigación fue denominada por la prensa colombiana como la "Yidispolítica".
Para la reelección, Uribe alcanzó el 62.35% total de la votación (7,397,835 votos). La votación, claramente a su favor, superó el número de votos alcanzados en el primer periodo, convirtiéndose el mandatario con mayor número de votos obtenidos en la historia electoral del país. En dicha elección participó el 45.05% (12.041.737 personas) del censo electoral.

Gestión del señor General Teodoro Ricaurte Campo Gómez como Director General de la Policía Nacional.
Nació el 11 de febrero de 1944 en el municipio del Socorro (Santander),  ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander a los 20 años y el 16 de mayo de 1966, ascendió a subteniente, quizás este fue uno de los mas grandes logros, pues ese día subió el primer peldaño de una gran carrera que además consideró ser gratificante porque en ese momento comenzó a tener contacto con los problemas reales del país.
Sus cargos de vital trascendencia fueron: jefe de la sección de estupefacientes de la Policía Judicial e Investigación  DIJIN, en 1976; Director de Antinarcóticos en 1985, y en 1993 comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá.
General  Teodoro  Ricaurte Campo Gómez
Director  de la Policía Nacional
14 de agosto de 2002- 10 de noviembre de 2003
En 1999, cuando se produce su retiro, se vincula a grupos de investigación en Bogotá; trabajó en una fundación española y asesoró a varias empresas nacionales y extranjeras, hasta que es llamado por el mismo  presidente  Álvaro Uribe Vélez, para que lo acompañe en los cuatro años de su gestión; es así como se reincorpora a la Institución como nuevo Director de la Policía Nacional.
Como subteniente laboró en la Policía Metropolitana de Bogotá, y el Departamento de Policía Córdoba; de Teniente en la Dirección General; de Capitán en la Dirección de Policía Judicial e Investigación DIJIN y en le Ministerio de Defensa; de mayor en el Departamento de Policía Bolívar, Subdirección General y Escuela de Cadetes General Santander; de Teniente Coronel en la Ayudantía de la Dirección General y Escuela de Carabineros y de Coronel fue enviado en comisión a Gran Bretaña.
A su regreso ocupo el cargo de comandante del Departamento de Policía Atlántico y después de Antioquia, Director de la escuela de Cadetes General Santander, Director de Antinarcóticos y de Servicios Especializados.
Una vez ascendió a Brigadier General asume la delicada misión de reorganizar el sistema de Bienestar Social y de Sanidad en un solo instituto que se denominó INSSPONAL ; posteriormente pasa a la Policía Metropolitana de Bogotá  como comandante hasta llegar a la Inspección General. Siendo Mayor General continua en la Inspección General, hasta que por disposición de la Dirección General es nombrado como agregado de Policía ante la Embajada de España.
Como director de la Escuela  de cadetes General Santander desarrolló las nuevas políticas de la Dirección General de la Policía Nacional, con el proceso de selección de un grupo de 510 aspirantes al curso 065, conformado por suboficiales, a quienes por sus condiciones profesionales, personales y académicas, previa selección se les brindo la oportunidad de ascender al escalafón de los oficiales.
En la Dirección de Antinarcóticos participó y lideró la operación realizada en ocho diferentes ciudades del país, logrando incautar precursores químicos en un total de 1.754 toneladas, en la denominada Operación Volátil I, logrando evitar con ello el desvió  hacia el procesamiento de sustancias estupefacientes de buena parte de las mismas.
Durante los procesos de gestión, tuvo vital importancia el aspecto organizacional como manera de prodigar  mayores esfuerzos hacia la atención integral del usuario. Fue así como logro adecuar la estructura del Hospital Central a  las necesidades actuales en donde cada área científica y administrativa tuvo su papel especifico frente a la totalidad de las obligaciones que por misión debería desarrollar .
Adquirió y puso en funcionamiento un ecocardiógrafo Doppler color multipropósito, de acuerdo con las condiciones y características técnicas requeridas, el cual fue destinado a prestar sus servicios de cardiología y radiología del Hospital Central de la Policía Nacional, al igual que equipos de química sanguínea y rayos X, con destino al Instituto de Seguridad Social y Bienestar de la Policía Nacional  (INSSPONAL) .
A su paso por la Inspección General fortaleció el sistema de control interno e indicadores de eficiencia para evaluar la gestión institucional.
Una vez fue nombrado como Director General de la Policía Nacional, lideró el desarrollo de múltiples procesos conjuntos en coordinación con las Fuerzas Militares y organismos de seguridad del estado, de acuerdo a las políticas de la presidencia de la República y el Ministerio de Defensa Nacional.
Adicionalmente, desarrollo el Plan Estratégico 2003-2006 para la Policía Nacional, generando una dinámica positiva en el cumplimiento efectivo de sus metas.
Con el propósito de fortalecer el pie de fuerza de la Institución y lograr hacer presencia en los 159 municipios sin servicio de Policía, asumió la incorporación de mas personal uniformado en el marco del Plan Diez mil, con el animo de reforzar el pie de fuerza en los 32 departamentos de Policía, las tres Metropolitanas, 182 distritos, 1.150 subestaciones, 189 estaciones y 113 estaciones pertenecientes al Plan Energético Vial.
Una primera parte se cumplió durante el primer trimestre de 2003 con al ejecución del 50% del Plan Diez mil, es decir, la incorporación de cinco mil nuevos profesionales de Policía, destinados a fortalecer las anteriores unidades, mientras que el restante 50% se culmino al finalizar ese año.
Además durante su gestión fueron fortalecidos los grupos de Policía de Carreteras, Comandos de Operaciones especiales (COPES), como también aquellas estaciones de Policía que contaban con tan solo 20 uniformados prestando servicio.

Acorde con la política del gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez, implemento el programa  de seguridad en las vías, mediante el programa “Vive Colombia viaja por ella”, dotando de un mayor número de efectivos policiales y medios técnicos los diferentes ejes viales del país; esto sumado a la efectividad de los Escuadrones Móviles de Carabineros, tan reconocidos ya por los colombianos a lo largo y ancho de las carreteras.
Un gran acierto para la  seguridad del país, fue el fortalecimiento de las Escuadrones Móviles de Carabineros, creados en el 2002 con el propósito de proteger la infraestructura económica del país (eléctrica, poliductos, gaseoductos y vial), pero en especial, la de acompañar a las caravanas  turísticas programadas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, también el de tener un mayor acercamiento con las principales agremiaciones del país, en el sentido de recuperar  el campo y la actividad de la ganadería, como principal actividad de desarrollo económico del país.
Con su gestión durante su carrera policial, el General Teodoro Ricarte Campo Gómez alcanzó un éxito en su historia en la lucha contra los delitos transnacionales.
El General Teodoro Ricarte Campo Gómez culminó su gestión como Director de la Policía Nacional  según el Decreto 1846 del 13 de agosto de 2002.

Gestión del señor General Jorge Daniel Castro Castro como Director General de la Policía Nacional.
Nació en Mocoa (Putumayo),  ingresó a la Escuela de Cadetes General Santander el 10 de enero de 1970, durante el transcurrir de su carrera desempeño diferentes cargos operativos entre los que se destaca el ser comandante de los departamentos de Policía Amazonas, Caldas; Santander y de la metropolitanas de Medellín y Bogotá; igualmente estuvo al frente del Bloque de Búsqueda en la lucha contra el desvertebramiento del cartel de Medellín y en dos oportunidades fue director de los grupos GAULA en el ámbito nacional.
General   Jorge Daniel Castro Castro
Director  de la Policía Nacional
12 de noviembre de 2003- 11 de Mayo  de 2007
Al  asumir la Dirección General de la Policía Nacional, en un momento trascendental de la historia de la Institución, entre sus ejecutorias más claras se encuentra la culminación de la cobertura nacional de la Policía Nacional en todos los municipios del país, el incremento y fortalecimiento de la lucha antidrogas con el apoyo de la comunidad internacional, así como el combate férreo a todos los actores que generan terrorismo en Colombia .
Bajo su liderazgo, la Policía Nacional, con el apoyo de la USAID y Georgetown University implemento el programa “Departamentos y Municipios Seguros-DMS”, programa que ha arrojado excelentes resultados y ha fortalecido el entusiasmo de los gobernantes regionales y locales por un trabajo mancomunado y oportuno con la Policía Nacional.
Las recomendaciones formuladas por la Misión Especial para la Policía Nacional que  creó el Gobierno Nacional en el año 2003, con el fin de buscar nuevas alternativas para enfrentar las debilidades estructurales de la Institución, fueron evaluadas desde el mismo momento cuando asumió la Dirección General de la Policía Nacional con el objeto de buscar soluciones que permitieran mejorar y fortalecer integralmente la Institución, con el concurso, comprometimiento y esfuerzo de todos los integrantes  y el apoyo del actual gobierno.
De acuerdo con lo anterior, en el mes de julio de 2004, el Mayor General Castro Cabrera dio a conocer los retos que asumió la Policía Nacional, para el próximo lustro, así:

Control Disciplinario: se implementó un nuevo sistema disciplinario para la Policía Nacional , en el cual se amplían las atribuciones en materia disciplinaria con el fin de hacer más oportunas y expeditas las investigaciones, evitando la acumulación y vencimiento de términos.
Así mismo, se precisan y reglamentan las facultades correccionales inherentes a la función de ejercicio del mando, con el fin de responsabilizar a los comandantes y jefes en todos los niveles, en al detección temprana de comportamientos contrarios al servicio policial y al desempeño de los cargos.
Ante la necesidad de dedicar la Inspección General en forma exclusiva al control disciplinario, se trasladaron las funciones que cumplía en materia de control interno y evaluación de la gestión al Área de Control Interno, la cual se creó como un unidad interfuncional dependiente de la Dirección General, con la misión de hacer más fuertes los procedimientos de autocontrol y establecer un sistema de auditoria integral, con resultados efectivos en mejoramiento de la gestión, tanto en el ámbito operativo como el administrativo.
Modernización institucional: sobre este aspecto se modificó la estructura orgánica interna  de la Policía Nacional, contempla en el Decreto 1512 de 2000, a través de la promulgación del Decreto 4222 del 23 de noviembre de 2006; por el cual se crearon las Direcciones de Incorporación, Nacional de Escuelas, Carabineros y Seguridad Rural y Tránsito y Transportes.
Mejoramiento del Servicio:  se crearon las Regiones de Policía como instancia de coordinación con las autoridades administrativas regionales y de supervisión, control y apoyo operacional a las Policías metropolitanas y departamentos de Policía.

Gestión del señor Brigadier General Oscar Adolfo Naranjo Trujillo como Director General de la Policía Nacional.



Nació en 1956 en Bogotá.
Brigadier General  Oscar Adolfo Naranjo Trujillo
Nuevo Director  de la Policía Nacional
Mayo 18 de 2007-12 de junio de 2012
Trabajó en el comando de la Policía del departamento de Bolívar, el Comando de Operaciones Especiales, la Dirección de Inteligencia y Contrainteligencia Policial y la Policía de la ciudad de Cali. Participó en la Operación Apocalipsis 1 que dio muerte al narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, miembro del Cartel de Medellín además de otras operaciones de inteligencia que terminaron con la muerte de Pablo Escobar, capo del Cartel de Medellín.
Naranjo es miembro de la International Drug Enforcement Association filial de la DEA estadounidense, la Asociación Internacional de Jefes de Policía y el círculo de historia de la Policía Nacional.



Familia
Naranjo es hijo del general Francisco José Naranjo, quien también fue Director de la Policía Nacional. Está casado con Claudia María Luque Peñaloza de cuya unión nacieron sus hijas Marina y María Claudia.

Estudios
Naranjo se graduó de Bachiller en el Colegio Calasanz Bogotá. Es Administrador Policial con Postgrado en Seguridad Integral. Ha tomado el Diplomado de Dirección General para la Policía Nacional en el Instituto de Alta Dirección Empresarial (INALDE) de la Universidad de la Sabana. Se ha formado con altas calificaciones.
Cursó estudios en la Especialidad de Vigilancia, Administrador Policial, Seguridad Integral, Academia Superior, Direccionamiento Estratégico Institucional, Inteligencia, Contraguerrilla, Policía Judicial, Estupefacientes y Psicotrópicos, Seguridad Bancaria, Materia Procesal y Penal, Contratación Estatal, Seguridad Privada, Tratamiento de la Información, Técnicas de Microfilmación, Altos Estudios del Curso Integral de Defensa y Seguridad Nacional (Cidenal) de la Escuela Superior de Guerradel Ministerio de Defensa de Colombia
En su carrera policial también ha realizado los cursos de Operaciones Especiales Urbanos en el Centro de Adiestramientos Especiales de la Guardia Civil Española. En Estados Unidos realizó el curso en técnicas antiterroristas del Departamento de Estado de Estados Unidos, el curso de Antinarcóticos en Estados Unidos impartido por la Drug Enforcement Administration (DEA) y un seminario sobre organización, técnicas y funcionamiento para la prevención del delito dictado por el Federal Bureau of Investigation (FBI). En el Reino Unido tomó el curso de seguridad aeroportuaria y aduanera impartido por el Servicio de Aduanas de Inglaterra. También tomó cursos en Argentina dictados por la Policía Federal de Argentina



Carrera en la Policía Nacional
Naranjo trabajó como Subteniente en la Escuela de Suboficiales Gonzalo Jiménez de Quesada, en la Dirección Docente de la Policía Nacional, en la Dirección Central de Policía Judicial (DIJIN) y con el grado de capitán en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander.
Como Capitán de la Policía, Naranjo fue jefe del grupo de contrainteligencia de la división de información en la Dirección de Policía Judicial e Inteligencia (DIJIN). Naranjo fue el encargado de diseñar el estudio de seguridad de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado en el edificio del Palacio de Justicia. El estudio fue presentado ante sus superiores y magistrados, incluyendo a Alfonso Reyes Echandía, el 17 de octubre de 1985 tras conocerse un presunto plan para atacar a los magistrados que analizaban el tratado de extradición de narcotraficantes a Estados Unidos. El estudio de seguridad diseñado por Naranjo falló tras presentarse la toma del Palacio de Justicia, el 5 y 6 de noviembre de 1985 por parte de la guerrilla del Movimiento 19 de abril (M-19). En la toma y retoma del Palacio murieron 99 personas, entre ellos 11 magistrados, y otras 11 personas fueron desaparecidas. Trabajó en comisión en el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y luego fue en el 2005 a la Dirección de Inteligencia de la Policía, donde alcanzó el grado de teniente coronel.
Fue seleccionado para desempeñarse en la Agregaduría Policial en la Embajada de Colombia ante el Reino Unido, Comisión Transitoria Especial del Servicio en Francia, Holanda, Bélgica, España, Inglaterra, Estados Unidos, Bahamas y Costa Rica, entre otras. Como coronel asumió como Jefe de la Oficina de Gestión Institucional, para luego ir a comandar la Policía Metropolitana de Cali



Director de la Policía Nacional
Como jefe del grupo operativo y análisis de la Dirección de Policía Judicial e Investigación (DIJIN), en el que comandó las capturas de más de 150 personas solicitadas en extradición por los Estados Unidos. El 17 de mayo de 2007, fue nombrado Director de la Policía Nacional por el presidente Álvaro Uribe



Computadores de Raúl Reyes
Tras la muerte del comandante guerrillero Raúl Reyes en la Operación Fénix y la incautación de los computadores de Raúl Reyes se involucró a los gobiernos de los presidentes de Ecuador, Rafael Correa y de Venezuela, Hugo Chávez con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Naranjo como Director de la Policía Nacional fue el encargado de exponer algunos de los apartes del contenido de los computadores y hacer los señalamientos. Tras las acusaciones se desató la Crisis diplomática de Colombia con Ecuador y Venezuela de 2008.
Tras las acusaciones de posibles nexos, el ministro de Interior y Justicia venezolano Ramón Rodríguez Chacín y otros sectores del chavismo, acusaron a Naranjo de tener vínculos con el narcotráfico y lo comprometieron sin pruebas con la muerte del narcotraficante colombiano, asesinado en Venezuela, Wilber Varela, alias ‘Jabón’, según Chacín “a través de una banda a la que pertenecía su hermano que está preso en Alemania por tráfico de drogas”. Además, Chacín llegó a afirmar que Naranjo le había pagado un soborno al ministro de Defensa Nacional Juan Manuel Santos para poder llegar a la dirección de la Policía Nacional.

Comisionado de Paz encargado

Durante la Operación brasileña para la liberación de seis secuestrados por las FARC, el General Naranjo fue asignado por el presidente Álvaro Uribe, para continuar con la coordinación de las operaciones de rescate humanitario, tras las controvertidas acciones del Comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo, en las que no permitió a los reporteros que cubrían la operación tomar imágenes de la partida del helicóptero con la misión. En las que participan el gobierno brasileño, la Ong Colombianos porla Paz y El Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr)


El señor Mayor General Oscar Adolfo Naranjo Trujillo, Director de la Policía Nacional recibió Premio Portafolio 2008 a su Gestión Gerencial, en reconocimiento a la labor desempeñada en su cargo.

Por primera vez en Colombia una mujer alcanza el grado de General
Con la presencia del presidente de los colombianos, Álvaro Uribe Vélez, el jefe (e) de la Cartera de Defensa, General Freddy Padilla de León, los altos mandos de la Institución en cabeza del Director General de la Policía Nacional, Mayor General Óscar Adolfo Naranjo Trujillo, representantes del cuerpo diplomático, autoridades civiles, militares y eclesiásticas, el Gobierno Nacional asciende hoy a cuatro Coroneles de la Institución al grado de Brigadier General, entre ellos a la actual Directora Administrativa y Financiera de la Institución, Luz Marina Bustos Castañeda, quien se convierte en la primera mujer en alcanzar ese rango en Colombia.

Juan Manuel Santos Calderón
Nació en Bogotá, el 10 de agosto de 1951. Fue cadete de la Escuela Naval en Cartagena, estudió Economía y Administración de Empresas y realizó cursos de posgrado en la Escuela de Economía de Londres, la Universidad de Harvard y la Escuela Fletcher de Leyes y Diplomacia.
Ejerció como Jefe de la Delegación de Colombia ante la Organización Internacional del Café (OIC), en Londres. Fue el último Designado a la Presidencia de la República y el primer Ministro de Comercio Exterior. También ha sido Ministro de Hacienda y Ministro de Defensa Nacional. En este último cargo le correspondió liderar la aplicación de la Política de Seguridad Democrática.
Juan Manuel Santos Calderón
Creó la Fundación Buen Gobierno y fundó el Partido de la U en el año 2005, colectividad que es hoy la mayor fuerza política del país.
Ejerció el periodismo como Columnista y Subdirector del diario El Tiempo. Recibió el Premio Rey de España y fue Presidente de la Comisión de Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Ha publicado varios libros, entre los que se destacan La Tercera Vía, que escribió con el ex primer ministro británico Tony Blair, y Jaque al Terror, en el que describe los más duros golpes asestados al grupo terrorista de las Farc durante su periodo al frente del Ministerio de Defensa.
El 20 de junio de 2010 –después de haber obtenido el primer puesto en la primera vuelta de la elección presidencial, realizada el 30 de mayo del mismo año–, fue elegido en segunda vuelta Presidente de la República de Colombia por el periodo de cuatro años, comprendido entre el 7 de agosto de 2010 y el 7 de agosto de 2014. Obtuvo una votación superior a los 9 millones de votos, la más alta obtenida por candidato alguno en la historia de la democracia colombiana.
Desde su campaña ofreció liderar un Gobierno de Unidad Nacional que realice el tránsito de la Seguridad Democrática a la Prosperidad Democrática.
El Presidente Santos está casado con la señora María Clemencia Rodríguez, con quien tiene tres hijos: Martín (21), María Antonia (19) y Esteban (16)

Presidente de la República ratifica en el cargo al Director General de la Policía Nacional
En un gran orgullo para todos los miembros de la Institución se convirtió la acertada decisión del señor Presidente de la República  Doctor Juan Manuel Santos Calderón, de ratificar en el cargo como Director de la Policía Nacional al señor Mayor General Oscar Adolfo Naranjo Trujillo.

Director de la Policía Nacional  nombrado Agente  Especial Honorario de la DEA.
Con ocasión de la Asamblea número 117 de la Asociación Internacional de Jefes de Policía (IACP- por sus siglas en inglés), la Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas de Estados Unidos DEA, ha nombrado al Director de la Policía Nacional señor Mayor General Óscar Adolfo Naranjo Trujillo, Agente Especial Honorario de esa organización. Como parte de su designación, recibió una placa y una medalla de reconocimiento de manos de la administradora general de la DEA, Michele M. Leonhart

Director de la Policía Nacional  nombrado mejor Policía del Mundo
El Director de la Policía Nacional, Mayor General Óscar Naranjo Trujillo, recibió por parte de la Asociación Internacional de Policía (IACP, por sus siglas en inglés), la distinción como Mejor Policía del Mundo.  


Ascenso a General
Con la presencia del Presidente de los colombianos, doctor Juan Manuel Santos Calderón, el jefe de la Cartera de Defensa, doctor Rodrigo Rivera Salazar, al igual que el Alto Mando Policial, representantes del cuerpo diplomático, autoridades civiles, militares y eclesiásticas; el Gobierno Nacional ascendió al Director General de la Policía Nacional, Mayor General Óscar Naranjo Trujillo, al grado de General, su ascenso se produjo el 10 de diciembre de 2010, siendo el primer  policía de Colombia en ostentar este rango.

El 19 de Abril de 2012, el General Naranjo presentó su renuncia al presidente Juan Manuel Santos tras una visita al palacio presidencialista de Colombia, ( la Casa de Nariño), a la vez que manifestó: “No tengo pretensiones políticas”. Acabando así con 35 años de servicio a la institución, sin embargo la renuncia no es inmediata, pues se retirará en Julio del presente año.

Gestión del señor Mayor General José Roberto León Riaño como Director General de la Policía Nacional.

Nació  el 1 de abril de 1961, en Ibagué Tolima,  casado con la señora Marian Pamplona Quintero, de cuya unión nacieron sus hijos Andrés Roberto León Pamplona y Juan Camilo León Pamplona.
Mayor General José Roberto León Riaño
 Director General de la Policía Nacional de Colombia

 Es graduado en Administración de Empresas de la Universidad Cooperativa de Colombia, con Diplomados en Derechos Humanos y Sistema Penal Acusatorio de la Universidad Militar Nueva Granada y la Escuela General Santander, realizó especialización en seguridad integral en el Alma Mater de la Policía Nacional, efectuó estudios en el Colegio Interamericano de Defensa de los EE.UU de Norteamérica, realizó Maestría en Seguridad y Defensa Hemisférica del CID y Universidad de El Salvador en Argentina, diplomado en Alta Gerencia de la universidad de los Andes - Colombia, realizó el programa de alta Dirección Empresarial PADE en la Universidad de la Sábana Bogotá; en el grado de Subteniente inició su labor policial en la Policía Metropolitana de Bogotá.

Posteriormente como Teniente fue destinado a laborar en el Departamento de Policía Magdalena, regresando a la fuerza disponible de la Metropolitana de Bogotá, entre sus principales cargos están, Jefe de Inteligencia en el Departamento de Policía Amazonas, Comandante del Escuadrón Móvil de Carabineros, Jefe de Sijin en los Departamentos de Policía Atlántico y Cundinamarca, Jefe del Área de Delitos Contra la Vida y la Integridad, subcomandante Operativo en la Metropolitana de Cali. En el año 2003 ocupa el cargo de Comandante Departamento de Cundinamarca, en el 2004 lo delegan adjunto de Policía como Agregado en Estados Unidos, regresa a Colombia en el año 2005,  y es destinado como Comandante de la Policía Metropolitana de Cali, en el 2007 se desempeño como Director Nacional de Escuelas, para luego ser nombrado Director de Carabineros y Seguridad Rural; en junio de 2009 fue asignado como Inspector General de la Policía Nacional, donde logró la certificación de esta oficina asesora por parte del ICONTEC; posteriormente en el año 2010 se desempeño como Director de Seguridad Ciudadana y posteriormente ocupo el cargo de Subdirector General de la Policía Nacional.

Ha hecho aportes institucionales en materia de seguridad y planeación del servicio, conjugando el trabajo de diferentes direcciones en pro del fortalecimiento de la seguridad y convivencia ciudadana, promoviendo a nivel interno la política para el mejoramiento del servicio, la microgerencia y la planeación, optimizando así los procesos institucionales en beneficio de la seguridad y convivencia de los colombianos.
Dentro de sus logros  profesionales se destacan la elaboración  y ejecución  del Programa Cundinamarca segura, el diseño y desarrollo del Plan Maestro de Seguridad Ciudadana en la ciudad Cali, el fortalecimiento de la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural, el diseño e implementación de Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por cuadrantes, el Observatorio de Integridad, desempeño ético policial y de derechos humanos de la Inspección General, así mismo lideró el equipo  para el diseño de la Política Institucional de Convivencia y Seguridad Ciudadana.
 En su hoja de  vida y como reconocimiento a su labor Policial  le figuran 83 condecoraciones y 279 felicitaciones.
El 12 de junio de 2012, en el campo de paradas de la Escuela de Cadetes de Policía “General Francisco de Paula Santander”, se llevó a cabo la ceremonia de transmisión de mando del señor Mayor General José Roberto León Riaño, como el nuevo Director General de la Policía Nacional.
Evento que fue presidido por el mandatario de los colombianos, Juan Manuel Santos Calderón y el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón Bueno.
Por primera vez en la historia dos hermanos son Generales de la Policía Nacional, ellos son el señor Mayor General José Roberto León Riaño Director General de la Policía Nacional de Colombia y el señor Brigadier General Janio León Riaño Jefe de la Oficina de Planeación.
En el marco de la entrega de los Premios Corazón Verde versión 2012, el señor Mayor General José Roberto León Riaño, Director General de la Institución, recibió un reconocimiento por parte de la Fundación Corazón Verde por su gestión al frente de la implementación del Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes.
El presidente Juan Manuel Santos, impone la cuarta estrella al Director General de la Policía Nacional.
Linea de mando de la Policía Nacional de Colombia

Ceremonia de ascenso a Mayor General de la señora Brigadier General Luz Marina Bustos Castañeda  evento presidido por el señor  Presidente  Juan Manuel Santos Caderón .


Por disposición del señor Presidente de la República de Colombia Juan Manuel Santos Caderón, el señor Mayor General Rodolfo Palomino López fue nombrado nuevo Director General de la Policía Nacional de Colombia.




Director  de la Policía Nacional

17 agosto de 2013
Mayor General Rodolfo Palomino López
 Director  actual de la Policía Nacional de Colombia


Datos Biográficos del señor Mayor General   Rodolfo Palomino López.

Hijo de la Provincia Santandereana, nació el 4 de noviembre de 1957 en el Municipio de Bolívar Santander, adelantó sus estudios primarios en el colegio Simón Bolívar, el bachillerato en el colegio Nacional San José de Guanentá de San Gil – Santander, es el quinto de doce hermanos, de los cuales tres son oficiales de la Policía Nacional y uno retirado del Ejército.
Su desempeño laboral lo inició en la Escuela de Carabineros de donde fue destinado a comandar el Escuadrón de Carabineros de Santander.
Adelantó en España el curso de Mando de Unidades de Operaciones Especiales con la Guardia Civil Española y diplomado en Policía Científica con la Policía Nacional de España.
En el grado de Mayor desempeñó el cargo como Comandante de la Zona Oriente de Antinarcóticos con sede en San José del Guaviare, en donde obtuvo importantes resultados en la lucha contra el narcotráfico.
Desempeñó el cargo como Jefe de Seguridad de la Casa de Nariño por espacio de año y medio, hasta antes de adelantar el curso de Academia Superior de Policía, al término del cual fue destinado a hacer parte del equipo de Estrategas del Plan de Transformación Cultural que en 1996 iniciara la Policía Nacional.
En el año 1999 y 2000 se desempeñó como Comandante del Departamento de Policía Sucre, cargo en el cual obtuvo importantes resultados contra la delincuencia común y particularmente contra organizaciones terroristas tanto de las FARC como de las Autodefensas ilegales.
Durante los años 2001 y 2002, se desempeñó como Director de la naciente Escuela de Carabineros de la Provincia de Vélez, logrando tanto la terminación de su estructura física como el posicionamiento académico y profesional de este importante centro de información de Patrulleros.
Desde finales del 2002 y hasta enero de 2005, se desempeñó como Comandante del Departamento de Policía Caldas, cargo desde el cual obtuvo importantes resultados contra la delincuencia común y organizada.
Hasta agosto de 2006 se desempeñó como Agregado de Policía a la Embajada de Colombia en México. 
Desde el mes de agosto de 2006, se ha venido desempeñando como Coordinador del Programa Interinstitucional Departamentos y Municipios Seguros, como una estrategia nacional de convivencia y seguridad ciudadana que ha permitido significativos avances en el desarrollo de los Planes Integrales de Convivencia y Seguridad Ciudadana a nivel municipal.
Desde el mes de enero del año 2007, adelanto en la Escuela Superior de Guerra el Curso Integral de Defensa Nacional.
En el mes de Mayo de 2007, asumió como Comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, en donde en el mes de diciembre del mismo año ascendió a Brigadier General, donde laboró hasta el mes de mayo del 2009.
Gracias a los buenos resultados y a su capacidad personal fue promovido por el mando institucional como Director de Seguridad Ciudadana en octubre de 2011, propiciando una serie de estrategias operativas y preventivas que se vieron representadas en una reducción histórica del homicidio, así como de los delitos que impactan al ciudadano.
Desde hace 29 años se encuentra casado con la señora Eva Ardila Castillo, de cuya unión provienen sus hijos Iván Andrés, profesional en marketing y comercio internacional; Juan Sebastián, diseñador gráfico y José David, estudiante de ciencias políticas. 

Señora Mayor General Luz Marina Bustos nombrada  nueva subdirectora

El Gobierno Nacional y el Mayor General Rodolfo Palomino designaron a la Mayor General Luz Marina Bustos como nueva subdirectora, en reemplazo del General Edgar Orlando Vale. 



Nueva Línea de  Mando de la Policía Nacional 


El jefe de Estado, Juan Manuel Santos, entrega el bastón de mando al Mayor General Rodolfo Palomino López, quien asumió este sábado la dirección de la Policía Nacional.


Ceremonia de entrega del señor General José Roberto León Riaño Director saliente de la Policía Nacional al nuevo director de la Institución señor Mayor General Rodolfo Palomino López.


Ceremonia de reconocimiento al señor Mayor General Rodolfo Palomino López, nuevo Director General de la Policía Nacional.



La señora Mayor General Luz Marina Bustos es la primera mujer en la subdirección de la Policía Nacional


"Por primera vez en la historia de la Policía Nacional una mujer será Subdirectora", expresó el Jefe de Estado. "Es un inmenso honor anunciar que para las mujeres de Colombia esta general es un orgullo y por eso se acerca a la primera posición que puede tener una mujer dentro de la Policía Nacional", agregó el Presidente Juan Manuel Santos Calderón, en la ceremonia de posesión del nuevo Director de la Policía Nacional, señor Mayor General Rodolfo Palomino López. (Agosto de 2013)



El señor Director General de la Policía Nacional Rodolfo Palomino López, visitó en su residencia a la señora Gloria Barreto, la cual se convirtió en el “ángel caído del cielo” para proteger al Esmad.



El señor Director General de la Policía Nacional Rodolfo Palomino López, en ceremonia especial condecoró a la señora Gloria Barreto, la cual se convirtió en el “ángel caído del cielo” para proteger al Esmad.






El señor  Mayor General Rodolfo Palomino López, en ceremonia especial condecoró al señor Auxiliar Bachiller de Policía César David Muñoz Lombana por haber salvado de las aguas del Rio Bogotá a una mujer que se había  lanzándose  al referido rio con la intensión de suicidarse.




Ceremonia de ascenso en la Escuela “Gonzalo Jiménez de Quesada” presidida por el  señor Ministro de Defensa Nacional  Juan Carlos Pinzón Bueno, el señor Mayor General Rodolfo Palomino López, Director General de la Policía Nacional y la señora Mayor General Luz Marina Bustos Castañeda, Subdirectora General de la Institución.




Con fecha 10 de octubre de 2013, se llevó a cabo en la Escuela “Gonzalo Jiménez de Quesada” la ceremonia de ascenso del personal de Suboficiales y mandos Ejecutivos, la cual fue presidida por el  señor Ministro de Defensa Nacional  Juan Carlos Pinzón Bueno, el señor Mayor General Rodolfo Palomino López, Director General de la Policía Nacional y la señora Mayor General Luz Marina Bustos Castañeda, Subdirectora General de la Institución..




El señor Director General de la Policía Nacional Rodolfo Palomino López, fue nombrado como Presidente de AMERIPOL.




82º Asamblea General de Interpol
En la ciudad de Cartagena, se llevó a cabo la 82º Asamblea General de Interpol, evento que instaló el señor Presidente de la república Juan Manuel Santos Calderón

(21 de octubre de 2013). 

“Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas.”

San Agustín


Bibliografía
Directores de la Policía Nacional. Academia Colombiana de Historia Policial
Cien años de historia. Revista Policía Nacional de Colombia